lunes, 16 de febrero de 2015

OBSERVACIÓN, APRENDIZAJE Y CONDICIONAMIENTO



OBSERVACIÓN, APRENDIZAJE
Y CONDICIONAMIENTO
   

En primera instancia, antes de abarcar profundas reflexiones sobre los misterios de la vida y del ser, es necesario plantear el problema de la objetividad de toda observación.
Cada vez que observamos un ser, un objeto o un suceso, nuestra mente emite un juicio, apreciación, comentario o análisis, basada en el conocimiento que de tal cosa existe en su memoria. El hombre está acostumbrado al análisis comparativo entre lo externo, aquello que se observa, y el modelo mental o imagen que se tiene de ello. Tal modelo generalmente ha sido construido con base en el aprendizaje imitativo, mediante métodos convencionales de enseñanza en nuestras familias, culturas y escuelas, o a través de cualquier otro sistema de almacenamiento de información. Hemos aprendido a confiar plenamente en estconocimiento de segunda mano, y muy pocas veces encontramos personas que tengan su propia idea del mundo, construida con base en su experiencia y observación directa. Casi todo lo que tenemos en nuestra memoria es el resultado de lo que hemos aprendido de otros, los cuales han observado las cosas por nosotros. Pero, con frecuencia, las teorías de la ciencia, las que hablan del comportamiento humano o de cualquier otrotipo de conocimiento, cambian sin que nos enteremos, mientras seguimos conservando los antiguos modelos de saber, de tal suerte que, con el correr de los años, si no nos actualizamos acerca de lo que los demás creen, corremos el peligro de ser vistos como retrógrados. Nuestra forma de pensar casi siempre es vista como arcaica por una generación futura.
¿Debemos confiar en la información recibida y creer en ella de una vez y para siempre como la última verdad? Pues eso es lo que generalmente hace nuestra mente. Nuestros juicios y opiniones de observación están supeditados al contenido de nuestra memoria, lo cual significa que nuestro futuro aprendizaje está más o menos condicionado. Si hemos de aprender sin este condicionamiento, tenemos que ser conscientes de que debemos observar cualquier cosa como si fuera la primera vez que nos acercáramos a ella, olvidándonos de nuestra imagen interna previa. De lo contrario, no añadiremos nada de información valiosa. Los grandes inventores, gracias a los cuales disfrutamos de la actual tecnología, se dedicaron simplemente a observar, quitando de su mente toda anterior concepción. No auscultaron su memoria para sus novedosas investigaciones.
Para la mayoría de las personas ya todo está inventado, y si hay algo más quecrear eso corresponde a los genios, porque casi siempre la mente se conforma con la información recibida. En nuestros propios hogares estamos llenos de artefactos que nos prestan muchos servicios, y creemos saber cómo funcionan tan sólo porque aprendimos a operarlos mediante un manual. Si en realidad se nos preguntara sobre el mecanismo de acción de cosas tales como la radio, la televisión, el teléfono, la licuadora, una bombilla etcétera, no sabríamos responder acertadamente a menos que hayamos estudiado alguna cosa en relación con la tecnología. Casi siempre debemos acudir a un experto para que repare la falla más elemental, porque la verdad es que no tenemos la menor idea de como funcionan las cosas. Pareciera que el mundo va tan aprisa que todo nos es dado y nadie se preocupa. Poco a poco, nos hacemos más dependientes de una tecnología ajena a nuestro propio conocimiento, y cada vez somos más manipulados y explotados por quienes sí la conocen.
De otra parte, nuestra memoria está atiborrada de conocimientos que no usamos, debido a que los sistemas educativos consideran al hombre homogéneo, y tratan de uniformizar la manera de pensar. Todo esto hace que no demos cabida a la exploración directa y personal del mundo que nos rodea, y que nuestra observación esté limitada por los conceptos que tenemos de todo, por las imágenes que poco a poco nos hemos hecho de cada cosa, con una información venida del exterior. Somos condicionadamente imitadores la mayor parte de nuestras vidas, limitándonos a almacenar tal información y a reaccionar automáticamente, movidos por el vicioso mecanismo de asociación de ideas, el cual siempre nos lleva a tener un juicio supeditado a la memoria. Parece increíble, pero es verdad que nuestra memoria limita el verdadero conocimiento, impidiendo casi por completo la observación. Para dar un ejemplo, si conocimos a alguien en la infancia y le perdimos de vista, volviéndole a ver veinte años más tarde, tendemos a pensar de ese sujeto tal como lo hicimos en la niñez. Nos quedamos con las imágenes del pasado de las personas, y hasta nos extrañamos de que hayan cambiado. Solemos decir cosas como ¡cuánto has cambiado! ¡cómo creciste! ¡no puedo creer que seas el mismo! ¡me resisto a aceptar que seas ese niño que conocí hace veinte años!, las cuales parecen frases de cajón, pero en realidad dejan ver que existe una tendencia a conservar la información sin actualizarla, y que muchas veces nos resistimos a modificarla. Los viejos suelen decir: ¡cómo pretende enseñarme a mí este muchacho! ¡ más sabe el diablo por viejo que por diablo!, asumiendo que la vejez, en forma automática, confiere sabiduría. Los jóvenes, por el contrario, suelen despreciar los puntos de vista de sus ancestros, por ser caducos, lo cual genera el llamado conflicto generacional.
Todo conocimiento científico, religioso, racial o cultural, impresiona fuertemente la memoria y genera un condicionamiento que impide la observación y el análisis imparcial. En realidad, para observar las cosas como son y no como creemos que son, no hace falta un conocimiento previo. No hace falta la memoria. Si prescindimos de ella, tendremos una versión más actualizada de nuestras apreciaciones, y nos sorprenderemos de las cosas que somos capaces de descubrir y ver.
Es importante, en un proceso reflexivo en busca de la verdad, el aprender a observar, en contemplativa actitud y con la mente alerta, abierta y libre de todo reflejo proveniente de la memoria. También es importante revisar el contenido de nuestra memoria permanentemente para actualizar su información, mucha de la cual se halla en lo que llamamos inconsciente, el cual no es otra cosa que una parte de la memoria que hemos dejado de observar conscientemente, pero que se convierte en el principal motor de nuestros impulsos automáticos. Es útil renovar nuestras creencias acerca de todas las cosas, pues en la medida que la mente madura puede tener más amplias y mejores apreciaciones. Es prudente escuchar con atención a las nuevas generaciones, porque sus sistemas nerviosos, vitales y mentales, pueden venir mejor equipados que los nuestros para percibir la realidad, o por lo menos su versión del mundo puede ser mejor que la nuestra. Sólo si la memoria se actualizara diariamente valdría la pena utilizarla como instrumento valioso en los procesos de observación y reflexión. De lo contrario, es uno de los más grandes obstáculos.
Los sistemas educativos han sido evaluadores de la memoriadurante muchas generaciones, y las personas con grandes habilidades para recordar han tenido amplias ventajas, siendo considerados como los mejores estudiantes. Tal vez por eso la creatividad es escasa en el mundo. No hemos sido entrenados para pensar, discernir o mirar, pero si lo hemos sido para memorizar. Entre más conocimientos, cuantos más archivos haya en nuestra memoria, somos considerados más cultos, pero estaremos seguramente más condicionados, ya que tendemos a ser automáticamente reactivos. Nuestra mente está viciada, y casi siempre compara la realidad presente con las imágenes internas, pertenecientes a hechos pasados.
Las conversaciones habituales de los seres humanos dan poca cabida a la reflexión, y más bien revelan nuestra manía comparativa. Frente a un tema propuesto, se suele opinar esgrimiendo argumentos que muy seguramente se han colado en nuestra memoria a través de los noticieros, los diarios, los libros o las personas más expertas. La mayoría de las veces hacemos esto inconscientemente, y hasta llegamos a tomar tales deducciones por nuestras. El deseo de lucirnos nos impulsa a querer salir con algo brillante, y en ocasiones olvidamos mencionar la fuente de nuestras luminosas aseveraciones. Nos gusta sorprender a los demás para ser admirados, sin darnos cuenta de que a veces podemos estar manejando informaciones erradas o parcializadas. Somos tremendamente crédulos, y damos por veraz todo aquello que aparezca escrito, o en algún otro medio de comunicación. Poco nos gusta verificar. Tal vez lo más que hacemos es estar o no de acuerdo con lo que se dice, aunque con frecuencia porque corresponde o no a otra información obtenida con anterioridad.
El contenido de la memoria y el mecanismo de reacción automática generan conductas específicas o hábitos, característicos de individuos, familias o sociedades. A éstas solemos llamarlas  costumbres, y a ellas nos aferramos fuertemente. Cuando ocurre un hecho del que no tenemos imagen alguna en la memoria, quedamos desconcertados, asustados, sorprendidos, indecisos o paralizados. Hemos aprendido a obtener seguridad de nuestra memoria, y por eso somos tan fieles a las costumbres, a las cuales rendimos culto. Una vez afianzado un hábito, es difícil desprenderse de él. Generalmente, tenemos miedo a cambiar porque tal vez lo nuevo no nos aporte tanta seguridad. Sobre lo que ya manejamos, para bienestar o desdicha, tenemos algún control. Sobre lo nuevo no. Confiamos demasiado en la experiencia, a la cual damos un extraordinario valor. Pero experiencia significa memoria y esta representa condicionamiento. Los seres aventureros, los que se lanzan a lo desconocido, son escasos; los genios son pocos.
La mayoría de los hábitos de un ser humano son el producto del condicionamiento familiar, racial y cultural. Hemos sido programados como ratones de laboratorio para responder mecánicamente y, aunque la capacidad de memoria y de análisis comparativo del hombre sean mayores, respondemos también a reflejos condicionados, los cuales se transmiten de generación en generación, incluso genéticamente. Es por eso por lo que la humanidad no cambia esencialmente con el correr de los siglos. Es por eso por lo que el ser humano poco se transforma. Parece que al llegar al hombre la evolución se hubiese estancado. Somos una especie de lenta adaptación.
Para corroborar lo anterior, observe lo que le ocurre a alguien que por primera vez viaja a un país extranjero. Al principio estará sorprendido al notar las diferencias en las costumbres y hasta se animará a ensayar uno que otro cambio, pero con el correr de los días empezará a extrañar sus propios hábitos y anhelará su comida, vestido, casa, idioma, personas, situaciones, lugares y otras cosas. Su memoria no lo dejará en paz, y buscará, en el lugar donde ahora vive, todo aquello que está en su memoria y que le ha proporcionado placer desde niño. La mayoría de extranjeros trasladan finalmente muchas de las costumbres del lugar de donde son originarios, de tal suerte que son fácilmente reconocibles. Si realmente se adaptaran, rápidamente tendrían los mismos hábitos de los lugareños, hasta pasar completamente desapercibidos. Los extranjeros sufren mucho antes de lograr una mínima adaptación, la cual nunca se logra completamente. Casi ninguno, por ejemplo, logra hablar perfectamente un nuevo idioma, con la pronunciación y el acento correctos. Tan condicionados estamos, tan aferrados a la costumbre, que incluso tratamos de convencer a otros para que cambien su programación de memoria por la nuestra, y actúen como nosotros, lo cual nos hace una de las especies más intolerantes, belicosas y depredadoras del planeta. Para la muestra, en todos los países abunda la xenofobia, la aversión al extranjero, y también el racismo e incluso el regionalismo. Y aún más, tendemos a discriminar a las gentes por el parentesco o por la creencia, y hasta llegamos a sentir que son seres extraños, tal vez inferiores o locos.
Hemos hecho de nosotros mismos, a través de ese proceso llamado civilización, lo mismo que el hombre hace con las mascotas. Nos hemos convertido en seres amaestrados, pero a la vez frágiles e inadaptables al medio natural, a la diversidad real del mundo. Somos esclavos de la cultura, de la norma y de la creencia.
Veamos otro ejemplo frecuente que revela nuestra tendencia a la reactividad condicionada. En la mayoría de países llamados civilizados, muchas personas acostumbran tener un empleo por años, con la esperanza de disfrutar de una pensión de jubilación, un dinero que les será dado por un sistema establecido, como recompensa por todo su largo tiempo de trabajo. Cuando llega elmomentdel retiro, a la mayoría les cuesta abandonar sus trabajos, algunos se resisten y casi todos sufren períodos depresivos y enferman. Casi nadie planea lo que hará cuando ya no trabaje en lo que habitualmente hace, porque ningunodesea fuertemente el cambio, a menos que desde siempre haya percibidofrustración en su oficio. La mayoría se sienten como perdidos, sin saber lo que harán. Ni siquiera logran disfrutar del descanso. Experimentan des-adaptación,y al tratar de iniciar alguna labor se dan cuenta de que sus hábitos han sido tan fijos que no están capacitados para hacer otras cosas, porque no se han preocupado por actualizarse en nuevas áreas. A esto se le llama el síndrome de la jubilación.
La mayoría de los viejos tienen tantas manías y son tan resistentes al cambio que se vuelven intolerantes y tercos. Muchos se aíslan o son aislados, constituyendo una carga para las familias. Los viejos dulces y sabios son realmente escasos. Los hombres llevan tal fardo de información en la memoria, y están tan aferrados a ella, que entran en conflicto con las generaciones posteriores. Tratan de imponer normas, a veces caducas para la capacidad de las nuevas olas evolutivas, y generan cristalización y estancamiento. No en vano, todas las antiguas civilizaciones han desaparecido.
El condicionamiento que lleva a conductas reactivas, a veces poco acordes con el equilibrio de las especies, ha llevado al ser humano a comportarse imitativamente en muchos aspectos poco benéficos para la sana convivencia planetaria. El hombre, por costumbre, es la especie más depredadora, más bélica, más sucia y más desorganizada. Es la que ha causado mayoresdesequilibrios en la naturaleza. Si no buscamos un cambio real, no unde meras palabras, esta civilización también desaparecerá bajo la espada de los desastres, causados por una ignorancia disfrazada de cultura y grandeza. Ningúnotro ser  genera tanta basura como el hombre. Para ser más exactos, ninguna otra especie produce basuras, ni crea en forma espontánea desequilibrios ecológicos.
El ser humano cree que el pensamiento lo hace superior a los demás reinos de la naturaleza. ¿Será esto verdad? Es bueno reflexionar sobre este asunto,pues es el pensamiento el que ha dado lugar a los actuales sistemas de comportamiento, que crean el gigantesco desorden mundial presente, el que ha originado los conflictos de creencias, la contaminación planetaria, la limitación por fronteras, la superpoblación de ciertas áreas, la pobreza, las clases sociales, la explotación, las epidemias y todas las circunstancias que han hecho de la tierra un valle de sufrimientos, en lugar del paraíso que debiera ser. Tal vez el pensamiento, y su compañera la memoria, no nos hagan superiores, o a lo mejor los estemos empleando inadecuadamente. Por querer tener todo bajo control, desoímos a la sabia naturaleza y perdimos el control de la especie.
Esforcémonos por encontrar rutas de cambio para recuperar la vida armoniosa. Busquemos caminos para romper el condicionamiento y caminar por la vida guiados por la voz sabia de la inteligencia de lo creado, que surge del interior, sin que nos vayamos al polo del libertinaje, confundiéndolo con la libertad.
Para iniciar un cambio en nuestros hábitos de aprendizaje, es necesario evaluar, en forma individual, el grado de condicionamiento, reactividad y tendencia imitativa que tenemos. Si verdaderamente deseamos preciarnos de ser inteligentes, hemos de buscar nuestra propia versión del mundo. Preguntémonos en cada uno de nuestros hábitos, movimientos, palabras, emociones y pensamientos, si verdaderamente son nuestros, heredados o aprendidos. Averiguemos si hemos llegado a nuestras creencias por propia convicción, como resultado de la observación o de la enseñanza o laevangelización. ¿Qué de lo que tenemos es realmente nuestro? ¿Qué hemos asumido por costumbre o tradición? ¿De dónde se deriva nuestro actual comportamiento? ¿Son nuestras emociones propias, o son modelos reactivos aprendidos? ¿A qué conclusiones hemos llegado al pensar en el misterio de la vida? ¿Acaso hemos pensado en ello? Si nada de esto nos importa, sencillamente somos autómatas, dirigidos por los que se han tomado el trabajo de construir sistemas de creencias y costumbres; somos como barcos de papel llevados por una corriente nefasta; somos marionetas planetarias sin pensamiento propio, imitadores, con escasa inteligencia, que soñamos con ser grandes por el simple hecho de ser hombres.
La independencia es necesaria para cualquier proceso real de aprendizaje, no de copia, y para todo proceso real de crecimiento. Lo demás es puro condicionamiento. A fin de lograr independencia, es necesario revaluar individualmente todo conocimiento, toda conducta, toda creencia, todo el contenido de nuestra memoria, y repetir el procedimiento tan a menudo como se pueda, hasta vaciar totalmente la información no actualizada y comprobada, tratando de vivir la vida y sus diversas experiencias basados en la directa y presente observación, prescindiendo, en lo posible, de toda actitud reactiva, preprogramada, afianzada en el pasado, en eso llamado experiencia, un extraño concepto humano que desconoce la constante variabilidad, evolución y movimiento del universo.

Si de verdad buscamos la libertad, la existencia debe ser apreciada tal cual está ocurriendo, sin creer que sabemos lo que está sucediendo, atrapados por el fantasma del pasado, de nuestra memoria, sino más bien intentando ver lo que pasa en cada instante de nuestras vidas. Solo así lograremos descubrir el mundo, esa maravillosa e inteligente creación que en cada instante se transforma y cambia, como el agua en el recodo de un río.

parte de:  LA AVENTURA INTERIOR  

¿Son la mente y el cerebro la misma cosa?



¿Son la mente y el cerebro la misma cosa?

Ahora bien; dentro de las consideraciones de la filosofía occidental, hay una serie de supuestos tras esta pregunta de si se puede desarrollar una ciencia natural de la mente. Y primero, necesitamos perfilar bien ese supuesto. La primera cuestión que tenemos que enfocar tiene que ver con el hecho de si los estados de la mente son idénticos a los estados del cerebro. ¿Son; en realidad, los estados mentales estados del cerebro físico, o son algo que puede existir independientemente del cerebro? Cuando yo recuerdo algo, ¿se trata de un estado de mi cerebro, que se organiza y procesa de una determinada forma? Cuando veo algo, ¿es eso un estado del cerebro físico o un estado de otra cosa? Como ustedes saben, existe una profunda división en estos temas. Algunos contestan que sí y otros responden que no. Primero, quisiera estudiar la respuesta negativa. Descartes fue un dualista clásico. Pensaba que los estados mentales y el cerebro eran dos cosas diferentes. El cerebro; al igual que el cuerpo, es una cosa física que, como él apuntó, posee extensión, posición y masa. La mente, no.

DALAI LAMA: ¿Hay en tal opinión una afirmación del yo? ¿Se equipara el yo a la mente, que es tan diferente del cerebro? ¿Son ambos la misma cosa? ¿Establecieron los filósofos el supuesto, con la teoría dualista de Descartes, de que la mente es, después de todo, el alma? En este momento, las palabras escogidas por el traductor provocan una discusión en un terreno que no estaba contemplado en la pregunta original, pero que, sin embargo, resultó muy útil. El término tibetano gang zag; traducido por «alma», significa, en realidad, «persona» o «individuo». Pero ello, no tiene las profundas connotaciones religiosas y metafísicas que posee la palabra Alma», tal como la utilizamos nosotros.

PATRICIA CHURCHLAND: Sí, el Alma, el Espíritu, la mente, son términos intercambiables, según el concepto cartesiano.

DALAI LAMA: ¿Pero están separados? ¿Poseen identidades diferentes? ¿Establece usted una distinción entre la propia identidad, el «yo», y la mente?

PATRICIA CHURCHLAND: Creo que desde el punto de vista de Descartes, se utiliza «la mente», «el Alma» y «el Espíritu» de forma intercambiable.

DALAI LAMA: ¿Tiene sentido que el Alma, en sí misma, vea; o que el Alma vea a través de la percepción, o a través de la atención, que es algo distinto?

PATRICIA CHURCHLAND: Yo no creo que se suponga que el Alma vea a través de nada. Creo que se supone que el Alma ve, que el Alma es consciente, que el Alma piensa, que el Alma razona, por sí misma, aunque como respuesta al impacto producido en el cuerpo... Algunos pueden pensar que hay partes del Alma. Pero si usted fuera dualista, pensaría que la cosa que produce el pensamiento y el sentimiento, la cosa que está consciente, la cosa que está atenta, es la mente o el Alma.

ALLAN HOBSON: NO creo que se trate de una corriente histórica, sino que mucha gente sigue pensando así ahora.

PATRICIA CHURCHLAND: Eccles; que es un neuro-científico actual, premio Nobel, cree decididamente en la teoría dualista.

DALAI LAMA: ¿Quiere decir usted que la mayoría de la gente piensa así, pero que la mayoría de los científicos no?

PATRICIA CHURCHLAND: La mayoría de los neuro-científicos y científicos no sostienen generalmente esa opinión. Pero Eccles, no es la única excepción. He querido mencionarlo para reconocer que hay personas muy notables que sostienen esa opinión. Creo que muchas personas que no son científicas, quizá la inmensa mayoría de la población, sigue la teoría dualista.

ALLAN HOBSON: La vinculación esencial con lo que yo entiendo como principios budistas es que los dualistas mantienen que la conciencia existe; a parte y en cierto grado independientemente, del cerebro.


La comprensión mística




La comprensión mística

La comprensión mística de la verdad no es la percepción o la cognición. De ahí, que se afirme que puedes alcanzar la fuente original aquietando la mente, por eso se llama el estado iluminado del ser en su estado original, la independiente y suprema liberación.

Nan-ch'uan (748-834)


PERSISTIR


PERSISTIR

            Max Heindel nos dio una clave para lograr el triunfo en cualquier tarea, trabajo o actividad que iniciemos: La Persistencia. Si fallamos y no intentamos de nuevo, se fracasará definitivamente. Es muy importante tenerlo presente en nuestro desarrollo espiritual.
           
Recordemos los siguientes hechos:

1-       Nuestra esencia: Somos espíritus creados por Dios a Su imagen y con quien debemos reunirnos en forma plenamente conciente.

2-                 Renacimiento: Nuestra vida es una sucesión de nacimientos y muertes. Desde hace mucho tiempo hemos venido a este mundo físico para evolucionar, acrecentando nuestra conciencia.

3-                 Ley de Consecuencia: En cada una de nuestras vidas anteriores hemos acumulado una serie de “deudas” de destino que no hemos pagado,  parte de las cuales debemos “cancelar” en esta vida. Esto es válido sigamos o no un camino espiritual. Los Grandes Seres denominados Angeles del Destino son quienes determinan la “cuota” que se debe cancelar.

4-                 Avance espiritual: Al seguir un camino espiritual, se toma conciencia de lo anterior y cuando no se está totalmente decidido o por otras causas, muchas personas se descorazonan y prefieren volver a la vida común.

5-                 Persistencia: Si se desea retornar al sendero espiritual y se persiste en ello, se logrará el objetivo deseado. Max Heindel decía: “El único fracaso  consiste en dejar de intentar”.

Conviene recordar que los Angeles del Destino, solo permiten que recibamos la carga que somos capaces de soportar. Por lo tanto, no importa si caemos, si queremos avanzar, debemos levantarnos para seguir en el sendero. Es decir tenemos que ¡PERSISTIR,  PERSISTIR y siempre PERSISTIR!

                                                                                                                                JJ

Tema extraído del Boletín del Centro Fraternal Rosacruz de Santiago, Chile

AMORES TÓXICOS




AMORES TÓXICOS
 
Todos los amores tóxicos se caracterizan por convertir una relación en una desunión tormentosa y llena de sufrimiento, con pocos o ningún rato de tranquilidad y placer. El amor deja lugar a la inseguridad, el resentimiento y la venganza, sentimientos que poco tienen que ver con las bases necesarias para lograr una pareja duradera. Muchas parejas pueden estar vinculadas de manera tóxica durante años, transformando su vida en un calvario insoportable.
Por esa razón, es bueno lograr identificar el momento a partir del cual una relación ya no es sana y así lograr evitar daños mucho mayores. Aquí te presentamos 10 tipos de amores tóxicos. Cuando amar se convierte en una prisión.
Pesimista
Cuando la relación se ve minada por la queja y el reproche, se está ante un amor tóxico pesimista. Ninguno de los dos miembros es feliz y, por lo tanto, un halo de depresión rodea a la pareja. Están siempre rodeados por un clima triste, muchas veces generado por ellos mismos, debido a que creen que se encuentran en una situación sin salida. Debido a este desánimo, la dupla suele encontrarse en conflicto constante con otras personas: es posible que, como consecuencia de dramáticas peleas, no asistan a eventos y cancelen muchos planes, trayéndoles problemas con amigos y familiares.
Manipulador
Quizás no se note al principio, pero con el tiempo los amores obsesivos se convierten en sumamente controladores. Si notas que muchas situaciones de pareja te producen culpa sin haber hecho nada malo, es posible que estés siendo objeto de manipulación. El diálogo en estas parejas suele estar repleto de dos actos de desamor: la ironía y el sarcasmo. Aunque muchas veces se los disfraza de chistes ingenuos o pequeñas burlas, estas frases pueden tornarse cada vez más dolorosas, afectando el autoestima de los implicados.
PosesivoLas personas posesivas viven la relación transformando al otro en un objeto de su dominio. Ellas conciben a la otra persona como su propiedad, lo cual les otorga el derecho de controlar todos sus horarios, tipos de salidas, amistades, la ropa que viste, entre muchos otros. En la vida de un posesivo, nada queda librado al azar. Los controladores olvidan que cada uno es dueño de su vida y las víctimas de este tipo de relación suelen pensar que las indicaciones de su pareja son por su propio bien.
Celoso
Aunque los celos parecen ser parte de todas las relaciones, esto no significa que sea una actitud sana. Los celos obsesivos son producto de una profunda inseguridad y una costumbre de una insana manera de amar. La persona extremadamente celosa se vuelve paranoica y desconfía de todo, debido a que su propia inseguridad y baja autoestima no le permite ver la realidad tal cual es. Tanto sentir celos extremos como permitir que otro cele de manera asfixiante, habla de la falta de amor propio que solo se cubre con esa atención desmesurada.
Desconfiado
Hay parejas que se caracterizan por vivir controlando lo que el otro hace, ya sea espiando entre sus cosas, revisando su celular, elucubrando teorías absurdas, entre otros. Confiar en otro es prácticamente imposible: viven con la obsesión de que su pareja los engañará. Debido a la ejecución de ciertos mecanismos proyectivos, es muy probable que estas personas hayan sido infieles en otras relaciones o se vieron tentados en la relación actual. Por otra parte, padecen una inseguridad propia relacionada a su baja autoestima, que no les permite creer que otra persona los quiere tal como son y no necesita a nadie más. Esta desconfianza es además producto de graves problemas de comunicación: no hay confianza posible fuera de un ambiente que carece de diálogo profundo.
IndiferenteEsta manera de amar se caracteriza por manejarse como un péndulo que oscila entre mucho interés y una indiferencia total. Las personas que generan esta clase de amor tóxico están presas de una ciclotimia: de estar pendiente de la otra persona, pasan a ni siquiera notar su presencia. Este alejamiento aparente muchas veces es realizado de manera consciente para obtener un poco de atención del otro. Esta actitud coloca a la otra persona en una situación de extrema asfixia cuando se la persigue y le produce un gran sentido de desolación e inferioridad cuando no se atienden sus necesidades, lo cual va en desmedro de concretar una relación basada en un amor estable.
Competidor
La toxicidad de este amor radica en no poder disfrutar, a la par, de los triunfos y los fracasos. Siempre uno de ellos siente que sus problemas son más importantes, o que los éxitos del otro no son tan grandiosos. Cada uno de los miembros de este tipo de pareja desea ser el centro de atención: ambos compiten mutuamente por lograr ser más que el otro, ya sea en el círculo de amigos, la familia o el trabajo. Esta situación culmina en que ninguno de los dos sea capaz de disfrutar de la felicidad de sus propios logros ni de los de su pareja, además de no poderse ayudar a resolver los problemas que van surgiendo.
Rescatista
Un rasgo profundo de muchos amores tóxicos tiene que ver con la creencia aparente de que uno de los miembros de la pareja debe rescatar al otro de su estado. Estos "rescatistas de la emoción" se sienten atraídos hacia personas que consideran incompetentes, lo cual disfraza un sentimiento de desprecio hacia el otro. Además de subestimar, los rescatistas suelen confundir la compasión con el amor: necesitan de un otro con sentimientos de carencia para poder relacionarse.
InfielLa base de la infidelidad es la desigualdad. Dejando la confianza de lado (una de las bases más importantes del amor), esta relación nunca será “pareja”, es decir, entre pares. Podrán jugar por un tiempo, incluso muy prolongado, a ser una pareja y hasta una familia, pero el amor verdadero exige reciprocidad: amar y ser amado. Cuando ese desequilibrio genera culpa e insatisfacción, la desigualdad se profundiza. A esto se suma la desconfianza, ya que el juego de ocultamiento mina toda posibilidad de confianza mutua.
Demandante

Este amor exigente se la pasa demandando atención a su pareja, haciéndole imposible crecer. El flujo de amor en este tipo de amores funciona como una responsabilidad más en la vida: el demandante cree que el otro debe cumplir con sus metas, como si fuera un trabajo. Amor celoso y posesivo, vive pretendiendo convertirse en el centro de la vida del otro. Debido a que exige demasiado, el otro miembro de la pareja vive atado, sin concretar nunca su individualidad.
 
Eugenia Orbe    
Argentina
Tomado de: http://www.ehowenespanol.com/

LAS ETAPAS

pensamientos

LAS ETAPAS

Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida.

Si insistes en permanecer en ella, más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos. Como quiera llamarlo, lo importante es poder cerrarlos, dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.
¿Terminó con su trabajo?, ¿Se acabó la relación?, ¿Ya no vive más en esa casa?, ¿Debe irse de viaje?, ¿La amistad se acabó?

Puede pasarse mucho tiempo de su presente "revolcándose" en los porqués, en devolver el casette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho.
El desgaste va a ser infinito porque en la vida, usted, yo, su amigo, sus hijos, sus hermanas, todos y todas estamos abocados a ir cerrando capítulos, a pasar la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la Vida y seguir adelante.

No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos por qué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltar, hay que desprenderse.
No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros.
El desgaste va a ser infinito porque en la vida, usted, yo, su amigo, sus hijos, sus hermanas, todos y todas estamos abocados a ir cerrando capítulos, a pasar la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la Vida y seguir adelante.
¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir! Por eso a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, documentos por tirar, libros por vender o regalar. Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación. Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que pasar la hoja, hay que vivir con sólo lo que tenemos en el presente!. El pasado ya pasó.

No esperen que le devuelvan, no espere que le reconozcan, no espere que alguna vez se den cuenta de quién es usted. Suelte el resentimiento, el prender "su televisor personal" para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarlo mentalmente, envenenarlo, amargarlo.
La vida está para adelante, nunca para atrás. Porque si usted anda por la vida dejando "puertas abiertas", por si acaso, nunca podrá desprenderse ni vivir lo de hoy con satisfacción.
Noviazgos o amistades que no clausuran, posibilidades de "regresar" (a qué?), necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron, silencios que lo invadieron. ¡Si puede enfrentarlos ya y ahora, hágalo!, si no, déjelo ir, cierre capítulos. Dígase a usted mismo que no, que no vuelve.
Pero no por orgullo ni soberbia, sino porque usted ya no encaja allí, en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en ese escritorio, en ese oficio. Usted ya no es el mismo que se fue, hace dos días, hace tres meses, hace un año, por lo tanto, no hay nada a que volver. Cierre la puerta, pase la hoja, cierre el círculo. Ni usted será el mismo, ni el entorno al que regresa será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático.
Es salud mental, amor por usted mismo desprender lo que ya no está en su vida. Recuerde que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo, nada es vital para vivir porque: cuando usted vino a este mundo 'llegó' sin ese adhesivo, por lo tanto es "costumbre" vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy le duele dejar ir. Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr porque, le repito, ¡nada ni nadie nos es indispensable! Sólo es costumbre, apego, necesidad.
Pero .... cierre, clausure, limpie, tire, oxigene, despréndase, sacuda, suelte. Hay tantas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escoja, le ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad.
¡Esa es la vida!

http://www.palabras7.cl/ 

lunes, 19 de enero de 2015

Actualización de Luna Nueva 20-1-15



Actualización de Luna Nueva 20-1-15
por Lena Stevenshttp://thepowerpath.com
16 de Enero 2015

Traducción: Fara González
Difusión: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
https://www.facebook.com/ManantialCaduceo

Queridos amigos,

La Luna Nueva es el martes, 20 de enero a las 6:13 AM Hora Estándar de las Montañas

Un día importante para cualquier tipo de ceremonia de activación, ritual o un enfoque especial en algo nuevo que estén creando en su vida. Si tienen un proyecto o una nueva relación o práctica personal importante para ustedes, dediquen tiempo extra y energía a honrarla y a ‘alimentarla’ con energía creativa así como un compromiso renovado para hacer lo necesario.
Este es un tiempo en el que soñar en grande y ‘fuera de la caja’ es recomendable. La energía centrada en lo superior está disponible y deben sentirse muy inspirados con potencial. ¡Cualquier cosa es posible! 
Visiten de nuevo su plan de acción para el mes y el año y hagan ajustes sin juicio. Si hay algo que necesitan desactivar, completar o clarificar, este es un buen momento para ello también. Nútranse hoy aunque eso signifique eliminar algo para dejar el espacio necesario. ¡Inspírense y sueñen en grande!
Bendiciones,
Lena

NOTAS ASTROLÓGICAS
Escritas por Patricia Liles PatLiles@aol.com

Súper Luna Nueva en Acuario a  0º
Martes, 20 de enero, 6:13 AM Horario de las Montañas
(20 de enero, 2015, 1:13 PM Horario de Greenwich)
¡Es un triple noticia de primera línea de Acuario! Escuchen todos los signos de aire aclamando – eso incluye a Géminis y a Libra. La Luna se une al Sol a 0º al avanzar hacia Acuario el 20 seguido de Mercurio en Acuario yendo retrógrado el próximo día. ¿Mencioné a Venus en Acuario?
Acuario trae tantos regalos celestiales. Denominado el ‘Aguador’, Acuario a menudo se confunde con un signo de agua, pero el símbolo de líneas paralelas onduladas que representa dos serpientes nos revela la cualidad eléctrica de la Verdad derivada del Conocimiento y el agua es la sabiduría destilada desde el poder mental y derramada para beneficio de toda la humanidad. Acuario es un signo universal de aire, como uno de los cuatro signos finales del zodíaco y presenta ‘la relación ideal entre todas las cosas….’. Los acuarianos abrazan todas las formas de diversidad en su visión progresista. Todos somos vistos como hermanos y hermanas. Piensen aquí en Martin Luther King Jr. al celebrar su cumpleaños y visión en este mes. Un llamado visionario revolucionario con gran sabiduría para que aquellos invisibles sean elevados a la igualdad con todos. El idealismo, la visión, el humanitarismo, la libertad, la acción evolutiva – todos son regalos de Acuario.  
La libertad es un principio fundamental para el Acuariano. Los Estados Unidos se han inspirado grandemente en el derecho a la libertad y a la democracia ya que la Luna de EEUU está en Acuario a 27º. (No entremos en cuán bien estemos con ello en este momento) Y conjuntamente con eso viene una actitud rebelde alineada con su naturaleza excéntrica Acuariana. Los Acuarianos marchan a un compás diferente; son regidos por Urano, el planeta moderno, excéntrico, no conformista descubierto en 1781 que gira sobre su propio lado en lugar de erguirse perpendicularmente respecto al Sol como todos los demás. Lo que se les entrega por su regencia Uraniana es un desapego claro que sostiene a la mente en una octava superior, esto es, no la mente de Mercurio de pensamiento-conexión-comunicación, sino el impulso del tipo de mente intuitiva, genial. Unan a eso sus instintos humanitarios y su dedicación a los hechos, a lo que es lógico y a la Verdad y al bienestar de todo el grupo como algo fundamental y el resultado es un salto cuántico en los reinos social-colectivos y tecnológicos e individuos fuertes que muestran el camino hacia territorios desconocidos.
Con el fuerte énfasis en Acuario que trae esta Luna Nueva, Urano y sus aspectos quedan intensamente bajo el foco de luz. Urano es magnificado y empoderado debido a su conjunción exacta con el Nodo Sur que no hemos experimentado desde 1847. *El Nodo Sur es donde sanamos todo lo que traemos en esta vida de vidas previas. Justo vean a la gente en las calles protestando por las injusticias para ver los efectos de este planeta revolucionario en el signo de Aries regido por Plutón. No subestimen el significado de esta configuración 2012-2015 actual de Urano y Plutón. Las consecuencias se sentirán durante una década al igual que en los 60 cuando comenzó este poderoso ciclo. Ahora es tiempo de dar la bienvenida al cambio y a la transformación en su propia vida a cada nivel de ser – físico, emocional, mental, social, económico, político, espiritual, cuántico – a todos los niveles. Ahora es tiempo de despejar la historia que se cuentan a sí mismos, dar la bienvenida a lo que hace que se abra su corazón y solamente permitirse ser un conducto para el despertar consciente que les rodea. Lo que estamos viendo con Urano en conjunción con el Nodo Sur y en cuadratura con Plutón en Aries/Capricornio, no lo hemos experimentado en 2,600 años* Su vida es el próximo paso en esa espiral de evolución. Cómo se sostengan en el mundo importa inmensamente ahora. Este tiempo de transición sostiene energía poderosa como es propio de  todos los bordes y límites. Tratar de aferrarse a viejos patrones, viejas historia, genera inercia y resistencia y consecuencias. Den la bienvenida y reclamen el cambio, a las sorpresas y al caos en áreas inesperadas de su vida para sacudir un poco las cosas.
Mercurio llega a una parada a 17º de Acuario y entonces comienza lentamente a retrogradar el día posterior a la Luna Nueva, el 21 de enero hasta el 11 de febrero (a 1º de Acuario). Saldrá de su propia sombra de nuevo a 17º de Acuario el 3 de marzo. Tendremos un período retrógrado extendido ahora para revaluar nuestros ideales, lo que queremos para el futuro, determinar en donde la libertad sería un aliado bienvenido, realinearnos con nuestro yo intuitivo a través de la música, el arte, las herramientas de adivinación, sanar nuestros cuerpos físico y de energía y liberar, liberar, liberar.
Acuario rige los tobillos, la parte inferior de las piernas, el sistema circulatorio - las venas, el endurecimiento de las arterias (es un signo fijo), los espasmos, los calambres, los impulsos eléctricos – también la tecnología y la astrología. En general los Acuarianos son longevos y saludables con malestares ocasionales solamente y también son maestros de la recuperación milagrosa. Lo que tienen que vigilar es ser demasiado desapegados, distantes y tercos. Tengan esto en mente también en este momento: Acuario rige la 11va casa de amigos y objetivos a largo plazo y todas sus asociaciones/relaciones de grupo. No hay mejores amigos, leales y verdaderos que los Acuarianos. Son a quienes ustedes van cuando necesitan una visión objetiva de una situación que no ven por sí mismos, cuando quieren echar una mirada al panorama más amplio.   
Esperen una segunda Súper Luna Nueva de Acuario el 18 de febrero, tres minutes antes de que el Sol entre en Piscis. Debido a que las Lunas Nuevas están cayendo casi a la mano con el cambio del Sol a un nuevo signo, esta próxima Luna Nueva el 18 de febrero queda justo del lado de la cerca de Acuario durante tres minutos. La Luna Nueva en Piscis no será hasta el 20 de marzo en el último grado de Piscis pero vendrá con un eclipse total de sol alrededor de 13 horas antes del Equinoccio, y esto tendrá lugar justo 5 días después de la última cuadratura exacta de Plutón/Urano. ¡Oh, es un tiempo jugoso, poderoso!
20/01 el Sol entra en Acuario a las 2:43 AM Horario de las Montañas
21/01 Mercurio retrógrado en Acuario a 17º hasta el 11 de febrero a 1º de Acuario
03/02 Luna Llena de Leo a 14º, 4:09 PM Horario de las Montañas
18/02 Segunda Luna Nueva en Acuario a 29º59’, 4:47 PM Horario de las Montañas


*Gracias Stephanie Austin por su investigación: www.EcoAstrology.com
Escrito por Patricia Liles. PatLiles@aol.com
Estos y otros artículos de interés pueden ser descargados en archivo Word desde el sitio creado en http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm para ARTÍCULOS DE INTERÉS
https://www.facebook.com/ManantialCaduceo  
Si deseas recibir directamente los mensajes en tu correo puedes suscribirte en http://www.egrupos.net/grupo/laeradelahora/alta
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios