domingo, 3 de febrero de 2008

*SEMBRAR ESPERANZA*





A veces especialmente durante una sequía emocional o un aluvión de dificultades, necesitamos volver a sembrar nuestros jardines interiores. No sé lo que te ocurrirá a tí, pero a mí me ayuda saber que se trata de un proceso normal y natural. Porque entonces soy capaz de resistirme y saco la energía que necesito para empezar a hacer lo que hay que hacer. Solo tenemos que escarbar un poco en nuestro lodo interior para encontrar semillas de esperanza. Por muy profundamente que estén enterradas o por muy ardua que sea la excavación, la esperanza siempre está allí.



La libertad que surge como consecuencia de nuestra capacidad de encarar los sentimientos requiere mucho trabajo, porque todos nosotros estamos envenenados por el condicionamiento de si son malos, especialmente aquellos mas desafiantes. Por mucho que avancemos en el camino del crecimiento personal, nuestros juicios sobre nuestros sentimientos con frecuencia nos asaltan y nos muerden. Y nosotros nos los quitamos de encima. Pero a estas alturas ya deberíamos saber que negar los sentimientos es algo que no funciona. Se limitan a quedarse enterrados hasta que finalmente tenemos que prestarles atención porque nos producen malestar físico o emocional.

El sentimiento que mas suele bloquear nuestro camino hacia la esperanza es el miedo. Es una sensación ilusoria y anuladora que limita seriamente nuestra libertad.
Si no le retamos, el miedo nos roba la esencia misma de nuestro ser, oscurece la esperanza, merma la confianza en uno mismo y ahoga la creatividad.
Tener el coraje de mirar nuestros sentimientos con valentía es el primer y mas imporante paso hacia el camino hacia la libertad y la esperanza.


Uno de nuestros mejores aliados a la hora de sembrar esperanza es Dios. Al volvernos hacia Dios con nuestras preocupaciones, tomamos un atajo hacia la esperanza y la sanación. La expresión "soltar y dejárselo a Dios" refleja esta idea. Por supuesto, para la mayoría de nosotros, "soltar"no es algo fácil de llevar a la práctica. Inlcuso cuando estamos convencidos de su conveniencia y su capacidad sanadora, las expectativas que tenemos sobre nosotros mismos y los demás suelen hacerlo difícil. Las expectativas suelen venir equipadas con garras que se aferran y llevan letreros del tipo de: "¡ Nunca debía hacer/decir tal o cual cosa!". Cuando tenemos miedo a soltar es, pura y llanamente, porque nos resistimos. Nos resistimso a ser quienes somos, a lo que es y a lo que podría ser.

La resistencia encierra nuestro corazón en una prensa de acero y aprisiona nuestra alma en miedo petrificado. Es un entorno tóxico para el cultivo de la esperanza. Por eso necesitamos "Soltar y dejárselo a Dios", a través de la oración, la afirmación o la empatía.

Para mí el primer paso a la hora de soltar siempre consiste en expresar los sentimientos de rabia o tristeza que hay en el interior de mi alma escribiendo, pintando, meditando o simplemente despotricando. En segundo lugar hablo con mis amigos o familiares de confianza. Después de la liberación verbal inicial, empieza de veras el trabajo interior.


La mayoría de los sentimientos que necesitamos liberar se alojan en nuestras entrañas. Elevar la energía del "enojo" desde el plexo solar hasta el centro del corazón es una herramienta extremadamente poderosa que nos sirve para soltar y transformar.



A veces especialmente durante una sequía emocional o un aluvión de dificultades, necesitamos volver a sembrar nuestros jardines interiores. No sé lo que te ocurrirá a tí, pero a mí me ayuda saber que se trata de un proceso normal y natural. Porque entonces soy capaz de resistirme y saco la energía que necesito para empezar a hacer lo que hay que hacer. Solo tenemos que escarbar un poco en nuestro lodo interior para encontrar semillas de esperanza. Por muy profundamente que estén enterradas o por muy ardua que sea la excavación, la esperanza siempre está allí.


Thoele


*Reflexion*
Sembrar esperanza en los corazones es saber que podemos hacer cualquier cosa y que nadie nos podra arrebatar las ilusiones y proyectos que nacen en nuestro interior cada día. Seguir adelante por muy dificiles que sean las circunstancias que nos envuelven y confiar en que una nueva vida espera ver el fruto del cambio.


"Soy Hija del Sol y mi naturaleza es brillar"

*LA LUZ EN TUS OJOS*




El amor es.
Enseña siendo lo que es.
No hace nada.
No lucha.
No tiene éxito ni fracasa.
No está ni vivo ni muerto.
Y en consecuencia siempre ha sido y siempre será.
No es privativo de los seres humanos.
Está en relación con todo.
Todo para todos.

Así como el verdadero conocimiento no puede ser aprendido,tampoco puede serlo el amor, ni tú. Todo lo que deseas y no puedes aprender ya está conseguido. Está conseguido en tí.
Eres tú.
Imagina el océano o el leopardo, el sol o la luna, o Dios, intentando aprender lo que son. Ellos son lo mismo que tú. Todo existe en tu interior.
Tu eres el Universo mismo.

Es un Universo compartido sin divisiones. No hay secciones, partes, interior ni exterior, sueños ni ilusiones que puedan escapar u ocultarse, desaparecer, o dejar de existir. No hay condición humana que no exista en todos los humanos. Es completamente imposible que uno tenga lo que otro no tiene. Todo es compartido. Esto siempre ha sido verdad, y lo será eternamente. La verdad es la verdad. No hay "grados" de verdad.

Tú no eres forma, ni lo es tu mundo real. Buscas el rostro de Dios en forma, como buscas el amor en forma. Tanto el amor como Dios están allí, pero no son la forma que los ojos de tu cuerpo distinguen. Así como las palabras que estas viendo sobre esta pagina son únicamente símbolos de significado y tienen un alcance mucho mayor del que los símbolos pueden sugerir, lo mismo sucede con la totalidad de las cosas y las personas que te rodean, aquellos que ves y los que sólo puedes imaginar. Buscar el "rostro" de Dios, aún en la forma de Cristo, es buscar lo que eternamente carece de forma. Ver realmente es comenzar a ver lo que carece de forma. Y comenzar a ver lo que carece de forma es empezar a comprender lo que eres.

Lo que ahora ves no son más que simbolos de lo que está realmente ante tí, en una gloria que supera ampliamente tus imaginaciones más profundas. No obstante, persistes en querer sólo lo que tus ojos pueden ver y tus manos pueden tocar. A estas cosas las llamas reales y todo lo demás es irreal. Puedes cerrar los ojos e imaginar que te encuentras en la oscuridad, pero no creerás que has dejado de ser real.
Cierra los ojos a todo lo que estás acostumbrado a ver.....y verás la Luz.

Mary Perron

*Reflexion*

Aprende, sal al mundo y deja que tu corazón te guie. En él está depositado la semilla de amor que nos llevará hasta nuestro hogar. Sigue, vive y sé una Luz para todo aquel que te busque.


"Soy Hija del Sol y mi naturaleza es brillar"

*UNA VISION GLOBAL DEL PLAN ESPIRITUAL*




Todos nos encarnamos para experimentar la vida en un cuerpo físico. La Tierra es una escuela mistérica, un lugar donde nuestras lecciones se nos presentan en forma de situaciones o personas en particular. Es la manera como afrontamos nuestras circunstancias vitales la que determina si pasamos o no el examen. Cuando respondemos a las pruebas con compasión, decisión y comprensión, nos convertimos en maestros.


El objetivo de todo aquel que se encarna en la Tierra es la ascensión o iluminación, que es la total maestría de todas las lecciones que aquí se ofrecen. Esto puede tardar muchas vidas porque, si herimos o hacemos daño a otro, generamos karma, que es una deuda que hay que saldar. Muchas veces nuestra alma querrá regresar a la Tierra para encontrarse con las mismas personas y situaciones similares y así poder experimentar de nuevo los retos o retomar temas no resueltos.


La Tierra es una institución pedagógica muy especial en el Universo. Aquí nos ofrecen lecciones sobre sexualidad, emociones y finanzas, que no se pueden encontrar en ningún otro lugar. También tenemos un cuerpo físico construido de acuerdo con nuestros estados mentales y emocionales.


Cuando nacemos nos olvidamos de nuestra conexión espiritual y de nuestras experiencias pasadas, ya sea en la Tierra o en cualquier otra parte. No obstante, no estamos solos en nuestro camino. Todos tenemos un ángel de la guarda que nos acompaña durante toda la vida. Los ángeles son seres espirituales puros de dimensiones más elevadas, que muy raramente se encarnan en un cuerpo físico. Nuestro ángel guardian nos protege, nos anima y es la voz de nuestra consciencia. Cuando estamos preparados también atraemos a otros ángeles hacia nosotros, con un propósito concreto o para que trabajen con nosotros.


Todo el mundo posee también un guía espiritual, que ha vivido en la Tierra y que se ha ofrecido voluntario después de la muerte para ser formado como guía para ayudar a aquellos que seguimos aquí. Tu guía espiritual se siente atraído hacia tí según la luz que irradias, y aparecen nuevos guías a medida que vas cambiando. Una persona evolucionada atraerá a guías más elevados. Tenemos muchos guías que nos ayudan en diferentes momentos de nuestra vida. También contamos con ayudantes. Normalmente se trata de los espíritus de personas que nos han querido en vida y que quieren ayudarnos después de haber fallecido.


Tus ángeles y guías cuidan de tí en un nivel cotidiano, pero también existen muchos grandes ángeles situados en un lugar superior de la jerarquía angélica, en concreto los arcángeles, ángeles del séptimo coro y seres de mucho poder, que se encargan de supervisar el plan general para la Tierra. También hay maestros ascendidos, aquellos que ya han dominado las lecciones de la Tierra y que están ayudando al planeta en su evolución. Podemos pedirles ayuda mediante la oración o la meditación. El mando general está en manos de la Fuente, que es conocida como Dios, Brahman, el Creador, la Divinidad o lo Divino.


Podemos pedir ayuda a cualquiera de estos espíritus invisibles y ellos harán todo lo que esté en su mano, dentro de las posibildiades de las leyes espirituales.


Somos seres multidimensionales. Una dimensión es un campo de frecuencia. Esto significa que una parte de nosotros puede estar estancada en unas emociones negativas de baja frecuencia, mientras que otra parte está irradiando compasión y amor hacia el Universo. Dicho de forma simple, la primera dimensión es el reino mineral, donde se asientan las raíces de las nuevas ideas. La segunda dimensión es el mundo vegetal, que necesita de la luz para crecer. La luz contiene información espiritual y conocimiento. La tercera dimensión es el reino animal. Las personas muy materialistas y negativas también se encuentran en esta frecuencia dimensional y han olvidado sus conexiones divinas. Nuestro planeta está avanzando ahora hacia la cuarta dimensión. En esta frecuencia el ser humano empieza a recordar vidas pasadas y la verdad acerca de lo que realmente es. El corazón empieza a abrirse al amor incondicional.


Para poder pasar a la frecuencia de la quinta dimensión, la persona debe haberse perdonado a sí misma y a los demás. El temor y la negatividad habrán sido transmutados. Aquí radica la comprensión de la Unidad. La sexta dimensión es la frecuencia a la que nos elevamos cuando abandonamos nuestro cuerpo físico después de la ascensión y donde purificamos nuestro cuerpo de luz para un mayor servicio en los universos. La séptima dimensión es la que se conoce como "el séptimo cielo". Aquí es donde residen los maestros ascendidos y la mayoría de los ángeles.


Tu alma es un aspecto superior de tu persona, que acumula todas las experiencias de tus viajes a través de muchos planos de existencia. Una parte de tu alma, que es tu personalidad, ha sido enviada a la Tierra para aprender. Mientras tu Yo superior o alma sabe que eres un ser espiritual en un cuerpo humano, tu aspecto inferior o personalidad lo ha olvidado. Tu labor en la Tierra es recordar quién eres. Muchas personas tienen el alma dormida y no son conscientes de que son seres espirituales. Su Yo superior les envía dificultades y dolor, que no son más que llamadas para que despierten y se pongan en camino en busca de la verdad.


En la actualidad se ha abierto una oportunidad para el crecimiento espiritual. Muchas almas están deseando encarnarse y aprovecharse de ello. Tenemos la posibildiad de saldar todas nuestras deudas kármicas y aprender a fondo nuestras lecciones. En esta época también disponemos de mayor orientación y ayuda espiritual de la que nunca existió, para que podamos avanzar rápidamente hacia la ascensión. Para poder hacerlo, es útil comprender las leyes espirituales para que así podamos avanzar en nuestro viaje con lucidez y comprensión.

Diana Cooper


*Reflexion*

Tomar una decisión más alla del materialisma espiritual es necesario para servir al plan de Dios, el universo nos ayuda a seguir adelante y pone a nuestro alcance todo lo necesario para poder brillar como la más bella semilla de luz, dando así testimonio vivo de la existencia de nuestra esencia divina.
Ama en libertad, sé luz
"Soy Hija del Sol y mi naturaleza es brillar"

*FORMAS PARTE DE LA RED DE LA VIDA ¡¡¡NO DESVIES LA MIRADA!!!




"Todos los que consagran su alma, cuerpo y espíritu a Dios, recibirán constantemente una medida nueva de fuerzas físicas y mentales.
Las inagotables provisiones del cielo están a su disposición.
Cristo les da el aliento de su propio espíritu, la vida de su propia vida.
El Espíritu Santo despliega sus más altas energías en el corazón y la mente.
La gracia de Dios amplía y multiplica sus facultades y toda perfección de la naturaleza divina los auxilia en la obra de salvar almas.
Por la cooperación con Dios, son completos en Él, y con su debilidad humana son habilitados para hacer las obras de la Omnipotencia".

El ser humano puede ser transformado en lo físico, emocional, mental y espiritual, las dimensiones de desarrollo conocidas hasta el presente. Por miles de años hemos aprendido a cuidar y conocer esas dimensiones. El próximo paso en la transformación humana podría ser cultivar el corazón, el órgano de síntesis y conciliación, no tan sólo el órgano de los sentimientos , sino el lugar de la conciliación de los sentimientos, la inteligencia y la voluntad. Esta conciliación perfecciona la vida humana.

Es cierto que al abrir el corazón nos hacemos vulnerables al sufrimiento. La maldad nos seduce a buscar el egoísmo y la violencia. Cuando los encuentra ,se adhieren al ego, como hiedra venenosa, la cual debemos renunciar a seguir alimentando. Estas fuerzas destructivas se pueden elevar al corazón compasivo para ser derrotadas. Al controlar la negatividad de la mente, se abre el corazón sin importarnos que el mal del mundo entre en él. Es más, le pediremos que entre y que encuentre no el veneno de la ira y el dolor de la maldad, sino la luz de la compasión y el poder regenerativo del perdón que fluye del alma cuando la voluntad está comprometida con la indestructible fuerza del bien.

Cuando el corazón es renovado hasta el grado de ser inofensivo (incapaz de hacer daño) nos hacemos transparentes al mundo, percibImos la verdad a través de la intuición conocida como corazonada, invadiendo el conocimiento con luz. El conocimiento “iluminado”, lleno de luz, sana los pensamientos destructivos y las emociones malsanas.

En vez de dudar, temer, culpar o enfocar limitaciones, es mejor vivir “como si” y caminar hacia delante con un corazón ardiente de confianza y compasión. Si respondemos con amor y compasión, con el corazón enfocado en el poder de la bondad, el resultado positivo de nuestras acciones inevitablemente nos rebotará. El poder del corazón compasivo conquista absolutamente todo.

Cuando se encuentra el poder del Bien Supremo, en el silencio de tu corazón, lo que comenzó como un lento fluir de Luz, eventualmente se convierte en un río de fuerza incontrolable que desbloquea y se lleva lo que mantuvo las aguas estancadas por tanto tiempo. Todo lo que tenemos que hacer es mantener el corazón de cara a la Luz y dejar que la Luz te invada y te bañe con su paz en todos tus quehaceres. Según penetra la Luz, transformará todas las áreas de tu corazón, transformará la violencia, la crueldad y las tendencias predadoras hacia la naturaleza porque cuando la Luz se revela nos da el poder para ser nacidos de la Luz.

El corazón descubrirá lo mejor en cada persona, percibirá lo mejor de cada circunstancia y esperará que lo mejor acontezca, para la gloria de Dios.
(Extractos de La Cultura del Corazón-Pedro Subirats)

*Reflexion*

Nosotros los que somos renovadores de aguas estancadas a traves del poder de la luz, tambien somos puentes entre el cielo y la tierra manifestando constantemente la sabiduria y la bondad de la Luz de Dios en nuestro "accionar" de cada día.
El nos entrega una serie de herramientas que nos permite desarrollar el poder de nuestro compasivo corazón y fluir libremente en el rio de la vida. Ese poder destruye todo obstaculo, haciendonos sentirnos Fuente del Agua Viva.
El poder de la Luz nos lanza, llenos de esperanza y amor, en las aguas turbulentas de la mente y nos guia a traves de la transformación del Espiritu hacia aguas cristalinas en las que habita la Verdad que compone la Red de la Vida.
Estas hoy aqui lleno de ese poder increible que mueve el Universo. Tu unica finalidad debe ser conocer-ser y yo beso tu corazon por haberte encontrado en mí y yo en tí.

"Soy Hija del Sol y mi naturaleza es brillar"
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios