viernes, 9 de abril de 2010

LA VIDA COMO RETO


LA VIDA COMO RETO
¿Puedo descubrir la felicidad en mi misma y luego expresarla adecuadamente en cada situación de mi vida?

¿Me quedare pasiva esperando que, lo que anhelo ser, se presente fuera, como un objeto que he de conseguir?

¿Descubrire la felicidad, el amor, en mi misma?

Esa autenticidad que da valor a mi existencia, es lo que soy; y cuando tomo conciencia de ello, puede vivir la interrelación humana, puedo vivir todas las situaciones que se iran creando a partir de ahí.

Aparece un reto fuera y del mamantial infinito que nunca se agota, de ese manantial que soy, surge la respuesta al reto que completa la unidad real. Cuando la mente esta abierta y no distorsiona lo que percibe, el reto llega al fondo de ese manantial potencial. Y de ahi brota espontaneamente la respuesta única para ese reto.

Eso es vivir. La vida fluye. Soy esa vida que fluye espontanea. Soy esa inteligencia que esta iluminandolo todo.

La conciencia esta ahí siempre.
Si no me doy cuenta, si estoy dormida ¿que pasa?. El reto de la vida se transforma en un obstaculo, una dificultad, una ofensa, una carga que se coloca delante de mi y tropieza con las experiencias pasadas no comprendidas....y se convierte en un problema.

Si estoy dormida, no hay un fluir de la vida. Cuando el reto de la vida se enfrenta con mi conciencia y mi conciencia está en estado de sueño, empieza a desdoblarse ese film repetitivo que incluye todo el campo, los conflictos que conducen al desanimo.



Pienso que tengo que hacer algo desde este mundo mio y el de los demas. Pero realmente no tengo que hacer nada. Solo darme cuenta de lo que esta sucediendo. Verlo todo tal como es, desde el origen.
Si estoy despierta lo veo, y ello moviliza la respuesta adecuada.La misma inteligencia crea la pregunta y la respuesta de la Vida en la conciencia.

Vivimos habitualmente en esa encrucijada de sueños que nos mantienen en una atmosfera desordenada y frustrante. Se ha hablado mucho sobre el actuar desde el inconsciente. Estamos pidiendo a la Vida algo que necesitamos y ....hacemos lo contrario.

En el campo de los sueños, si miramos la verdad del instante, todo se transforma en un acto y allí nace la nueva manera de ver y... de ser.
TäRA

EL OJO DEL HURACAN


EL OJO DEL HURACAN


En la sociedad rara vez expresamos sentimientos fuertes o espontaneos, como si apenas sintiesemos. Y, sin embargo, la mayor parte de nuestra vida se basa en los sentimientos, en intentar experimentar sensaciones agradables y evitar las desagradables. Perseguimos todo aquello que nos hace sentir bien. De hecho, para mucha gente, toda la busqueda de la iluminacion se reduce a la busqueda de emociones permanentemente agradables.

Si la vida es un viaje, los sentimientos son los frentes meteorologicos naturales con los que topas y tambien se te cruzan en el camino. Imaginate como seria tu vida si malgastaras gran parte de tu tiempo y tu energia luchando por mejorar las condiciones meteorologicas cada vez que se desatara una tormenta, nevase, soplase el viento o hiciese mucho calor. Y, sin embargo, esto es precisamente lo que intentamos hacer la mayoria de nosotros cuando estallan tempestades en nuestro interior.

Solemos acudir a profesionales en busca de estrategias para curar nuestros sentimientos; pero, por muy logico que parezca, tratar de mejorar nuestro estado emocional centrandonos en nuestras emociones, no resulta en absoluto realista, ni util, como aceptar tus sentimientos.



Aceptar tus sentimientos no es una receta para sentirse mejor o experimentar solo emociones positivas, sino mas bien es un planteamiento realista que requiere que aceptes tus sentimiento como algo natural, que aprendas de ellos, los dejes pasar y luego sigas adelante con tu vida.

Al abrir esta septima puerta aprenderemos a cambiar la relacion que guardas con tus sentimientos y los veras desarrollarse con una mente mas abierta.



La mayoria de los niños comienzan la vida en un jardin del eden emocional. Si eras un bebe sano y normal, tu estado natural, cuando te dormian, te alimentaban y te cambiaban los pañales, era la felicidad. Naturalmente, a veces tambien experimentabas altibajos emocionales intensos. Llegasta al mundo con miedos instintivos y reflejos que te causaban sobresaltos, pronto aprendiste que era la frustracion y el enfado, y, cuando estaban triste, se enteraba toda la casa. Las emociones te recorrian en oleadas dejabas que fluyeran y las dejabas marchar. Las sentias con intensidad y las expresaban sin inhibiciones. Y luego, cuando tus necesidades relativamente simples se veian satisfechas, regresabas a tu estado de ignorancia y felicidad. Creciste, abandonaste ese jardin de la infancia, esa ignorancia dichosa, y comenzaste a esperar cosas, a sentir ansiedad, a tener expectativas y a formar juicios sobre el mundo y tu persona.

Muchas de las emociones parten de nuestra interpretacion mental de los acontecimientos; por ejemplo, una vez cuando paseaba con un amigo por mi ciudad, un grupo de jovenes nos adelanteo y uno de ellos señalo hacia nosotros. Yo sonrei porque pense que se trataba de un gesto amistoso y estuve a punto de devolverles el saludo, pero mi amigo se mostro enfadado; al parecer aquel gesto, que yo no comprendí, se consideraba grosero y obsceno, pero para mí no significaba nada, de modo que no despertó en mí emoción alguna.



Aceptar tus sentimientos y aprender de ellos es imprescindible, pero no debemos permitirles que controlen nuestra vida.



No podemos, ni tenemos por qué analizar o comprender todas las causas de nuestros altibajos emocionales, basta con saber que se deben interrelacionar entre la mente y las circunstancias. La cuestion fundamental no es de dónde proceda la emocion, sino que hacer con ella. Para muchos de nosotros, una manera de enfrentarnos a los sentimientos consiste en hacer caso omiso de ellos o fingir que no existen, es decir, negarlos; pero, luego conforme aumenta la presión que ejercen sobre nosotros, acabamos enzarzados en discusiones o perdemos los estribos.

Aquel dia en que te dijeron que los niños grandes no lloran, ó la primera vez que alguien te preguntó por qué estabas disgustado, fue el momento en que aprendiste que ofendias a los demas cuando expresabas tu ira, y empezaste a dejar de aceptarte,...de aceptar tus sentimientos....y así fue como tambien aprendiste a intelectualizar tus emociones y comenzaste a analizarlas, a reprimirlas, a justificarlas y a negarlas. Ahi empezó el exilio del "Jardin de la Autenticidad Emocional".



Quienes mas niegan sus emociones pierden tambien la sensibilidad emocional, las facultades intuitivas y tambien se desconectan de los sentimientos de los demas; incluso te puede hacer experimentar un problema espiritual, una sensacion de desvinculacion con Dios, y eso realmente constituye un gran problema emocional.

Si ya no estas seguro de qué sientes te ayudare a entrar en armonia con tu conciencia emocional y al mismo tiempo a mejorar tus facultades intuitivas y tu empatia en las relaciones, esto es una tecnica muy sencilla:

Cuando tengas cierta desazon pero no sepas con claridad cuales son tus sentimientos, preguntate: "Si sintieses algo ahora mismo, ¿sería un estado proximo al miedo, a la triste o a la ira?...Es posible que me respondas: "No se como me siento", asi que lo que debes hacer es insistir: "Muy bien, no sé lo que siento.Pero si lo supiera,..........si de pronto tuviese como una revelacion....o si el sentimiento se volviese tan fuerte que resultase evidente,........¿seria un estado proximo al miedo, a la tristeza o a la ira?" Ahora respondete, ...respondeme: "Me siento............................." Has dado el primer paso para reintegrar tus sentimientos en tu cuerpo y en tu vida y alcanzar niveles de autenticidad mas profundos.



Como te he dicho, para aceptar tus emociones antes debes conocerlas. Necesitas saber que sientes en todo momento, pero no siempre tienes por qué expresarlos; eso significa un acto de coraje y honestidad que proporciona una valiosa informacion a los demas y muchas veces puedes guardar silencio por educacion. No obstante, tambien resulta perjudicial y empeora las cosas el hecho de expresarte de manera acusatoria, pero si expresas la verdad de modo respetuoso tienes mas posibilidades de que te escuchen.

Cuando comprendas que los sentimientos son algo natural, te resultara mas facil aceptarlos al igual que aceptas , aunque no te agraden, la llovizna o las nevadas.



Piensa en el modo en que tu vida se ha visto condicionada y regida por tus cambiantes estados emocionales, e imaginate lo libre que te sentiras cuando aceptes tus sentimientos y los de los demas como una parte natural de la vida y, en lugar de intentar arreglar algo que no se ha roto, centres tu atención y tu energia en una actividad constructiva. Es algo que ya has hecho muchas veces en el pasado. Las enseñanzas que adquiriras al aceptar tus sentimientos de manera consciente, clara y deliberada, te liberara para que puedas volar mas alto.

Las Doce Puertas



*Reflexión*




Los sentimientos son como las olas del mar o las nubes del cielo: se encrespan y pasan a su antojo.

No puedes controlar tus sentimientos mediante un acto de intención o voluntad, por tanto no eres responsable de ellos, sólo de tu respuesta frente a ellos.

Acepta por completo tus emociones, respeta tus sentimientos; pero no permitas que controlen tu vida.

Esta mañana le decia a un amigo que me "acusaban" muchas veces de no saber controlar mis emociones y es que soy fuego, agua, tierra, aire,...y respeto mis sentimientos y acepto mis emociones...comprendo que muchas veces soy un torbellino pero.... gracias a Dios he aprendido a controlar sólo mi vida. TäRA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios