jueves, 22 de abril de 2010

EL MAGO QUE HAY EN TI




Todos somos magos. Nada más que algunos lo saben y son concientes de ello, y otros aún no se han descubierto que lo son. La gran diferencia es saber que uno tiene poderes para cambiar la realidad y el mundo que lo rodea. Puedes cambiar tu mundo, no al mundo de los demás intencionalmente, eso sería ingresar al libre albedrío del otro, y tarde o temprano te haría mucho mal. Con tus acciones cambias al mundo, el tuyo y de quienes te rodean. Son tus acciones quienes “transforman” la realidad. Pero veamos a qué se llama magia.

Magia es cambiar, transformar la realidad utilizando las Leyes de la Magia.
¿Y qué es un mago...? aquel que cambia la realidad a su voluntad.

¿Para qué querrías ser mago...? Para cambiar tu realidad de vida. Para transformarla, para mejorarla, para dejar de ser lo que eres y pasar a un estadio mayor y más vital. Tú puedes estar en mejor forma, con mejores pensamientos, realizando mejores acciones que puedan atraerte una nueva manera de vivir.

¿Y a qué se llama un aprendiz de mago...? aquel que estudia, se interesa, practica, se perfecciona hasta ser un mago de verdad. Aquél que se enfrenta a los cambios, los resuelve y avanza. No importa cuántas veces debe practicar una acción hasta que salga bien, el objetivo es ir perfeccionarse lentamente, pero sin pausa. Hay cientos de maneras de aplicar este tipo de magia en la vida cotidiana. Se necesita voluntad, tesón, conocimiento, amor por lo que se hace, respeto por si mismo y por los demás y una gran motivación, sabiendo que el éxito acompañará al trabajo.

Te convertirás en aprendiz cuando resuelvas serlo, antes no podrás. Se necesita un claro convencimiento de que lo serás, para bien tuyo y de quienes te rodeen. Ya sabes que tus acciones influencian en los demás... como también los demás influenciarán en ti. Pero el aprendiz solo se concentrará en cómo el mismo puede llegar ser, antes que parecer.

Se es mago cuando crees que puedes ... y puedes.

Para ser mago se necesita tener un fuerte deseo de serlo, una férrea voluntad, mucha humildad para aprender, no descorazonarse cuando las pruebas no salen, y saber que terminarás lográndolo.

Para serlo hay solo una premisa: prueba una y otra vez, hasta que te salga.


Algunas Leyes de la Magia:

Lo que crees se manifiesta. Todo en lo que tu creas... se manifestará de una u otra manera.

Cambiando tu percepción, cambias la realidad. Cuando logras adquirir mayor conocimiento de alguna cosa en particular, comienzas a cambiar. Cuando cambias tú, comienzas a entender la realidad de otra manera, de esa forma cambias tu percepción de todo lo que ocurre y al instante también estarás cambiando la manera de abordar esa realidad. Por consiguiente si solo ves problemas a tu alrededor, ellos estarán, si ves desafíos, todo será diferente. Donde otros ven inconvenientes, tú ves oportunidades. Donde otros sólo perciben problemas, tu percibes caminos abiertos a recorrer con entusiasmo y creatividad. Tu percepción interna te hace diferente.

El mundo es un reflejo de tus pensamientos... ya que éstos crean tu realidad... Es entonces indispensable que comiences por cambiar tus pensamientos antes que te esfuerces en cambiar la realidad. Son la clase de pensamientos que tienes, quienes te hacen ver oportunidades o problemas. Avanzas, te estacionas, o retrocedes según sean la clase de pensamientos que poseas. Pensamientos negativos, oscuros, densos y pesados solo atraerán tu ruina. Pensamientos luminosos, claros, amorosos, optimista, te llevarán al éxito.

La negatividad que ves afuera no es más que la que llevas por dentro... Si quieres un mundo mejor necesitas purificar tu manera de pensar. Todo lo que eres se manifiesta afuera de ti. En forma clara y sencilla, quizás no sepas bien cómo es el proceso, pero éste se realiza lo mismo lo creas o no. Cambia tu interior y cambiará tu “afuera”. El mayor trabajo siempre lo tienes que hacer tu mismo.

La energía sigue a tu pensamiento. Es una Ley Universal. Allí donde esté tu pensamiento, allí vas detrás tú también. Por eso es tan importante la clase de pensamientos que tienes, ellos son los que “imantarán” a la energía para que luego se manifieste, obteniendo tus objetivos, o tus pesares.

Ten claridad en tu propósito. Necesitas ser específico y saber exactamente lo que quieres. No camines por la vida cambiando una y otra vez tus deseos y objetivos mientras tratas de lograrlos, ya que de esta manera interrumpes la orden de manifestación.

El entusiasmo es la mayoría de las veces, el capital para empezar cualquier actividad. Esto es así. Sin entusiasmo, pasión y disfrute en lo que comenzarás... mejor no lo realices. Cuando te invade una alegría en lo que deseas, es seguro que lo conseguirás. Todo lo que no lleve entusiasmo, es posible que no lo logres. Está atento a tu sentir, para identificar tus emociones.

" SI LO PUEDES SOÑAR, LO PUEDES CONCRETAR". Es uno de los grandes secretos de los magos. Todo lo que sueñes que es posible para tí, aunque al principio no sepas cómo lo obtendrás...lo tendrás.

Estar comprometido. Necesitas responsabilizarte realmente de lo que quieres. Sin comprometerte en el resultado, poco podrás hacer. Tienes que estar responsabilizándote en los objetivos que desees, y hacerte cargo de ellos.

Haz la lista de tus sueños. Escríbelos en un papel en tiempo presente y en primera persona como si ya se hubieran hecho realidad. Con todos los detalles que puedas. Es un buen comienzo para que se materialicen tus sueños.

Confeccionar un plan de lo que podrías ir haciendo cada día para acercarte a ellos.

Empieza por una acción por vez, no importa lo pequeña que sea. No te olvides que un viaje de mil kilómetros comienza con un solo paso.

Realiza declaraciones a diario diciéndote a ti mismo lo que necesitas escuchar. Reconociendo tu capacidad y tus talentos. Repitiendo que tú puedes

Revisa cada día lo que haces y busca enfocarte en lo que quieres.

Reconoce y celebra cada minúsculo avance que tengas en el diario vivir.

Empieza, continúa, sigue, reanuda, porfía, reinicia, machaca, pide, reclama, empéñate, reitera, obstina, reincide, insiste, persigue y PERSEVERA EN TUS SUEÑOS.

Y....Vuelve a empezar

Y....Vuelve a empezar, las veces que sea necesario


Podría sostener que en tu lista no habrá un solo objetivo que no pueda lograrse con:

1. Gran compromiso

2. Mucha energía

3. Acción, acción y mas acción

4. Foco

5. Disciplina

6. Tener presente a tus sueños a cada momento

7. Disfrutar

Horacio Roberto



*Reflexión*

Creer en la magia que hay en cada alma humana, es crear el amor que mueve este mundo. Es iluminar la cueva donde escondimos nuestro mayor tesoro y ....recordar. Es desvelar la morada de la sabiduria primordial.

"Magia es saber que podemos ser felices"
"Magia es abrir la ventana de la posibilidad."
"Magia es creer en nosotros"
"Magia es mostrarle al mundo quienes somos"
"Magia es amar la sombra de nuestras alas"
"Magia es soñar despiertos columpiandonos en la "seriedad circunspecta"
"Magia es atrevernos a amar a otro ser con toda la libertad e intensidad del sentimiento"
"Magia es conseguir que alguien sonria y crea en si mismo de una vez por todas"
"Magia es sanar un corazón herido"
TäRA

COMPARTIMOS UN UNICO ORIGEN Y UN UNICO DESTINO




COMPARTIMOS UN UNICO ORIGEN Y UN UNICO DESTINO

No hace aún mucho tiempo, cuando alguien decía estaba inmerso en el proceso de "despertar a la espiritualidad" tenía que cuidar muy bien sus palabras si no quería ser objeto de las bromas y burlas de cuantos le escucharan. Se veía obligado a disimular ese proceso de reencuentro con su ser esencial bajo términos psicológicos, mejor aceptados por el entorno laboral, social e, incluso, familiar y de amistad.

Las nuevas ideas en Psicología venían de estados Unidos y la costa de California se convirtió en la cuna a donde acudían las mentes más atrevidas del planeta pra formarse y expandir luego desde allí sus experiencias y descubrimientos al resto del mundo. Un mundo que estaba abierto y receptivo pues se sentía encorsetado por los viejos conceptos morales, éticos e, incluso, religiosos que le impedían moverse libremente. Estaba claro que el acceso a la cultura y a los nuevos descubrimientos requería nuevos postulados filosóficos que formaran un nuevo marco de referencia donde la persona pudiera desarrollarse en todas sus facetas físicas, energeticas, psicológicas y emocionales.
Sería así cómo surgiría en nuestra vida ese libro insólito, esa conferencia singular, ese encuentro inesperado, esa crisis afectiva o económica, ese cambio laboral no buscado, esa pérdida de alguien significativo para nosotros, a veces la enfermedad propia o de alguien cercano...Cricunstancias todas que nos obligaron a mirar un poco más allá de las apariencias buscando respuestas diferentes o intentando descubrir nuevos horizontes. Y nos lanzamos hacia delante con el objetivo claro de saciar la necesidad de aprender, de crecer, de afrontar retos y asumir cambios...

Lo primero a lo que nos enfrentamos en tales casos es a un replanteamiento de los esquemas mentales -o patrones de comportamiento- que han regido nuestra vida hasta ese momento y empezamos a trabajar con el ego y a pulir nuestra personalidad en un intento de integrar la sombra con la luz, de cambiar la inconsciencia por consciencia. Un proceso durante el cual es bastante común pasar por alguna terapia psicológica que nos ayude a llevar luz a las zonas más oscuras, a reforzar nuestra volutnad o nuestra autoestima, a desarrollar nuestra capacidad de tomar decisiones....Y cuando pasa el tiempo oímos como los que están más cerca nos dicen: "¡ Hay que ver lo que has cambiado!" Y nosotros, al mirar hacia atrás, no podemos dejar de sentir un cierto sentimiento de orgullo porque reconocemos que es verdad, que en ese camino incierto que un día empredimos hemos conseguido superar algunos límites, afrontar desafíos...y es hermoso reconocer que hemos crecido en la comprensión de nosotros mismos y del mundo en que vivimos.
Entonces uno cree que ha llegado a la meta, que aquella paz interior que buscaba ya la tiene entre las manos, que el equilibrio que ansiaba formará ya parte de su vida como un territorio conquistado, que el orden en que ha colocado las cosas le preservará del caos de alrededor. En suma, en esa ensoñación momentánea nos olvidamos de que la superación de una crisis es el comienzo de otra, de que la vida es sinónimo de cambio, de evolución constante, de que vivir no es salir de la corriente del río y agarrarse con fuerza a la orilla sino seguir por el cauce experimentando en cada accidente del terreno, en cada trozo recorrido, en todo lo que necesitamos para seguir ampliando nuestra consciencia.
Y volvemos a encontrarnos al comienzo de un nuevo renglón de la página de nuestra vida, un renglón al que llegamos, eso sí, con el bagaje de experiencias acumulado hata ese momento y que nos posibilita dar una mejor respuesta a los retos que nos esperan para, cuando lleguemos al final de esa línea, volver a saltar al renglón siguiente y empezar de nuevo.

Pero, ¿qué sucede cuando uno agota todas las posibildiades? ¿Qué ocurre cuando la personalidad o el ego fracasan en su intento por resolver un conflicto? ¿Dónde o a quién recurrir cuando la voluntad -factor fundamental- no es suficiente para producir los cambios?¿ Quién no ha sentido la frustración y la impotencia por no conseguir sus propósitos? ¿No nos da la impresión muchas veces de que no avanzamos y de que repetimos los errores?

Es entonces cuando hay que comprender que el crecimiento personal no termina cuando conseguimos sacar a la luz las partes inconscientes de nuestra personalidad, ni cuando somos capaces de establecer relaciones armónicas con el entorno, ni cuando tenemos claro de dónde provienen nuestras reacciones más instintivas, ni cuando aprendemos tecnicas mentales que nos enseñan a planificar nuestro futuro. Porque llega un momento en que eso no es suficiente y hay que dar un paso más: afrontar nuestra dimension espiritual.
Ya que, aunque creamos que hemos llegado a la meta, en realidad seguimos recorriendo el camino.
El proceso no se ha completado con la limpieza psicológica sino que es entonces cuando hay que encontrar el sentido profundo de lo que hacemos y de por qué lo hacemos. Claro que eso sólo se logra incorporando la dimensión espiritual. Desde esa perspectiva, las metas dejan de ser fundamentales y es el proceso de la vida el que se convierte en el verdadero protagonista.

Cada paso que hemos dado hasta ahora ha sido impulsado por esa energía superior que compartimos en nuestra parte mas esencial con todo el Unvierso y, al igual que nuestro cuerpo físico es hoy el resultado de múltiples adaptaciones al medio, una vez conquistado el territorio del lenguaje, la habilidad de andar erguido y la capacidad de soñar hemos tenido que seguir depurando el intrumento físico, y después el emocional y el mental, para ser capaces un día de reproducir la música que vibra en todas las partículas del Universo manifestado.

Reconocer esa energía espiritual, ese impulso sutil en nosotros, no es crearse dependencia de un Dios exterior, no es reclamar la protección de las iglesias...sino tomar conciencia de que lo espiritual siempre estuvo presente en nuestra vida y de que nuestra mente lo disfrazó de una u otra forma dependiendo de lo que necesitáramos en cada momento. Colocarse en esa octava mayor de vibración es sentir la plenitud de la independencia y reconocer en nosotros la energía del amor, la misma de la que participa cada partícula de este Universo.
Es entonces cuando el sentimiento de entrega tiene una lectura muy diferente y ese sentimiento del que nos hablan los místicos de todos los tiempos, esos estados de extasis de los que gozaron, ese encontrarse frente al "rostro de Dios", ese "diálogo" que establecieron con Él...no son sino formas de explicar un estado del ser que es inefable en sí mismo y que sólo bajándolo de vibración podríamos reconocer como un sentimiento.

Cuando se vive ese chispazo de conciencia espiritual y uno regresa de su viaje interior diciendo "Hágase tu voluntad", cuando se siente la renuncia, la entrega profunda a ese algo superior, simplemente estamos queriendo explicar algo que es inexplicable: sentirse parte y Todo a la vez. Adquirir la conciencia de estar en el proceso pero ser, en ese mismo instante, el origen y el destino.

Maria Pinar


*Reflexión*

"De vez en cuando, fíjate bien en algo que no esté hecho por el ser humano. Una montaña, una estrella, la curva de un río,....De allí vendrá hacia tí la sabiduría y la paciencia y por encima de todo, la seguridad de que no estás sólo en el Universo"

Compartimos todos un único destino como humanidad y lo curioso es que no sepamos lo que estamos creando. Pensamos que todo está mas alla de nuestro control, pero por algún motivo muy sencillo iluminar nuestra sombra consiste en suponer todo lo contrario. Es el mismo juego de los opuestos, de los sentimientos positivos y de los negativos, el ego y el cuerpo se enfrentan y se inicia una "guerra". Secretamente nos resistimos a la conciencia de unidad y nos apartamos de la comprensión de que el Universo es un juego de lo Divino y que tú y todos los seres "sois" la Luz de la Vida.
TäRA

EL MAL ENTRE NOSOTROS




EL MAL ENTRE NOSOTROS

Antes de nuestro nacimiento aquí en la Tierra, se decide ubicarnos en el entorno más apropiado para nuestro crecimiento personal. Emprendemos un viaje que nos proporciona incontables experiencias e incontables elecciones. Aquellos que nacen de la luz y que eligen perderse en el lado oscuro, lo hacen por decisión propia. Independientemente de lo abusiva y terrible que haya sido nuestra educación, indpendientemente de las razones que podamos encontrar para justificar habernos vuelto malas personas, siempre existe una elección: hacer a otros lo que se nos ha hecho a nosotros o aprender lo que significa sufrir y, como resultado, procurar tener una vida mejor.



Tratamos de averiguar, de encontrar razones por las que alguien elegiría el camino oscuro. Queremos pensar que están enfermos, justificar sus terribles acciones calificandolas de locuras para que nos resulte más fácil. Pero yo sé que no es así, aunque desearía no saberlo, y por mucho que pueda estar de acuerdo con la profesión medica de que la locura existe, y por mucho que pueda estar de acuerdo con la Iglesia en que las fuerzas del mal utilizan a aquellos que son demasiado débiles para resistirse, también sé que existen aquellos, nacidos de la luz, de Dios, a quienes las fuerzas del mal pueden poseer y de hecho poseen. También sé que esas mismas fuerzas del mal son capaces de producir y producen almas de la oscuridad y del mal que llegan a esta Tierra, como las demás, para aprender y crecer, pero éstas para aprender a ser más oscuras.



¿Puede alguien malvado ir a la luz? Un alma oscura no desea hacerlo y, es más, teme la luz y se oculta de ella. Su morada se halla entre las sombras.

¿Adónde van las almas oscuras cuando mueres? Cuando morimos, todos nosotros volvemos a casa, regresamos al lugar de nuestra creación.

¿Cómo puede saberse si alguien es un alma oscura? Resulta difícil reconocer un alma oscura hasta que decide mostrarse o es descubierta. No todas las almas oscuras son inteligentes, pero la astucia y la malicia son dos de sus rasgos principales, de modo que son capaces de ocultarse con bastante éxito tras sus múltiples caras. No obstante, la energía buena posee un modo de reconocer a la malvada, y es aquí donde juega un papel importante nuestra naturaleza instintiva. Nuestros sentimientos nos advertirán de cuándo las cosas no funcionan del modo adecuado. Debemos prestar atención a ese instinto y obrar en consecuencia.

¿Aceptará Dios a un alma en el cielo si ésta ha cometido actos de maldad? Hay muchas almas de luz que han obrado u obrarán mal. Sus razones y excusas serán diversas, así como el grado de culpabilidad o remordimiento que sientan. Algunas de estas almas causarán daño premeditadamente, mientras que para otras las acciones serán espontaneas. Llegado el momento todas moriran, y tendrán la opción de entrar en la luz o no. Dios les ofrece esa posibilidad. El no rechaza a nadie, culesquiera que hayan sido sus actos, porque cuando entramos en la luz, estamos pidiendo a Dios que perdone nuestros pecados, tanto los graves como los leves.



La primera vez que me enfrente a un alma oscura ocurrió hace muchos años. Un día que mi marido y yo acudimos a una sala de fiestas con unos amigos por algo relacionado con el negocio de mi esposo. Yo había ido al servicio y no volví enseguida a nuestra mesa; me fui deteniendo para ver bailar a la gente cuando en una de esas paradas lo sentí por primera vez. Fue una especie de tirón en la mente y la fuerte impresión de estar siendo observada.
Me resistí desde el comienzo: todos los instintos me advertían del peligro. Mirando fijamente a la pista de baile, me encontré esforzándome cada vez más para resistir esa extraña sensacion de atraccion en mi cabeza, que iba haciéndose más fuerte y dificil de ignorar. No quería volverme, y cuanto más me resistía, más segura estaba de que alguien me observaba, tratando de algún modo de subyugarme. Pronto comencé a sentir mucho calor; mi cabeza estallaba por la presión y sentí el imulso de echar a correr y buscar mi mesa, de regresar a la seguridad. Como durante toda mi vida he estado familiarizada con las energías extrañas, pensé que sólo se trataba de otro "suceso"; asustada y desorientada, supe que necesitaba mantener el control. Pero de repente me sentí tremendamente abrumada, así que me volví, y allí estaba él, en el otro extremos de la sala.
La energía que desprendía era sobrecogedora y me rodeaba por completo. Sus ojos eran oscuros y penetrantes, y se clavaban con fuerza en los míos. Intenté desesperadamente desviar la mirada, pero me di cuenta de que no podía. Al principio me quedé paralizada, y después me encontré caminando lentamente hacia él. No era capaz de detenerme; él parecía controlar mi mente, y como el hierro con el imán, me sentí arrastrada hacia él.
Su expresión no cambió en ningún momento; sus ojos no se apartaron de los mios ni por un instante. Un paso, luego dos... me dirigía hacia él como una sonámbula, hasta que ¡pam! alguien chocó contra mí; una camarera con una bandeja de vasos vacios. La bandeja y los vasos salieron disparados en todas dirección, la chica se deshizo en disculpas y con todo aquel barrullo se rompió mi estado de trance. Aterrorizada, con el corazón latiéndome con fuerza en el pecho, corrí tan rápido como pude para volver con mi marido y mis amigos, de vuelta a la seguridad.
Pero tenía miedo. Había contemplado el rostro de la oscuridad. Había sentido su poderosa fuerza. Y si no hubiese sido por aquella oportuna intervención, o quizá por un ángel que me vigilaba, no puedo decir si habría sido capaz de resistir. No puedo asegurar que el extraño fuera una semilla del mal, un alma oscura, pero recuerdo perfectamente sus ojos, y aún mejor recuerdo la fuerza de su energía y cómo pareció penetrar en mi mente y dejarme sin voluntad e indefensa. Era una fuerza utilizada para controlar.
No puedo asegurar que se tratase de un alma oscura, pero mi corazón me dice que lo era.



De modo que sí, el mal está entre nosotros, y sí, no deberíamos bajar la guardia ante él. Pero la luz de Dios, la presencia y el poder de nuestros seres queridos del mundo de los espíritus y nuestra fuerza pura del amor siempre, siempre vencerán.

El mal se presenta de múltiples formas y con frecuencia muy atrayentes. Las almas oscuras necesitan víctimas para fortalecer su maldad. Como el camaleón, se convierten en lo que la víctima escogida quiere que sean, asumiendo una personalidad antes de atacar, del mismo modo en que tú podrías enfundarte el vestido perfecto. Y atacarán, una y otra vez, sólo saciadas por un breve período de tiempo. Asi que, ¿qué podemos hacer nosotros?

No podemos detener el mal a menos que creamos en su existencia. Cuando lo hagamos, podremos luchar contra él. Con la ayuda de Dios, podemos luchar y podemos vencer. ¿Y que armas podemos utilizar en esta batalla? El pensamiento y el comportamiento correctos. Las ideas y acciones movidas por el amor. La tolerancia, la comprensión, la paciencia, el cuidado, el coraje, el arrojo, la sinceridad. Todas estas cosas, y el deseo y la intención de hacer siempre el bien; éstas son las armas que nos ayudaran a vencer.

Rosemary Altea


*Reflexión*


Muchos de nosotros hemos sufridos experiencias y no muy agradables en el desafio que supone encontrarse cara a cara con el mal. Esos seres oscuros movidos por la energia del bajo astral, donde el inframundo se abre paso entre las densas tinieblas de la maldad. Pero verdad infinita es, y en el transcurso de los tiempos ya vividos y los que han de vivirse, que hasta la mas pequeña luz de una vela puede iluminar la oscuridad, porque cada llama es una chispa divina de nuestro Padre/Madre Dios.
Deja que el amor de Dios te envuelva, vaciate y llenate de su Luz. El espiritu revestido de la Verdad, unido a tí, hace que nunca te sientas sólo, porque en tí no existe la oscuridad.
El amor ha transformado tú Fuerza Interior en Luz Divina.

"Camina a mi lado porque la noche llega y yo te enseñare a orar, para que el cielo escuche la súplia de tú dulce Alma llena de la mas bella claridad."
TäRA

BUSCA EN CADA ROSTRO AL ANGEL HUMANO





BUSCA EN CADA ROSTRO AL ANGEL HUMANO

Los ángeles son hombres que dejan pasar la luz a través de sí. Donde ellos están, todo está brillante y claro. Los ángeles son hombres llenos de vida, que reaniman lo que ha muerto. Los ángeles son hombres que traen del paraíso una porción de alegría.

Créeme: los ángeles son seres de carne y hueso que, de manera invisible, mantienen en equilibrio al mundo. Tú sientes profundamente dentro de ellos el secreto de una bondad infinita, que quiere atravesar todo hasta llegar a los hombres.

En ellos se nota un amor que quiere abrazarte.



Cuando tienes un problema. No sabes qué hacer. Y, así como a través de una antena invisible, alguien recibe una idea, una especie de orden se acerca a ti o te ayuda y te da una inspiración salvadora, y una palabra consoladora. Entonces dices: "Eres un ángel". Lo dices a un hombre, a una mujer, a un niño, a una niña. Ni el sexo ni la edad importan. Llega algo bueno, algo maravilloso hasta ti. La vida se ilumina y la pena desaparece.

Pero no se puede pedir un ángel. De vez en cuando, llegan totalmente inesperados. De vez en cuando, ya están presentes y uno apenas se da cuenta. Te indican el camino y desaparecen otra vez.

Yo ya encontré a muchos ángeles. De vez en cuando, se detuvieron en plena calle, salieron de la muchedumbre, extendieron la mano, solucionaron un problema para desaparecer otra vez en el bullicio de la calle. En la muchedumbre, sin nombre, sin esperar a que uno se lo agradezca.



Todavía existen ángeles en el mundo. Pero son demasiado pocos y, por eso, todavía reina tanta oscuridad y tanta penuria. El Señor está buscando ángeles entre los hombres de hoy. Pero mucha gente ya no les ve, ya no les escucha. Su antena está dañada o rota. Ya no reciben ni transmiten nada.

¡Ven, eres un ángel! En tu entorno hay hombres suficientes para los cuales tú puedes ser un ángel.




Cuando salgo a la calle no veo hombres de izquierdas ni de derechas. Sólo veo seres humanos.

Si me estrujan durante el tráfico urbano, en el autobús, el metro o el tren, no veo hombres de izquierdas ni de derechas, sino solamente veo seres humanos que tienen prisa.

Si voy al hospital, no veo hombres de izquierdas ni de derechas, sino sólo seres humanos. Hombres enfermos que sufren dolores.

¿Por qué clasificar a los hombres? ¿Por qué ponerles una etiqueta? ¿Por qué pintarles de colores? ¿Por qué clasificar a los hombres en buenos y malos, en amarillos y rojos, de izquierdas y derechas? ¿Por qué?



¡La vida significa vivir con los demás!

Vivir con los demás significa: con ellos tengo que compartir todo. Ellos no deben sufrir daño por mi culpa. Tengo que aceptarles, tengo que reconocerles, tengo que quererles.

Sin los demás, la vida, el amor y la felicidad son una utopía. Cada uno está unido con el otro mediante miles de hilos. Una vida depende de la otra; ninguna puede desarrollarse sin las demás vidas.

Sólo a través de ellas, de las otras vidas, puedo desarrollarme. No sólo las necesito porque significan mucho para mí. También las necesito porque puedo hacer mucho por ellas.

Tengo ojos para descubrir a los demás, oídos para oírlos, pies para ir hacia ellos, manos para extenderlas hacia ellos y un corazón para quererles.

"Hombre, me caes bien", dilo con o sin palabras. Dilo con una sonrisa, con un gesto de reconciliación, con un apretón de manos, con una palabra de reconocimiento, con un abrazo, con un beso, con una estrella en los ojos. Dilo con mil pequeñas amabilidades, cada día, de nuevo: "Hombre, me caes bien".


Mis ojos existen para la luz de los rayos del sol, para el verde de la primavera, para el blanco de la nieve, para el gris de las nubes y el azul del cielo, para las estrellas en la noche y para el milagro increíble de tantas personas maravillosas como hay a mi alrededor.

Mi boca existe para la palabra, para una buena palabra que otra persona ya está esperando. Mis labios existen para un beso, y mis manos para ser tierno y suave, para dar pan y consuelo al pobre. Y existen mis pies para dirigirme al prójimo. Mi corazón existe para el amor, para el calor, para aquellos que viven en la soledad y el frío.

Todo tiene su sentido. Entonces, ¿por qué no soy feliz? ¿Están cerrados mis ojos? Mi boca, ¿tiene un sabor amargo? Mis manos, ¿son cucharas automáticas sin corazón? O, tal vez, ¿mi corazón está seco? ¿O, quizá, no sé que estoy hecho para la alegría?



¿Cómo es posible que algunos hombres miren amargamente al sol mientras otros, durante la lluvia, pueden silbar? ¿Cómo es posible que algunos hombres siempre vean errores y faltas cuando abren los ojos? Es que piensan de manera equivocada sobre el sentido de la vida y de las cosas.


Ellos no necesitan un fantasma sin rostro, sino un amigo al cual puedan confiarse; un Padre al cual puedan elevar el alma.

No necesitan un inerte, muy lejos, en cualquier lugar, sino al incomparable ser vivo, aquí ,muy cerca.

Cada mañana los hombres ven las cosas de manera distinta y, cada mañana, tienen un nuevo corazón.

Phil Bosmans



*Reflexión*


Creados en la Luz de Dios, el ser humano va descubriendose día a día como lo que realmente Es, un Angel Humano. La brillante luz de la creacion resplandece en nuestra alma, porque hemos reconocido el poder del amor que brilla en nuestro interior. Nuestra evolución crea la totalidad del mundo manifestado en un gran abrazo....somos Uno con Otro...Soy Completo. Tomo conciencia, experimento la Paz y camino firmemente...soy tal como Dios me creó. Hoy es un bendito día.
TäRA

LA ORACION VERDADERA




LA ORACION VERDADERA

En todo el mundo la gente reza; reza al estilo de su propio país, de su propio grupo étnico o religión. La gente que no pertenece a ninguna religión concreta ni a ninguna organización también reza, cada uno a su manera. La mayoría de la gente de este mundo reza.

La oración es algo sin lo cual la humanidad no puede vivir, es una necesidad en la vida de los humanos. En un sentido original, la oración es la primera condición fundamental que hace posible que el ser humano viva.


Es la energía esencial que permite cada personificación de la vida humana.



Cuando nos sentimos felices o exultantes de alegría deseamos de forma espontánea y directa expresar nuestra alegría y dar las gracias a alguien o a algo.

Esto es la oración.

O cuando luchamos en los momentos dificiles o en la aflicción nos sentimos inconscientemente llevados por la necesidad de agarrarnos a algo, eso es también la oración.



La oración es la vibracion que despieta y llama a la energía vital original que existe dentro de nosotros.



La oración no es una petición particular para la satisfacción de nuestros deseos, la consecucion de nuestras ambiciones o para evitar circunstancias indeseadas. la oración verdadera es el proceso que nos despierta a nuestra identidad humana como Hijos de Dios.



La oracion es el medio de obtener vida por sí misma. "Vida por sí misma" significa energía vital: la energía pura de nuestro yo verdadero.



Tenemos que sacar la energía vital que fluye ilimitadamente de nuestra fuente, el centro del Universo. Cuando seamos capaces de utilizar libremente esta abundante energía vital, entonces cualquier pena, angustia o enfermedad será ràpidamente aliviada.
No obstante, mucha gente no alcanza la verdad de todo esto. Por mucho que recen son incapaces de conectar con su energía vital verdadera y sus esfuerzos son prácticamente inútiles. La oracion verdadera nos conecta directamente con nuestro yo interior, impulsando su despertar.


Cada uno de nosotros ha nacido de la fuente del Universo, y comparte la sabiduria infinita y la creatividad el Universo. Una vez que entendamos esta verdad, podremos despertar las cualidades desbordantes e ilimitadas que existen dentro de nosotros.



Salud ilimitada, felicidad ilimitada, sabiduria ilimitada: todos ellos se encuentran en nuestra energía vital infinita.


Por tanto, una vez que hayamos alcanzado la esencia de la oración cualquier pena, aflicción o discorida desaparecerá al instante de nuestros corazones.

Es hora de despertar



Las personas que ahora están sufriendo enfermedades, agonizando bajo la desgracia o la angustia o debatiéndose entre la vida y la muerte en medio de guerras y hambre, y aquellos que buscan de verdad la liberación, necesitan rezar de manera que despierte su identidad original como Hijos de Dios. En lugar de dirigir su atención hacia sus duras circunstancias deben hacerlo hacia su naturaleza divina, que han estado pasando por alto hasta ahora y todavía no se ha revelado en la superficie. Necesitan despertar su yo original, completo, sano y resplandeciente.

Que la salud perfecta se manifieste
Que la felicidad pura ocurra
Que todo se llene de prosperidad, armonia plena, paz, alegria y abundancia.

Utiliza palabras como éstas cuando reces. Palabras como éstas expresan la naturaleza de Dios. La salud, la properidad infinita, la armonia plena y la felicidad existen en Dios.
Las oraciones hacia esas cualidades no fallarán.
Tus oraciones alcanzarán el centro, tu yo verdadero, emanando directamente de la fuente infinita del Universo. Y desde ese momentos esas cualidades ilimitadas fluirán hacia tí sin parar.

Creo que hay personas que han perdido la fe en la efectividad de la oración porque, en lugar de obtener los resultados deseados, sus continuas y fervientes oraciones han aumentado su desgracia, sus deastres y enfermedades. Eso es el resultado de rezar continuamente de forma equivocada durante muchos años.

La oración verdadera se centra en la naturaleza infinita de Dios.
La oración verdadera despierta a la gente a la verdad.
La verdad es que los seres humanos somos Hijos de Dios.


Masami Saionji


*Reflexion*



Despertar la energía del Universo con la que fuimos creados implica darnos cuenta de nuestro poder sanador. Se nos ha entregado la llave que abre todas las puertas para poder caminar libremente hacia la paz, la felicidad y alegria de sentir la "Vida por si misma" en nuestro interior. Somos Hijos de Dios, tenemos capacidades extraordinarias que nos permiten abandonarse al fluir de la vida otorgandonos el poder de obrar "milagros" en nosotros mismos. Ama la vida y goza del momento presente.
TäRA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios