jueves, 24 de junio de 2010

MI CONCIENCIA, MI MEJOR AMIGA


Mi conciencia, mi mejor amiga…
Querida conciencia, hoy te escribo para darte gracias y pedirte perdón. Te doy gracias porque siempre me has aconsejado para hacer lo correcto, siempre que iba a hacer algo que no debía, vos me hablabas y gritabas, y hasta te retorcías generándome una molestia en el corazón para que yo no hiciera “eso” que no debía…

Perdón porque durante muchos años cada vez que me tratabas de ayudar yo te callaba, te ataba con lazos de necedad o te encerraba tras muros de orgullo. Pero como sabrás, desde hace un tiempo, conocí a Dios, al aceptar a Jesús en mi corazón. Gracias al amor de Dios Padre y de Jesús mi Salvador, hoy vos amada conciencia mía eres libre de nuevo.

En ese momento comprendí que uno de los primeros regalos que Dios me dio fuiste vos, “mi conciencia”. Ahora que estamos libres del orgullo, de la mentira… puedo disfrutarte y aunque en algunas cosas me cuesta hacerte caso, puedo escucharte con más fuerza que nunca y sé que día a día Dios permite que estés en mí, y le pido a Jesús que te fortalezca con su eterno amor.

Gracias Dios, Gracias Jesús por amarnos tanto y regalarme, entre tantas otras cosas, mi conciencia.



Aproveché un momento de auto reflexión, y me di cuenta de que gracias a Jesús mi conciencia y yo somos libres

Colaboración de Ives Rogelio Baratchart
Etiquetas:


Compartir Twitter Facebook
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios