sábado, 24 de julio de 2010

Sólo una flor puede florecer


Sólo una flor puede florecer




"Cuando un capullo ha permanecido cerrado por algún tiempo, siente como un gran deseo de abrirse, salir al exterior, y danzar alegremente en la fresca brisa del espacio abierto. La fase de capullo es como una prisión. Estar aprisionado crea el deseo de libertad; crea una intensa sed por romper la esclavitud y salir fuera. Podéis decir que es una ley inevitable, que para conocer y disfrutar de libertad, debe pasarse antes por la atadura y la prisión, ya que solo un capullo puede abrirse. Antes de que se abra la flor deberá pasar por el estadio de ser un capullo cerrado. La urgencia por estallar surge desde el capullo.



“De modo similar, la fase cerrada de vuestro corazón, es la conocida como ego. En algún momento antes de abrirse, el capullo puede pensar, 'me gusta mi estado actual. ¡Este mundo es tan hermoso! Si tuviera capacidad para elegir me quedaría como estoy. Aunque dicen que hay un estadio superior de flor abierta, un estadio pleno de belleza y fragancia, con pétalos de hermoso color y exquisito perfume; yo no sé nada de eso. Me siento cómodo y seguro tal como estoy. De hecho, siento temor a cambiar...'



“Sin embargo, antes o después la cárcel termina por crear una urgencia instintiva en nuestro interior, un deseo por experimentar el éxtasis de la libertad. Todo ser humano, consciente o inconscientemente desea ser libre, estar en paz en cualquier circunstancia. Por tanto, en algún momento del proceso va a producirse un estallido.



“Pero al ego solo lo puede romper el dolor del amor. Igual que el brote emerge cuando la corteza de la semilla se rompe, el Ser se desdobla cuando el ego se rompe y desaparece. Cuando se crea una atmósfera propicia, el árbol potencial dentro de la semilla comenzará a sentir el desasosiego de la semilla aprisionada. Desea salir a la luz y ser libre. Es la urgencia intensa del árbol durmiente en el interior lo que hace estallar la corteza de la semilla. Hay dolor en este proceso, pero ese dolor no es nada en comparación con la gloria del árbol brotado. "



“El interior del capullo del ego es oscuro y estrecho. Cuando el capullo se abre y emerge la flor todo se torna hermoso e impregnado de luz gloriosa. Salimos de la oscuridad a la luz radiante, de la prisión a la libertad, de la ignorancia a la verdadera sabiduría. Este mundo diverso se transforma en unidad perfecta. Esta transformación se opera en nuestro interior, no externamente."

Amma

La Estrella del Amor



Todos esperamos un cielo de luz y volcamos la esperanza en un mañana mejor, pero todos deberíamos tener bien presente que el mañana nunca es un día, una hora, un tiempo. El mañana que esperamos es ese que construimos poco a poco con acciones en el hoy. El mañana es la proyección del amor que fue, del amor que clama desde algún rincón de la memoria, como cuando éramos niños y mirábamos todo con renovado fulgor.


Mientras esperamos un mañana mejor debemos recordar que la tierra aquí y ahora merece un trato más digno, por nosotros, por nuestros viejos, por nuestros niños.





Caminemos sintiendo a la tierra bajo nuestros pies y demos gracias por lo que tenemos, dejemos en el ayer lo que se perdió, busquemos en nuestro interior la fuerza necesaria al servicio de la voluntad para mejorar, para aprender a amar y no tanto para pedir que nos amen.





Hagamos de nuestros pasos, huellas donde quepan semillas para que florezca el amor, la verdad y las buenas cosas. Hagamos un jardín en el cielo del alma y regalemos todas las flores que cosechemos en el corazón. Porque es lo único que vale la pena, porque es lo único que se convierte en tesoro en manos de quien lo recibe.

Pintemos un mundo mejor con la paleta de los buenos momentos y ayudemos a sonreír a quien perdió la sonrisa, ayudemos a caminar a quien olvidó su senda, ayudemos a crear a quien se olvidó de vivir, porque todavía hay luz en el mundo, todavía se puede ser feliz en compañía de quienes quieren el bien, porque el bien siempre es abierto, limpio y compartido.





No te quedes en soledad, busca la compañía de aquellas personas que como tú, todavía tienen esperanzas y caminen juntos cantando alguna canción.





La vida todavía nos puede dar la oportunidad para sonreír, empecemos el día sonriéndole a la vida y vivamos una experiencia de amor en cada gesto, en cada momento, en cada silencio, despejemos nuestro interior de nubes oscuras y permitamos que brille en el cielo del alma la estrella del amor.



Miguel Angel Arcel

CAMINO DEL SER


1.Observamos nuestro entorno, nos observamos a nosotros mismos,


vemos como participamos en él.



2.Notamos que actuamos frecuentemente a partir de automatismos

aprendidos, desde la idea de que somos diferentes y de que estamos

separados.



3.Pero sabemos que en el fondo somos uno, idénticos, el mismo ser

jugando al escondite.



4.Desde esa sabiduría sentida, cambiamos nuestra acción, nuestras

palabras.



5.Nos sentimos unidos, religados, nos sabemos jugando al juego de

las apariencias, siendo uno adoptamos diversas máscaras, las

máscaras de los otros.



6.No abandonamos el juego, pero ahora sabemos que es un juego, no

nos identificamos con él, podemos jugar sin miedo a perder.



7.Desde ese presupuesto somos libres y actuamos con creatividad.



8.Este es el camino del corazón, el participar con alegría en el

juego de la vida.



9.La vida es nuestra maestra, nos está enseñando constantemente lo

que necesitamos aprender.



10.Lo que necesitamos aprender es sobre todo situarnos en el centro

de nosotros mismos, en ese centro interior.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios