domingo, 25 de julio de 2010

Tierra Interna, intraterrenos



-Hace más de doce mil años atrás, cuando el continente de Lemuria se hundió bajo las olas del Océano Pacífico, unos 25.000 Lemurianos, algunos de los que escaparon y sobrevivieron, fueron a vivir bajo tierra, bajo el Monte Shasta, en la ciudad que ellos nombraron Telos.








El proyecto de edificar esta ciudad subterránea fue comenzada varios cientos de años antes del hundimiento del continente.



Los Lemurianos y los de Atlántida, supieron con miles de años de anticipación que sus continentes se hallaban condenados y que eventualmente se hundirían, y se prepararon para ello con mucho dolor.



Telos estaba preparada para salvar 200.000 personas pero sólo 25.000 lograron llegar a tiempo a la ciudad subterránea antes que su tierra se hundiera bajo las olas.



En aquel entonces, esta fue una elección muy dolorosa y controvertida que tomaron para salvar sus vidas, salvando la mayor parte de sus antiguos registros y tesoros, para poder seguir evolucionando pacíficamente, sin la tremenda carga negativa de las guerras que estaban destruyendo la superficie del planeta y a su gente.



Luego del hundimiento de Lemuria y de la Atlántida, unos cientos de años más tarde, el golpe al planeta fue tan grande, que la Tierra se sacudió por casi dos mil años.



Durante 300 años, los escombros flotando alrededor del planeta eran tan densos, que disminuyó considerablemente la luz del sol, a tal punto que comenzó a hacer mucho frío en el planeta.



de la comida era más difícil aún. La vida en la tierra se hizo casi intolerable la mayor parte del tiempo, y era tan difícil, que una gran cantidad de gente que aún quedaba sobre la superficie, eventualmente murió.







Durante doscientos años, los terremotos eran constantemente tan violentos, que grandes segmentos de tierra se ablandaron hasta el punto de parecer arcilla, y formaron un mar de barro, que absorbieron grandes ciudades en una sola noche, en todo el planeta.







Las olas eran tan grandes que ingresaban a la tierra hasta una distancia de 1000 millas, destruyendo todo en su camino. Aquellas ciudades que no fueron tomadas por el mar de barro o por las olas gigantes, eventualmente se sacudieron hasta reducirse a escombros por los constantes terremotos ocurridos durante centurias.







Hambruna y enfermedades predominaban por todos los lugares. Sí, hay lugares que sobrevivieron, como Egipto, por ejemplo, porque ellos sabían de las catástrofes que se avecinaban.



Aquellos que fueron bajo tierra, los sobrevivientes de estas catástrofes, pudieron, gradualmente, poco a poco, desarrollar un tipo de vida bajo tierra que resultó mucho mejor y maravillosa que la que llevaban las personas sobre la tierra.



Vinieron a dominar y robar a la gente sobre la tierra que estaban tratando de sobrevivir lo más pacíficamente que pudieran.



Los extraterrestres no fueron los únicos causantes de la negatividad en el planeta. La mayor parte de la gente de la tierra había caído en una negación espiritual muy profunda.



Ellos también peleaban y robaban entre sí. Amor, compasión y una real hermandad habían quedado en el pasado, olvidado por casi toda la población de la tierra.



Desde entonces es que la gente de la Tierra no ha dejado de pelear unos contra otros..



Ha habido épocas de paz y amor, pero nunca duraron demasiado. Siempre hubo quienes se ocuparon de alterar esta situación, poniéndoles fin mediante ataques y destrucciones.



Aún hoy, ante el amanecer de una era dorada permanente en este planeta, hay muchos que aún viven en la conciencia del miedo, violencia, enemigos, controlando a otros, manipulación, guerras, intolerancia, imposición de impuestos, decepción, avaricia, etc.



Uno sólo tiene que leer un periódico o ver las noticias para darse cuenta de lo que estoy mencionando aquí.



Aquellos de los Lemurianos que se dedicaron a su evolución espiritual, y que deseaban mantenerse fieles a su herencia de paz, amor y hermandad, encontraron más sencillo el vivir bajo tierra que sujetos a la maldad que existía en la superficie.



Así de simple es la explicación. No era solo la dureza del clima lo que hacía la vida en la superficie difícil, sino también la dureza con que la propia humanidad se trataba a sí misma.



Estoy segura que debe haber habido un largo período de adaptación para aquellos que fueron a vivir bajo tierra. Uno debe entender que fue más por necesidad que por elección, lo que originalmente forzó a los Lemurianos y a otros habitantes a elegir vivir bajo la tierra.



Al hacerlo así, ellos también se unieron y recibieron ayuda de aquellos seres de la Tierra Interna que habían vivido bajo tierra durante períodos mucho más prolongados, por algunos cientos de años, y que habían dejado la superficie para vivir bajo tierra por razones muy similares en otras eras de la historia de la Tierra.



Luego del hundimiento de los continentes, la gente de la Tierra no aprendió bien sus lecciones, y muchos continuaron su vida de oscuridad, avaricia, control y pelea.



Cuando el continente de la Atlántida se hundió bajo las olas del Atlántico, creo que los disturbios causados al cuerpo de la Tierra fueron aún mayores que los disturbios causados por el hundimiento de Lemuria.



La historia de la “Gran Inundación” de la que habla la Biblia, es realmente una de las fases que conocemos del hundimiento de la Atlántida.



La vida subterránea ofrecía una seguridad mucho mayor, estabilidad y paz, que lo que se vivía en la superficie. Este hecho se mantiene igual hasta el día de hoy. Nosotros, en la superficie, estamos viviendo en la dualidad, y la gente de la Tierra Interna ha evolucionado hasta un punto que nosotros, con nuestra mente humana, apenas podemos concebir.



La población subterránea, en general, ha alcanzado tal grado de desarrollo espiritual que realmente han alcanzado una conciencia de maestros ascendidos, y nuestra forma de vida en la superficie no les atrae para nada. Me aventuro a decir que no quieren tener nada que ver con la forma que nosotros vivimos; para ellos es demasiado primitiva.



Ellos han aprendido la total maestría de la energía en cada aspecto de sus vidas.



Han conquistado la decadencia de la enfermedad y la muerte al conseguir inmortalizar sus cuerpos físicos.



Ellos pueden mantener cuerpos jóvenes por miles y miles de años, sin signo de decaimiento alguno.



Ellos controlan su clima con sus constantes pensamientos armoniosos. Los patrones erráticos del clima en la superficie son creados nada más que por los patrones emocionalmente erráticos de la gente de la superficie.



No me importa lo que digan nuestros científicos, los elementos de la naturaleza, ya sean manifestados por los patrones climáticos, agradables o no, son otra faceta de la Vida que refleja el uso correcto o incorrecto de la energía por parte de la humanidad.



Si queremos controlar el clima a nuestro favor, existe sólo una forma! Como una raza, necesitamos aprender a controlar nuestros pensamientos, nuestras emociones y darle nuestro amor incondicional a cada partícula de vida existente en este planeta.



El día que sepamos cómo mantener nuestros pensamientos y emociones en la onda de Amor, Luz, Alegría y Hermandad, nos aseguraremos un clima perfecto, sin la necesidad de interferencia de nuestros gobiernos.



Hace muchos años que la gente ‘subterránea’ ha entendido este principio.



En las ciudades subterráneas, desde el momento en que todos viven sus vidas sólo de acuerdo a los preceptos de Amor y Hermandad verdadera, ellos disfrutan del clima perfecto todos los días de su vida.



El clima para ellos es una primavera constante, con una temperatura promedio de 70 a 75 grados durante todo el año.



Necesitamos comenzar a percibir que el tipo de clima que tenemos en este planeta, es como un barómetro que contiene los pensamientos y emociones de la conciencia de la masa.



El calor o frío extremos son muy buenos indicadores de los pensamientos y sentimientos en extremo negativos de la humanidad en general.



Cuando toda la humanidad retorne al camino del amor, crearemos el tipo de clima balanceado que queremos.



El clima en este planeta, controlado por los elementos de la naturaleza, no representan nada más que un gran espejo de emociones y de los pensamientos de la gente que vive en ella.



En las ciudades subterráneas, están aquellos que han evolucionado a una conciencia de quinta dimensión y aquellos que lo han hecho a una cuarta dimensión, mientras retienen un cuerpo inmortalizado que es totalmente libre de las limitaciones humanas a las que estamos aún sujetos en la superficie.



Todos ellos viven en una especie de paraíso maravilloso que se han forjado por sí mismos, durante los miles de años que han vivido bajo tierra.



Nuestra forma de vida aquí es totalmente diferente a la de ellos.



Ellos nos consideran aún muy primitivos en nuestras formas de vida, la forma en que estructuramos nuestras sociedades, nuestros gobiernos, nuestro sistema legal, nuestro sistema educacional y nuestros métodos de curación con los sistemas de corte, quemado y envenenamiento, etc.



Si nos comparamos con ellos, nosotros, en la superficie, somos como infantes en pañales o salvajes en la jungla.



Ellos no nos juzgan, y siguen considerándonos sus hermanos y hermanas, pero ciertamente no están interesados en compartir nuestra forma de vida.



Cuando nosotros estemos listos para escucharlos, aceptarlos como nuestros maestros sin matarlos, cuando estemos listos para integrar sus formas de vida, ellos saldrán y nos ayudarán a construir en la superficie, una vida tan maravillosa como ellos la han forjado para si mismos dentro de la tierra.



“El día que ellos emerjan a la superficie traerá nuestra liberación”



Ellos nos enseñarán cómo forjarnos una era dorada de amor, prosperidad para todos, inmortalidad, hermandad sincera que ellos han creado para sí mismos eones atrás en sus paraísos subterráneos.



Pero hasta que no nos movamos a conciencia hacia un lugar de ‘no dañar a nadie’ en todos los reinos de la Tierra, ellos no vendrán.



Dentro de la tierra, la gente subterránea vive en casas que parecen palacios muy lujosos comparados con nuestras casas en la superficie.



La riqueza es ilimitada para todos. No hay más sistema monetario, pero un sistema de permuta muy efectivo. No hay impuestos de ningún tipo, ni Ente Nacional que controle los impuestos, ni sistema bancario, ni sistema de tarjetas de crédito, ni corredores de bienes raíces, ni compañías de hipoteca, ni hospitales, ni médicos, ya que nunca se enferman, ni abogados, no hay miembros de la fuerza policial, no hay sindicatos, no hay prisiones ni instituciones mentales.



No hay hogares de retiro porque nadie envejece, todos pueden mantener una salud perfecta, juventud y vitalidad por miles de años.



Todos reciben uno de esos palacios en el cual vivir cuando alcanzan la madurez o comienzan una familia propia.



Nadie tiene que comprar nunca nada. Pueden conseguir lo que quieren sólo al ir a uno de los varios centros de distribución y pedirlo. La comida se distribuye fresca y saludable diariamente en diferentes centros de distribución, y cada uno toma lo que necesita.



La comida es ‘gratis’, fresca, totalmente orgánica con una gran concentración de vida, proveyendo minerales, vitaminas, enzimas, oxígeno, etc., que mantienen sus cuerpos en tan excelentes condiciones.



Ellos nunca pensarían en contaminar su comida con una interminable lista de químicos tóxicos para mejorar su crecimiento o antes de consumirla, como hacemos nosotros acá en la superficie.



En las ciudades subterráneas, todos trabajan aproximadamente 20 horas por semana, a beneficio de todos.



Ellos son, por mucho, más solidarios en sus proyectos comunitarios y mantienen sus comunidades o ciudades, trabajando en forma pareja. Todo el trabajo es considerado “igual” y “sagrado”.



En la misma medida, nadie tiene que pagar por nada de lo que quiera o necesite. Todo es gratis. Desde el momento que su vida carece totalmente de stress y ellos eligen sus trabajos, cada uno disfruta su trabajo.



Todo el trabajo es hecho con amor y con un alto grado de excelencia. Trabajan en equipos para la mayor cantidad de proyectos y como se sienten en armonía entre ellos mismos, el tiempo de trabajo es considerado como un gran juego y muy satisfactorio. Todos tienen mucho tiempo libre.



En las ciudades subterráneas, la mayoría de los habitantes son vegetarianos. Los Lemurianos, que viven bajo el Monte Shasta, son totalmente vegetarianos. Ninguno come otro ser viviente, ni siquiera a los animales. Todos los animales también son vegetarianos, incluyendo los leones, tigres, panteras, etc.



animal subterráneo, su tierra es pura y bendita. En Telos, ellos necesitan sólo siete hectáreas de tierra para alimentar al millón y medio de Telosianos.



Podría seguir y seguir explicando el porqué la gente que vive en el mundo subterráneo no tienen deseos de hacerlo en la superficie.



Hasta que nuestra conciencia evolucione en una dirección más positiva, o tal vez, hasta que dejemos nuestros ‘pañales’ y comencemos a actuar como seres humanos más maduros y evolucionados, honremos a la Tierra y Sus muchos reinos, hasta que nosotros podamos ser considerados guardianes maduros para nuestra Sagrada Tierra, nuestra plataforma de evolución, y terminemos basureando Su cuerpo, hasta que nosotros dejemos de matarnos unos a otros, y dejemos de asesinar a nuestros animales, seguiremos siendo vistos, no solo por las diferentes civilizaciones subterráneas, sino que también por numerosas otras civilizaciones intergalácticas, como primitivos.



¿Hace falta que diga más? Yo mismo, si pudiera mudarme al mundo subterráneo hoy en día y compartir el tipo de vida que la gente disfruta dentro de la Tierra, lo haría sin dudarlo y sin pesar.



También sé que muchos vendrían conmigo al momento, por lo mucho que anhelamos la paz y la verdadera hermandad.



Despiértense, gente de la superficie de la Tierra. Juntos, unamos nuestras manos para crear para nosotros ese maravilloso paraíso que todos anhelamos desde hace tanto tiempo.



Hoy, abracemos la calidez, amabilidad, amor, compasión, hermandad, perdonándonos el uno al otro, por todos los seres animales del reino y por todos los otros reinos de la Tierra.



Comencemos a hacerlo hoy mismo, y en cada momento de cada día por venir. Creemos un nuevo comienzo y probemos que somos confiables y que estamos listos para ser entrenados físicamente por nuestros hermanos y hermanas del ‘mundo subterráneo’ Unámonos con ellos en espíritu en nuestros rezos diarios, y pronto en nuestros cuerpos, para que, todos juntos, podamos crear una nueva civilización de seres humanos en este planeta.

ÓRDENES, FRATERNIDADES, GRUPOS



ÓRDENES, FRATERNIDADES, GRUPOS




DION FORTUNE







Existen dos Senderos que conducen al Íntimo: la senda del Místico que es el camino de la devoción y de la meditación, ruta solitaria y subjetiva puramente; y la senda del Ocultista, que es el camino del intelecto, de la concentración y de la voluntad educada y disciplinada. En esta última senda se necesita la cooperación de los compañeros de labor y estudio, primeramente para poder intercambiar los conocimientos, y en segundo lugar porque la magia ritual desempeña un papel importante en todo el trabajo, por cuyo motivo, el auxilio o la presencia de otras personas es indispensable en las operaciones mayores.







El místico obtiene su conocimiento gracias a su comunión directa de su Yo superior con las Potencias Superiores. Para él es locura la sabiduría del Ocultista, puesto que su mente no opera de esa manera; pero, por otra parte, para las personas de naturaleza más intelectual y extrovertida el método místico les resulta imposible, hasta que una larga educación y disciplina les ha permitido trascender los planos de la forma. Por lo tanto, debemos reconocer estos dos tipos distintos entre los que buscan el Sendero de la Iniciación y recordar que hay un camino para cada uno.





El Ocultista sigue una huella bien determinada ya, después de haber sido hollada por innumerables pies desde los tiempos más inmemoriales. Tan pronto como ha adquirido cierto grado de desenvolvimiento, las Escuelas de Misterios de su raza abren sus puertas para él, y él encuentra a su vez su camino hacia ellas de acuerdo con un método que describiremos en detalle en un capítulo posterior. El origen de estas Escuelas de Misterios y la fuente de sus conocimientos ya han sido descritos en uno de los capítulos anteriores, y en estas páginas nos tomaremos la tarea de explicar algo de lo concerniente a su estructuración general y a su organización y disciplina. El lector debe recordar, sin embargo, que estas descripciones no deben ser tomadas como si se refirieran a alguna escuela particular, sino que son puras generalidades.







La Ciencia Esotérica empieza donde termina la Ciencia Exotérica. Esta última deriva sus conocimientos de la observación de los fenómenos, mientras que la primera opera mediante métodos intuitivos. Es absolutamente deseable que todo conocimiento sea de la naturaleza exacta que sólo la observación y el experimento puede producir; pero el procedimiento científico ortodoxo es muy lento y entretanto el hombre tiene que vivir su vida y luchar contra el medio circundante, y, por lo tanto, para poder entender y resolver por sí mismo sus problemas, tiene que utilizar todas las facultades de su mente, incluyendo la intuición o mentalidad subconsciente, así como la de aprehensión directa. Los detalles de estos dos métodos de operación mental requerirían una explicación larguísima, que no podemos hacer aquí y que constituye como un capítulo aparte de la psicología esotérica.





Cada Orden conoce los mejores métodos de elevar y desarrollar la conciencia más adecuados a la tierra y a la raza a la que pertenece, y sin semejante guía, todo estudiante de las Ciencias Secretas se encontrará en gravísima desventaja.







Con objeto de que los mapas nos sirvan para algo, sin embargo, es necesario que tengamos los instrumentos de navegación adecuados y que comprendamos perfectamente su empleo, pues de lo contrario uno podría saber muy bien dónde está América, pero ignorar dónde se encuentra uno mismo en relación con ese continente.







Los instrumentos del Ocultista son ciertas facultades muy poco conocidas de la mente, que han sido cuidadosamente desarrolladas y educadas mediante procesos muy precisos y definidos. No podemos decir casi nada en estas páginas de la obra de los Misterios Mayores, que llevan a cabo las diferentes órdenes; pero ya hemos hablado lo suficiente para dejar establecido que poseen una Cosmogonía secreta y que están en posesión de los métodos y sistemas para desarrollar y desenvolver esta conciencia superior.



Antes de poder recibir ese tratamiento y educación, es necesario que la conciencia inferior y todo el carácter del individuo sean completamente purificados y disciplinados, para que las fundaciones sean profundas y seguras y luego no resbalen, cedan o se deslicen, cuando se levante sobre ellas la imponente superestructura del Conocimiento Oculto, gracias al funcionamiento de lamente superior. Si esto no se hace así, el desastre es casi seguro. En realidad se puede afirmar que es seguro del todo. Muchas almas han recibido iniciaciones en vidas anteriores y están en condiciones de recapitular y recordar sus antiguos conocimientos cuando se ponen nuevamente en contacto con los Misterios; pero aun éstas deben borrar sus memorias pasadas y estar plenamente seguras de que las han obtenido en plena conciencia de vigilia, en su totalidad, antes de emprender la peligrosa tarea del desenvolvimiento oculto. Para el alma que llega al sendero por primera vez, esa educación y disciplina preliminar son absolutamente esenciales. Una gran proporción de los desastres que se producen en la práctica del Ocultismo se deben al hecho de haber descuidado esa preparación preliminar, de manera que las fundaciones no eran capaces de soportar la superestructura. Una Escuela Oculta viene a ser algo así como un gimnasio de la mente, y si un estudiante trata de realizar cierta proeza cuando no se encuentra en condiciones o está fatigado, puede ocurrir algún accidente grave y quedar lisiado para toda la vida, mientras que si está bien entrenado y en perfectas condiciones, podrá realizar la misma proeza con absoluta seguridad. Los ejercicios que desarrollan la conciencia superior tienen que estar tan graduados como los destinados a desarrollar el cuerpo, y la ignorancia o los defectos del sistema pueden producir tan malos resultados en la Logia como en el gimnasio. Es una máxima conocida de todos los atletas que nadie puede entrenarse a sí mismo, y esto ocurre también con los ocultistas, como muchos estudiantes animosos han tenido que aprender a su propia costa.





En toda Fraternidad la educación del carácter y las grandes lecciones de la Fraternidad y del servicio desinteresado y altruista tienen que aprenderse a fondo. También es necesario que la mente consciente se prepare para su amalgamiento con la supraconciencia, y con ese objeto tiene que equiparse con la teoría general de la Ciencia Oculta. En los Misterios Menores, el aspirante educa y ejercita su carácter en la misma forma en que un atleta entrena su cuerpo, para fortalecerse y soportar la ordalía de las alturas a cuyo ascenso le habilitarán los Misterios Mayores. También trata de equipar su mente de manera que pueda comprender plenamente las enseñanzas que se le transmitirán cuando entre en los Grandes Misterios.







Muchas de las enseñanzas recibidas en los Misterios Menores ya no son secretas, sino que pueden adquirirse en las publicaciones modernas. Sin embargo, es necesario que se comprendan perfectamente todos sus conceptos antes de que el estudiante esté en condiciones para presentarse como candidato a los Misterios Mayores, en los cuales le será revelado su significado real. Sin embargo, el valor de los Misterios Menores consiste principalmente en la edificación y educación del carácter y en el hecho de que cada miembro de la Fraternidad está siempre bajo la influencia de uno u otro de las Grandes Ordenes. Para que una Fraternidad cualquiera pueda realizar ese trabajo y proporcionar una preparación valiosa, tiene que depender de alguna de las grandes tradiciones iniciáticas, y amenos que un Iniciado de los Misterios Mayores ocupe el Oriente, sus ceremonias carecen de validez.





Finalmente llegamos a la consideración de las funciones de los grupos y sociedades de la Ciencia Sagrada. Esos grupos son innumerables actualmente y pueden representar o bien la puerta abierta, o ser una trampa o un engaño, o quizás cosas mucho peores. Los métodos para distinguir entre lo valioso y la hojarasca, los daremos en detalle en el último capítulo.







Un grupo o sociedad no es más que un círculo de estudios, salvo que su dirigente sea un iniciado en los Misterios, porque todo grupo debe ser algo así como una dependencia de una Fraternidad, en la misma forma en que una Fraternidad es la dependencia de una Orden. Algunos iniciados de los Misterios, que han alcanzado cierto grado, se les permite trabajar más o menos públicamente en el mundo, enseñando los elementos de la Ciencia Oculta a todos los que quieran conocerlos; pero no pueden darse así más que los elementos, por razones que ya hemos explicado. Esos conferencistas o escritores apenas son simples anunciadores que dicen a sus estudiantes: “Si seguís la línea de preparación que os hemos indicado, os calificaréis para el aprendizaje y la educación oculta”.







Esto es también todo lo que pueden hacer las sociedades en sus conferencias públicas, y esto es una tarea absolutamente necesaria y tiene que ser hecha por alguien, y a los iniciados de los Misterios se les exige que durante cierto tiempo realicen este trabajo.

Nunca confiéis en un ocultista que se proclame a sí mismo el jefe de una tradición cualquiera, porque si lo fuera, en primer lugar jamás se lo diría al no iniciado, y en segundo lugar estaría viviendo en una gran reclusión, completamente inaccesible a todos los que no fueran sus subordinados inmediatos. Si una persona es un gran pintor, no necesita informarnos acerca de ese hecho: lo conoceremos por los cuadros que estén en el museo de la nación, y además comprobaremos que evita nuevas presentaciones, porque las nuevas amistades le robarían mucho de su tiempo. Cuanto más eminente es una persona, tanto más difícil es llegar a ella, no a Causa de su orgullo o de su exclusividad, sino porque son tantas las personas que quieren verla que hay que ejercer una selección muy rigurosa entre los que pueden ser admitidos.







Así ocurre también con los ocultistas: los grandes no pueden ser encontrados fácilmente, y los que son accesibles o bien pertenecen a los grados inferiores, o son los guías encargados de conducir a los investigadores a las Escuelas de Misterios donde aquéllos recibieron su educación y su conocimiento. El verdadero ocultista no forma los secretos en su propia cabeza, sino que los recibe como un depósito sacratísimo, de la mayor responsabilidad, y le han sido dados por personas que a su vez los recibieron de sus predecesores. De esta manera, la antorcha del Ocultista va pasando de una generación a otra.







Esta es, pues, la organización de las escuelas ocultas: primero, los grupos que se forman entorno de los iniciados en los Misterios Menores: luego las Fraternidades que dependen de los Misterios Mayores; y, finalmente, los Misterios Mayores mismos y la Orden en sí, donde comienza el trabajo oculto verdadero. El aspirante tiene que subir por esta escala hasta la luz y su progreso no depende de nadie sino de él mismo, porque hasta la Orden misma en la tierra no es más que la Puerta que conduce a lo Invisible. Sólo el Gran Iniciador puede conferir su iniciación, y esa iniciación no se da en la carne o por la carne.





Los Grupos, Fraternidades y Órdenes trabajan con símbolos, y por medio de ellos el aspirante puede mirar como a través de un cristal empañado; pero es su misión ayudarle a desarrollar la supraconciencia, y cuando lo haya logrado entonces verá cara a cara y conocerá por sí mismo lo que haya que conocer.







Además, debemos hacer resaltar el hecho de que el Ocultismo no es más que el medio para lograr un fin, y ese fin es el Sendero de la Unión Divina. Hay algunos que pueden hacer esa jornada directamente, pero otros tienen que hacerla por etapas a través de los planos de la forma, entre los cuales el plano mental no es el menor, y para esos la mente tiene que ser educada, disciplinada, elevada y puesta en condiciones de funcionar bajo nuevas formas que se aproximen más y más a la realidad espiritual. Nunca debe olvidarse que las formas obscurecen la luz, y sólo podemos conocerlas por la sombra que arrojan sobre los planos inferiores.



El aspirante debe utilizar los símbolos del ocultismo para ejercitar y desenvolver su conciencia y debe tratar de abandonarlos por completo tan pronto como la conciencia pura comience a despuntar en él.

ORACION A SANTIAGO APOSTOL, PATRÓN DE ESPAÑA


Tú que fuiste hombre de carácter y ambicioso,

ayúdanos a ser fuertes en la fe y en ambicionar los bienes del cielo

Tú, el primero en derramar la sangre por Cristo,

ayúdanos con más radicalidad, a volcarnos por el Evangelio

Tú, predilecto del Señor,

enséñanos a vivir más unidos a El.

Tu, que valientemente te acercaste hasta España,

empújanos para llevar el mensaje de salvación

a todos los rincones de nuestra patria.

Tú, que en el camino hacia el corazón de los hombres,

encontraste la ayuda prodigiosa de Santa María,

que sea Ella, también, el pilar para fortalecer nuestra fe.

Tú, que te aventuraste a sembrar en el final de la tierra,

haz que no tengamos miedo

para seguir siendo portadores y anunciadores de Cristo.

Tú que dejaste caer la semilla en el surco de nuestra tierra

sé nuestro patrón para desarrollar y dejar

la huella de Jesús en los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

Tú, que en el Campo de las Estrellas de Galicia

sigues brillando con singular fuerza,

ayúdanos a destellar por la fuerza de nuestras palabras

por el testimonio de nuestras obras

y por la grandeza de nuestra fe.

Tú, que bebiste el trago amargo del cáliz del Señor,

levántanos cuando, en el afán evangelizador,

nos asolen las pruebas o pesen las cruces.

Tú, que eres punto final de un camino;

conviértenos en puentes entre Dios y los hombres

en estrellas que iluminen la noche oscura

en senderos que lleven al encuentro con Jesús

en posadas donde los corazones descansen

en horizonte de un mañana mejor

en palabra oportuna frente al desaliento y la desesperanza.

Y, si en los atajos inciertos y traicioneros de la vida,

nos perdemos, confundimos o nos aturdimos

indícanos con tu mano y, ante el Espíritu,

intercede para que volvamos a la amistad con Jesucristo.

Amén
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios