sábado, 30 de octubre de 2010

ABRE TU CORAZÓN A LA CURACIÓN


¿Estás pasando por un reto de salud, querido amigo? No importa cuán serio o sencillo pueda parecer, abre tu corazón a la curación. ¿Un amigo o un ser querido necesitan curación? Abre tu corazón y mantén el pensamiento más elevado de salud —perfección— y espera que la curación se lleve a cabo.

Cuando Jesús sanó a los enfermos, Su fe nunca flaqueó; Él nunca dudó. Por medio de Su fe, Jesús reconoció tres cualidades esenciales en la persona que sanaba. Tomemos en consideración estas cualidades: fe, voluntad y un corazón agradecido, a la luz de las curaciones de Jesús.

Primero, la fe que sana es posible y es un requisito. La mujer quien tocó el borde de su manto fue sanada porque tenía fe. Esta mujer tenía tanta fe que Jesús le dijo: “Ten ánimo, hija; tu fe te ha salvado” (Mt. 9:22). Sin embargo, Jesús demostró que la curación no está limitada a quienes tienen una fe extraordinaria e inmutable.

Jesús dijo a Sus seguidores: “Si tenéis fe como un grano de mostaza… nada os será imposible” (Mt. 17:20). Aún si tienes la cantidad más pequeña de fe en la vida de Dios en ti, puedes ser sanado y puedes ser una bendición de curación para otros.

Toma la fe que tienes ahora, aún cuando sientas que es tan pequeña como una semilla de mostaza y edifica sobre ella. Edifica al reconocer las cosas a tu alrededor que Dios ya ha provisto para ti. Hasta una cantidad de fe equivalente a una semilla de mostaza, en lo profundo de tu corazón sabrá que la curación es posible. Di a ti mismo esto hoy, cada vez que ores y cada vez que la duda y el temor se filtren en tus pensamientos. Mantén esta conciencia en tu corazón: Tengo fe en la vida de Dios en mí para que haga su obra perfecta de curación.

¡Reconoce que esto es verdad! Permítete sentir la vida de Dios en ti y tomar más conciencia de ella cada día.

Haciendo la conexión

Segundo, la voluntad es requerida de quienes vayan a ser sanados. Cuando el hombre en la piscina de Betesda pidió a Jesús que lo bajara a las aguas curativas, Jesús le preguntó: “¿Quieres ser sano?” (Jn. 5:6). Puede parecer extraño hacerle esta pregunta a alguien quien ha estado esperando tanto tiempo por curación. Pero cuando Jesús preguntó, el hombre se dio cuenta repentinamente que quería ser sanado. Él hizo la conexión necesaria con la vida de Dios en él y fue sanado.

Pregúntate ahora “¿quiero ser sanado?” y alguna parte de ti responderá con un “¡Sí!” atronador. Tu curación ha comenzado. A veces puedes decir que sí y sin embargo, no dar los pasos necesarios para propiciar la curación. Por ejemplo, quizás no estás siguiendo ideas prácticas que promueven la curación. La voluntad de sanar quiere decir seguir la guía de Dios.

Dar gracias

Tercero, la acción de gracias es necesaria. Las palabras de Jesús: “Padre, gracias te doy por haberme oído” (Jn. 11:41), demuestra Su énfasis en dar gracias. Jesús dio gracias antes de resucitar a Lázaro de entre los muertos, enseñándonos a dar gracias aún antes de que la curación física se haga evidente.

Una actitud agradecida puede no ser fácil de desarrollar cuando un reto de salud es aparente; sin embargo, la práctica diaria de dar gracias por la vida de Dios en ti te ayudará a alimentar el sentimiento de gratitud. Si sabes, como lo sabía el escritor de Proverbios, que “El corazón alegre es una buena medicina” (Prov. 17:22) y mantienes tu corazón alegre y lleno de alabanza, bendices a tu cuerpo con energía sanadora.

Cuando oras, bien sea por ti mismo o por otra persona, ve la vida de Dios en ti o en la otra persona llevando a cabo su obra sanadora y revitalizadora. Da gracias por toda evidencia de curación y permite que ésta se produzca.

Ten fe. Ten la voluntad. Da gracias. Al utilizar estas tres cualidades, abres tu corazón a la curación. Ten la seguridad de que la curación —la curación perfecta— tiene lugar ahora.

PEGGY PIFER

LOS CINCO BUDAS Y LOS CINCO PRINCIPIOS DE REIKI


Es probable que los cinco principios Reiki tengan conexión con los cinco budas de la meditación: Aksobhya, Ratnasambhava, Amitaba, Amoghasiddhi y Vairocana.

Se dice que hay tres obstáculos que te impiden recorrer la senda espiritual: Son el odio, el miedo y la indecisión.... y ...Creo que los cinco principios Reiki están trazados para ayudar a superar y sanar estos obstáculos.

Un modo de manejar la ira o la preocupación es volverse primero consciente de cualquier tensión o estrés en tu cuerpo cuando te preocupas o te enojas, coloca luego tus manos donde sientas dolor o incomodidad, para que Reiki fluya hacia esa área. Luego repite los cinco principios Reiki para ti mismo hasta que se diluya la respuesta de tu cuerpo a la preocupación o a la ira.




Sólo por hoy, no enojarse



El buda Aksobhya prometió que cuando alcanzase la iluminación nunca más se enojaría de nuevo, de allí que se lo conozca como el Buda Imperturbable. Esto parece indicar que los principios Reiki actúan como las promesas de un buda y si practicamos este principio durante un tiempo suficientemente largo, como el buda Aksobhya, no nos enojaremos sino que permaneceremos imperturbables. Esta práctica debe efectuarse sobre una base diaria. Esbozar planes para hacer algo durante una semana, un mes, un año o más tiempo lleva a menudo a la dilación y el fracaso. “Sólo por hoy” significa hacer algo un día por vez: un método de éxito más viable. Volverse consciente cada día de cuándo te enojas, qué detona tu ira y qué te permite parar de estar enojado puede hacerse tomando nota del modo en que tu cuerpo reacciona ante la ira. Una vez que tomas conciencia de lo que te causa enojo puedes entonces observar qué causa el surgimiento de tu ira en primer lugar. Se dice que la ira destruye todo mérito que hayamos logrado.






Sólo por hoy, no preocuparse


El buda Ratnasambhava, buda de la abundancia, es conocido como el Dador Compasivo y su símbolo es la “joya que cumple los deseos”. Parece representar tanto el dar como el recibir. En Reiki, este principio es a veces colocado en primer término, reflejando la creencia de la señora Takata de que los occidentales están motivados predominantemente por el dinero. La preocupación parece alejar la abundancia de la vida de una persona. Deja de preocuparte y la abundancia retorna. No permitir que la preocupación emerja requiere una gran cantidad de cuidado. 
Honra a tus padres, maestros y mayores




El buda Amitaba, buda de la Luz Infinita, es la personificación de la compasión y esotéricamente representa el Yo Elevado. Actúa como intermediario entre la realidad y la humanidad. Generosamente, Amitaba perdona todo pecado: cualidad de lo más apropiada para este principio que puede ser muy difícil de aceptar por alguna gente y que ha sido cambiado en occidente muy seguido.


Este principio no se refiere apenas a sanar tu relación con tus padres, maestros y mayores, sino también a sanar las actitudes que has desarrollado a causa de tus experiencias con tus padres, maestros y mayores. Las actitudes que tienes hacia tus padres brotarán una y otra vez en tu vida cuando estés con alguien que te los recuerda o que asume una especie de papel paternal en tu vida.






Gana tu vida honradamente



El buda Amoghasiddhi personifica el poner en práctica las cosas que has estudiado y aprendido. Es conocido como el “buda del Acierto Infalible” porque es un símbolo de eficiencia y de aciertos inquebrantables.

Creo que este principio perdió su verdadero significado cuando fue traducido del japonés al inglés. Porque este precepto sustenta la ética laboral cristiana que prevalece en occidente, y porque Mikao Usui trabajaba con los mendigos de Kyoto, mucha gente parece interpretarlo como “trabaja por tus ingresos honestamente”.Pienso que este principio en particular, debería interpretarse como “Gana honradamente tu estar vivo” o “Pon tus estudios sobre la vida en práctica, honradamente”.

Demostrar gratitud a todos los seres vivientes



El buda Vairocana, Gran Sol y esencia espiritual primal, es el Rey girador de la rueda que se sienta en el centro o eje de un círculo o rueda. El sol irradia luz sin ningún tipo de prejuicio y permite que todos los seres vivientes existan en este planeta. El principio nos enseña a hacer lo mismo.

Vairocana contiene las cualidades de los cuatro budas precedentes. Cada uno lleva hacia Vairocana, y Vairocana conduce hacia cada buda. Los cinco principios Reiki actúan de igual modo. Aprende a no enojarte y entonces serás capaz de expresar gratitud a todos los seres vivientes. Aprende a demostrar gratitud a todos los seres vivientes y descubrirás que la ira no puede emerger. Como expresar gratitud a todos los seres vivientes puede ser difícil de hacer inmediatamente, los primeros cuatro principios son pasos diseñados para conducirnos a un punto donde el quinto principio se vuelve fácil de practicar y de concretar.

 




Etapas en el Camino del Reiki


DESCUBRIMIENTO: Esta es la primera etapa. Tanto sea que tomes el Primer Nivel, recibas tu primera sesión o estés en el primer año de tu Maestría, aquello que en principio te acerca a Reiki tiene que ver con la curiosidad, algo externo que te motiva a ponerte en contacto, sin profundizar.




CONVICCIÓN: En la segunda etapa, las dudas empiezan a aclararse con la búsqueda de información en libros y otras fuentes. Es el tiempo de la reacción física. Es cuando tomas las enseñanzas recibidas o las dejas. Este tiempo mejora tu frecuencia vibracional.



TRANSFORMACIÓN EMOCIONAL: Antiguos patrones de pensamiento y creencias se liberan en esta tercera etapa, produciéndose un contacto más espiritual y cercano a las fuentes superiores.



CONSAGRACIÓN: La cuarta etapa es una oportunidad para sanar el miedo, activar el deseo de servir a los demás y definir cuál es tu propia manera de entender el Reiki.



RELACIONES: En esta etapa, aquellos que te rodean ponen a prueba tu firmeza en el camino que elegiste. Se hace notorio algún don preciso que posees.



BUSQUEDA DE LA VERDAD: Aquí, sexta etapa, buscarás en tu propia sabiduría, en vez de basarte en la de los demás, para validar tu tarea como Reikista o Maestro.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios