domingo, 7 de noviembre de 2010

TU LUGAR EN EL MUNDO



TU LUGAR EN EL MUNDO




Nadie en el mundo va a darte tu lugar si tú no lo ocupas primero.

Al que elige con firmeza su papel, nadie le dicta el libreto ni le señala cuando debe entrar o salir; sólo tú eres el director, guionista y protagonista de tu historia.

No importa tanto en realidad si eres un actor secundario en la obra de otros; lo esencial es que seas el actor principal en la tuya, y también el redactor de tu libreto.

Es irrelevante el tiempo asignado a tu papel, siempre será el necesario para tu participación; pero cuida de no equivocarte de escenario: el tuyo es aquél en el que se juega tu suerte.

No la de otro, por apasionantes que puedan parecer los libretos ajenos.

Esto tiene que ver con la elección consciente de tu libertad en todos los niveles, que te llevará siempre a negarte a la aceptación de ese papel que muchos asumen para descansar de sus obligaciones: que es el de víctima.

Indaga profundamente en tu interior cuál es tu si-no, cuáles son tus talentos, cuáles los lenguajes con los que ansías expresarte, y luego actúa.

No te limites a una sola forma de expresión, emprende la aventura de descubrir de cuántos modos puedes llegar a los demás con tu mensaje.

Cada conducta es una forma de manifestación; no te limites al desempeño de un único papel en tu vida.

Cambia, amplía tu experiencia, pruébate en cosas nuevas, ensaya algo distinto en tu casa, en tu trabajo, en tus pasatiempos, en la forma de vincularte con los demás, en el modo de amar a Los que amas.

No permitas que el miedo, los prejuicios, la moda, la rutina o la presión de los demás, aplaquen esa potencia creadora que habita en tu interior.

Exprésate y no te justifiques, no expliques, no argumentes.

Actúa, porque por cada uno que critica en voz alta, existen diez hermanos silenciosos que crecen con tu ejemplo y a quienes tu coraje impulsa a buscar en sí mismos la fuerza que te anima.

Existe una verdad en ti, debe ser revelada y transformada en acción.

Esa verdad se refiere a tu esencia y a las características peculiares que te identifican.



¡ES LA UNICA OPORTUNIDAD


QUE TIENE EL MUNDO


DE CONTAR CON ALGUIEN COMO TU !

¡¡¡ Que equivocados estan....!!!





¡¡¡ Que equivocados estan....!!!






¡Qué equivocados están aquellos que te señalan con el dedo y se deleitan en las acusaciones que te hacen!

¡Qué equivocados están aquellos que te aseguran que ya no

hay solución en tu vida, que no hay más que hacer!

¡Qué equivocados están aquellos que aseguran que nada bueno

hay en ti, que no sirves para nada!

¡Qué equivocados están aquellos que te hacen creer que nada vales!

Siempre habrá personas cercanas a ti que te estarán martillando con esas palabras trilladas, pero ignora esas palabras, pues están cargadas de mentira.

Alguien que te ama, no piensa así de ti.

Quien te ama, te ama incondicionalmente, no te acusa

por lo que eres o dejastes de hacer.

No te desecha como algo que no sirve, al contrario, te asegura

que tú eres un poderoso canal de bendición para muchas personas.



CUANDO ALGUIEN TE DIGA QUE NO VALES,


RECUERDA ESTAS VERDADES:



Ser tan fuerte que nada pueda perturbar tu paz;



Hablar de felicidad y prosperidad a toda persona que conozcas;



Hacer que todos tus amigos sientan que hay algo de valor dentro de ellos;



Mirar el lado bueno de todas las cosas, y hacer que este

optimismo se haga verdadero;



Pensar sólo lo mejor, trabajar para lo mejor y esperar sólo lo mejor;



Sentirte tan entusiasta con el éxito de los demás como con el propio;



Olvidar los errores del pasado y aferrarte a los grandes logros

que ya estás alcanzando y que alcanzarás en el futuro;



Brindarte a cada criatura viviente que halles a tu paso con una sonrisa;



Ocuparte tanto del mejoramiento de ti mismo, que no te

sobre tiempo para criticar a los demás;



PORQUE TÚ ERES:



Demasiado grande para preocuparte;



Demasiado fuerte para temer;



Demasiado noble para encolerizarte;



Demasiado estable para no tolerar la presencia de las dificultades.



SONRÍE SIEMPRE Y NO TE OLVIDES:



El pesimismo conduce a la debilidad;






El optimismo a la fortaleza.

RAICES PROFUNDAS


RAICES PROFUNDAS





Tiempo atrás, yo era vecino de un médico, cuyo "hobby" era plantar árboles en el enorme patio de su casa. A veces observaba, desde mi ventana, su esfuerzo por plantar árboles y más árboles, todos los días.





Lo que más llamaba mi atención, entretanto, era el hecho de que él jamás regaba los brotes que plantaba. Pasé a notar, después de algún tiempo, que sus árboles estaban demorando mucho en crecer.



Cierto día, resolví entonces aproximarme al médico y le pregunté si él no tenía recelo de que las plantas no crecieran, pues percibía que él nunca las regaba. Fue cuando, con un aire orgulloso, él me describió su fantástica teoría.





Me dijo que, si regase sus plantas, las raíces se acomodarían en la superficie y quedarían siempre esperando por el agua fácil, que venía de encima. Como él no las regaba, los árboles demorarían más para crecer, pero sus raíces tenderían a migrar hacia lo más profundo, en busca del agua y de los variados nutrientes encontrados en las capas más inferiores del suelo.





Así, según el, los árboles tendrían raíces profundas y serían más resistentes a las intemperies. Y agrego que él frecuentemente daba unas palmadas en sus árboles, con un diario doblado, y que hacía eso para que se mantuvieran siempre despiertas y atentas. Esa fue la única conversación que hice con mi vecino.





Tiempo después fui a vivir a otro país, y nunca más volví a verlo.



Varios años después, al retornar del exterior, fui a dar una mirada a mi antigua residencia.



Al aproximarme, noté un bosque que no había antes.



¡Mi antiguo vecino, había realizado su sueño!!.



Lo curioso es que aquél era un día de un viento muy fuerte y helado, en que los árboles de la calle estaban arqueados, como si no estuviesen resistiendo al rigor del invierno. Entretanto, al aproximarme al patio del médico, noté cómo estaban sólidos sus árboles: prácticamente no se movían, resistiendo estóicamente aquel fuerte viento.



Qué efecto curioso, pensé...





Las adversidades por las cuales aquellos árboles habían pasado, llevando palmaditas y habiendo sido privados de agua, parecía que los había beneficiado de un modo que el confort y el tratamiento más fácil jamás lo habrían conseguido.



Todas las noches, antes de ir a acostarme, doy siempre una mirada a mis hijos. Observo atentamente sus camas y veo cómo ellos han crecido. Frecuentemente rezo por ellos. En la mayoría de las veces, pido para que sus vidas sean fáciles, para que no sufran las dificultades y agresiones de este mundo...





He pensado, entretanto, que es hora de cambiar mis ruegos.





Ese cambio tiene que ver con el hecho de que es inevitable que los vientos helados y fuertes nos alcancen. Sé que ellos encontrarán innumerables dificultades y que, por tanto, mis deseos de que las dificultades no ocurran, han sido muy ingenuos. Siempre habrá una tempestad en algún momento de nuestras vidas, porque, queramos o no, la vida no es muy fácil.





Al contrario de lo que siempre he hecho, pasaré a rezar para que mis hijos crezcan con raíces profundas, de tal forma que puedan retirar energía de las mejores fuentes, de las más divinas, que se encuentran siempre en los lugares más difíciles.



Procuramos siempre tener facilidades, pero en verdad lo que necesitamos hacer es pedir para desenvolver raíces fuertes y profundas, de tal modo que cuando las tempestades lleguen y los vientos helados soplen, resistamos bravamente, en vez de que seamos subyugados y barridos.



La naturaleza nos enseña muchas cosas si las sabemos ver.

" La espiritualidad es una absoluta y total atención a cada uno de los aspectos de la vida!!!!!"


" La espiritualidad es una absoluta y total atención a cada uno de los aspectos de la vida!!!!!".




Muchas veces confundidos creemos que la vida espiritual pasa por permanecer meditando horas y horas, o leer libros o por recibir mensajes de seres extraterrestres. Sin embargo, la verdadera espiritualidad es aquella que surge fundamentalmente a partir de un profundo y perseverante trabajo en el conocimiento de uno mismo.



De nada sirve poner la mente en que de aquí a poco, aparecerá el "Salvador", si nosotros no somos capaces de salvarnos, de vernos, de comprendernos, de saber el porqué de nuestros pensamientos y actos.



Suele ocurrir que muchas personas aludiendo a una supuesta espiritualidad, viven esperando la aparición de algún redentor o de algún ser que ha de iluminar al planeta, en lugar de fijar la atención en el aspecto fundamental de "uno mismo".



A veces nos sentimos que somos "elegidos", porque llenos de creencias y conceptos, nos da seguridad creer que algún plato volador nos lleve a otro mundo, sin ser capaces a enfrenarnos con nuestra propia realidad : la de saber que somos todos iguales , que adolecemos de los mismos conflictos, que el dolor del hombre es el mismo, pertenezcamos a la clase social que sea, que la falta de libertad es la misma en todos, tal vez existiendo diferentes gradaciones, pero en definitiva es la misma.



Tan grande es el sufrimiento del hombre, tan profundo su pesar y tan fuerte la inseguridad, que dependemos de los demás intentando reafirmarnos en ellos. Necesitamos sentir que somos más que algún otro, por eso buscamos ser "diferentes", desvalorizamos a los que nos rodean desde la supuesta crítica constructiva o simplemente desautorizando, para justamente creer, que tenemos más autoridad. Y todo esto nos cuesta mucho asumirlo y comprenderlo.



Vivimos la ilusión de que podemos ayudar con nuestras palabras, cuando, en realidad no hay mejor manera de ayudar que tomando conciencia de todo aquello que no está en orden en nuestra vida. Es a partir de esa profunda toma de conciencia de lo que no va, como ha de quedar lo que sirve, lo que hace crecer.



Si somos conciente de nuestros miedos, de lo dependiente que somos unos de otros, de la necesidad de ser reconocidos, aceptados, y respetados, será posible tal vez, eliminar tanta necesidad de reafirmación.



Lo que sucede es que negamos la realidad y ponemos la mayor parte de nuestra energía, no en nosotros mismos, sino en lo externo, llámese dinero, trabajo, comida, seres extraterrestres, gurúes, sectas, etc., elementos que sirven para evadirnos y sacarnos del único e importante camino : " el conocimiento de uno mismo".



Si cada día nos conocemos más, si somos capaces de enfrentarnos con nuestro sufrimiento, con nuestras limitaciones, con la realidad ; que no somos elegidos, sino seres comunes como todos los demás, con las mismas falencias y necesidades, si vivimos día a día, instante a instante, con la verdadera entrega y atención, si percibimos la maravillad de la vida en cada detalle, en conversar con nuestros ojos, en la caricia al ser amado, en escuchar el silencio, cocinar nuestra comida, lavar nuestra ropa, y asear nuestra casa, seguramente no necesitaremos de los otros para sentirnos mejores,...funcionaremos con más independencia y libertad, ya que a partir de nuestro propio bienestar generamos el de los otros sin necesidad de que nadie de afuera venga a traérnoslo y seremos conscientes entonces, de que sí,...que la espiritualidad es una absoluta y total atención a cada uno de los aspectos de la vida, desde contemplar la naturaleza, hasta vender algún producto detrás de un mostrador!!!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios