domingo, 19 de diciembre de 2010

Convengamos que la avanzada de la conciencia de la humanidad ... ACEPTA




Convengamos que la avanzada de la conciencia de la humanidad

ACEPTA:



Que el único Bien real es el Bien Común.



Que toda conciencia separatista demora el progreso de todo lo que existe.



Que la separatividad nace de la ignorancia que es la causa de todos los males.



Que existe una necesidad común a todos los hombres y a todas las cosas, la necesidad de progreso.



Que el único progreso es aquel que libera.



Que el único avance perdurable es el de la conciencia.



Que aquel que no avanza retrocede.



Que el trabajo por el Bien Común no persigue reconocimientos ni beneficios personales ni grupales.



No son los hombres los que trascienden y son reconocidos, sino los principios que los inspiran.



Que la disposición para servir es independiente de toda limitación mundana.



Que disponerse a atender la necesidad del mundo viene de cultivar una profunda comprensión por nuestros semejantes y de una inteligente apreciación de lo que puede hacerse.



Que la habilidad y la intrepidez en la acción son requisitos previos, para poder ayudar, curar y servir.



http://aleph.ngsm.org/main.htm

¡Encendamos la Luz del Mundo!



"Llegan y permanecen. Permanecen en medio de formas que giran -unas de rara belleza y otras de horror y desesperación-, no miran aquí o allá , sino que permanecen con sus rostros hacia la luz. Así, a través de sus mentes, fluye la pura luz que disipa las brumas.



"Llegan y descansan. Cesa su tarea externa, haciendo una pausa para realizar un trabajo diferente. En sus corazones hay sosiego. No corren de un lado a otro, sino que constituyen un punto de paz y reposo. Aquello que en la superficie vela y oculta lo real empieza a desaparecer, y desde el corazón en reposo se proyecta un haz de fuerza disipadora, que se mezcla con la luz brillante, entonces las brumas creadas por el hombre desaparecen.


"Llegan y observan. Poseen el ojo de la visión y también el poder de dirigir correctamente la fuerza necesaria. Ven el espejismo del mundo, y al verlo, perciben detrás de él la Verdad, la Belleza y la Realidad. Así, a través del ojo de budi, llega el poder de disipar los velos y los ondulantes espejismos de ese mundo ilusorio.


"Permanecen, descansan y observan. Esa es su vida y tal el servicio que rinden a las almas de los hombres"
 
 
 
(Discipulado de la Nueva Era)

NAVIDAD EN TU INTERIOR


Navidad significa nacimiento, y el símbolo de la Navidad es una estrella, una luz en la obscuridad que sirvió de guía para encontrar al salvador. No veamos más esta estrella fuera de nosotros, sino brillando en nuestro cielo interno y aceptémosla como símbolo de que ha llegado el tiempo del Cristo; el tiempo de reconocer nuestra verdadera identidad. Dentro de cada uno de nosotros existe un Salvador que conoce nuestra totalidad, nuestra esencia. Es una sabiduría innata que, si la utilizamos como una guía, nos conducirá siempre a experiencias de paz, armonía y amor. Es algo muy especial que está en todos y es para todos. Si no sacamos el mayor provecho de ella es sólo porque no la podemos entender y mucho menos aceptar. Esta esencia en nosotros es la que conoce nuestra totalidad o nuestra santidad. Pero como un amigo fiel, no llegará a donde no se ha le ha invitado. Por lo tanto, vamos a comenzar nuestras fiestas navideñas abriéndole la puerta a este invitado tan especial. No temamos abrirle la puerta y recibámosle sin expectativas. El sabrá orientarnos, sin equivocarse y nos traerá regalos que no podremos encontrar en ningún lugar del mundo. Tan pronto recibamos ese invitado tan especial, estaremos listos para preparar la gran fiesta. Pero, ¿cómo va a ser esta fiesta de Navidad? Nuestro amigo no pide nada. No exige sacrificios de ningún tipo. Por lo tanto, en esta Navidad, cerremos las puertas a todo sacrificio estéril, a la culpa, al miedo a la escasez y demos paso a lo único que tiene sentido en nuestras vidas, a ese regalo del cual derivan su existencia todas las cosas: el amor. Para muchas personas, las estampas de la Navidad traen sentimientos de gozo y alegría. Para otras, esta época puede ser difícil, solitaria, aumentando los sentimientos de culpa y depresión. Continuamente leemos artículos sobre cómo disfrutar las fiestas, sin embargo muchos no podemos imaginar cómo salir de ese estado de inmensa soledad en que algunos nos sumergimos. A veces podemos sentirnos atrapados entre lo que queremos hacer y lo que debemos hacer. Nos sentimos culpables porque deseamos quedarnos en casa en vez de salir a visitar familiares por compromiso. También podemos sentirnos perdidos porque no tenemos la familia que quisiéramos tener. Muchos de nosotros, año tras año esperamos que la mágica Navidad nos regale una persona que pueda llenar el vacío del solitario corazón, causando honda desesperación cuando no sucede. Recuerda que no estás solo(a). Que hay muchas personas compartiendo tus mismos sentimientos. Autor Desconocido

Etiquetas:


Compartir Twitter Facebook
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios