viernes, 14 de enero de 2011

¿DÓNDE SE PUEDEN ENCONTRAR LAS BASES PARA VIVIR CON SABIDURÍA?



EN ESTOS MOMENTOS DE TRANSICIÓN,


¿DÓNDE SE PUEDEN ENCONTRAR LAS BASES PARA VIVIR CON SABIDURÍA?

¿QUÉ ES, EN REALIDAD, LA SABIDURÍA Y CÓMO ACTÙA?



La Sabiduría se cierne sobre el universo y al mismo tiempo impregna a todos los seres, hundiéndose profundamente en su existencia. No tiene dueño, ni se la puede encapsular en mente alguna. Penetra donde tiene libertad para expandirse, donde pueda abrir caminos y revelar aspectos límpidos y evolutivos de la naturaleza del cosmos. Por eso, de nada vale tratar de obtenerla de los hombres; ella no pertenece a nadie, aunque, misteriosamente, está en el interior de cada uno.



La belleza del trabajo de la sabiduría es inefable; la armonìa que irradian sus obras no se olvida con el tiempo. La sabiduría actúa en consonancia con la Ley, a fin de permitir que surjan nuevas luces en quienes no se enseñorean de la luminosidad ya existente. Cuando una luz alcanza su cénit, innumerables individuos se sienten atraídos por su brillo; al mismo tiempo, para llegar a la sabiduría es necesario más que simpatía por el Bien; es necesario practicarlo en nombre de una verdad mayor y única. Así, cuando voces antagónicas tratan de superponerse unas a otras, el sabio calla. Allí donde no hay una aspiración transparente a practicar el Bien impera la oscuridad, pero donde es cultivada, se disuelven las incompatibilidades.



Cuando la negación de la verdad única llegue a límites insoportables, surgirá de todas partes un clamor intenso por ella; será entonces cuando en los aspirantes y discípulos debe estar más firme la Fe en la Jerarquía, pues sólo ella es capaz de disipar las brumas esparcidas por los actos ignorantes perpetrados por la humanidad.



En instante alguno los mensajeros de la Jerarquía se ausentan del mundo material. Recorren la Tierra entera, en general son imperceptibles; y, ya sea trabajando anónimamente en medio de los que necesitan un impulso para la vida nueva, o cortando invisiblemente el mar de éteres con sus cuerpos de luz, siempre están presentes.



Fuente: BASES DEL MUNDO ARDIENTE, de Trigueirinho
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios