martes, 25 de enero de 2011

CÓMO LOS MAESTROS CAMINAN A TRAVÉS DE LOS CUERPOS DE LA GENTE



CÓMO LOS MAESTROS CAMINAN A TRAVÉS DE LOS CUERPOS DE LA GENTE




por la amada Maestra Ascendida Armonía.



29 de Julio de 1952



(tomado del libro "Diario del Puente/Madre María")





Me gustaría explicarles la gran importancia, así como también el prestancia física y la actividad propiamente dicha que tiene lugar cuando un individuo invita e invoca a un Ser Ascendido a caminar a través de los cuerpos de la gente a intervalos regulares y con pulsación rítmica. El cuerpo físico del hombre tienen miles de poros que son pequeñas aperturas con forma de octágono, a través de las cuales el cuerpo atrae la sustancia nutritiva del sol, del aire y del agua, y a través de las cuales exuda los venenos del sistema. Una parte magnificada del cuerpo de carne, amplificada en gran medida, mostraría que estos poros son "puertecitas", e iluminaría la conciencia intelectual mediante el hecho de que el cuerpo físico es poroso y no una masa sólida. Cuando un Ser Ascendido es invocado, Él tiene que responder a los decretos enviados adelante por la vida, cuando éstos están de acuerdo con la expansión de un empeño constructivo. Ésta es una Ley irrefutable que cubre toda la vida, y los Maestros Ascendidos no constituyen una excepción a la misma. Los Poderes Divinos y la Inteligencia Divina SIEMPRE responden a cualquier solicitud que resultará en la expansión de la Llama de la Perfección, de un empeño constructivo y de un bien último. Estos Seres Perfeccionados inmediatamente comienzan a pasar a través de los cuerpos de la gente, cargando el pleno poder de Su Presencia Ascendida a través de la sustancia venenosa de los cuerpos internos y físico, en cada uno de tales ciclos rítmicos. Sacan un gran porcentaje de la acumulación humana de los cuerpos a través de los que pasan, y dejan un momentum añadido de Amor y Luz en su lugar. Aquellos de ustedes que hayan visto un panal dentro de la colmena, recordarán que muchas veces un panal estará lleno de cierta cantidad de cera sólida, y que otras partes del panal estarán vacías. Pues bien, esa es la apariencia de la sustancia que ha tapado los poros de los cuerpos de los seres humanos; y a medida que la radiación de los Maestros atraviesa esos cuerpos, destapan y disuelven esa sustancia síquica y astral, al tiempo que aumentan Su presión de Luz, cada vez de acuerdo a la capacidad de la corriente de vida para recibir el alimento beneficioso desde Sus corrientes de energía. Esta pulsación rítmica de los Maestros Ascendidos caminando a través de los cuerpos de la gente de la Tierra constituye una sintonización gradual de la estructura de los cuerpos de los hombres, y una rápida elevación de la conciencia interna y externa de la gente. Es uno de los métodos más poderosamente concentrados y efectivos mediante el cual la corriente de vida individual puede ser purificada, y los cuerpos de los hombres pueden ser conformados a ser instrumentos apropiados, cuando los Dioses puedan utilizarlos en cualquier momento. cuando la suficiente acumulación ha sido eliminada de la corriente de vida mediante la presencia flamígera de los Maestros, los individuos experimentarán la sensación de los Grandes Seres en sus vehículos externos al tiempo que pasan por sus cuerpos, en una aceleración del corazón, de la garganta y de la cabeza, y en el sentimiento generalizado de bienestar en su naturaleza interna.



DECRETO





En el nombre de mi Presencia "YO SOY", le pido al amado Maestro Ascendido (nombre) que camine la Tierra a través de todos mis cuerpos internos, así como también a través de los cuerpos internos de todos los habitantes de la ciudad de ________.



DISUELVE TODA DISCORDIA (x3) incluyendo sus causas y núcleos. Reemplázalas por la Perfección de los Maestros Ascendidos. Te doy gracias por responder a mi llamado.

CICLOS DE LA VIDA



DE 1 A 7 AÑOS


Corresponde a la más tierna infancia, es el periodo en el que se adquieren los principios fundamentales de la educación. Es en el transcurso de este ciclo, que el niño comienza a conocerse a si mismo por medio de los contactos constantes que recibe de su entorno familiar y de su medio ambiente. Aprende a andar, a hablar, a controlar su cuerpo y a adaptarse a sus necesidades físicas, lo que contribuye grandemente a la extensión de su campo de consciencia. Es cuando se hace más sensible a las impresiones psíquicas, ya que su sensibilidad interior no está todavía sujeta a la influencia de la educación escolar basada ante todo en el despertar de las facultades puramente intelectuales.







DE 7 A 14 AÑOS



En este ciclo el niño reacciona con más fuerza ante sus instintos y ante los impulsos de una personalidad que esta despertando. Pero no tiene todavía verdadera consciencia de sus posibilidades físicas, intelectuales o espirituales. Es en el intervalo de este ciclo cuando se establecen las estructuras psicológicas y mentales que desarrollará a continuación. En numerosos países, este periodo corresponde al aprendizaje de las enseñanzas escolares básicas.



DE 14 A 21 AÑOS.



En el tercer ciclo, es cuando se producen los cambios físicos y psicológicos más espectaculares. Marca el paso de la infancia a la adolescencia. El cuerpo se desarrolla cada vez más conforme a lo que será en la edad adulta, y la personalidad del adolescente tiende a afirmarse por elecciones cada vez más determinadas. Es en este período de transición en el que pueden surgir conflictos afectivos con los miembros del núcleo familiar, conflictos que surgen sobre todo debido al hecho de que el adolescente está a la búsqueda de su propia personalidad.



DE 21 A 28 AÑOS.



En este ciclo, tiene lugar una evolución fuertemente basada en la estructura emocional que se ha establecido durante el ciclo precedente. Los fundamentos del carácter quedan prácticamente establecidos y el adolescente hace su entrada en el mundo de los adultos, con todas las responsabilidades que ello supone. A lo largo de este cuarto ciclo, la vida del individuo toma una orientación que exige una responsabilidad total por su parte y una gran aptitud para hacerse cargo de su destino.



DE 28 A 35 AÑOS.



En este ciclo, el individuo llega a su madurez física, mental y emocional. Su potencial de imaginación y de creación está en el más alto nivel. Por ello, es un período muy favorable para poner en práctica los proyectos importantes. Es más, al referirnos a la vida de los Grandes Maestros del pasado, podemos darnos cuenta de que es en el transcurso de este ciclo cuando la mayoría de ellos han alcanzado "la Iluminación Cósmica" o han empezado a cumplir su misión entre los hombres.



DE 35 A 42 AÑOS.



En este ciclo, se produce frecuentemente una revisión de las elecciones decisivas que fueron tomadas en los años precedentes. El individuo se interroga sobre su pasado y toma consciencia de la relatividad de la vida terrenal. Los proyectos que se refieren únicamente a su bienestar cotidiano ya no le satisfacen, ya que aspira a descubrir nuevos valores. Cuando aún no se ha alcanzado, es a lo largo de este ciclo cuando muchas personas se interrogan más profundamente sobre la dimensión espiritual de la existencia humana.



DE 42 A 49 AÑOS.



En este ciclo asistimos a una disminución gradual de los procesos regeneradores del cuerpo físico. El deseo y la necesidad de descansar empiezan a hacerse sentir. El individuo aspira a quedarse más tiempo tranquilo y experimenta a menudo un nuevo interés por el estudio de un tema desconocido. Este ciclo está generalmente marcado por una atracción inesperada hacia las ideas filosóficas y los grandes hechos de la sociedad.



DE 49 A 56 AÑOS.



A lo largo de estos siete años, la actividad mental del ser sustituye definitivamente su actividad física. Esta disminución de la vitalidad orgánica es compensada por un crecimiento de la vida interior. Es generalmente durante este período, cuando el individuo elige la orientación que va a dar a los años que le quedan por vivir. En otros términos, reflexiona sobre lo que hará en la vejez.



DE 56 A 63 AÑOS.



Es proceso iniciado en el ciclo precedente, continúa de forma más acentuada en este ciclo, el potencial de las fuerzas regeneradoras del cuerpo continúa debilitándose, pero este debilitamiento físico no se traduce necesariamente a una mala salud. Por otra parte, su sensibilidad a las impresiones psíquicas no cesa de desarrollarse, alentándole a dedicarse con más intensidad a la espiritualidad.







DE 63 A 70 AÑOS.



En este ciclo, ve concretarse las elecciones hechas en los dos períodos anteriores. Este ciclo presenta grandes similitudes con el primer ciclo de la existencia terrena. Predomina la actividad espiritual. Si el individuo ha dado una dirección mística a su vida, en este período de siete años, puede tener experiencias interiores que vendrán a concretar sus aspiraciones.



DE 70 A 77 AÑOS.



A partir de este ciclo, cada nuevo período de siete años ve la acentuación del declive corporal hasta su última fase. Paralelamente, el alma se prepara para su transición y aprovecha todas las ocasiones para sensibilizar al individuo de su dimensión espiritual. El problema de la muerte y del más allá se agudiza, ya que se convierte en una realidad que es imposible enfrentar. A partir de esta edad, Pitágoras consideraba que el “hombre ya no forma parte de los vivos”. Naturalmente, esta consideración es alegórica y significa simplemente que el ser empieza a sentirse alejado del mundo material y de sus conciencias.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios