viernes, 4 de febrero de 2011

LA TERNURA.....


No es ternura el fuego de una pasión, sino la suavidad de una caricia.

No es ternura el oleaje que se desborda, sino el beso del cielo con el mar.

No es ternura la montaña que nos sobrecoge, sino la macetica de violetas perfumadas en la ventana.

No es ternura lo grandioso, sino la delicadeza, la insignificancia, el detalle.

No es ternura lo que se da, sino lo que se refleja y se deja traslucir.

No es ternura el sol que calcina, sino la luna que embruja.

No es ternura el fuego que abraza, sino el leño que se consume.

No es ternura lo que sobresale y resalta... sino el escondite... el beso... la insinuación... la luz y la rosa.

La ternura parece por momentos olvidada y tendríamos que revivirla pues es lo que logra que nuestros días, nuestra vida pasen de ser un mero transitar a ser inolvidables...

La ternura está en aquello que parece pequeño pero que se hace grande en el corazón.

El beso sincero, el apretón cálido de manos, el abrazo inesperado, una mirada llena de cariño que nos dice... ¡estoy aquí, puedes contar conmigo, pocas palabras en un papel que dicen todo...

En los niños vemos la ternura todos los días... Nos cautivan con sus expresiones sinceras, con la caricia que llega a nosotros sin tener que hacer ningún reclamo.

En el beso, en el abrazo cortito que no puede envolvernos pero que nos hace sentir ese corazoncito muy cerca de nosotros...

Hemos crecido, somos adultos dejamos muchas cosas olvidadas o de tanto golpearnos quedaron en nuestro interior adormecidas, paralizadas, congeladas...

Intentemos revivirlas...

La ternura no está en lo grande, ni en lo brillante, ni en lo que se destaca, está en lo chiquito, en lo sencillo, en esas pequeñas cosas de todos los días...

La ternura es eso que... vitaliza al viejo... duerme al niño... ¡y desarma al hombre!



Compartir Twitter Facebook

EL SOL ESPIRITUAL


EL SOL ESPIRITUAL


El iniciado debe asumir el sendero del Amor y la Compasión universal como los únicos instrumentos válidos para acceder y permanecer en la Luz divina, la cual es la Fuente del Amor y la Compasión hacia todos los seres. Ese es el sendero elegido por el iniciado para acceder a la Unificación. El sendero mismo es algo destilado de su propia experiencia cuando accede a la visión del reino divino: "He aquí que los Espíritus Divinos, que se manifiestan a través de los Angeles, han marcado un Sendero a través de la continuidad de las Eras y Aeones del tiempo. Es el sacrificio que produce gozo y placer indecibles y que conduce al vacío. (Liber Berachat XV, 2)



Éste es un ejemplo del estado de consciencia del iniciado que se entrega sin reservas a ese sendero de compasión y luz, que como hemos visto son los elementos de la Iluminación y el Gozo Sublime. El iniciado comprende cómo Dios se encuentra en todo cuanto hay, abraza a toda existencia por igual, y proporciona con su presencia, según medida, los dones para la vida y la posibilidad permanente de iluminación.



Se nos muestra aquí la Luz divina manifestada como Sol Espiritual, el Sol de soles. Esta Luz es la que nos eleva al mundo divino, la que nos confiere un Nombre Sagrado con el que residir en el mundo arquetípico.



Decía Saint-Martin que la Luz del Verdadero Sol debe percibirse sin refracción, es decir, sin intermediario deformador, por intuición directa; tal es precisamente el carácter de la iluminación iniciática.



Así como el sol alumbra, da calor a la tierra, y la alimenta para que nazcan y vivan todos los seres, de igual manera el Sol Espiritual irradia su Luz Divina para beneficio de los buscadores. Este Sol Espiritual es la meta del sendero iniciático y se corresponde con lo que muchas religiones llaman Dios. Sin embargo el Sol Espiritual no es ningún Dios externo, o inventado por el hombre, sino que es su propio estado original y puro, su propia naturaleza divina y eterna, que se hará presente en la Iluminación.



En las enseñanzas budistas del Dzogchen hay una similitud cuando se dice que el estado de Presencia (Rigpa) es como el Sol (espiritual) que brilla en la claridad del cielo (totalidad) cuando no hay nubes (oscurecimientos, ignorancia).



El Sol que alumbra la Tierra es un punto entre infinitos puntos en el firmamento, que se desplazan en el continuun del movimiento cósmico. Hay una realidad omniabarcante, una ley general, que es estelar y que se manifiesta en el movimiento de los cuerpos celestes, en la multiplicidad de sus luminarias recorriendo el firmamento. La Serpiente Estelar es el continuum de galaxias que cubre el firmamento. Es asimismo el continuun de movimiento que produce toda vida, así como sus ciclos de nacimiento, crecimiento decadencia y muerte. Es el Gran Ancestro, es el Todo visto como un continuo de existencia, como una onda, éste es el dragón estelar, también llamado dragón de fuego. --Los Taoístas hablan de seguir el sentido del Tao que va y que viene. El Tao es lo misterioso absoluto que mueve todas las cosas y las hace así, tal cual son, es el sentido profundo que hay detrás de la apariencia y en la apariencia, así como en su devenir.



El sol es un punto de concreción de esta energía en la vastedad del firmamento, y también un punto de inflexión entre la vida universal y la vida planetaria, donde se da la existencia humana.



El Sol Espiritual es la Presencia Divina y su Luz es la Luz de la Iluminación. A este respecto dice Chevalier, que la luz primordial se identifica con el Verbo divino, lo cual expresa en cierta forma "la radiación del Sol espiritual que es el verdadero corazón del mundo."



El Sendero hacia Dios ha sido marcado por los dioses desde el comienzo de los tiempos, para que el buscador lo encuentre en la propia vida de la naturaleza. Porque basta el sacrificio del Amor dirigido mágicamente por la Voluntad del iniciado sintonizada con lo divino, para recorrer rápidamente ese sendero que conduce a la Esencia espiritual.



Lo que desde el principio fue dividido por la mente del ego humano, cuando en el recorrer de la experiencia fragmentó la unidad en su percibir del mundo, con la ayuda que proporciona esta Luz divina, se fusiona en una nueva Unidad que nunca dejó de ser en esencia.



Para Boehme la Luz divina aparece en el iniciado tras su purificación por el fuego como deseo, amor y revelación.



El "rocío" es la expresión simbólica de la bendición celestial y no es otra cosa que la Gracia Santificante en el Cristianismo. Angelus Silesio compara al rocío perlado divino con la sangre redentora de Cristo. La luz y el rocío se asocian íntimamente en todas las tradiciones, porque el rocío aparece inmediatamente antes del amanecer y anuncia la luz del día que se acerca.



El Sol es el Ojo de Dios en nuestro sistema solar y en nuestra propia individualidad. Hay un Ojo divino luminoso que ve a través de nuestra consciencia egoica y otro Ojo oscuro que ve dentro de las profundidades de nuestro inconsciente.



En el hombre este Sol se manifiesta físicamente en su cuerpo como la sangre y el corazón y etéricamente como el Chakra o centro secreto del corazón (Anahata). Todos estos aspectos son reflejos del Sol Espiritual que es la fuente de toda revelación, porque es la raíz del propio Logos cósmico, el Sol de soles, con el que el iniciado debe enfrentarse cara a cara para alcanzar la última meta que es la unión con el Absoluto.



La psicología de Jung indica que el Sol es un símbolo de la fuente de la vida y de la definitiva totalidad humana, aunque siempre en relación con la "coniunctio", con su opuesta la Luna. La parte del Sol que fue encerrada dentro del hombre, en las profundidades oscuras de su cuerpo y de su psique, se denomina Sol Negro, que equivale a la "materia prima" alquímica. Esta parte solar debe ascender y unirse con aquella otra luminosa y consciente para poder hablar de transmutación.



Hay una correspondencia entre el Sol y el Oro, por lo que en la Alquimia, cuando se habla de la realidad simbolizada por el Sol, se hace como "el oro preparado para la Obra." Es de gran ayuda para el iniciado trabajar el intercambio de los contrarios dentro de sí mismo para producir el Elixir alquímico que ha de transformarle en Adepto capaz de alcanzar este estado de transcendencia.



En este sentido puede decirse que se produce una unión entre el pasado y el futuro en el presente, ya que la materia prima y el plomo de la obra se refieren al resumen de nuestro pasado y el oro y la piedra de los filósofos se refieren a aquello que debe hacerse presente procedente de los reinos más elevados de la Luz.



Este acto mágico conecta adorador y Dios, tomando realidad un estado de consciencia transcendente y de unión con el Todo, que permite al individuo traspasar la dualidad y vivir desde una perspectiva de integración. Esta manifestación divina en los iniciados es lo que aporta la cualidad de transmutación.



De esta forma se representa aquí el estado de consciencia asumido por el mago que posee la visión espiritual, la cual le capacita para la investigación de todos los sistemas de mundos. Es el Instrumento básico y primordial para toda investigación mágica, porque no puede haber magia ni investigación sin una consciencia que "procese" la información y ésta es la Luz de la Consciencia pura, y por tanto la Fuente de la Revelación Divina. Está relacionado con el Sol interno que ilumina cada rincón de la casa de Dios, la cual purificará con sus rayos.



Se representa aquí pues, el Sol interno en el hombre, ese Foco de Consciencia Divina y Reveladora que a su vez es representativo del Sol de Soles. A través del trabajo interno alquímico, el mago libera ese Sol interno y lo lleva a su mundo original en las esferas celestes, desde donde iluminará al propio mago.



La existencia arquetípica está regida por este Sol de soles, o Sol detrás del Sol, como centro del sistema planetario oculto completo, o sistemas-mundos. Este Sol se hace presente en la consciencia del iniciado, otorgándole su revelación y permitiéndole contemplar el Rostro. Sin embargo esto no se refiere al último nivel posible de experiencia espiritual -- ya que dicho nivel se refiere a la propia chispa divina actualizada en el hombre -- sino a un nivel inmediatamente inferior, donde el Logos comunica su presencia al iniciado y le hace partícipe de su gloria. De esta forma, existe aquí un aspecto mercurial de comunicación, que se recoge simbólicamente por la presencia divina.



En este sentido, nos referimos principalmente aquí al Logos como fuente de revelación, que actúa sobre distintos centros secretos en el iniciado, por cuya activación puede éste alcanzar la Gnosis de su Presencia. Estos centros son el Corazón y el llamado Tercer Ojo. El primero es el asiento de la consciencia divina individual, o átomo-semilla-espiritual en el hombre. El segundo es el campo de visión e intuición que se abre ante la Presencia del Logos, otorgando visión y poder oracular y constituyendo la esfera o campo de revelación, donde los mundos ocultos y mágicos se hacen conocidos. Aquí es donde se encuentran el Grial y el Arca Sagrada.



Para que el ser humano pueda avanzar plenamente en el sendero de su propia realización, necesita recibir la revelación divina que procede de lo interno. Este fenómeno es visión e intuición y de esta forma es Gnosis, ya que por Gnosis nos referimos al Conocimiento directo de lo divino mediante la experiencia interna y no al conocimiento literario o erudito. Esta Revelación procede del Logos Solar, que es la Fuente Divina de Revelación en el centro de toda la especie humana. En la psicología arquetípica este centro está representado por el Yo superior o Sí-Mismo, mientras que el Sol, como esfera externa de consciencia aparente corresponde con el ego. A partir de este centro oculto emana un Mandala que como estereotipo presenta las cuatro direcciones espacio-temporales proyectadas en los cuatro planos de manifestación. Este mandala contiene un alto contenido simbólico, capaz de representar la totalidad de la existencia de forma abstracta, tanto a un nivel macrocósmico, como microcósmico. Es la tarea del iniciado conocer los símbolos e imágenes arquetípicas que de este mandala emanan como de una fuente inagotable de sabiduría y Gnosis, porque sólo de esta forma podrá conocerse a sí mismo.



Los iniciados de este Disco Solar Espiritual forman una cadena que persiste desde los albores de los tiempos hasta la actualidad, pues la experiencia reveladora ha sido básicamente la misma a lo largo de las épocas. De esta forma, representa la más alta iniciación que ha sufrido la especie humana a lo largo de su historia y que permite establecer una antropología esotérica al margen de razas y épocas.



Sin embargo, para que el iniciado pueda acceder a estas "alturas", debe morir de forma iniciática, independientemente del sistema de trabajo que esté empleando, porque si el ego no ha muerto en forma iniciática, no puede aparecer el Sol que está detrás del Sol, esto es, la consciencia divina en toda las cosas.

Somos legión, no cabe duda ¡¡¡¡¡¡¡




El secreto más profundo es que la vida no es un proceso de descubrimiento, sino un proceso de creación.




Lo maravilloso ¡¡¡¡ es, que nunca termina................porque un fin es una limitación, y el propósito de Dios carece de este límite.

Debe llegar un momento en el que experimentes en tí mismo, la gloria más plena, y en ese instante imaginas  una gloria aún mayor.

Cuantos más seamos, más llegaremos a ser, y cuanto más lleguemos a ser, más podremos ser todavía, porque "SOMOS LEGION".

"Soy aquella que creo que soy, pero también aquella que muestro que soy y eso que hago ver que soy.

Soy la que creo que no soy, porque para algunos así soy realmente.

Soy la que los demás dicen que soy porque otros les han dicho que ellos saben con certeza que así soy.

Soy la que no quiero ser, porque así soy cuando dejo de ser la que realmente sé que soy.

Soy la que tengo miedo a ser, pues si no lo fuera no lo temería ser.

Soy la que digo que soy, siendo también la que callo y escondo ser."

Una persona es al mismo tiempo mas cosas de las que podemos llegamos a imaginar. Todos tenemos una mascara que nos vamos poniendo a lo largo del día. Depende sin duda de lo que tenemos delante, de las circunstancias que estamos viviendo o deseamos mostrar. Es curioso, nos pasamos la vida juzgando y aconsejando a los demás "te lo digo por tu bien" ó "por el cariño que siento hacia ti debo decirque que..." son mas que suficiente para introducirnos en la vida ajena cuando por otro lado somos incapaces de enfrentarnos a nosotros mismos, a nuestras inseguridades, a los miedos que nos acosan cada vez que cerramos los ojos. Preferimos negarnos la evidencia y jugar a la videncia con los demas.

Somos legión, no cabe duda ¡¡¡¡¡¡¡

Debemos asumir que estamos sumergidos dentro de estas variaciones de personalidad y esforzarnos por integrarlas unas con otras para así descubrir la autentica. Pero al margen de este "gran esfuerzo" que se ha de realizar tenemos que tener en cuenta que hay mas cosas que influyen en la personas y que marcan su camino.....el "momento en que has nacido" y ...el secreto e invisible, sin cara y sin nombre, que "eres tú mismo".

Toma buena nota de lo que aqui se ha escrito, analizalo desde la tranquilidad, busca significados posibles, porque nadie nos ha enseñado a fluir y ser naturales, pero cuando nos definimos, hay que eliminar toda pista para alcanzar así la trascendencia y abrir una importante puerta que nos mostrará que el verdadero maestro es siempre uno mismo.


Somos legión, no cabe duda ¡¡¡¡¡¡¡


TäRA

EL BOSQUE ENCANTADO



Al salir del pueblo, caminando vi un sendero que lleva al interior de un frondoso bosque.




La verdad es que nadie quiere hablar de él, ni los ancianos del lugar y ni tan siquiera los jóvenes. Tan sólo una mujer se atrevió a contarme una leyenda de lo que allí en un tiempo lejano pasó:



«Una niña muy curiosa al linde del bosque se acercó, se le hizo tarde y en medio de la oscuridad de la noche se perdió.



Lloraba desconsolada cuando… una piedra conmovida le habló: "No te preocupes, yo te cuidaré. Tómame y llévame en tu bolsillo, mi dureza te cuidará". Con ella se introdujo dentro del bosque. Según andaba, sentía que sus huesos crecían y se hacían más fuertes. Apenas vislumbraba un sendero por el que, aun dudando, avanzó.

Unos minutos más tarde…



¡Hola!,-le dijo una flor. ¡Siente mi perfume y llévame en tu interior! Así lo hizo y continuó andando.



Un pequeño ratoncito se le acercó. ¡Llévame contigo! –Le gritó. Ella se agachó acercando sus manos a un desvencijado tronco sobre el que él se posó. ¡Ven conmigo, haremos el camino juntos!



Tras un largo rato de caminar se preguntó: ¿por qué no hay más niños?





De pronto, notó el latido de su corazón. Según pasaban los segundos palpitaba con mayor intensidad. Una sensación muy extraña que surgió en sus pies, que no identificó con nada conocido, fue subiendo hasta su pecho. Sintió miedo; llenaba su interior.

¿Qué me está pasando? -Se preguntó.

Frente a ella, una lucecita surgió de la nada.



Me has llamado y aquí estoy.

La niña, muy sorprendida, siguió escuchando.

Cogiste la piedra, también la flor, viajas con pequeño ratón. Ahora si quieres llévame en tu corazón.



¿Quién eres?



Soy tu creador. Desde antes del principio de los tiempos, habito en ti. Siempre estoy contigo. Hoy te saqué de tu hogar trayéndote a este bosque. Dejándote en soledad para que descubrieras quién eres… una piedra, una flor, un ratón. Eslabones de una cadena sin principio ni fin; con un sólo sentido: jugar.





Se quedó un instante en silencio. Ya sabes quién eres –continuó. Ahora sal del bosque, señalándole una salida. ¡Busca a otras niñas y niños y divertiros!

Si te preguntan de dónde vienes, diles que miren en su interior, ahí estoy yo.



La niña muy contenta emprendió el camino de regreso. Cuando al pueblo llegó no la reconocieron y algo peor, tuvieron miedo... pues hacía cien años que desapareció.»



Sigo sin comprender por qué nadie quiere hablar del bosque.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios