jueves, 3 de marzo de 2011

" LA ORACIÓN QUE OLVIDÉ "


Caminando por las calles de Säo Paulo hace tres semanas,recibí de un amigo :Edinho, un folleto titulado"Instante sagrado".Estaba impreso en cuatro colores y en un papel excelente, y no identificaba ninguna iglesia, ni culto, solo traía una oración en su reverso.

¡Cuál no fue mi sorpresa al ver que quien firmaba esa oración era....Yo! Se había publicado al comienzo del decenio de 1980, en la contracubierta de un libro de poesía.No pensé que fuera a resistir al tiempo ni que pudiese volver a mis manos de forma tan misteriosa, pero cuando la releí, no me avergoncé de lo que había escrito.

Ya que estaba en aquel folleto y como creo en las señales, me ha parecido oportuno reproducirla aquí.Espero estimular a todos los lectores para que escriban su propia oración, en la que pidan para sí mismos y para los demás lo que consideren más importante.De ese modo,insuflamos una vibración positiva a nuestro corazón y contagiará todo lo que nos rodea.

Esta es la oración:

Señor, protege nuestras dudas, porque la Duda es una forma de rezo.Ella es la que nos hace crecer, porque nos obliga a mirar sin miedo las muchas respuestas a una misma pregunta, y, para que eso sea posible,

Señor, protege nuestras decisiones, porque la Decisión es una forma de rezar.Danos valor para ser capaces, después de dudar, de elegir entre un camino y otro. Que nuestro Sí, siempre sea un Sí y nuestro No sea siempre un No, que, una vez elegido el camino, nunca miremos atrás ni dejemos que nuestra alma sea roída por el remordimiento y, para que eso sea posible,

Señor,protege nuestras acciones, porque la Acción es una forma de rezar.Haz que el pan nuestro de cada día sea fruto de lo mejor que llevamos dentro de nosotros mismos, que podamos, mediante el trabajo y la Acción, compartir un poco del amor que recibimos, y, para que eso sea posible,

Señor, protege nuestros sueños, porque el Sueño es una forma de rezar. Haz que, independientemente de nuestra edad o nuestras circunstancias, seamos capaces de mantener encendida en el corazón la llama sagrada de la esperanza y la perseverancia y, para que eso sea posible,

Señor, danos siempre entusiasmo, porque el Entusiasmo es una forma de rezar.Él es el que nos vincula con el Cielo y la Tierra, con los hombres y los niños, y nos dice que el deseo es importante y merece nuestro esfuerzo.Él es el que nos dice que todo es posible, siempre que estemos totalmente comprometidos con lo que hacemos,y,para que esto sea posible,

Señor, prótegenos, porque la Vida es la única forma que tenemos de manifestar Tu milagro.Que la tierra siga transformando la semilla en trigo, que sigamos trasmutando el trigo en pan.Y eso solo es posible, si tenemos Amor:por tanto, nunca nos dejes en soledad.Danos siempre tu compañía y la compañía de los hombres y mujeres que abrigan dudas, actúan,sueñan,se entusiasman y viven como si todos los días estuvieran totalmente dedicados a Tu gloria.



AMÉN.


PAULO COELHO

El arte de bendecir




El arte de bendecir






El Simple Arte de Bendecir Al despertar, bendice tu jornada, porque está ya desbordando una abundancia de bienes que tus bendiciones harán aparecer. Porque bendecir significa reconocer el bien infinito que forma parte integrante de la trama misma del universo.





Ese bien lo único que espera es una señal tuya para poder manifestarse. Al cruzarte con la gente por la calle, el auto, en tu lugar de trabajo, bendice a todos. La paz de tu bendición será la compañera de su camino, y el aura de su discreto perfume será una luz en su itinerario.





Bendice a los que te encuentres, derrama tu bendición sobre su salud, su trabajo, su alegría, su relación con el creador, con ellos mismos y con los demás.





Bendice a todos en todas las formas imaginables, porque esas bendiciones no sólo esparcen las semillas de la curación, sino que algún día brotarán como otras tantas flores de gozo en los espacios áridos de tu propia vida.Bendice tu ciudad, tus gobernantes y a todos como los educadores, enfermeras, barrenderos, sacerdotes y prostitutas.





Cuando alguien te muestre la menor agresividad, cólera o falta de bondad, responde con una bendición silenciosa. Bendice totalmente, sinceramente, gozosamente, porque esas bendiciones son un escudo que los protege de la ignorancia de sus maldades, y cambia de rumbo la flecha que te han disparado.





Bendecir significa desear y querer incondicionalmente, totalmente y sin reserva alguna el bien ilimitado –para los demás y para los acontecimientos de la vida- haciéndolo aflorar de las fuentes mas profundas y más íntimas de tu ser.





Esto significa venerar y considerar con total admiración lo que es siempre un don del Creador, sean cuales fueren las apariencias. Quien sea afectado por tu bendición es un ser privilegiado, consagrado, entero.





Bendecir, significa invocar la protección divina sobre alguien o sobre algo, pensar en él con profundo reconocimiento. Significa también llamar a la felicidad para que venga a él.





Bendecir significa reconocer una belleza omnipresente, oculta a los ojos materiales. Es activar la ley universal de la atracción que, desde el fondo del universo, traerá a vuestra vida exactamente lo que necesitas en el momento presente para crecer, avanzar y llenar tu vida de gozo.





Es imposible bendecir y juzgar al mismo tiempo. Mantén en ti ese deseo de bendecir como una incesante resonancia interior y como una perpetua plegaria silenciosa, porque de este modo serás de esas personas que son artesanos de la paz , y un día descubrirás por todas partes el rostro mismo del Creador del universo.





Y por encima de todo, no te olvides de bendecir a esa persona maravillosa, absolutamente bella en su verdadera naturaleza y tan digna de amor, que eres tú mismo.





Pierre Pradervand

CUANDO...



CUANDO




"Cuando negros nubarrones ensombrecen nuestros días, y nuestras noches aparecen más oscuras que un millón de medianoches; recordemos que existe una poderosa y benévola providencia en el universo capaz de abrir un camino donde no hay camino posible, y de transformar un oscuro ayer en un luminoso mañana."



Martin Luther King

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios