domingo, 8 de mayo de 2011

El arbol en flor (Ser como un àrbol)



La estaciòn cambia imperceptiblemente. La luz del amanecer es pàlida.


Las nubes van a la deriva en el horizonte. A lo lejos nada se mueve.

es un amanecer tranquilo.



El árbol permanece inmovil, pero está cambiando. El aire de la mañana

es cálido, la hierba está húmeda. Las diminutas criaturas de la tierra

se mueven en el suelo.



Las crecidas raìces del árbol se extienden en la tierra, llenas de incontables

cambios en su mundo oscuro y humedo. sus finos filamentos absorven

el rocío que brilla en el suelo.



La tierra asciende a través del árbol. En el itnerior de su poderoso tronco,

la vida se estremece y despierta, inmenso y solitario, el árbol está dando a luz.

Se abren nuevos brotes en el aire. Emergen hojas rizadas en miniatura,

el producto de los meses tranquilos y solitarios del invierno.



El árbol está profundamente sumido en el crecimiento. Su corteza está tensa.

Innumerables células están dando a luz.



Los vientos de la mañana soplan a través del árbol que crece. En cada rama,

los capullos y flores tiemblan bajo la brisa. A cada rayo de sol aparecen

nuevas hojas. Los poros abiertos de las hojas respiran y llenan sus venas.

El árbol está envuelto por el silencio como una cascada.

Permanece paralizado, inmóvil entre el potente tirón de todos los filamentos

de sus raíces y los pétalos fragantes y evanescentes de sus ramas.







Del libro "Chi kung - El camino de la energía"

Buenos dias,,loly


EL SENDERO DEL MAGO



Deepak Chopra
‘¿Quien soy yo?’ es la única pregunta que vale la pena hacerse y la única que nunca se
responde. Nuestro destino es representar una infinidad de papeles, pero esos papeles no somos
nosotros mismos. El espíritu no tiene lugar, pero deja tras de sí una huella a la cual llamamos cuerpo.
Un mago no se considera a sí mismo un suceso local que sueña un mundo más grande. Un
mago es un mundo que sueña sucesos locales.
Merlín desapareció del mundo de Arturo durante muchos años; sin embargo, un buen día reapareció
y salió del bosque en dirección a Camelot. Dichoso de ver a su maestro, el rey Arturo ordenó un
gran banquete en su honor, pero Merlín se mostró perplejo y miró a su antiguo pupilo
como si nunca lo hubiera visto.
“Tal vez podría asistir, si eres la persona que creo que eres”, dijo Merlín. “Pero, dime la
verdad, ¿quién eres?”. Arturo quedó desconcertado, pero antes de que pudiera protestar, Merlín
se dirigió a la corte reunida y dijo en voz alta: “Le doy esta bolsa de polvo de oro al que
pueda decirme quién es esta persona”. E inmediatamente apareció en su mano una bolsa
repleta de oro en polvo. Aturdidos y mortificados, ninguno de los caballeros de la Mesa Redonda
se adelantó. Entonces un joven paje se aventuró a decir: “Todos sabemos que él es el rey”.
Merlín sacudió la cabeza y expulsó bruscamente al joven de la sala.
“¿Ninguno de ustedes sabe quién es él?”, repitió.
“Es Arturo”, gritó otra voz. “Hasta un idiota sabe eso”. Merlín identificó el sitio de donde venía
la voz — del rincón donde estaba una anciana sirvienta — y también le ordenó que abandonara
el recinto. Toda la corte zumbaba de confusión, pero el reto del mago no tardó en convertirse en juego.
Comenzaron a oírse varias respuestas: el hijo de Uther Pendragon, el gobernante de Camelot,
el soberano de Inglaterra. Merlín no aceptó ninguna de ellas, como tampoco algunas más
ingeniosas como hijo de Adán, flor de Albión, un hombre entre los hombres, y así sucesivamente.
Finalmente le llegó el turno a la reina Guinevere. “Es mi amado esposo”, murmuró. Merlín
solamente sacudió la cabeza. Uno por uno, todos abandonaron el gran salón hasta que quedaron
solos el mago y el rey “Merlín, nos has puesto a todos en una situación embarazosa’, admitió
Arturo. “Pero estoy seguro de saber quién soy. Por lo tanto, mi respuesta es ésta: Soy tu
viejo amigo y discípulo”. Tras vacilar unos segundos, Merlín desechó también esta última
respuesta, y al rey no le quedó otra alternativa que salir. Sin embargo, movido por la curiosidad,
se dirigió hacia una puerta abierta desde donde podía ver el gran salón. Para su asombro,
vio cómo Merlín iba hacia una ventana y lanzaba el oro al aire.
- “¿Por qué hiciste eso?”, gritó sin poder reprimirse.
Merlín alzó la vista. – “Tuve que hacerlo”, replicó.
- “El viento me dijo quién eres”.
- “¿El viento? Pero si no dijo nada”.
- “Precisamente”.
Los magos y los de su especie con frecuencia han preferido no tener nombre ni
pertenecer a sitio alguno. No es de su agrado permanecer en un solo lugar, donde podrían
llegar a acostumbrarse demasiado a los mortales. “Quien quiera que me llama por mi nombre es
un extraño”, decía Merlín. “El hecho de que reconozcas mi rostro no significa que me conozcas”.
Los magos se consideran ciudadanos del cosmos. Por lo tanto, el sitio exacto donde se
les pueda encontrar es irrelevante.
En la vida mortal, lo que nos limita en primero y último lugar son los
nombres, los rótulos y las definiciones.
Tener un nombre es útil – nos permite saber cuál es el certificado de nacimiento que nos
pertenece – pero no tarda en convertirse en una limitación. El nombre es un rótulo. Define
un lugar y una hora de nacimiento, en una determinada familia. Al cabo de unos años, el
nombre define que vayamos a una determinada escuela y que después sigamos una
determinada profesión. Cuando llegamos a los treinta años, nuestra identidad está
encerrada en un cajón de palabras. Las paredes del cajón podrían estar hechas de lo siguiente:
“Abogado tributario católico, educado en equis universidad, casado, padre de tres hijos y
con una hipoteca”. Aunque es probable que esos hechos sean exactos, son engañosos.
Atrapan a un espíritu incondicionado dentro de unas condiciones.
Muchas de esas limitaciones parecen pertenecernos a nosotros, cuando en realidad se
refieren únicamente a nuestro cuerpo – y todos somos mucho más que un cuerpo. El mago
tiene una relación peculiar con su cuerpo. Lo ve como un haz de consciencia que adopta
una forma en el mundo, de la misma manera como las piedras, los árboles, las montañas,
las palabras, los deseos y los sueños fluyen y adoptan una forma. El hecho de que un
deseo o un sueño no tenga sustancia mientras que el cuerpo es sólido, no perturba al mago.
Los magos no tienen el prejuicio común que nos lleva a pensar que ‘sólido” es sinónimo de “realidad”.
El mago no se ve a si mismo como un suceso local que sueña con un mundo más grande.
El mago es un mundo que sueña con sucesos locales. No hay fronteras que lo limiten.
Los mortales no podrían vivir sin fronteras. Sus cuerpos definen el lugar donde se
encuentran – sin cuerpo no podrían ni siquiera saber cuál es su hogar, puesto
que el hogar es el sitio a donde va el cuerpo para refugiarse y descansar.
Sin embargo, Merlín no se consideraba un ser sin hogar. Decía: “Este cuerpo es como
un nido al cual llegan mis pensamientos, pero entran y salen tan rápidamente que bien
podría decirse que viven en el aire”. Suponemos que nuestros pensamientos van y vienen
dentro de nuestra mente pero, nuevamente, no podemos demostrarlo. ¿Quién ha visto un
pensamiento antes de que aflore? ¿Quién sigue un pensamiento hasta el sitio a donde va después?
Merlín no comprendía por qué los mortales deseaban aferrarse a sus cuerpos. “Está bien
decir que esta envoltura de carne y hueso soy â˜yoââ™, decía, “pero sólo si esa colina, esa
pradera y ese castillo también son â˜yoâ™â€. A los ojos de Merlín, el cuerpo mortal no era mejor
que un perchero para colgar las creencias, los temores, los prejuicios y los sueños. Si
se cuelgan demasiados abrigos en un perchero, éste desaparece de vista. Eso es lo
que los mortales han hecho con sus cuerpos, decía Merlín. Es imposible ver la verdad
del cuerpo humano – que es un río de consciencia que corre a través del tiempo -,
debido al exceso de peso del pasado que se ha acumulado sobre él.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios