miércoles, 25 de mayo de 2011

Fe, buenos dias,Loly


FE...


A veces lo que vemos nos confunde... y lo que no alcanzamos a observar nos da
miedo...

Y hay momentos en los que aquello que oímos nos previene, y el silencio nos
angustia...

Puede suceder que en todo eso, lo que decimos se contradice y lo que callamos
expresa evasión ante lo que debemos arriesgarnos y comprometernos...

También, lo que abrazamos puede ser efímero y aquello que soñamos y anhelamos
tocar lo vemos demasiado lejos...

Es ahí donde la FE es lo único que tenemos y le da sentido a lo que parece sin
sentido...

Se necesita demasiada experiencia de Dios y fortaleza de corazón,

para que en los momentos en que sentimos que las cosas se nos salen de las
manos,nos abandonamos en su Amor y podamos decirle en nuestra oración:

Tu que sabes lo siento, tu que escuchas eso que callo y eso que digo... tu que
ves y conoces lo que vivo, aún lo que muestro y oculto...

Tu que prefieres concederme más lo que me conviene, que aquello que necesito...

Tu que estas por sobre todas las cosas y personas de este mundo,

Te digo: Amigazo basta una Palabra, una mirada, un gesto, un pensamiento, un
soplo tuyo,

y será y se hará como lo has querido...

Ayúdame por encima de todo a entender y ser dócil a tu voluntad

y experimentar en Todo lo que vivo, que Nadie me ama más que tu, porque en tu
Amor Creo y Confío...

No tengo que mirar al cielo, TU ESTAS EN TODO LO QUE ME RODEA, SOSTIENES MI
SILLA, LE DAS SENTIDO A MI VIDA...

OBEDIENCIA Y RESPONSABILIDAD


OBEDIENCIA Y RESPONSABILIDAD




La obediencia realiza lo mejor en todas las cosas, de una forma perfecta y acabada. En verdad, la obediencia jamás perturba, ni crea obstáculo a nada. Quien obedece no descuida nada. Jamás se muestra preocupado, y ningún bien le hace falta.



En la obediencia, la fortaleza.



Siempre que el hombre, en la obediencia, deja a su ego y se despoja de sus pertenencias e intereses, Dios necesariamente penetra en él, porque cuando alguien no quiere nada para sí mismo, Dios lo quiere todo para ti.



La perfección no consiste en conocer el orden de Dios, sino en sumergirse en él.



¿Qué puede existir que sea más caro que el cumplimiento de los designios del Altísimo?



Dios prefiere en ti el mínimo grado de obediencia en todos aquellos servicios que piensas prestarle.



Encontraréis vuestra recompensa únicamente en el cumplimiento de la Ley.



Asumiréis la tarea para la cual encarnasteis, y juntos compartiremos la gracia de ser prolongaciones de la Mente única.



Aquél que no sabe obedecer no puede acercarse a la Jerarquía.



Es preciso realmente oír lo que vuestra conciencia interna os dice. Para eso son necesarias la humildad, la obediencia y la disposición a actuar.



¿Estáis escuchando mi llamado? ¿A dónde vais? ¿Me escucháis? ¿A dónde estáis? Aunque no escuchéis de dónde viene ese llamado, sentiréis esa presencia aunque no escuchéis la voz.



En algún punto de camino, el individuo comienza a querer saber qué experiencia la Vida está haciendo en él, y coloca su voluntad al servicio de esa experiencia.



Cuanto más determinados, menos confiemos en nosotros, pues es de Dios que nos ha de venir la confianza.



El Señor nos favorecerá, y como siempre vendrá en nuestra ayuda para no ofenderlo.



Fuente: Libros varios de Trigueirnho
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios