domingo, 24 de julio de 2011

El Alineamiento y la espiritualización del SER







El Alineamiento y la espiritualización del ser. Por los Elohim

Cuál es la relación entre la mente y la vida, como se relacionan los procesos mentales con los procesos espirituales?

La adquisición del potencial de la capacidad de aprender de la experiencia señala el comienzo del funcionamiento del Espíritu. La mente puede aprovecharse de la experiencia, puede aprender de los hábitos reactivos del comportamiento en respuesta a la repetición de los estímulos.

Cada vida que vive la personalidad es representada, al término de la misma, por una figura geométrica, utilizando algunas líneas del cubo y su expresión en un tipo de forma. Las formas de las vidas primitivas son intrincadas, burdas y de contornos indefinidos; las formas construidas por el hombre medianamente evolucionado, de la actual generación, son de contornos definidos y precisos. Pero cuando entra en el sendero del discipulado, la meta consiste en fusionar todas las líneas en una sola, lo cual se realiza gradualmente.



Maestro es aquel que ha fusionado las líneas del quíntuple desenvolvimiento, primero en tres y después en una. La estrella de seis puntas se trasforma en la estrella de cinco puntas; el cubo se trasforma en el triángulo y el triángulo en el Uno; mientras que el Uno se convierte en el punto dentro del círculo de manifestación. Cuando un Maestro desea encontrar a quienes están capaci­tados para recibir instrucción y enseñanza, busca ante todo tres cosas:

La luz en la cabeza.
Investiga las causas engendradas por el aspirante.
Observa su servicio en el mundo.


Cuando la luz en la cabeza está presente, indica:

a. El funcionamiento mayor o menor de la glándula pineal, por ser el asiento del alma y el órgano de la percepción espiritual. En esta glándula tienen lugar los pri­meros cambios fisiológicos incidentales al contacto con el alma, lo cual se logra mediante el trabajo definido de meditación, el control mental y la afluencia de fuerza espiritual.

b. El alineamiento del hombre con su alma en el plano mental, más la subordina­ción de la vida y naturaleza del plano físico a la impresión y el control del alma.

La meta de la evolución del hombre en la tercera dimensión consiste en alinear su triple personalidad con el Yo, hasta llegar a obtener la línea recta y el hombre convertirse en el Uno. Tres veces surge el llamado del alma a la personalidad y tres veces ha de responderse:

Conócete a ti mismo
Conoce al Yo
Conoce al Uno


ALINEAMIENTO MENTAL, EL SI MISMO: Del pensamiento lineal al pensamiento sistémico.

Lo que llamamos sí mismo es el diálogo que se establece entre el tálamo y la corteza cerebral, lo que va dando forma al yo inferior como un estado mental particular. Cuando la mente, el cerebro y la masa encefálica funcionan conjuntamente y en perfecta armonía, entonces se producen alineaciones de entendimiento. La corteza cerebral se descompone en cuatro áreas de igual tamaño, las que a su vez contienen nueve zonas. Cada zona tiene una manera distinta de acceder a la información y una manera distinta de procesarla. Para que se de un alineamiento mental se requiere que las zonas posean el conocimiento adecuado, para que puedan unirse y así formar un entendimiento. La capacidad cognoscitiva de las cuatro zonas y centros 3; 4; 5 y 6 del cerebro se habrá fusionado de tal forma que trabajen juntas.

Para llegar positivamente al alineamiento universal, es necesario formar el alineamiento individual en la mente. Cada entendimiento es un alineamiento.

El entendimiento es un proceso químico que se produce en el cerebro, el cual separa adecuadamente los cristales grabados y los distribuye a la zona a la cual pertenece. Esto se llama activación espontánea. Es una secuencia automática de definición por signo, forma, color, vibración, etcétera. Cuando los cristales se acomodan en el lugar que les corresponde, se forman alineaciones espontáneas de secuencias matemáticas que inducen al cerebro a pensar, y al hacerlo, da un resultado inmediato de entendimiento. Este resultado será acorde con los datos y contenido del cerebro. Para que dé un resultado perfecto, el cerebro tiene que nutrirse de conocimiento positivo.

El alineamiento sucede cuando las cualidades que rigen al pensamiento se unen, formando una conjunción de resultados positivos (también se le conoce como pensamiento sistémico) . Por ejemplo, se escoge una cualidad de cada zona y centro y se utiliza en el diario vivir:

Zona 3: Empatía

Zona 4: Trabajo en conjunto

Zona 5: Ayuda colectiva

Zona 6: Globalización de los conceptos

Supongamos que se tiene un trabajo a realizar, una idea que se quiere plasmar. Se necesita pensar para ejecutarla. Si se elabora usando las cuatro cualidades nombradas, entonces se habrá conseguido un alineamiento de pensamientos. Significa que al unirlos se tendrá el siguiente resultado:

Para trabajar en la globalización de los conceptos positivos, se necesita de la ayuda colectiva, y para realizarlo se ha de hacer un trabajo en conjunto, y para ello se necesita actuar con empatía.


EL ALINEAMIENTO SISTEMICO, EL YO: De lo sistémico a lo complejo.

El Sistema Solar es un cerebro, los planetas son su masa encefálica, los elementos que los componen son su cerebro (las energías-pensamientos-almas) el Astro Sol es su Glándula Pineal. Los planetas Júpiter, Marte y Tierra son su Glándula Pituitaria; Los planetas Tierra, Venus y Mercurio son su Glándula Rima. Como ven el planeta Tierra representa en el cerebro la dualidad, porque está dividida entre la Glándula Pituitaria (lado izquierdo del cerebro) y la Rima (lado derecho del cerebro).

Es a Marte, que las energías-pensamientos (almas) de la Tierra se dirigen cuando desencarnan, son atraídas por Marte porque son: belicosas, violentas, agresivas, desamorosas y desequilibradas. Ellas se albergan en Marte porque este planeta tiene las mismas características que estos pensamientos tienen,

Cuando las almas de la Tierra desencarnan y son energías-pensamientos de Amor, Equilibrio, Armonía, Paz, Consciencia etc. se refugian, se albergan en Venus, porque, es allí que ellas encuentran la energía que las atrae, de Amor, Sensibilidad, Ternura, Equilibrio, Armonía, Paz, Sensatez, Gozo, Sublimación y Alegría. Los seres de la Tierra al ser alimentados por energías-pensamientos-elevadas (almas) de Venus, eliminarán también de su cerebro las zonas uno, dos y tres. Trabajarán con las zonas cuatro, cinco y seis, pasarán de pertenecer al número 3, para convertirse en el número 6.

Lo complejo implica pensar en términos de Tejidos, en tramas y urdimbres, en Redes

Pensar en términos complejos es alcanzar el principio de Unidad en Diversidad.

Nos transformamos en CO – CREADORES, porque manejamos la información desde la luz y permitimos bajo nuestro libre albedrío que esto suceda y que cada pensamiento creado desde un holograma comience su proceso de manifestación en el plano que te encuentres. ¡Y somos los creadores del cambio!


EL ALINEAMIENTO COSMICO, EL UNO: De ser creativos a ser Creadores.

En la creación humana ha habido siempre un doble pilotaje sapiencia-demencia. La demencia ha inhibido pero también ha favorecido la sapiencia. Cuando se le empezó a llamar al diablo neurosis se sintió la experiencia demoníaca como enfermedad, el que se le relacione con la represión de la sexualidad o el instinto de poder demuestra que esos impulsos emocionales se encuentran seriamente perturbados.

En toda creación se integra la ley universal de la polaridad que formó parte de ésta también al constituirse los hemisferios, se representó como el polo positivo al Arcángel Miguel, representante del consejo de los 12 y en el polo negativo, la conciencia de Lucifer, que quiere decir el Iluminado, representando al consejo de los 7. Ambos polos a su vez representan la luz blanca. Por un lado, Lucifer, representa la luz blanca del conocimiento que manifiesta una polaridad del Universo sin enjuiciarla como maldad porque eso es creación y distorsión del hombre.

Durante el alineamiento cósmico las zonas y centros energéticos 3; 4; 5 y 6 de la mente universal se unirán y formarán un eje de intercambio energético a todo nivel.

Cada dimensión utilizará el alineamiento a su necesidad. Para el planeta Tierra, se alinearán las siguientes energías-pensamientos:

Zona 3: Asimilación (clasificación) D. Primaria

Zona 4: Capacidad (captación) D. Secundaria

Zona 5: Realización (conocimiento) D. Regular

Zona 6: Expresión (palabra) D. Perfecta

Son cuatro dimensiones, centros y zonas que se alinearán universalmente y también se realizará en el ámbito de planetas y de individuos: todo en el mismo instante y en el mismo momento.

En términos de la gestación, la concepción del Espíritu se realiza cuando el padre (Mente Universal) y la madre (Energía Cósmica), se unen y conciben un hijo Pensamiento-Elevado, de altas frecuencias, vibraciones, ritmos y de colores diáfanos y claros.


EL SER COSMICO: De ser un Cosmos a ser un Espíritu.

Un Ser Cósmico es un ser que tiene conciencia de sí mismo como un Cosmos, un ser que puede infundir alma a un Cosmos y controlar extensos campos energéticos que van más allá de nuestra capacidad de comprensión. El término “Ser Cósmico” es un título, no sólo una descripción. En este punto central que rodea a Alfa y Omega se encuentran estos Seres Cósmicos y las doce Jerarquías Solares que conocemos bajo el nombre de los Signos del Zodiaco.

Dentro de estas Jerarquías hay mandalas de Seres Cósmicos que podrían contener en su núcleo 144.000 Seres Cósmicos que actúan como transformadores para reducir la intensidad de la Llama que es liberada desde el corazón de Alfa y Omega para cada una de estas Doce Jerarquías Creadoras.

Dios el Supremo está evolucionando experiencialmente unificándose como un ser Unico: El Ser Supremo. Un ser Supremo no es un creador directo, excepto que es el padre de lo Majestuoso, pero es un coordinador sintético de todas las actividades en el universo de criatura-Creador. La carrera de descubrimiento experiencial en la comprensión de Dios comienza con el reconocimiento de la divinidad del Hijo Creador del universo local y asciende a través de los Ancianos de los días y por la línea de rayo de uno de los Siete Espíritus Rectores hasta lograr el descubrimiento y reconocimiento de la personalidad divina del Padre Universal.

Vemos pues una diferencia entre la Creación, la Reflexión y la Concreción.

Es la reflexión la que conduce a una interestructuración en el espacio-tiempo y a la conciencia entre lo actual y lo potencial.

En la medida en que las Doce Jerarquías reducen la intensidad de la Luz en doce partes, otras Jerarquías dividen estas mismas partes mientras las energías se subdividen una y otra vez. En la medida en que cada frecuencia se reduce otras virtudes nacen de otras corrientes de vida por medio de Maestros Ascendidos específicos, de Ángeles y de Arcángeles. En la Jerarquía Celestial todos ocupan su lugar y tienen su propia función.


RAYOS, ARCANGELES, ELOHIM, MAESTROS

Azul, Miguel, Hércules, Morya

Amarillo, Jofiel, Cassiopea, Confucio

Rosado, Chamuel, Orión, Rowena

Blanco, Gabriel, Claridad, Serapis

Verde, Rafael, Cíclope-Cristal, Hilarión

Anaranjado, Uriel, Tranquilidad-Paz, Lady Nada

Violeta, Zadquiel, Arcturus, Saint Germain



Los Siete Poderosos Elohim son los «siete Espíritus de Dios» nombrados en el Apocalipsis y las «estrellas de la mañana» que cantaron juntas en el principio, cuando el SEÑOR las reveló a su siervo Job. Pero mientras los siete espíritus procedentes del Espíritu Santo se encuentran en la sede del Universo Local, los veinticuatro ancianos se encuentran en la sede del Sistema Local (Un Universo tiene constelaciones y una constelación tiene sistemas). Las cuatro criaturas de control del Universo local conforman la cruz fija del zodiaco (acuario, leo, tauro, escorpio) son asistidas por el espíritu de intuición, dando el sentido de orientación en el Universo, norte-sur.

En el orden de la jerarquía, los Elohim y los Seres Cósmicos mantienen la concentración más completa, la vibración de la Luz más alta que podemos comprender en nuestro estado de evolución. Representan, con los cuatro seres de la naturaleza, sus consortes, y los elementales constructores de la forma, el poder de nuestro Padre como el creador (el rayo azul).

Los siete Señores de los rayos y todos los Maestros Ascendidos, junto con los hijos e hijas no ascendidos de Dios, representan la sabiduría de la Ley del Logos bajo el cargo del Hijo (el rayo amarillo).

Los siete Arcángeles y sus complementos divinos, los grandes serafines, querubines, y todas las huestes angelicales representan el amor de Dios en la intensidad ardiente del Espíritu Santo (el rayo rosa).

Estos tres reinos (Elohim, Arcángeles, y los siete Señores de Rayo y Maestros Ascendidos) forman una tríada de manifestación, trabajando en equilibrio para transmitir, reduciéndolas en intensidad, las energías de la Trinidad. La entonación del sonido sagrado «Elohim» emite el enorme poder de su Autoconciencia Divina, reducido para que usemos tal bendición a través del Cristo cósmico.

El Arcángel San Miguel es un Elohim, el mismo que luchó contra los demonios Nefilins. En el antiguo Testamento, se le encuentra en cuatro ocasiones, dos veces en el Libro de Daniel, quien lo llama (príncipe) y protector del pueblo elegido. Y por otro lado en las cartas de judas es llamado “Arcángel” en referencia a su lucha con Lucifer.

Los Voluntarios-Ayaplianos de las naves les infundirán: EL AMOR. Los Seramitas-Ciudad Interna les infundirán: EL ENTENDIMIENTO. Nosotros, los Hermanos Elohim les infundiremos: EL CONOCIMIENTO. Así a través de nosotros tres, ustedes comenzarán: La Era Dorada de Conocimiento, Entendimiento y Amor.

Deben unir el Conocimiento que nosotros les daremos. El Entendimiento que ya les están transmitiendo nuestros hermanos Seramitas y por último el Amor, que los hermanos Voluntarios-Ayaplianos de la naves les están enseñando, fortaleciéndose interiormente. Esta fuerza es el espíritu. Aprenderán a transformar las emociones en cualidades y transformarlas en los Sentimientos Universales, este es el fin de todo el trabajo que estamos haciendo. Unirnos entre los cuatro o sea: Los Voluntarios, los Seramitas (Sentimientos) Los Elohim (Cualidades) y ustedes los Humanos (Emociones positivas) es para juntarnos realmente y formar un solo espíritu.

Las emociones-positivas-humanas (Entendimiento) las deben convertir en cualidades-positivas-Elohim (Conocimiento). Las cualidades-positivas-Elohim deberán transformarlas en Sentimientos-Ayaplianos-cósmicos (Amor)... es aquí que el lado izquierdo del cerebro se une con el lado derecho y es aquí también, que todos perteneceremos en espíritu al UNO, porque habremos transformado los elementos planetarios en elementos-cósmicos.

Este es el trabajo que hemos realizado en 300 millones de años. Estamos esperando como ustedes saben, el Alineamiento Cósmico, que nos ayudará en la salida y retorno a nuestro origen.

Todos nosotros: Voluntarios-Ayaplianos de las naves, los Ayaplianos Seramitas, los Elohim, los Ayaplianos-Humanos, los Reptilianos-Hombres y los Nefilins... formamos el cerebro-planeta-Tierra. Todos nosotros queramos a no estamos unidos por las energías-pensamientos, las cuales emanaron de nuestros cerebros y ellas se han colocado en el electromagnetismo.

Así como cada uno de los seres humanos está trabajando las emociones, están haciendo un esfuerzo para elevar la frecuencia y vibración energética en su Micro-Cosmos, así el cerebro del planeta también está luchando para elevar su frecuencia y vibración en su Macro-Cosmos. La unidad del planeta es lo que nos llevará a la ascensión planetaria, como una forma de anclar en la Tierra las dimensiones más sutiles arraigadas a nuestro corazón, el entendimiento viene desde la unidad total del ser como un todo y GAIA ya no sólo como nuestra madre Tierra. En la fusión del tiempo, -ahora continuo-, y todas las dimensiones contenidas en el planeta Tierra como multidimensional o Cósmico.


NOTAS DEL EDITOR

El artículo fue basado en su mayor parte en los libros del SER UNO, en especial el cuarto que trata sobre el alineamiento cósmico.

LOS GATOS NUESTROS AMIGOS







































"El Proceso De Ascensión"






MENSAJES DEL ARCÁNGEL MIGUEL * LM-7-2011TRANSMITIDOS A TRAVÉS DE RONNA HERMANwww.ronnastar.com
"El Proceso De Ascensión"
Traducción: Odilia Rivera.Edición: El Manantial del Caduceowww.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
Queridos Maestros, antes que nada, quisiera aclarar LO QUE LA ASCENSION NO ES.  En su presente estado de evolución, la ascensión del cuerpo físico será solo posible para unos pocos avatares muy avanzados que han abierto el camino para la ascensión de la humanidad hacia el siguiente nivel de consciencia superior.  El amado Jeshua, junto con muchos grandes avatares y el reino angélico, pusieron el escenario y plantaron las Semillas cósmicas de la Luz del Creador en preparación para este proceso extraordinario.
En orden de ascender en el cuerpo físico en este tiempo, ustedes deben tener casi completa la transformación de su cuerpo físico en frecuencias de Luz Divina, y elevar las armónicas de su Canción del Alma hacia los planos más elevados de la quinta dimensión y más. Es una ilusión asumir que es posible transmutar la densidad de un cuerpo físico de tercera y cuarta dimensión dentro de un vehículo de Luz de quinta dimensión en un tiempo de vida.
Ustedes, la vanguardia, la Semilla Estelar, están supliendo el combustible, las Partículas de Luz Adamantina para activar las Semillas de ascensión las cuales fueron plantadas en la Tierra hace 2mil años. La humanidad está en una etapa de purificación, en preparación para una mayor expansión de consciencia, lo cual está afectando más y más almas mientras esta barre la Tierra y acelera exponencialmente como un resultado.
En la presente etapa de cambio evolutivo, los cuerpos físicos de los aspirantes y discípulos en el Camino están en proceso de ser infundidos con el poder transformador de la Luz del Creador.  Las células de consciencia superior están despertando y rebosando con la fórmula alquímica de transformación.  Están ustedes en el proceso de limpiar su Campo Áurico de una mayor porción de patrones de frecuencia vibracional negativos y distorsionados los cuales han atenuado su Luz Áurica y han resultado en la manifestación de todas las creaciones erróneas dentro del vehículo físico.
Encerrado en el cuerpo celular hay toxinas que deben ser liberadas o refinadas de tal forma que ustedes puedan integrar una vez más las frecuencias armoniosas de su estructura corporal de nivel múltiple. Las células en el Cuerpo de Luz se han disminuido, justo como su Campo Áurico se ha vuelto nublado y congestionado con energía negativa.  Las Células Dios están todavía presentes dentro y alrededor de ustedes; ellas solo han disminuido y atenuado a través del tiempo por falta de alimentación.  Es como si hubieran estado ustedes constantemente alimentados con comida contaminada lo cual en un largo período de tiempo destruiría su cuerpo físico.  El cuerpo del ego-deseo es astuto y persistente, y el constantemente les empujará para buscar mas y mas sensaciones corporales de auto-indulgencia, a menudo con resultados desastrosos.

Deben entender, que las diferentes partes de su cuerpo resuenan a una gran variedad de patrones de frecuencia, dependiendo en la rotación y pureza de su sistema de chakras.  Siempre deben esforzarse por la máxima armonía dentro de cada nivel de su Yo Superior que integren, y estar conscientes que es un proceso sin fin, porque todos los niveles de Creación tienen un deseo innato de obtener el siguiente nivel superior de consciencia. 
Tengan en cuenta que la humanidad está experimentando cuatro realidades a la vez: Física, mental, emocional y astral.  En el mundo físico y material, donde su cuerpo y sentidos físicos son el mayor enfoque, su estado de salud determina cuan interactivos son en el mundo de lo físico y cuanto disfrutan la experiencia.  Su progresión en los reinos de consciencia superiores es un proceso de despertar gradual, ya sea que despierten a los empujones y sabiduría de su Alma e inmediato Ser Superior o Alma Superior.  Al dar un paso dentro del Camino de la Iluminación, inician el proceso de desarrollo de una conciencia o conciencia consciente.  Deben primero enfocarse en los aspectos físicos de su Ser: su vehículo físico, el sistema dechakras, su naturaleza emocional y sus capacidades mentales.  Gradualmente, a través del tiempo, al balancear, armonizar e integrar a un cierto grado de unidad de consciencia dentro de su Estado físico de Ser, están listos para acceder a los patrones vibratorios, de sabiduría, atributos y habilidades de las realidades dimensionales de la cuarta y parte baja de la quinta dimensión.  Este es el proceso básico que algunas veces llamamos Ascensión en Consciencia.Ustedes tienen un Cuerpo Etéreo el cual contiene una réplica auténtica completa de sus cuerpos físico, mental y emocional.  Cuando ustedes mueren o dejan su cuerpo, el Cordón de Plata (como es a veces llamado) es cortado, y ustedes desalojan totalmente el vehículo físico, el cual comienza inmediatamente a desintegrarse.  Lo que permanece es la concha del cuerpo sutil, la cual está compuesta de substancia emocional y mental astral la cual debe ser disuelta antes que el Alma pueda proceder al siguiente nivel de conciencia consciente.  Hemos explicado anteriormente cómo las Almas sin despertar son llevadas a lugares que podrían ser llamados Unidades de Cuidado Intensivo donde la Luz y Amor del Creador es irradiado continuamente hacia y a través de cada Campo Áurico del Alma hasta que la concha de energía negativa es completamente transmutada.
Sin embargo, es importante que entiendan que la muerte o transición, proceso después de la vida ha sido cambiado radicalmente. Ya ninguna Alma va dentro de los densos planos astrales para esperar su turno para reencarnar en la Tierra.  Si ustedes son una persona Auto-consciente cuya Canción del Alma resuena hacia la cuarta dimensión o parte baja de la quinta dimensión o superior, son llevados hacia el plano apropiado donde todo es parecido a la realidad que dejaron atrás, solo mucho más grande, más hermosa, más alegre y pacífica.  Irán a través de la Puertas de los Reinos Celestiales totalmente conscientes.  Revisarán su vida pasada como un observador, y pueden decir adiós a sus seres queridos cercanos; sin embargo, ellos se desvanecerán lentamente en el fondo a menos que sean miembros de su inmediata familia de Alma.
Otra vez, las frecuencias que ustedes proyecten o resuenen determinarán a cual dimensión osub-plano de nivel dimensional serán llevados, y también los niveles de información cósmica a que serán capaces de acceder. Su Campo Áurico es como un manto que rodea sus cuerposEtéreo y Astral, y es ya sea un manto de Luz o un manto de energía negativa, discordante que han acumulado en experiencias durante muchas de sus vidas pasadas. Están ustedes compuestos de unidades de energía: mental, emocional, física, astral y espiritual. Deben de aprender y aceptar el hecho de que son una creación de energía contundente, una Chispa original de Consciencia Divina.  Como un cocreador Auto-consciente, también son un director de energía a través de sus propios pensamientos, acciones e intenciones contundentes.
Existen en un torbellino de energía: Fuerzas de energía comprimidas ya sea de substancia de Fuerza Primal de Vida, la mitad del espectro de Luz de las dimensiones bajas, o las maravillosas, globales Partículas Adamantinas de la Luz del Creador de los reinos superiores de conciencia.  Su estado mental de mente y la calidad o resonancia de su naturaleza emocional determina el futuro de sus esfuerzos creativos. Como un cocreador, moldearán y manifestarán sus ideas y pensamientos creativos, y entonces deben experimentar la expresión manifestada resultante de sus pensamientos y acciones como los declaran las Leyes Universales.
Están a convertirse un eficiente director de fuerzas de energía Cósmica. Convertirse en un observador consciente y practicar el desapego. No permitan a sí mismos ser jalados en un vórtice de energía negativa creada por los demás.  Aprendan a sostenerse firmes y en control, como un director de su energía Sagrada.  No permitan a nadie perturbar su serenidad y su naturaleza armoniosa.  Sin embargo, por favor recuerden, que si ocasionalmente tienen un momento humano, detenerse y tomar una profunda respiración para regresar a su centro, y enviar fuera una ráfaga de Flama Violeta para transmutar y disolver cualquier energía discordante.  Algunas veces son demasiado duros consigo mismos al juzgarse. La Perfección no es esperada, queridos corazones.
Es la luminosidad de su Ser o Alma-Superior la que gradualmente penetra y permea sus cuerpos físico y emocional, por lo tanto liberando gradualmente cualquier residuo astral negativo acumulado.  La Luz combinada del Alma-Superior de toda la humanidad gradualmente está disolviendo los patrones vibratorios contaminados, distorsionados de los planos astrales, los cuales en el pasado han sido llamados la “consciencia colectiva”, los patrones de pensamiento negativos de la humanidad.  El amor, serenidad y alegría son las cualidades fundamentales del Alma-Superior.  Los pensamientos de la mayoría de la gente son generalmente al azar y sin enfoque.  Bajando las frecuencias de las ondas de su cerebro y aprendiendo a mantener el estado Alfa de consciencia provee un enfoque nítido de sus procesos de pensamiento y da una dirección clara a su mente subconsciente.  Las técnicas de la Maestría Alfa son una herramienta profunda y poderosa.  Su mente de pensamiento consciente comprende, pero es su mente subconsciente la que procesa la información entrante y toma acción.  Convirtiéndose en un Maestro Alfa y manteniendo el nivel Alfa de consciencia apropiado les permitirá hablar e interactuar con su mente subconsciente.  Va mas allá de la determinación o voluntad para hacer algo tal y como desarrollen la habilidad para comunicarse directamente con su profunda, mente instintiva interna y su Mente  Sagrada.  Se encontrarán a sí mismos haciendo naturalmente las mejores decisiones y tomando las acciones correctas para alcanzar sus metas.
El proceso de ascensión comienza cuando su Yo Alma ha reanudado su propia posición como director del Yo físico. Esto es como un interruptor de encendido dentro de su ADN, el cual contiene la plantilla para su perfecto Cuerpo de Luz Adán-Eva Kadmon.  Una serie de codificaciones latentes son activadas a través de elevadas frecuencias de Luz que tienen que comenzar a integrar.  Esos patrones vibratorios de Luz contienen codificaciones específicas de color y armónicas las cuales comienzan a absorber y metabolizar la Luz, y esas células portadoras de Luz comienzan a permear y a afectar a todo el vehículo físico.
El proceso de transmutación entonces es iniciado mediante el cual las toxinas, trauma emocional, memorias y experiencias dolorosas guardadas a través del cuerpo comenzarán a surgir, y por lo tanto creando una multitud de síntomas físicos incómodos: dolores y molestias en varias partes del cuerpo, síntomas parecidos al Flu, dolores de cabeza, pérdida de memoria temporal y confusión, para nombrar solo unos cuantos.
El siguiente nivel de la reconstrucción del Campo Áurico involucra el cuerpo emocional y los planos astrales de consciencia.  Mientras su cuerpo físico evoluciona, se vuelve capaz de integrar cada vez más células de Luz de refinada frecuencia. Su realidad de la cuarta dimensión comienza a desmoronarse, y su mundo ilusorio se vuelve distorsionado y confuso.  Su estructura de creencias religiosas puede comenzar a caerse, dejándoles sentir vulnerables y sin guía o dirección.  Hay una fusión de Ser Superior a este punto por el cual la faceta del Alma-Superior de su Ser Superior que ha residido dentro de su Estrella Alma (el OctavoChakra) comienza a enviar impulsos y rayos de elevada frecuencia de Luz a su Mente Sagrada, Corazón Sagrado y a todo el sistema de chakras.  Esos rayos activan sus habilidades intuitivas y también contienen información vital para gran entendimiento de quienes son verdaderamente y pueden también activar un Descontento Divino interno.
Su Célula del Núcleo de Diamante de Dios está ahora integrando más y más Luz de Dios, la cual activa e incrementa el poder de los Rayos de la Consciencia de Dios dentro del Núcleo de vuestro Corazón Sagrado.  Este proceso es programado dentro de vuestra Plantilla Divina y también es codificado dentro de vuestro ADN.  Por esta vez, sus células han comenzado a responder a la Luz y como su fuente principal de energía.  Esta es la mayor razón de que los aspirantes en el Camino cambien radicalmente su dieta a una alimentación menos densa, porque sus cuerpos físico y emocional comienzan a estar saturados con las Partículas Adamantinas de Luz, el alimento de los dioses.
Al moverse cada vez más profundamente en los reinos de Luz refinada, los sentidos físicos pueden volverse incrementados, y aumentará su conciencia de los colores y el sonido.  La magnificación de los sentidos físicos significa que las células dentro de su Campo Áurico están comenzando la tarea de limpiar la energía restrictiva y densa que se ha acumulado durante muchos miles de años.  La turbia prisión que ha entorpecido los sentidos y mantenido a la humanidad en esclavitud está siendo bañada en células de Luz gradualmente, lo cual resultará en que el Campo Áurico se vuelva más radiante al ir despertando cada vez más Almas a su Divino potencial interior. El cuerpo físico gradualmente será reintroducido a los efectos transformadores de la Luz Viviente en orden de reclamar la forma original del Cuerpo de Luz que fue diseñado para toda la humanidad.
Queridos, no pongan sus ojos en el caos y la destrucción que están rampantes en la Tierra en este momento.  Vivan cada día centrado dentro de su Corazón Sagrado y Centro de Poder Solar de tal manera que puedan integrar dentro de su vehículo físico la cantidad máxima de la Luz del Creador, y entonces enviar fuera ese precioso regalo dentro del centro de la Tierra y hacia el mundo de la forma.  Sepan que los esfuerzos conjuntos de los Servidores del Mundo alrededor del planeta están haciendo una diferencia.  Somos una fuerza para el más alto bienestar que no puede ser negada. Soy por siempre su fiel guardián y protector.
Yo soy el Arcángel Miguel
Transmitido a través de Ronna Herman. Cópienlo y compártanlo libremente.  Sin embargo, reclamo el derecho de autor universal para este artículo en el nombre del Arcángel Miguel.  OFRECEMOS LOS MENSAJES DEL ARCANCEL MIGUEL EN NUESTRA PAGINA DE INTERNET COMO UN REGALO; SIN EMBARGO, APRECIAMOS SUS DONACIONES PARA AYUDAR A COSTEAR LOS GASTOS DE OPERACIÓN Y TIMBRES POSTALES PARA LOS PAQUETES DE AMOR GRATUITOS QUE ENVIAMOS ALREDEDOR DEL MUNDO.
  © 1998-2011 Ronna Herman, Star Quest  All Rights Reserved
775-856-3654 • 
ronnastar@earthlink.net 6005 Clear Creek Drive • RenoNV 89502
Last modified: 05/05/2011 09:42:00
Pueden descargar las canalizaciones de Ronna Herman en español, en archivo Word, enhttp://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

Noruega vivió el 22 de Julio de 2011 "la peor catástrofe desde la II Guerra Mundial"









Noruega vivió el 22 de Julio, una de las jornadas más trágicas de su historia reciente, la "peor catástrofe desde la II Guerra Mundial", según lo ha calificado el propio primer ministro Stoltenberg. Más de 90 personas han muerto en un atentado perpetrado con coche bomba en el complejo gubernamental de Oslo y en un tiroteo en un campamento juvenil en una isla cercana a la capital. Siete de las víctimas mortales se produjeron a causa de la explosión registrada en la capital, pero el tiroteo fue mucho más sanguinario, cobrándose la vida de al menos 85 personas.





Oremos por las Almas de nuestros hermanos en Fraternidad Universal y que la Luz de Dios restablezca la Paz en la Tierra con la ayuda de nuestro Amor, Fe, Voluntad y Servicio de Unidad. Somos las Manos de Dios en nuestro hermoso y bello Mundo. Sellamos la Puerta donde se halla el Mal ¡¡¡¡.Asi sea, Asi es, Asi Será.

TäRA

El budismo y el proceso de morir






La médula de las enseñanzas budistas transmite una profunda y sutil sabiduría sobre la naturaleza de la Realidad y de nuestra existencia, sobre el nacer y el morir, sobre el origen del sufrimiento y su cesación.

El budismo es una vía de conocimiento que nos muestra cuál es la naturaleza de la mente y cómo acceder a la plenitud y la realización.
El budismo surge hace 2500 años en la India y es el fruto de la experiencia de un ser humano en el que surge el propósito de desentrañar la causa del sufrimiento que padecen los seres, lo que le condujo a realizar el sentido de la existencia, de la vida y de la muerte, al comprender la auténtica realidad del Ser.
De la experiencia meditativa durante siglos de generaciones de practicantes budistas surge una visión compasiva y plena de sabiduría de cómo afrontar la vida y la muerte.
En este artículo podemos ver una breve exposición del proceso de muerte, que va más allá de la muerte clínica, y una serie de consejos para acompañar a personas en este trance y poder facilitarles la experiencia, que para los budistas es la más importante y el sentido último de la existencia.


Oídme, practicantes del Dharma

La Vida y la Muerte es el asunto esencial
El tiempo pasa rápido como una flecha,
A vosotros que buscáis la Vía
Humildemente os pido
Tomad consciencia del instante presente.
Estrofa del budismo Zen que se recita cada atardecer tras la meditación.

Introducción
Todas las grandes tradiciones espirituales de la humanidad se han desarrollado a partir de la Experiencia Viva de seres humanos que han dedicado su energía, mente y espíritu a la realización del Misterio de la existencia.
Es muy inspirador acercarse a conocer cuáles son los fundamentos de todas estas tradiciones y sentir que, más allá de las formas, lo esencial es idéntico, que cada tradición aborda el Misterio desde una perspectiva diferente, pero todas, sin excepción, apuntan a lo mismo, todas “señalan con distinto dedo la misma Luna”.
La médula de las enseñanzas budistas transmite una profunda sabiduría sobre la naturaleza de la Realidad y de nuestra existencia, sobre el nacer y el morir, sobre el origen del sufrimiento y su cesación, sobre el conocimiento de la naturaleza de la mente, y de cómo alcanzar un estado de Plenitud y Realización.
Y también el budismo enseña cómo afrontar la disolución progresiva que supone el proceso de la propia muerte en los niveles físico, emocional, mental y espiritual. El budismo concibe la muerte como imbricada íntimamente con la vida, como parte de la existencia. Y así como la respiración es una sucesión de inspiraciones y espiraciones, así ocurre con el fenómeno de vida-muerte: cada pérdida es una pequeña muerte, el crecimiento es un morirse a la forma vieja, el fin del gusano es el principio de la mariposa... Más allá de esto, la muerte física es un hito importantísimo, un gran punto de inflexión en el proceso del devenir de la consciencia, al igual que lo es el nacimiento.
Lo esencial en sí no es la muerte sino cómo se muere, al igual que es importante cómo se vive. La enseñanza insiste en que la experiencia subjetiva de la propia muerte va más allá de la disolución del cuerpo, y por tanto el devenir de este “principio de consciencia” que somos depende del estado de la mente, iluminada y en paz, u oscurecida, en medio del aferramiento y la aversión. En este sentido el budismo desarrolla toda una “alta tecnología” psicológica y espiritual para aprender el arte de la consciencia, de la vida y de la muerte.
        
A diferencia de antaño, en estos últimos años morirse en cualquier país “desarrollado” es asunto de hospitales, residencias, en lugares alejados del domicilio y de la familia, en manos de “profesionales de la salud” que viven la muerte del paciente como un fracaso, en tanto que profesionales que velan de la vida y salud de sus pacientes.
La verdad es que la sociedad trata de esconder el dolor y la muerte, relegarla a los “especialistas”, negarla en definitiva. Es algo que siempre le pasa a otros, algo a evitar, negativo, algo a lo que resistirse. Y como dice el maestro budista Zen Dokushô Villaba, el tabú más perturbador de occidente no es el sexo sino la muerte.
El miedo a la muerte, a la disolución del “yo”, es el origen de la angustia, miedo y desesperación, cuando lo cierto es que el proceso de morir es absolutamente natural, como lo es la caída de las hojas en otoño o el marchitarse de las flores.


El Budismo

El Buda Sakyamuni fue un príncipe de la India que después de contemplar el dolor y la enfermedad, la vejez y la muerte, abandona la vida confortable que llevaba impulsado por una fuerza que surgía de su interior, para desentrañar el sentido del sufrimiento y de la muerte y así, después de años de búsqueda, decide sentarse en meditación con la inquebrantable determinación de no moverse hasta haber comprendido y realizado la verdadera naturaleza del Ser.
Cuando el príncipe Siddharta se convirtió en un Buda Iluminado lo que alcanzó fue la realización del estado original del Ser. A partir de este momento, y durante más de cuarenta años, enseñó la Vía que permite, mediante el cultivo de la atención, comprender el origen de nuestras aflicciones y acceder al estado natural de nuestra mente, que es Paz y Felicidad profunda e incondicionada. Su Enseñanza está formulada en las Cuatro Nobles Verdades y el Noble Óctuple Sendero.
El Buda estableció como punto de partida de su enseñanza un axioma irrebatible: la Verdad del sufrimiento. Esta verdad no se alimenta de creencias pues es la experiencia más común a todos los seres sensibles.
El Buda enseñó que la causa de todo sufrimiento, incluido el derivado de la muerte física, es la ignorancia, el “olvido” de nuestra verdadera naturaleza, la naturaleza de Buda. Y por eso nos aferramos. Aferramiento y rechazo son la causa misma de todos nuestros sufrimientos.
Por otro lado, el Buda conmina a no creer nada que uno no pueda experimentar por uno mismo. El fundamento de las enseñanzas es que todos los seres poseemos la misma naturaleza de Verdad, Amor y Belleza, y por ello, no es posible que haya algunos que estén más cerca de esta Realidad que otros. Sólo hay seres que se dan cuenta y otros que no. Así pues, toda la práctica de las enseñanzas podría resumirse en un continuo “darse cuenta”, este es el camino del Despertar, la Vía del Buda.
Durante siglos, los grandes maestros budistas han ido destilando su experiencia de meditación y aportan en estos tiempos una enseñanza y una presencia de incalculable valor. Y en especial aportan sabiduría compasiva ante el desolador panorama tanto psicológico y espiritual en el que mueren millones de personas en todo el mundo.


La muerte

Los maestros budistas han descrito cuál es la experiencia subjetiva de la persona que está en el momento de la muerte. No es propósito de este artículo entrar en detalles sobre estas enseñanzas pero sí avalar las razones por las que los practicantes budistas demandan a la sociedad que respete ciertas normas cuando mueren las personas y, en especial, los budistas. La norma básica es la de velar el cuerpo y no molestarlo durante un período que puede oscilar entre los tres y los siete días.
En primer lugar se produce lo que los maestros llaman la disolución externa, que es cuando se disuelven los sentidos y los elementos, no referidos a elementos materiales sino a cualidades correspondientes a tierra, agua, aire y fuego. De forma somera esbozamos este proceso:
  • Los sentidos dejan de funcionar, ésta es la primera fase.
  • La disolución de los elementos comienza con el elemento tierra. El cuerpo pierde toda su fuerza, no tiene energía. Experimenta pesadez e incomodidad. Se instala la palidez y las mejillas se hunden. Experimentamos debilidad y fragilidad, alternativamente tenemos la mente agitada y delirante y luego somnolencia.
  • Después el elemento agua: perdemos el control sobre nuestros líquidos, tenemos la sensación de que los ojos se secan en las cuencas. Tenemos mucha sed, la boca y la garganta pegajosas y obstruidas. La mente se nos vuelve brumosa, frustrada, irritable y nerviosa.
  • El elemento fuego: se secan por completo la boca y la nariz, se va el calor del cuerpo. Al respirar el aire que pasa por la boca y la nariz es frío. La mente oscila alternativamente entre la claridad y la confusión y ya no recordamos cómo se llaman nuestros parientes y amigos, ni les reconocemos. Kalu Rimpoché escribe: “Para la persona que está muriendo su experiencia interna es la de ser consumida por una llama, de hallarse en medio de un rugiente incendio, o quizá la del mundo entero consumido por un holocausto de fuego”.
  • El elemento aire: cada vez es más difícil respirar. Emitimos estertores y resuellos. A medida que el intelecto se disuelve la mente queda perpleja, sin conciencia del mundo exterior, todo se vuelve borroso y se va la última sensación de contacto con el entorno físico. Hay alucinaciones y visiones: si ha habido mucha negatividad en nuestra vida quizá veamos formas aterradoras, si hemos llevado una vida amable y compasiva acaso experimentemos visiones dichosas y celestiales. Para los que han llevado una buena vida, en la muerte hay paz en lugar de terror. Nuestras inhalaciones son cada vez más superficiales y nuestras exhalaciones más largas, hasta llegar a tres largas exhalaciones finales y de pronto se interrumpe la respiración. Sólo queda un ligero calor en el corazón. Todos los signos vitales han desaparecido, y éste es el momento en el que en una situación clínica moderna se nos declara “muertos”.
Pero los maestros budistas hablan de un proceso interno que todavía prosigue. Es la disolución interna:
  • Se disuelven los estados de pensamiento y emociones, tanto bastos como sutiles, y van apareciendo cuatro planos de conciencia de creciente sutileza
  • Se desarrolla un proceso inverso al de la concepción, en relación a las esencias heredadas de nuestro padre y de nuestra madre; mediante un proceso determinado de los centros y canales energéticos sutiles ambas esencias se encuentran.
  •  Este proceso de encuentro da lugar, primero, a una experiencia como de “un cielo iluminado por la luna” y de percepción extraordinariamente clara, en la que todos los estados de pensamiento que derivan de la ira llegan a su fin. Es el resultado del descenso de la esencia del padre desde la zona de la coronilla hasta la zona del corazón. Después, la esencia de la madre asciende por el canal central del cuerpo desde la zona del bajo vientre hasta el corazón, experimentando una visión como “un sol que brilla en un cielo puro”, y una gran dicha cuando todos los estados de pensamiento que derivan del deseo dejan de funcionar. El encuentro en el corazón de ambas esencias se experimenta como “un cielo vacío envuelto en la más profunda tiniebla” y un estado mental libre de pensamientos.
  • Cuando empezamos a recobrar ligeramente la conciencia amanece la Luminosidad Base, o Clara Luz del Ser, como “un cielo inmaculado libre de nubes, bruma o niebla”. El Dalai Lama afirma: “Esta conciencia es la mente más sutil e íntima. La llamamos naturaleza de Buda, la fuente real de toda conciencia. El continuo de esta mente perdura incluso en la budeidad”.
Cuando morimos es como si retornáramos a nuestro estado original; todo se disuelve, mientras el cuerpo y la mente se deshilachan. Todo este proceso nos lleva a la base primordial de la naturaleza de la mente, en toda su pureza y sencillez natural. Ahora todo lo que la oscurecía queda eliminado y se revela nuestra verdadera naturaleza.
Este proceso no se experimenta solamente en el momento de la muerte; de hecho es lo que sucede cuando “llevamos la mente a casa” mediante la práctica espiritual, el entrenamiento meditativo, y tenemos experiencias de dicha, claridad y ausencia de pensamientos, que indican que el deseo, la ira y la ignorancia se han disuelto momentáneamente. Éste es todo un arte sutil, como hemos apuntado al comienzo de este artículo.
En realidad es el arte de ser consciente de todo este proceso lo que nos permite, cuando morimos, reconocer la Luminosidad Base o Clara Luz del Ser cuando aparece. La mayoría de nosotros no estamos en absoluto preparados para su pura inmensidad, para la profundidad vasta y sutil de su desnuda sencillez. Por eso, al no reconocerla, y aunque hayamos muerto, en nuestro miedo e ignorancia nos retiramos y mantenemos nuestro aferramiento. Y esto nos impide utilizar verdaderamente ese poderoso momento para liberarnos y nos vemos impulsados hacia un nuevo renacimiento, comenzando así el proceso del Bardo, o estado intermedio.
Tradicionalmente en el budismo se considera que el proceso completo desde la muerte hasta el siguiente nacimiento tiene una duración de cuarenta y nueve días, tiempo durante el cual el difunto recibe asistencia espiritual.
        

Consejos para el acompañamiento a moribundos

Todos los consejos y normas culturales en las sociedades influidas por la enseñanza budista sobre el proceso de la muerte están orientadas a facilitar este tránsito. El manifiesto de los maestros budistas es que todos los seres humanos tienen el derecho a morir con los mejores cuidados, no solo físicos sino, y muy especialmente, espirituales.
El maestro Sogyal Rimpoché, en su libro “El libro tibetano de la vida y de la muerte” nos cuenta:
“En un hospicio que conozco estaba muriendo de cáncer de mama Emily, una mujer de cerca de setenta años. Su hija solía visitarla todos los días y, al parecer, mantenían una relación feliz. Pero cuando su hija se iba, Emily casi siempre se sentaba a llorar a solas. La causa del llanto, como no tardó en saberse, era que su hija se negaba en redondo a aceptar la inevitabilidad de la muerte y se pasaba el rato alentando a su madre a “pensar de un modo positivo”, con la esperanza de que así se curaría el cáncer.
Lo que en realidad ocurría era que Emily tenía que guardarse para sí todos sus pensamientos, profundos temores, pánico y aflicción, sin poder hablar de ellos con nadie, sin tener a nadie que le ayudara a explorarlos, a nadie que le ayudara a entender su vida ni a nadie que le ayudara a encontrar un sentido curativo a su muerte.
Lo esencial en la vida es establecer con los demás una comunicación sincera y libre de temores, y ésta nunca es tan importante como cuando se trata de una persona moribunda, como me enseñó Emily”.
Para poder tener un acercamiento auténtico a alguien que está en trance de muerte es necesario hacerle frente a la propia muerte, al propio dolor que anida en el fondo de nuestro corazón y que aflorará antes o después, y sin posibilidad de aplazamiento, en el momento de la propia muerte. Es necesario tener el coraje y la autenticidad de abordar el estudio de nosotros mismos. Si nunca o en muy pocas ocasiones, hemos entrado en intimidad con nosotros mismos, en el silencio interior que proclama nuestro ser, con todos sus placeres y sufrimientos, ¿cómo vamos a poder acompañar a quien se encuentra en ese proceso de disolución con todo lo que eso conlleva?
El moribundo lo está perdiendo todo. Imagínese lo que pueden ser esos temores: miedo a la indignidad, a la dependencia, a la separación de todo lo que amamos, a perder el control, a perder el respeto. Miedo al propio miedo, que es el miedo más poderoso. Enfrentar nuestro propio miedo nos volverá cada vez más hábiles para ayudar a las personas que se enfrentan a su muerte.
Vamos a resumir algunos de los consejos que el maestro Sogyal Rimpoché recoge en su “Libro tibetano de la vida y de la muerte” para el acompañamiento a los moribundos.:
  • Manifestarle un amor incondicional, libre de toda expectativa. Para ello será necesario que aprenda a ponerse en su lugar y reflexione qué es lo que usted necesitaría en esa situación.
  • Tocarle mucho, mirarle a los ojos, trátele como a un ser vivo, no como a una enfermedad.
  • Darse cuenta que esta persona LO ESTÁ PERDIENDO ABSOLUTAMENTE TODO. Compórtese como quien trata realmente de comprender.
  • Ayudarle a aceptar las emociones reprimidas que surjan, como la rabia, la frustración, la tristeza, la culpa, la insensibilidad; son naturales.
  • No quiera ser demasiado sabio, solamente es necesario estar tan plenamente presente como pueda.
  • Sea sincero y dígale siempre la verdad, sobre él y sobre usted, de la manera más afectuosa posible.
  • Sea consciente de sus propios temores acerca de la muerte pues le ayudará en gran medida a ser consciente de los temores del moribundo.
  • Los maestros budistas hablan de la necesidad de morir conscientemente, con un dominio mental tan lúcido, nítido y sereno como sea posible. Para ello el primer requisito es controlar el dolor sin enturbiar la conciencia del moribundo, y hoy en día eso puede hacerse mediante combinaciones de medicamentos y no sólo narcóticos. Todo el mundo debería tener derecho a esa sencilla ayuda en ese agotador momento de tránsito.
  • Ayudar al moribundo a resolver los asuntos pendientes; ésta es una de las mayores causas de angustia. Morir en paz pasa por dejar resueltos los asuntos pendientes para que pueda relajarse el aferramiento:
  • Ayudar con discreción y sabiduría a la persona moribunda a hacer las paces con los familiares y amigos de quienes estén distanciados y a limpiar su corazón de modo que no le quede ni rastro de odio ni agravio. Manifestar amor mutuo es algo que libera profundamente todos los sentimientos de culpa, ira, frustración y aferramiento. También es importantísimo que los seres queridos den permiso a la persona para morirse, para marcharse en paz.
  • Ayudar a dejar resueltos con el máximo detalle los asuntos económicos y materiales, de este modo el aferramiento puede liberarse con más facilidad.
  • Es esencial que la atmósfera que nos rodea en el momento de la muerte sea lo más pacífica y serena posible. Los maestros aconsejan que los amigos y parientes afligidos no estén presentes junto al lecho del moribundo para evitar que provoquen emociones perturbadoras en el momento de la muerte.
  • Asimismo y para preservar esta atmósfera, es esencial que el personal sanitario no moleste a la persona que está muriendo con prácticas sanitarias que ya hayan perdido todo su sentido de curación y/o que infrinjan sufrimientos gratuitos e innecesarios a la persona.
  • Los amigos y familiares deben hacer todo lo posible para inspirar emociones y sentimientos sagrados, como amor, compasión y devoción, y hacer todo lo que podamos para ayudar a liberarse de todo aferramiento, anhelo y apego.
  • Si la persona moribunda se muestra mínimamente abierta a la idea de la práctica espiritual ayúdele a encontrar una práctica sencilla y adecuada, hágala con ella lo más a menudo posible y no deje de recordársela con delicadeza a medida que se acerca la muerte. Toda la atmósfera que envuelve la muerte puede transformarse si la persona encuentra una práctica que pueda hacer de todo corazón antes de morir y cuando muere.
  • Si quien está muriendo es un practicante espiritual habitual, cualquiera que sea la tradición espiritual que practicara, es muy importante facilitarle la asistencia junto a su lecho de muerte de sus amigos espirituales, y especialmente de su maestro si lo tiene.


Conclusión

Compasión y Comprensión. Amor y Sabiduría. Ésta es la esencia de la práctica espiritual.
El maestro Sogyal Rimpoché nos dice: “En el momento en que más vulnerables son, los habitantes de nuestro mundo son abandonados y quedan casi completamente desprovistos de apoyo y consejo. Es una situación trágica y humillante, y hay que cambiarla. Todas las pretensiones de poder y éxito de que se jacta el mundo moderno sonarán falsas hasta que en esta cultura todo el mundo pueda morir con cierta medida de verdadera paz, y hasta que al fin se haga algún esfuerzo para procurar que sea así.”
Por una muerte en paz. Los maestros que enseñan en occidente reiteran una y otra vez la importancia de que la clase médica de todo el mundo se tome muy en serio la necesidad de permitir que la persona muera en silencio y serenidad, de forma que morir le resulte tan fácil, indoloro, pacífico y consciente como sea posible.
No existe mayor don de caridad que ayudar a una persona a morir bien.


Mar López es discípula del maestro Dokushô Villalba roshi, instructora de meditación zen y profesora de Estudios Budistas, responsable de Relaciones Institucionales de la CBSZ y presidenta de la Asociación Zen de Zaragoza.
Bibliografía:
“Libro tibetano de la vida y de la muerte”  de Sogyal Rimpoché,  Ediciones Urano S.A, 199

TU MONTAÑA…





TU MONTAÑA…

Todos tenemos una montaña que ascender…
¿Qué es lo que más te cuesta…? ¿Acaso perdonar…?
¿Llegar a darte cuenta que el "otro" es tu extensión…?
¿Abrir tu corazón…? ¿Dar tan sólo por dar…?

Todos tenemos una montaña que subir…
¿De qué está hecha la tuya…? ¿De orgullo y arrogancia…?
¿De mirar a los otros por encima del hombro…,
porque ellos…-¡pobrecitos!-…¡van a tanta distancia!…?

Todos tenemos una montaña que vencer…
¿Tu montaña es de quejas…? ¿De críticas y juicios…?
¿De ir lleno de reproches…, de no aceptar a nadie…,
de pasar por la vida repleto de prejuicios…?

Todos tenemos una montaña que escalar…
¿A qué le tienes miedo…? ¿ A tu Divinidad…?
¿ A darte cuenta un día que el poder está en ti,
y que eres responsable de tu infelicidad…?

Empinarse…y trepar…y elevarse…y subir…,
y fatigosamente proseguir la ascensión… :
¡¿y si en vez de escalar… vuelas hasta la cima…
con las alas doradas de tu corazón…?!



Poema de Jorge Oyhanarte
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios