domingo, 4 de septiembre de 2011

Buenos dias caminante






El andar puede ser oración- por Willigis Jäger - Maestro Zen .


En el monte Hiei, en Kyoto, hay un monasterio budista en el que se realizan largos cursos de meditación con el ejercicio de andar. Se camina unos treinta kilómetros diarios y, hacia el final de las prácticas, el número de kilómetros se aumenta considerablemente. El agotamiento se considera una buena ayuda porque la mente está demasiado agotada para divagar. El ejercicio ayuda sobre todo a los que tienen miedo a las sentadas en quietud o a la soledad. A quién practica este ejercicio, puede utilizarlo después en la vida cotidiana, cuando va de la parada del autobús al trabajo o a la compra. Entonces veremos cómo se aumenta nuestro tiempo contemplativo. El peregrinaje es también una ocasión maravillosa de practicarlo. Después de un tiempo notaremos que nos va centrando, sosegando, relajando, armonizando e interiorizando, nos trae la paz, nos lleva a nosotros mismos y a Dios.¿Cómo debemos andar?TENEMOS que aprender a andar como Beppo, el barrendero del libro Momo de Michael Ende: un escobazo tras otro, sin premura, sin mirar constantemente hacia el final de la calle, esperando alcanzarlo pronto. Solo un paso cada vez. No hay ni un paso antes ni otro después; hay solamente el “ahora” de este paso, que se va convirtiendo en el ahora mismo. Es el primero y el último a la vez.EL modo de andar contemplativo supone relegar la percepción exterior en favor de la interior. Estoy en total intimidad conmigo. Experimento cada paso desde el interior. Unicamente este paso. Y una y otra vez: “éste es el único paso”. Naturalmente nuestra razón quiere evadirse. Se aburre. Lo mismo que en las sentadas contemplativas se observa la respiración, aquí se observa solamente el paso. El andar se convierte en ejercicio contemplativo.ESA forma de andar no se puede “hacer”. Solamente puede ser practicada con la esperanza de alcanzar la experiencia profunda. Requiere tiempo y el peregrinaje proporciona el tiempo y la oportunidad. En el andar contemplativo su sentido profundo se cumple. El peregrinaje, o es contemplación o se convierte en turismo.Andar es oraciónNO tenemos que añadir nada al andar. Quien quiera hacerse uno con su paso, puede hacerse uno con Dios. De la misma forma que aquél que logre unificarse con la palabra “Jesús” puede llegar a experimentar una apertura de su consciencia, igual el que logre hacerse uno con su caminar.DIOS pasa como persona en mi condición de ser humano por esta tierra a través de este tiempo. En el andar practicamos a Dios, manifestamos a Dios, vivimos a Dios. Dios se consuma en nuestro andar. Ya no será nuestro andar, sino el andar de Dios. Dios aparece en esta tierra en nuestro andar. De esta forma el andar alberga su sentido más profundo en sí mismo. Y nuestra vida se convertirá en peregrinaje santo.

¿Que crees tú ????









Regalale tu AUSENCIA a quien no supo valorar tu PRESENCIA
y recuerda que quien mucho se ausenta pronto DEJA de hacer falta;
NADIE vale lo suficiente como para dejarte colgada en recuerdos,
si de verdad VALIERA estaría creando presentes contigo.



NO CREES TU??







LA VOLUNTAD DEL ALMA




LA VOLUNTAD DEL ALMA
 
Las elecciones más decisivas para el curso de la vida parten del centro del ser, de nuestra alma. Sin embargo, aunque ella determine las orientacines básicas que tenemos que seguir, la personalidad, nuestro yo externo, también posee cierto poder de decisión.
 
Como personalidad, usamos el libre albederío, y por su intermedio aprendemos a elegir. De tanto elegir, vamos aprendiendo a abandonar lo que perjudica la evolución, hasta que comenzamos a percibir la voz del alma y somos atraídos por ella.
 
La capacidad de decisión de la personalidad varía, por lo tanto, según el grado evolutivo que alcanzamos, varía de acuerdo con nuestra apertura al mundo del alma.
 
Esa capacidad de decisión es bastante fuerte y dominane mientras nos dejamos llevar por los aspectos materiales de nuestro ser: el físico, el emocional y el mental. No obstante, se ajusta gradualmente a medida que optamos por la evolución superior. A partir de esa opción, la voluntad del alma comienza a prevalecer en nuestras elecciones. Comenzamos a aceptar razonablemente la orientación interior, a permitir que conduzca nuestros actos.
 
Cuando le otorgamos al alma el poder de tomar nuestras decisiones, ella comienza a enviar pruebas para purificarnos y oportunidades para que evolucionemos. Entonces, la personalidad se vuelve más flexible y obediente y, por fin, comprendemos cuál es nuestra tarea como alma encarnada.
 
Para cumplir esa tarea necesitamos indicaciones internas, provenientes del alma, que conoce las Leyes Evolutivas y nuestro destino. De este modo, cuando nos entregamos a la voluntad del alma, cuando es ella la que guía nuestros actos, se cumple lo que está previsto para nuestra vida sobre la Tierra.
 
Fuente: Oportunidades de Crecimiento, de Trigueirinho

VIENTOS DEL ESPÍRITU - 62




VIENTOS DEL ESPÍRITU - 62
 
Debes transformarte en fuente de inspiración para los que se dirigen a los mundos superiores. No te podrás donar por completo mientras existan fronteras impuestas por tu necesidad de realización personal. Busca superar los aspectos de tu ser que no corresponden a la vida de servicio.
 
Si estuviésemos en tiempos normales diríamos: Como un escultor, moldea tus cuerpos a la imagen de la perfección. Pero en los tiempos de urgencia en que te encuentras, existe el camino directo de la entrega.
 
En etapas anteriores tuviste que canalizar el Fuego de la Transformación por los estrechos conductos de tus cuerpos para que, en una gradual purificación, pudiesen responder con mayor perfección a los impulsos del Espíritu. 

Mas hoy, es tu entrega la que disuelve límites....Ábrete a ella.
 
Fuente: Vientos del Espíritu, Trigueirinho
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios