martes, 6 de septiembre de 2011

SERVIR POR LA LEY DEL AMOR




SERVIR POR LA LEY DEL AMOR
 
Cuando el alma ya nos guía, se amplía más y más nuestra capacidad de servir, de ayudar a los semejantes. Vemos dentro de cada ser la esencia espiritual. Sabemos que todos venimos de la misma fuente creadora y que el amor es la primera Ley del sistema solar. Así, tratamos a todos naturalmente con amor, inclusive a los que presentan características diferentes de la mayoría ó alguna limitación.
 
Por la Ley del Amor, todo ser tiene su lugar en el universo, en donde puede desarrollar mejor sus aptitudes, su forma de donarse. Pero nadie es capaz de reconocer ese lugar usando únicamente la mente ò el deseo de servir. Sólo en lo profundo de nuestro ser sabemos dónde está.
 
Para que lleguemos a este conocimiento y nos volvamos más útiles, debemos enfocar los niveles internos de la consciencia con fidelidad, constancia y desapego. De esos niveles emana la sabiduría necesaria para que ayudemos al prójimo sin interferir en su destino. Lo fundamental es que esta búsqueda interna sea la prioridad en nuestra vida. A partir de ahí, nuestros días se van convirtiendo en puro servicio del alma, en beneficio de cualquier persona que necesite ayuda.
 
 
Fuente: Oportunidades de Crecimiento, de Trigueirinho

VIENTOS DEL ESPÍRITU - 64




VIENTOS DEL ESPÍRITU - 64
 
La vida de oración en un grupo de servicio es como la sangre que circula en un cuerpo. Todos los que allí hacen votos deben estar irrigados por ella, deben encontrar en la oración la energía que los sustenta.
 
Los que entran en la senda del Espíritu tendrán la oración como luz conductora. Sin embargo, como no hay dos seres que sigan el mismo camino para llegar a la Morada, no esperes que la Gracia te alcance de la misma manera que a tus hermanos. Agradece lo que te es concedido y  no te compares con nadie.
 
Fuente: Vientos del Espíritu, Trigueirinho

Efecto Mariposa‏





Para alcanzar el balance con la integridad de la naturaleza, debemos
comenzar a tratarnos de forma diferente en todas las áreas de nuestra
actividad. Incluso si el cambio es mínimo, incluso si es el 1%, pero
si sucede en todo el mundo, traerá cambios radicales, enormes cambios
para mejorar.
En general, desestimamos las cosas pequeñas. Por ejemplo, en los
últimos 50 años la temperatura del mundo se incrementó 0.1% y miren
la clase de cambios que esto provocó: los glaciares en Alaska y en
otros lugares están fundiéndose, el nivel del océano se ha elevado
varios centímetros, y el clima está cambiando. Y todo esto fue causado
por un simple cambio en el .1% porque está sucediendo en todo el
mundo.
De la misma manera, el diminuto cambio en cada individuo será
multiplicado por siete mil millones de almas que están absolutamente
interconectadas entre sí, una circunstancia que no estaba presente
antes. Existe ya una cercanía universal entre nosotros de cierta
forma, y por lo tanto este pequeño movimiento causará tremendos
cambios, transformando al mundo de forma extraordinaria.
El proceso actual está ocurriendo a una escala muy grande. Por lo
tanto, este pequeño cambio traerá muchas consecuencias en nuestras
vidas. Bajo condiciones de influencia mutua, cada persona influye a
todos porque estamos todos conectados en una sola red con nuestros
pensamientos, deseos, planes, etc. Los científicos ya están hablando
de esto también. Como resultado, nuestros pensamientos y deseos están
acercándose e incluyéndose unos y otros.
Esto está creando una plataforma y un territorio completamente
diferentes para la existencia de la humanidad. A través de eso,
nosotros, las personas, multiplicamos nuestros cambios debido a la
influencia de cada persona en todos los demás. Un pequeño cambio en
cada persona es multiplicado por siete mil millones, mientras que
siete mil millones de individuos interconectados influyen en cada
individuo con toda esa fuerza. Se crea una progresión especial, como
una bola de nieve que se hace cada vez más grande. Es como si
activaras una maquinaria cuya rotación se incrementa en virtud de la
multiplicación, en virtud de nuestra interconexión.
Las personas están en el nivel más alto de la naturaleza. La fuerza de
pensamiento y deseo que es inherente a nosotros excede todos los otros
factores. La fuerza más oculta es siempre la más grande. La fuerza del
nivel humano está por encima de las fuerzas de los niveles inanimado,
vegetativo, y animado de la naturaleza. Por lo tanto, con nuestros
cambios, influimos todo lo que nos rodea. Y los resultados no se
reducen a la sociedad humana. Al cambiar, llevamos a todas las fuerzas
del mundo hacia el equilibrio.
Entonces el clima se normalizará, todo tipo de desastres naturales se
apaciguarán, y problemas como el déficit de energía y la disminución
de los recursos naturales serán resueltos. En cada área en la que
experimentamos problemas hoy, experimentaremos cambios y alcanzaremos
el éxito porque de esa manera creamos un equilibrio en todo el sistema
natural, el cual constituye un todo.
Por lo tanto, no sólo queremos hacer nuestras vidas un poco más
fáciles. Si observas la ley de la naturaleza en tu propio nivel,
entonces, al ser una persona, una criatura que se eleva por encima de
los otros niveles de la naturaleza, ejerces una influencia sobre
ellos. Toda la naturaleza se eleva y desciende junto con el hombre.
Esta no tiene la libertad de elección para avanzar hacia el
equilibrio. Sólo el hombre, quien evocó el desequilibrio, es capaz de
llevarla al equilibrio, a la unidad.
Toda la naturaleza se ajusta al hombre desde abajo, al ser un sistema
que solamente acompaña a nuestro sistema humano.

Dr. M. Laitman 




 "Una pequeña acción puede cambiar el Mundo"

Liberándose del Juego Terrestre




Liberándose del Juego Terrestre
Por Sarah Biermann
Agosto, 2011


Traducido por Maribel González – marigo28@gmail.com

Desde julio hemos estado asimilando las intensas energías que entraron en junio, a través del tercer eclipse el 1 de julio. La Nueva Tierra dio un salto en la frecuencia. Veo la Vieja Tierra y la Nueva Tierra como que superpuestas, pero poco a poco separándose. Durante junio y principios de julio la Nueva Tierra hizo un rápido movimiento energético alejándose de la Vieja Tierra. En respuesta a este movimiento la Vieja Realidad y las personas que han optado por quedarse en la Vieja Realidad iniciaron un “Cambio de Vuelta”. Harriet Lernerutilizó por primera vez este término en su maravilloso libro La Danza de la Ira. Cuando dos personas están en una relación no saludable (danza) y una persona hace un cambio, la otra persona por lo general trata de conseguir que cambien de nuevo. Un ejemplo podría ser una madre que se queja constantemente de su marido con su hija. La hija escucha, da consejos (los que nunca se siguen, por supuesto) y básicamente fluye energía a la madre. El problema es que la madre realmente no quiere cambiar. Ella quiere quejarse y obtener mucha compasión y atención. Si la hija deja de desempeñar su parte en esta danza la madre aumentará su presión sobre la hija, diciendo cosas para que su hija se sienta mal (vergüenza) de no preocuparse lo suficiente por ella etc. Este es el “cambio de vuelta”.

La Vieja Energía está haciendo un “cambio de vuelta” en la Nueva Energía. Nos quieren meter de nuevo en el Juego de la Vieja Tierra del drama emocional y de sentirnos mal con nosotros mismos. Un ejemplo perfecto de esto fue algo que mi amigo Richard vio en las noticias de televisión recientemente. Había un gran reloj y letrero detrás del presentador que decía, “¡Cuenta Regresiva para la Crisis!  Se trataba de cuántos días, horas y minutos los EE.UU. tenía para llegar a algún tipo de presupuesto federal. Estamos siendo bombardeados con una sensación como que hay una crisis próxima y no estamos preparados para manejarla ni podemos controlarla.

Esta sensación se manifiesta de manera diferente en personas diferentes, dependiendo de la historia personal de cada persona y sus “botones” (puntos reactivos y susceptibles). Algunas posibilidades incluyen:

¿Voy a tener el dinero suficiente para pagar el alquiler o la hipoteca, las facturas, etc. en el futuro?

¿Voy a estar sano? ¿Podrían los síntomas que estoy teniendo ser realmente serios?

¿Voy a ser capaz de cuidar a mis hijos/padres/mascotas?

Todo el mundo parece estar “entendiéndolo” mejor que yo. ¿Me voy a quedar atrás?

Casi todos los días de las últimas semanas he sido golpeada con estos sentimientos de ansiedad y aprensión sobre el futuro. Se apoderó de mí una vez y tuve este fuerte temor de que iba a hacer algo, o no hacer algo que llevaría a la muerte de uno o todos mis hijos. Que sensación tan horrorosa. No era lógico, pero de igual forma estaba ahí.

He permanecido muy consciente y cada vez que noto el inicio de ese sentimiento, me detengo, tomo unas cuantas respiraciones conscientes y digo, “¡Eso no es mío y no lo voy a asumir! Si lo pillo con la suficiente rapidez entonces puedo despejarlo en unos cuantos minutos. Si mi mente ya ha empezado a llenar los pensamientos (malos recuerdos y/o posibles escenarios futuros malos) que coinciden con ese sentimiento, entonces tengo que darme tiempo y trabajar en ello.

Una vez que lo han “hecho suyo” hay que trabajar con ello como si realmente fuera suyo. Esto significa sentir las emociones para liberarlas de su sistema. Una vez que hayan bajado la intensidad de la emoción(es) entonces pueden despejar los pensamientos y creencias que le acompañaron.

Una y otra vez se me dice que “Recuerde quién soy.” Esto me recuerda que no soy únicamente el pequeño humano que está viviendo en estos tiempos difíciles de transición.  También soy mi Sí Mismo Superior. Esta es la razón por la que creé la meditación guiada, Viaje a su Sí Mismo Superior, para ayudarles a recordar quiénes son USTEDES.

Journey to your Greater Self (link a la meditación)

El reto ahora es permanecer consciente – a optar por no unirse al drama y malestar, sabiendo que es sólo el Juego Terrestre de la Vieja Energía tratando de meterlos de nuevo. Aunque la “invitación” podría parecer atractiva, es importante no quedar atrapados en las historias o dramas de otras personas.

Ustedes han oído hablar de las Empresas de Relaciones Públicas. Cada actor tiene una persona de relaciones públicas para que se vean bien para el público. Hay otra cosa que se llama Gestión de la Percepción o PM (siglas en inglés). El Departamento de Defensa hasta define la gestión de percepción en uno de sus manuales. Hay una novela fascinante sobre esto que se llama Toda La Verdad de David BaldacciPMsno le dan vuelta a la verdad, crean hechos y los venden al mundo como verdad. Esto se hace para manipular a la población. En el libro el fabricante multimillonario de armas y aviones militares contrata a una empresa PM para que reactive el miedo de la guerra fría de Rusia. Él no quiere crear una guerra real, porque eso no es lo que hace que gane un montón de dinero o le da el control sobre el mundo. Él quiere crear el miedo de la guerra, una “¡Cuenta Regresiva para la Crisis!”

Cuando estamos atrapados en sentimientos de ansiedad, sintiéndonos inseguros, anticipando una crisis futura, incapaces de manejar la situación, se produce una desconexión entre el Sí Mismo Humano y el Sí Mismo Superior. Perdemos la confianza y no podemos recibir orientación o consuelo. Se lleva nuestra capacidad de crear y de emprender acciones para manifestar esas creaciones. En su lugar nos encontramos en la reacción. Básicamente, se hace difícil “recordar quienes son”. Y recordar quiénes son, introduciendo más de sus energías auténticas es de lo que se trata la Transformación (Ascensión).

La verdadera razón por la que estamos aquí, encarnados en la Tierra en este momento es para liberarnos de las limitaciones y normas del Juego de la Vieja Tierra lo que nos permite traer más de nuestra autentica auto-energía al planeta.   

Hay una multitud de programas y sistemas de creencias que están diseñados para evitar que seamos quien realmente somos. Existen programas importantes, o superposiciones que afectan a todos en el planeta. También hay programas culturales, religiosos y familiares.

Realmente quiero una calcomanía de parachoques que diga, “¡No creas todo lo que creas!

A continuación se presentan algunos de los programas:

Montaña Rusa Emocional – Drama y Trauma: ¡Ustedes lo conocen! Otras personas pueden succionar nuestra energía y nos dejan exhaustos. Las emociones, y el miedo de las emociones nos pueden controlar, ya sea que estén dentro de nosotros o que otros nos las pasen.

La creencia de que somos menos que y no lo suficientemente buenos (la vergüenza va con éste). Ustedes saben….el pecado original y todo eso.

Polaridad: Tenemos que ser buenos y enfocarse en la luz.

El Programa de Dar y Recibir: Si recibimos un regalo ya sea que se trate de algo físico o un favor, entonces le debemos a esa persona algo. La mayoría de nosotros queremos asegurarnos de no estar obligados con nadie por lo que limitamos lo que vamos a recibir.

Lucha y Esfuerzo: Tenemos que esforzarnos por las cosas. Si llega de con facilidad entonces no tiene valor. (Piensa en una persona rica que heredó todo su dinero en comparación con alguien que trabajó duro y construyó un negocio.)

Y el circulo vicioso de Lucha y Esfuerzo es la creencia de que si lo estamos haciendo “bien” entonces todo va a fluir con facilidad. Así que si empezamos algo y simplemente no se manifiesta rápidamente y sin interrupciones, entonces pensamos que tal vez el Espíritu o nuestro Sí Mismo Superior o lo que sea no quiere que lo hagamos.

Vinimos aquí con lecciones que aprender y karma que despejar y si hacemos el trabajo, entonces todo será mejor y habrá algún tipo recompensa.

Si soy honesto y estoy en integridad, entonces otros me van a tratar de la misma manera.

Tengo que encajar y parecer tan “normal” como sea posible para que las personas no piensen que soy raro, no les guste o me rechacen.

Tengo que ser fuerte y eso significa no pedir ayuda. “Yo debería ser capaz de hacer esto yo mismo.”

Es importante ser una persona bondadosa.

Y entonces, existen todas las normas sobre qué comer y no comer, beber y no beber, cómo dormir, hacer ejercicio, etc.

Piensen en las pequeñas frases que han escuchado como, “Al que madruga, Dios ayuda.” Y “Es mejor dar que recibir.”

La mayoría de estos programas se ejecutan inconscientemente. La única forma de cambiarlos es tomar conciencia de ellos. Se debe permanecer consciente y observar lo que aparece en su vida.

Hay cuatro etapas para cambiar un patrón de conducta:

Incapacidad inconsciente: No se es consciente de que se está haciendo una conducta limitante.
Incapacidad consciente: Se es consciente de la conducta, pero se es incapaz de cambiar.
Capacidad consciente: Se puede captar la conducta y cambiar. Al principio se capta un poco después de que se hace, pero con la práctica consciente, la ventana se acorta hasta uno pueda detenerse antes de hacer la vieja conducta y sustituir la nueva conducta.
Capacidad inconsciente: Se está usando la nueva conducta sin pensar en ello.

Durante las etapas 2 y 3 se debe permanecer consciente y desarrollar su observador, esa parte de ustedes que no queda atrapada en el drama. Estén atentos. Se deben entrenar a sí mismos para responder de una manera nueva. Esta etapa no dura para siempre. Pronto se volverá automática (Capacidad inconsciente).

Además, la mayoría de los sistemas de creencias se mantienen en su lugar por las emociones negativas. Quieren encajar para no tener que sentir la vergüenza y desesperanza cuando otros los juzgan y/o rechazan. Por lo que deben estar dispuestos a sentir las emociones, despejarlas de su sistema antes de poder liberar el sistema de creencia.


Los a animo a cuestionar sus creencias. “¿Y si eso no fuera cierto? ¿Cómo me sentiría si no tuviera esa creencia? ¿Me trataría a mismo y a otros de otra manera? ¿Sería mi vida más divertida y libre?


Sarah Biermann tiene una capacidad asombrosa para crear un espacio seguro y no-juicioso en el que gran sanación y transformación pueden tener lugar. Con más de treinta cinco años practicando la metafísica, Sarah ha dominado una variedad de herramientas y técnicas. Ella desarrolló ImagiCreation que es una técnica que les permite entrar en una realidad alterna en la que pueden rápida y fácilmente transformar su vida. Email:Sarah@limitless-one.com. Teléfono: 415-672-1279

UN CAMINO POR DELANTE




UN CAMINO POR DELANTE
 
Un período de purificaciones y de ajustes precede la vida regida por la voluntad del alma. De ese período puede formar parte lo que se suele llamar "fase de arrepentimiento".
 
En el sentido espiritual, arrepentimiento es la disposición para reconocer los errores e inmediatamente actuar para equilibrarlos. No se trata sólo de lamentos y no debe confundirse con la tendencia a llorar por el dolor que causamos o a pedir disculpas sin que nada se transforme en nosotros. La lamentación, en sí misma, no tiene valor evolutivo; sólo deprime y perturba nuestro equililbrio, sin que resolvamos nada.
 
El arrepentimiento verdadero es un impulso para sanar las desarmonías que causamos en el pasado. Si nos arrepentimos de esa manera, es decir, si comenzamos a actuar equilibradamente, de hecho nos preparamos para nuevas etapas del camino.
 
Como evolucionamos por ciclos, existen plazos establecidos internamente para que demos ciertos pasos. Cada ciclo nos ofrece una serie de oportunidades, que están disponibles gracias a la ley del karma. Si no las aceptamos, al finalizar el ciclo tendremos dificultades para pasar al siguiente.
 
En otras palabras, el curso correcto de la evolución sería que cumplamos los ciclos, que no dejemos para mañana lo que podemos hacer hoy. Sin embargo, si no logramos dar los pasos previstos, de algún modo tendremos otras oportunidades de evolución, pues vivimos en un universo regido por la Ley del Amor. De este modo, si tenemos que repetir un ciclo, podemos aplicar lo que ya aprendimos. Si nos dejamos llevar por el aspecto negativo de nuestro "fracaso", no seremos más que un instrumento de prueba para los que están cumpliendo una etapa semejante. Pero si adoptamos actitudes positivas, podremos ser un estímulo para el progreso de todos, que se beneficiarán con la experiencia de nuestra caída anterior.
 
Fuente: Oportunidades de Crecimiento, de Trigueirinho
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios