sábado, 29 de octubre de 2011

Oh, Gran Espíritu, cuya voz oigo a través del viento


Oh, Gran Espíritu, cuya voz oigo a través del viento





y cuyo soplo da vida a todas las cosas, escúchame!

Voy hacia ti como uno mas de tus numerosos hijos;
soy débil.... soy pequeño.... necesito tu sabiduría y tú fuerza.

Permíteme caminar entre la belleza y haz que mis ojos perciban
siempre las púrpuras y encendidas puestas del sol.

Haz que mis manos respeten las cosas que has creado
y da agudeza a mis oídos para que puedan oír tu voz.

Hazme sabio, de modo que pueda comprender
cuanto has enseñado a mi pueblo y las lecciones
que has escondido en cada hoja y en cada roca.

Te pido fuerza y sabiduría,
no para ser superior a mis hermanos,
sino para ser capaz de combatir a mi mayor enemigo,
yo mismo.

Haz que este siempre preparado
para presentarme ante ti con las manos limpias
y la mirada alta, de manera que,
cuando mi vida se extinga como se extingue una puesta de sol,
mi espíritu pueda acudir a ti sin nada de que avergonzarme

ORAR ES ESENCIAL PARA QUE LA HUMANIDAD TRASCIENDA EL CAOS PLANETARIO.






LA VIDA DE ORACIÓN NECESITA SER DESCUBIERTA POR EL HOMBRE.

ORAR ES ESENCIAL PARA QUE LA HUMANIDAD TRASCIENDA EL CAOS PLANETARIO.


Los momentos actuales de la Tierra son extremedamente críticos. La Jerarquía está ayudando a todos los seres a elevar su consciencia más allá del plano mental. Esa es una llave preciosa, hasta que lleguen los resultados de la lucha existente en los niveles tridimensionales entre las fuerzas evolutivas del caos.
La solución de los problemas de la humanidad no se encuentra en los métodos usados hasta hoy; su fracaso es innegable; basta observar la actual situación de la superficie de la Tierra. Solamente si el hombre trasciende la realidad visible y el nivel de relaciones en el plano material, e ingresa en regiones de consciencia todavía desconocidas, podrá captar las respuestas para superar sus problemas. Por eso, es de suma importancia tener conciencia de la vida interior y el disponerse a manifestarla. Es la energía de las regiones sublimes del cosmos la que alimenta la existencia en los niveles concretos, y de las que emana la luz de una sabiduría superior.
Es necesario dejar de lado toda y cualquier ligazón con el mundo tridimensional, que está en una desintegración acelerada. Tanto la ilusión, como la aspiración personal, son elementos densos y arrastran consigo sustencias síquicas de conficto y degenerativas, oscureciendo casi completamente la luz que debe irradiarse del ser.
En estos tiempos, ninguno fue convocado para ver la vida pasar con suavidad; el llamado es para una verdadera unión con la energía espiritual y divina.
El trabajo interior que está ocurriendo hoy en la Tierra consiste en dividir la llama de una antorcha en varias llamas, de modo que una sola fuente de luz pueda transformarse en varias otras de igual intensidad.
Como los servidores son pocos, hay necesidad de que las consciencias se expandan, de modo que cada una pueda recibir un mayor potencial de energía, supliendo la falta de aquellos que no asumirán sus funciones. Las simientes que se cosechan deben ser cogidas por muchos nuevos plantadores, para que la superficie de la Tierra pueda florecer y dar frutos, proporcionando alimento espiritual a todos los que la habitan.
Como una de las expresiones del trabajo interior, la oración es un camino de rescate de muchas consciencias, y no solamente de aquel que ora; ella abre caminos por donde muchos pueden pasar. Ella no excluya la acción en la vida material, por la cual nos toca cuidar. La oración es también un canal para que la energía de los niveles densos se eleve.
Aunque uno pueda dedicarse como pionero a las realizaciones externas, válidas para su  época, tendrà también que descubrir la oración interna para conocer la correcta dirección a seguir. Es la sabiduría interior la que conduce el barco, tanto en las tormentas como en las aguas tranquilas. Sin embargo, el camino del medio es todavía una ley en esta Tierra y débese tener presente que más vale la pena proseguir entre  los percances que perderse en lugares cómodos.
Es innegable la necesidad de que la consciencia se abra al espíritu. La oración permite que todos los sentidos se recojan en una entrega al universo interior, aún desconocido. Es posible cultivar ese estado, dándose a sí mismo a lo que es necesario y ofreciendo los frutos de su compromiso a su propio ser interior. Esa es una forma de oración activa, de reconocimiento de la presencia de la vida suprema en todas las cosas.
La oración interior, a su vez, se construye en pura energía y consciencia, en el silencio y el recogimiento; ella es la secreta y oculta aproximación a la fuente de vida.

ARTÍCULO DE TRIGUEIRINHO


La profecía de los Guerreros del Arcoiris





La profecía de los Guerreros del Arcoiris

Lelanie Fuller Stone, La Dama Cheroqui, es la narradora de esta historia que su abuela le contó a su vez siendo ella una niña.
“Hubo alguna vez una anciana llamada Ojos de Fuego, nacida india de la tribu Cree de norteamérica, esta mujer lanzó una profecía que hasta nuestros días hace eco; la profecía dice así:
Llegará el día en que la codicia del hombre blanco, del Yo-ne-gi, hará que los peces mueran en las corrientes de los ríos, que las aves caigan de los cielos, que las aguas ennegrezcan y los árboles ya no puedan tenerse en pie. Y la humanidad como la conozco dejará de existir.
Llegará el tiempo en que habremos de necesitar a “los que preservan las tradiciones, las leyendas, los rituales, los mitos y todas las viejas costumbres de los pueblos” para que ellos nos muestren cómo recuperar la salud, la armonía y el respeto a nuestros semejantes. Ellos serán la clave para la supervivencia de la humanidad, y serán conocidos como “Los Guerreros del Arcoiris”.
Llegará el día en que algunas personas despierten de su letargo para forjar un Mundo Nuevo de justicia, de paz, de libertad y de respeto por el Gran Espíritu.
Los Guerreros del Arcoiris transmitirán el mensaje, para difundir sus conocimientos a los habitantes de la Tierra, a los habitantes de Elohi. Ellos enseñarán a vivir como vive el Gran Espíritu, y mostrarán cómo ese mundo futuro se ha alejado del Gran Espíritu y por qué razón se encontrará tan enfermo.
Los Guerreros del Arcoiris le enseñarán a la gente que este Ser Ancestral, el Gran Espíritu, es un ser de amor y comprensión, mostrarán cómo devolverle a la Tierra, a Elohi, toda su belleza. Estos Guerreros del Arcoiris proporcionarán a la gente los principios y reglas para hacer una vida acorde con el mundo. Es! tos principios serán los mismos principios que seguían los pueblos del pasado.
Los Guerreros del Arcoiris le enseñarán a la gente los viejos hábitos de la unidad, del amor y de la comprensión. Y enseñarán por los cinco rincones de la Tierra cómo alcanzar la armonía entre las personas. Le enseñarán a la gente cómo orar al Gran Espíritu de la misma manera como lo hacían los pueblos del pasado, dejando que el amor fluya como las hermosas corrientes que descienden de las montañas, por cauces que las llevan a unirse con el océano mismo de la vida. Y una vez más renacerá la alegría de estar en compañía como también en la soledad.

Estarán libres de envidias mezquinas, y amarán a sus semejantes como a sus hermanos, sin importar el color de su piel, su raza o su religión.
Sentirán cómo la felicidad inunda sus corazones mientras se vuelven cada uno con el resto de la creación. Sus corazones serán puros e irradiarán calidez, comprensión y respeto por la humanidad, por la naturaleza y por el Gran Espíritu. Y una vez más colmarán sus mentes, sus corazones, sus almas y sus actos de los pensamientos más puros, para así aspirar a la magnificencia del Maestro de la Vida, ¡el Gran Espíritu!
Hallarán la fortaleza que se oculta en la belleza de una oración y en los momentos de soledad de la vida. Y sus hijos nuevamente podrán correr libres y disfrutar los tesoros de la Naturaleza y de la Madre Tierra, libres de venenos y de la destrucción generada por el Yo-ne-gi y sus prácticas codiciosas.
Los ríos fluirán limpios otra vez, los bosques serán abundantes y llenos de hermosura, y otra vez habrá aves y animales sin número.
Nuevamente se respetarán los poderes del planeta y de los animales, y la conservación de todas las cosas bellas se convertirá en una forma de vivir.

El pobre, el enfermo y el necesitado recibirán cuidados de sus hermanos y hermanas de toda la Tierra. Y estas prácticas serán de nueva cuenta parte de sus vidas cotidianas.
Los líderes de los pueblos volverán a ser elegidos a la vieja usanza... no por el grupo político al que pertenezcan, ni porque griten más fuerte o presuman más, tampoco por un proceso de intercambio de insultos o acusaciones mutuas; serán elegidos aquellos cuyas acciones digan más que sus palabras.
Serán elegidos como líderes o Jefes aquellos que den muestras de su amor, su sabiduría y su valor, que hayan sido capaces de actuar por el bien de todos.
Serán elegidos por sus cualidades, no por la cantidad de dinero que posean. Y al igual que los Jefes devotos y considerados de la antigüedad, usarán su amor para entender a la gente y para asegurarse de que sus niños y jóvenes sean educados en el amor, en el trabajo y en el conocimiento de su entorno. Les mostrarán que los milagros pueden hacerse realidad para curar a este mundo de todos sus males, devolverle la salud y la belleza que antes tuvo.
Las tareas que les esperan a los Guerreros del Arcoiris serán muchas y mayúsculas. Habrá enormes montañas de ignorancia que será necesario vencer; se enfrentarán contra prejuicios y odio. Tendrán que ser dedicados, firmes en su fortaleza y tenaces de corazón. Porque en su camino hallarán mentes y corazones dispuestos a seguirlos en esta senda que le devolverá a la Madre Tierra toda su belleza y su plenitud.

Ese día llegará pronto, ya no está lejos.

BALAS O SEMILLAS









BALAS O SEMILLAS

Uno puede ofrecerle sus ideas a otro como balas o como semillas.  Puede dispararlas, o sembrarlas; pegarle en la cabeza a la gente con ellas, o plantarlas en sus corazones.  Las ideas usadas como balas matarán la inspiración y  neutralizarán la motivación.
Usadas como semillas, echarán raíces, crecerán y se  volverán  realidad en las vidas en las que fueron plantadas.  El único riesgo en usarlas como semillas: una vez que crece y se  convierte en parte de aquellos en quienes fueron plantadas, es probable que  nunca te reconozcan el mérito de haberlas ideado. Pero si uno está  dispuesto a  prescindir del crédito, recogerá una rica cosecha.

Autor Desconocido 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios