domingo, 4 de diciembre de 2011

La Contemplación






"Cuando se quiere sinceramente renunciar a algunas de nuestras malas costumbres no es fácil; es cierto, hay que saberlo. Antes de comprometerse en un movimiento espiritual, el discípulo todavía no ha sido instruido en las reglas de la Ciencia Iniciática; sin embargo vive un poco, de cualquier manera. Pero en el instante en que vislumbra una vida espiritual más hermosa, más rica y decide aceptar tal vida; evidentemente como las antiguas costumbres no han desaparecido, todo su ser interior se convierte en un verdadero campo de batalla: No hay más que conflictos entre la vida anterior que reclama; y la nueva vida espiritual, que quiere instalarse. El discípulo sufre, se siente desgraciado; y por instantes, el desánimo se apodera de él…

Pero hay que perseverar. Con moderación, sin forzar nada; y suceda lo que suceda, tratemos de perseverar en nuestros esfuerzos. Así; un día, acabaremos consiguiendo la victoria. Entonces ya no se sufrirá más y dejaremos de luchar: Todo en nosotros quedará ordenado, armonizado; para por fin saber, lo que es la verdadera vida."
 

Cuando el reproche llega con veneno




Cuando el reproche llega con veneno 

Hay personas que tienen una especial habilidad para herir de palabra a sus familiares,
conocidos o compañeros de trabajo.
Con ironías mordaces saben dirigir sus reproches hacia nosotros con puntería y precisión que
llegan a fondo. Nos recuerdan un error del pasado, ponen ante nuestros ojos lo que hicimos o
 dejamos de hacer, denuncian nuestras actitudes (verdaderas o supuestas), buscan la
 palabra y el gesto más venenoso para humillarnos y, como a veces dicen, para
ponernos en nuestro lugar.
Cuando llega el momento de sufrir por las embestidas de esas personas, surgen en nosotros
 sentimientos de defensa o deseos de revancha. Quisiéramos, en ocasiones, responder a la
dureza con dureza, echar en cara a nuestro interlocutor los errores que también él ha
 cometido. Otras veces buscamos una defensa decidida, formulamos justificaciones
más o menos buenas. No falta quien desea una fuga rápida: es difícil enfrentarse
con quien una y otra vez nos ha humillado.
Si miramos ese tipo de situaciones desde otra perspectiva, podríamos aprovechar
 reproches envenenados para crecer en paciencia, humildad, comprensión, espíritu
 de perdón. Quizá nuestro interlocutor vive una situación difícil, y ha encontrado en
 mí una víctima en la que volcar sus penas (no de la mejor manera, pero así ocurrieron
 los hechos). O tal vez busca mi bien, aunque le falte habilidad para decir las cosas
 con cariño. Es posible que no perciba mínimamente el daño que produce en
 mi sensibilidad: hay corazones que han perdido la capacidad de medir sus
 actos, con o sin culpa: dejemos el juicio a Dios.
A quien sufre intensamente este tipo de situaciones queda la posibilidad de responder
 al mal con el bien, de preguntarse sinceramente para ver si no ha habido ocasiones
 en las que uno mismo ha caído en este tipo de actitudes agresivas hacia otros.
Recibir una herida puede llegar a ser, por desgracia, motivo para hundirse en el
 desaliento. Pero puede, si abrimos los ojos a la esperanza y descubrimos que
Dios pide paciencia y mansedumbre a sus hijos, convertirse en motivo para
avanzar hacia la comprensión y el perdón.
Cada uno afronta este tipo de situaciones desde la propia libertad. Aprender a hacerlo
 bien nos permitirá vivir con mayor paz, llevará a una curación más rápida (aunque
 permanezca dentro un dolor que no acaba de apagarse). Seremos entonces capaces
de medir bien nuestras palabras para llenarlas con la bondad y la dulzura que
 quisiéramos también fuesen usadas con nosotros.
 
 
Autor:Fernando Pascual

Amor en calma





Amor en calma



Amados:

Me gustaría hacer un discurso sobre la cualidad del Amor llamada calma.

Esta cualidad implica en gran medida el conocimiento de Uno Mismo, para que Uno sea capaz de incorporar esta cualidad. En el Mundo de hoy están ocurriendo muchos movimientos y cambios; y mientras ocurren estos cambios, en cada Alma surge la necesidad de exhibir esta importante cualidad.

Es una fuerza interior que lleva en ella una orden Divina de que todo lo que se está manifestando en el Mundo alrededor de ti emita una sensación de paz y restauración del sentimiento de que todo está bien.

Muchas veces las personas son asaltadas por las discordantes energías de otros Seres que están en la agonía de grandes cambios de algunos aspectos de su vida; y esta energía irradia a su entorno, afectando los campos aurales de los receptores, lo cual usualmente se percibe como impulsos emocionales para reaccionar similarmente a la manera caótica reflejada.

Cuando uno es capaz de permanecer en calma y refrenarse de reaccionar con emoción para hacer eco de la emoción de Otro; y en su lugar responde calmadamente pidiendo humildemente la aclaración de la causa raíz de la angustia, ello inmediatamente suaviza todos los campos energéticos y facilita una comunicación positiva que transmuta todos los campos energéticos de la vecindad hacia una mayor sensación de bienestar.

Esta cualidad del Amor se volverá más importante mientras avanzamos por los pasajes de las Edades; y mientras continúan ocurriendo muchos cambios, cada vez con mayor rapidez.

En estas situaciones, un Alma calmada que emite paz y tranquilidad hará casi cualquier cosa que sea necesaria para asegurar que el orden sea restaurado; traerá a la situación una sensación de equilibrio y continuidad. En todos los sentidos ésta es una gran bendición para quienes la rodean.

Esta cualidad, Amados, será de gran ayuda en estos tiempos.

En este tiempo hay muchas Almas en la Tierra que han desarrollado ésta; y por supuesto muchas otras cualidades de Amor, para ayudar a la navegación más suave de esta nave llamada Tierra, mientras tiene lugar el cambio de las Edades de maneras que requieren que uno sea extremadamente adaptable y acepte lo que está teniendo lugar.

Un comportamiento calmado y pacífico ayudará a neutralizar la ansiedad y la negatividad. De esta manera, muchas energías caóticas pueden ser transmutadas y cambiadas hacia un esfuerzo cooperativo positivo con todos los Seres, cuando sea necesario.

Todas las Almas en la Tierra tienen la capacidad de permanecer en sintonía con el Propósito Superior por el cual vinieron. Uno de los requerimientos es la necesaria calma para evaluar el siguiente paso que debe darse para avanzar en la vida en cualquier dirección que parezca mejor.

Cuando estás calmado, la mente es más lúcida y clara y está más en contacto con la guía y la dirección internas de tu Yo Superior. Incorporando esta cualidad de Amor, haces posible que quienes te rodean se sintonicen con tu energía y prevalezca mayor paz.

Una manera de tener calma en esos momentos en los cuales todo a tu alrededor está en caos, es practicar la respiración profunda, hacer una profunda inhalación hacia tu chacra raíz, sosteniéndola durante una cuenta de tres; y luego exhalando, con la intención de que toda la tensión y las energías caóticas sean liberadas con tu exhalación. Este simple ejercicio te ayudará a restaurar la sensación de calma interior.

Os dejo ahora para que reflexionéis en estas palabras con mi Amor y calmada dedicación.

YO SOY el arcángel Gabriel.


Canalizado por: Marlene Swetlishoff 
OCTUBRE 6 DE 2011

Livianos de equipaje





Livianos de equipaje



Andamos por la vida cargando el peso, de nuestros propios conflictos.
Si encontráramos la forma de liberarnos, de ciertos sentimientos negativos, podríamos hacerlo con la misma facilidad, con la que nos desprendemos de algo que no usamos.


Todos los días venía un maestro diferente a hablar con Francesco.

Se había hecho amigo de uno que se llamaba Pedro, encargado de tener las llaves del Cielo.

Una mañana, cuando Francesco cuidaba su jardín, fue Pedro a visitarlo. Francesco estaba muy alegre porque ese día su jardín se había llenado de rosas.

—¡Veo que tienes una buena familia! —exclamó Pedro.

—¡Hola! ¡Me asustaste! Tú te acercas siempre tan silenciosamente que pareces un fantasma.

—Y tú también te mueves sin hacer ruidos, ya aprendiste a volar sin chocar con tus alas.

—Aprender a volar fue una linda experiencia y, ahora que estoy seguro, hasta juego en el aire. Me siento tan liviano y tan feliz, que no volvería allá abajo. Creo que, cuando uno está vivo, el cuerpo es un gran peso; todo lo que uno hace resulta incómodo y pesado.

—Oh, no, no te confundas, no era el cuerno lo que te pesaba, era el equipaje.

—¿Qué equipaje?

—El equipaje que llevabas sobre tus hombros.

—¿Me puedes aclarar de qué estás hablando?

—Todos los humanos, a medida que van creciendo, van cargando con sus propios equipajes.

Ustedes, las personas, lo llaman cruz, ¿es así?

—Sí, es así, ¿y cómo es que cargamos un equipaje y no tomamos conciencia de que nos hace mal?

—Algunas personas se levantan por la mañana y, antes de comenzar el día, cargan en su propia maleta sus angustias, sus penas, van ubicando en los rincones que están todavía vacíos algunos recuerdos negativos, un poco de culpa, miedo al fracaso y, aunque y a esté bastante pesada, siguen agregando sensaciones a la maleta, estirada y vieja.

Y, para no perder la costumbre, algunos ponen, en algún espacio libre, las dudas del porvenir, algún temor al presente y unos malos tratos, de esos que cuesta olvidar.

Y puedo seguir con la lista de enfermedades, depresiones, etcétera, etcétera; la carga es, a veces, infinita.

Luego, la valija se cierra, se lleva encima y te acompaña durante ¡todo el día. Por supuesto que, por la noche, sientes que su peso te produjo un poco de cansancio; entrando el fin de semana, el peso incrementa, y es mucho peor cuando llega fin de año.

¡Lo peor es que algunas personas no saben aligerar la maleta y, como se llena cada día más, un buen día explota! Y entonces te lastima el cuerpo.

Quiero decir que te enfermas y, en ese mismo momento, algunas personas se sienten desconcertadas. Nadie entiende que el espíritu fue mandando señales en forma constante, que no soportaba tanta carga, que el equipaje le hacía perder pureza y brillo al alma.

—Creo que tienes razón. ¿Cuál sería la causa por la cual algunas personas ven la vida color de rosa? Esas personas que se ríen a carcajadas hasta llorar. ¿Cuál es el secreto que tienen ellas para andar tan ligeras de equipaje?

—Esas personas saben hasta cuánto pueden cargar, saben decir basta, eligen todo el tiempo, viven la vida hasta el fondo. Saben pedir perdón sin quedarse con rencor, saben recibir ayuda cuando alguien se las ofrece y saben valorarla, tienen el don de dar con el corazón abierto de par en par.

Ríen con todas sus ganas, son comprensivas con los que no quieren cambiar, tienen paciencia con sus sueños, aceptan los fracasos como irte de la vida, sin necesidad de anclarse en ellos y recordarlos todo el tiempo. Se aman y aman a todos los que los rodean. Son humildes, abiertas a recibir todo lo que les puede ofrecer alivio.

Esas personas viven la vida con todos sus sentidos, ven, escuchan y sienten, desde lo más pequeño hasta lo más grande.

Francesco, con su mirada muy baja, clavada en la túnica de su maestro, comentó:

—Esas personas son perfectas.

El maestro, pasando su mano por su luz, queriéndole hacer una caricia, le dijo:

—No son perfectas, son sabias, son perceptivas, no son ni buenas ni malas, simplemente saben vivir. Y te diré que también saben morir. 

Y un silencio cubrió el lugar.

—¿Cómo se hace para dejar el equipaje a un costado? —preguntó en voz baja Francesco. ¿Dónde se puede dejar el peso de los recuerdos, de las frustraciones, de las tristezas?

—Empecemos por orden. Cuando te refieres a los recuerdos, ¿tú hablas de los negativos o de los positivos?

—Hablo de los negativos. Creo que los otros no pesan...

—Sí que pesan porque, si tienes un buen recuerdo de algún momento pasado, lo quieres revivir y, si no lo puedes hacer, te sientes mal; por eso es importante que cada momento grato lo guardes en el estuche del alma.

Nada se repite de la misma manera, los momentos son distintos, las personas cambian en cada minuto, cada situación es diferente.

Igualmente los positivos pesan mucho menos.

Los pensamientos negativos son recurrentes, a veces son situaciones que no estuvieron resueltas totalmente.

Tu mente quiere que, de algún modo, les encuentres una solución y entonces te aparecen en cualquier momento.

Y eso te angustia y te deprime: eso es dejar que tu mente entre en la memoria del dolor.

—¿Qué puedes hacer cuando aparecen estas sensaciones dentro de la mente?

—Déjalas que aparezcan. No te resistas, siéntate tranquilo y piensa y trata de ver esa escena que te angustia.

Haz de cuenta que estás viendo una película. Pasa la imagen más lentamente o con más rapidez, agrégale colores a la imagen o déjala en blanco y negro.

Uno es lo que piensa, y la forma en que recuerda los hechos que fueron pasando en su vida determina cómo va a actuar en el futuro.

Como el pasado no lo puedes cambiar, la mejor manera de defenderte de los recuerdos con peso es cambiar el modo en que los recuerdas; puedes agregarles colores, olores, sensaciones, y averiguar de qué forma ese recuerdo puede quedar superado o mejorado.

Recuerda: si tuviste una vez una experiencia negativa, para qué recordarla. No vale la pena gastar lágrimas nuevas en penas pasadas.

—Y dime, maestro, ¿cómo puedes dejar fuera de la valija las frustraciones, creo se sienten bastante pesadas?

—Mira, la frustración es como una pelota rellena de impulsos, deseos, trabajo, ilusiones, apegos. Cuando estás a punto de dar el puntapié inicial para lanzarla, la pelota se corre de lugar y no la puedes alcanzar.

Como no has resuelto esa situación, la pelota se queda botando a tu lado, haciendo el ruido característico de cuando la haces chocar contra el suelo.

Entonces, te aturde, te molesta y ya no quieres volver a intentarlo; pero tienes que entender que, si algo no se dio, fue por alguna causa desconocida para ti, aunque no le encuentres la razón.

Hay que ir liviano por la vida; todas las personas tienen que aprender a volar, aunque crean no tener alas.

Las alas crecen en el alma, en la mente, en los sentimientos.

Para qué llevar equipaje, si es tan lindo ser libre, y que esa libertad sea la que te da la ausencia de malos pensamientos.

Recuerda, Francesco, la próxima vez, nada de rencores ni de miedos.

El amor, la caridad, la bondad no pesan nada y son buenas compañías en todos los momentos de la vida.




Extracto de "Francesco Una vida entre el Cielo y la Tierra de Yohana Garcia"

¿Si no existiera la Navidad?





Si no existiera la Navidad
¿Y si camináramos por las calles
sin que hubiesen luces o decoraciones,
y sin escuchar: "¡Feliz Navidad!"?
¿Qué ocurriría con el relato de una estrella,
de los ángeles, de los Reyes Magos.
La Navidad es nuestra afirmación
de que aunque los vientos congelantes del invierno
puedan enfriar nuestros cuerpos,
y los días cortos obscurecer nuestro mundo,
no pueden enfriar nuestro espíritu
ni obscurecer nuestra vida.
Si nuestro mundo se vuelve un invierno gris,
lo pintaremos Navidad brillante.
Se narrarán historias maravillosas con gran deleite.
Habrá un gran deseo de compartir
generosamente nuestro bien con otros.
Habrá la necesidad de encender una vela
tanto en nuestras ventanas como en nuestras mentes
para ver cómo su pequeña luz
hace que las tinieblas huyan.
Siempre habrá Navidad,
Si no existiera la navidad,…
no tendríamos el tiempo maravilloso
para reflexionar,
para reencontrarnos.
para hacer un alto en el camino,
para volver a amarnos,
para entregar una oración nueva
al divino hacedor,
para volver a saludar a los vecinos,
amigos y parientes,
para volver a perdonar.

gracias debemos dar por poder recibir
en nuestros corazones la alegría
y la paz de esta fecha maravillosa
de Amor Universal.

¿De dónde viene el Mal?




¿De dónde viene el Mal?

        La Biblia nos muestra qué es el mal. Lo denuncia mostrando su cara más horrible, a fin de que le tengamos horror. Por ello la historia que describe de la humanidad es tan sombría y triste. Dios quiere, para nuestro bien, que tomemos conciencia de toda la miseria en la cual hemos caído. Los relatos bíblicos, si bien están escritos con sobriedad, nos muestran, al igual que la historia contemporánea, la maldad del corazón humano.

       La Biblia nos muestra primeramente el origen del mal, bajo la persona de un ser misterioso: Satanás. Luego nos dice que el Mal es un principio que se introdujo en el hombre cuando éste desobedeció por primera vez a Dios. Dicho principio se transmite de padre a hijo, porque, desde que Adán pecó, forma parte de nuestra condición humana.

       La Biblia llama a este principio de mal “el pecado”, y las acciones que produce son “los pecados”. “Del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias” (Mateo 15:19).

       Pero felizmente la Biblia no se detiene en esta constatación, sino que nos presenta a Jesucristo, quien solucionó la cuestión de los pecados mediante su sacrificio expiatorio, y ofrece un corazón nuevo y puro a todo el que cree en Él. ¿Lo ha recibido usted? 


MEDITACION MANTO DE LUZ DE ESTRELLAS





MEDITACION MANTO DE LUZ DE ESTRELLAS


Respira profundo, suelta lentamente relajando tu cuerpo desde los pies a la cabeza.

Toma otra respiración profunda y ves que una cinta de luz blanca brillante ingresa a tu cuerpo, lo llevas hacia el tanden, retienes allí, y sueltas la cinta a través de los pies...
Es tu respiración que palpita ahora la madre tierra.
Toma otra respiración profunda, ingresa una luz blanca brillante, llega hasta el Tanden, retienes y al soltar respira con el coronario llegando hasta el gran Sol central....
Ahora es el padre que respira tu aliento....
Tomas una gran respiración profunda e ingresa el aliento de Vida desde el Corazón de la madre por las plantas de los pies y del padre desde el sol central, baña tu corazón con la energía platina de Gaia y la energía Dorada del Sol, ves tu Corazón llenarse de las dos energías que se unen, para formar el gran diamante del Corazón Único que habita en el espacio Divino de verdad y armonía., el espacio frente a ti ...
Observa como brilla y te ama, ámate tu en este instante y permítete perdonarte, impregna tus células del perdón.
Una gran paz invade tu cuerpo.....flotas sin peso pues te has perdonado y en este perdón perdonas a todos los demás.......tu corazón encendido es cada vez mas grande y brilla mas, sientes como dentro de él, se forma una estrella...... es el vientre de Luz de tu corazón que anida muchas estrellas que esparcen su brillo a todo tu cuerpo, cada estrella se integra a cada núcleo de todas tus células, Afirmas, yo soy en mi, la Luz, madres que nacen del Sol, semillas de los por nacer,.....
Que paz....los ojos del cielo te observan, las energías de las madres son percibida por el corazón Único que esta ya anunciando su presencia, sus cuerpos siguen flotando en un espacio sin tiempos, en el vacio de la nada, solo ven las estrellas de su corazón.....su luz resplandece cada vez mas... y desborda el corazón para ingresar por el chakra coronas, se derrama hacia el tercer ojo, en un manto de luz cubre todos los chacras mayores, menores... y eres, un manto de estrellas que te cubren desde la cabeza a los pies, se unieron todas las diosas, todos los principios, toda la verdad. Flotan ahora como una gran esfera brillante.....subiendo por el Arco iris, se deslizan por la cascada de Luz del elixir de vida donde mora Di-s, vibra el Corazón enlazando su ser superior en una unión de paz y alegría, la mágica unión de amor con amor en un estallido de luces, en la energía del ser que va tejiendo conn hilos de oro de los tiempos en los no tiempos en las tres estrellas cristicas donde el Ser los une con la estrella superior de su chacra coronas, entrelazan sus hilos de oro con brillos rubí, a su tercer ojo, en los espacios del Corazón Único, espacios sagrados, Divina unión entre lo conocido y lo por conocer, en un tiempo mas allá del espacio, un sonido hermoso llega a sus oídos, el viento de la creación en el ensueño de su ser estelar que esta frente a sus ojos y resuena en cada una de sus células .Las madres del Sol resuenan en sus hijos de la tierra, nuestro cuerpo flota , la luz se derrama hacia fuera como dos rayos, uniendo el sacro con el tercer ojo, anunciando la nueva raza naciendo. Vean desde el interior la magnifica creación que se despliega ante ustedes, no creen, solo manifiesten lo que está dentro, envíen la luz del Corazón Único y caminen la tierra dando amor, la luz del Gran Sol central se manifiesta desde los seres humanos para que no continué viajando y descienda iluminando a la madre, toda la creación necesita de nosotros, para que sostengamos la luz.
Ahora aparece un gran jardín llenos de flores, ingresamos por el, espacios hermosos y perfumados, cielos e infinitos senderos iluminados, nuestro cuerpo se ondula, y en la magnifica onda de amor, saltemos, el gran salto quántico, hacia la marea de seres que dará la otra ola hacia la nueva creación. Sentimos deslizarnos por una cascada, estamos serenos, tranquilos, y nos mantenemos en la armonía.
Despacio percibamos nuestro cuerpo físico, lo vemos totalmente iluminado; regresamos nuevos, dejando lo viejo atrás. Mantengámonos en el Ser único.
Abrimos lentamente los ojos. Soy un ser de Luz caminando la tierra, con alegría y Paz, nada me perturba, me mantengo tranquilo y armónico.
Soy el ser nuevo moviendo las ondas de la nueva raza en la brillante creación.

Extraído del libro "Perlas del Alma" de Silvia S. Zimerman
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios