miércoles, 29 de enero de 2014

Tres hermanos...

Red Planetaria de Luz
Newsletter Claridad

Mensaje: Tres hermano encuentran oro, Noticias para el corazón, Martes 28 de enero 2014, por Prem Rawat. Este es un Boletín editado y distribuido por Juan Angel Moliterni (www.escuelaclaridad.com.ar).
HABÍA UNA VEZ TRES HERMANOS… que se habían criado con bastantes comodidades. Pero los años transcurrieron, sus padres fallecieron, ellos perdieron todo su dinero y acabaron completamente arruinados, hasta el punto de tener que mendigar para comer. En estas circunstancias, los tres hermanos decidieron ir a los ríos de la montaña en busca de oro.

La suerte les sonrió, los tres encontraron la misma cantidad de oro, y cada uno se llevó su parte a casa. Pasó un tiempo, y el primer hermano, que era muy religioso, instaló un pequeño altar para su oro. Cada día le rezaba, invocando su poder para eliminar la pobreza y el sufrimiento que le aquejaban, y no tener así que mendigar nunca más ni verse obligado a hacer nada que no quisiera hacer, una vez que ya tuviera casa y comida. Eso es todo lo que hizo, rezar.

El segundo era muy culto. En lugar de rezar al oro, escribía ensayos sobre su poder y poemas en su honor. Describía con detalle cómo el oro, tan bello y brillante, tenía el poder de quitarle el hambre y de proporcionarle ropa y un techo bajo el que guarecerse.

En un principio, podría parecer que hay una gran diferencia entre lo que hicieron estos dos hermanos, pero pensándolo bien, la diferencia no es tan grande.

El tercer hermano vendió el oro. Con el dinero que obtuvo, compró una finca en la que plantó verduras y árboles frutales. Comía todo cuanto quería, lo que no necesitaba lo vendía, y con el dinero que ganó de ese modo se construyó una casa preciosa. Lo curioso del caso es que este tercer hermano consiguió las tres cosas que anhelaban los otros dos, ropa, comida y techo.

Había pasado mucho tiempo cuando decidieron volver a reunirse. “¿Qué tal te va?”, se preguntaron al verse el uno al otro. El primero dijo: “Muy bien. Rezo todos los días. Cada día pido al oro todopoderoso que me proporcione ropa para vestirme, una casa en la que vivir, y alimentos para comer. No me cabe duda de que, dada mi sinceridad, algún día el oro me responderá”. El segundo hermano dijo: “Yo escribo ensayos maravillosos sobre el oro, y estoy seguro de que algún día, complacido con mis alabanzas, el oro me concederá todos mis deseos”. Al ver la devoción y la entrega que sus hermanos mostraban por el oro, el tercero permaneció callado. Así que los otros le preguntaron: “¿Y qué haces tú? Llevas buena ropa y se te ve saludable. No como nosotros, con estos harapos. ¿Qué ha ocurrido? ¿Han sido atendidas tus plegarias?”. El tercer hermano dijo: “Lamento decirles esto, pero yo vendí mi oro. Con el dinero que me dieron compré una finca y trabajo en ella. Así es cómo, gracias al oro, ahora tengo ropa, comida y techo”. Entonces los otros dos se dieron cuenta de que aunque los tres habían comenzado con la misma cantidad, en realidad ellos dos no habían hecho nada con el oro.
Esta historia tiene mucho contenido. Se podría hablar de ella durante horas, sin duda, porque refleja la condición de este mundo. Se nos ha dado algo cuyo valor no entendemos. Rezamos a Dios, pero no aceptamos su regalo. Cada día hacemos más peticiones a Dios, pero no aceptamos lo que nos da. Creemos que si rezamos, algún día, en el futuro, nuestros deseos se cumplirán. Perdón, pero eso es confundir a Dios con un genio.

Para que nuestros deseos se cumplan necesitamos a un genio, no a Dios. La diferencia es que Dios da sin que se le pida. Con un genio, uno tiene que frotar la lámpara, y cuando el genio aparece te concede tres deseos. Hay que pensar bien lo que uno quiere, pedirlo con habilidad y tal vez entonces el genio te lo conceda. Pero eso no es real.

Lo que se nos da cada día, el regalo de la vida, del aliento, de la conciencia, la comprensión, la claridad, la serenidad, no se puede comprar. Son regalos. No hay una tienda con un letrero que diga: “Aquí se vende serenidad”. O: “Aquí se vende claridad”. Se regalan. No hay una tienda con un cartel que ponga: “Compre alientos aquí”. Si existiera una tienda así, habría una cola larguísima. La gente que se queda sin aliento en los hospitales iría derechita a ponerse en la cola diciendo: “¡Yo también quiero, para mí también!”.

La vida se te ha dado gratuitamente. Lo único que se te pide es que hagas algo con ella. En ambientes intelectuales, la gente habla de paz y escribe libros y ensayos sobre ella. Elaboran definiciones de la paz e imaginan lo hermoso que sería tenerla. Pero muy pocos hacen algo al respecto. Con respecto a la guerra, sí que se hacen cosas. Hay empresas gigantescas dedicadas a investigar cómo desintegrar a un ser humano con rapidez y precisión. Su objetivo es fabricar una bala que no falle. Quieren que cada bala acierte. Conocen el valor de una bala, pero desconocen el valor de una vida humana. Y, a propósito, somos nosotros quienes constituimos el sistema, y somos nosotros quienes lo financiamos. Lo único que se necesita es decir: “Enemigo”, y la respuesta es: “¿Enemigo? Ahora verás. Allá vamos”. Tenemos explicaciones e ideas, “¡oh, sí, paz, qué bueno sería!”, pero nada más. Nadie hace nada al respecto. ¿Y qué podemos hacer nosotros por la paz?

¿En qué crees que consiste la paz? ¿En que todo el mundo levante dos dedos en un gesto? ¿En eso consiste la paz? ¿En que todos nos pongamos túnicas largas, vaporosas, y sonriamos con flores en la mano? ¿En que ya no haya nadie haciendo footing por la calle, solo recogiendo flores y pasándoselas de unos a otros? ¿Es eso paz? ¿Qué es la paz? ¿Qué aspecto tiene la paz?

Son muchas preguntas, y es el momento de empezar a dar respuestas. Así que he aquí algunas respuestas... y no son palabras vacías. Respaldo cada una de ellas. Cuando digo paz, hablo de la que puedes sentir porque está en tu interior. ¿A qué se parece la paz? Se parece a ti cuando estás satisfecho, cuando tu cara refleja agradecimiento, comprensión, claridad, serenidad. A esa cara. A eso se parece la paz. La paz danza en el rostro de los seres humanos. Cuando tu cara transmite paz, es cuando más bella se ve. No necesitas maquillaje, no importa si te has afeitado o no. Puede que alguno esté dudando de que esto sea verdad. Bueno, dejen que les diga algo. De vez en cuando -cuando estás satisfecho, feliz- todo tu ser cambia por completo. Te conviertes en todo aquello que aspiras a ser. Te vuelves bueno, cortés. Esto de verdad ocurre, lo he visto. Cuando un padre está de buen humor y su hijo le dice que necesita ropa nueva: “¡Pues claro que sí, no hay ningún problema!”. ¿Les resulta familiar esta escena? Cuando estás haciendo cola en el cine y alguien te dice: “¿Me deja pasar?”, si estás de buen humor, respondes: “Vale, adelante”.

Cuando te sientes bien te conviertes en un ser humano. Y cuando te vuelves un ser humano, tienes consideración por los demás. Cuando estás de buen humor, todos esos detalles que te molestan -o detalles tuyos que molestan a los otros- desaparecen. Pero si estás de mal humor, ni tus propios hijos se te acercan. “¿Cómo está papá? ¿De buen humor, o de mal humor?”.

Cuando te sientes bien, eres tan diferente. Te muestras íntegro, brillas, da gusto estar contigo, resulta un verdadero placer. Pero cuando no estás satisfecho, nadie quiere estar contigo, nadie. Ni tu mujer, ni tus hijos, ni tus padres. Así de importante es la paz, así es de sencilla, así de hermosa. ¿Y dónde está? ¡En tu interior!

La oscuridad está obligada a ceder ante la luz. Toda la oscuridad, toda la ignorancia. La ignorancia cede ante el verdadero conocimiento.

¿Y cuál es el verdadero conocimiento? “Conócete a ti mismo”, no son palabras mías, las pronunció Sócrates. Ese es el conocimiento supremo. Y Sócrates no fue el único en afirmar esto. Está recogido en algunas de las más antiguas escrituras indias: “De todos los conocimientos que se pueden tener, el conocimiento de uno mismo es el conocimiento supremo”.

Tenemos un montón de regalos, pero se nos olvida quiénes somos, cuál es nuestra verdadera naturaleza, y dónde podemos encontrar lo que se nos ha regalado. Así que nos ponemos a darle vueltas y más vueltas, a divagar. Eso es lo que todo el mundo ha estado haciendo desde hace mucho tiempo, darle vueltas y más vueltas. La fórmula para que este mundo vaya bien es muy antigua: paz y prosperidad.

Este viaje de miles de kilómetros comienza con el primer paso. Y el primer paso es que tú estés en paz. Entonces comenzará, cuando tú estés en paz. Todos buscamos respuestas fuera de nosotros mismos. Todos seguimos una fórmula u otra. Cuando hablas con los jóvenes, a veces te dicen: “No, no, ahora no quiero meterme en eso de la paz. Quizá cuando me jubile”. Porque tenemos un plan pormenorizado y, de acuerdo a ese plan, no nos moriremos hasta que seamos muy, muy viejos. Cuando alguien joven muere, la gente se pregunta: “¿Cómo ha podido pasar? Era tan joven”. Son palabras que solo denotan ignorancia.

¿Sabes cuál es el mayor milagro que puede haber en tu vida? El milagro es tu existencia, tu vida. El milagro es la alegría que reside en tu interior. El milagro es la paz que danza dentro de ti. Puedes comprenderla y sentirla. En eso consiste el Conocimiento que te ofrezco, en la posibilidad de que esa paz se refleje en tu cara. La posibilidad de sentir esta vida tal y como se supone que hay que sentirla, vivirla tal y como se supone que hay que vivirla.

Necesitas paz, búscala. Donde sea que la encuentres, está bien. Pero recuerda que no necesitas paz solo para un día, necesitas sentir paz todos los días de tu vida. Ocurra lo que ocurra en tu vida, busques la paz o no, recuerda una cosa: incluso aunque no la estés buscando, la paz está en tu interior. Incluso aunque no la quieras, aunque la detestes, la paz siempre estará en tu interior. Dondequiera que vas, llevas esa paz en tu corazón. Cuando la paz danza en la cara de un ser humano, es cuando más bella se ve.

Surgiendo de la nada, un aliento llega a ti trayéndote el regalo de la vida luego desaparece, y luego regresa otra vez para traerte de nuevo el regalo de la vida, una y otra vez de aliento en aliento, de uno en uno, no de dos en dos, ni de tres en tres, ni de cinco en cinco… de uno en uno, ese es tu ritmo, ese es tu compás. Esa es tu sinfonía, esa es tu historia.

Aprender a ser flexible


Aprender ser flexible flexibilidad adaptacion psicologia vision perspectiva sufrimiento dolor alegria tristeza vivir bambu bamboo retorcido ikea
¿Por qué hay personas tan obedientes consigo mismas? ¿Por qué se autoimponen deberes y obligaciones inquebrantables? ¿Por qué no son capaces de romper con ello en según qué casos?
Hay gente que empieza el día ya cansada. Nada más sonar el despertador, sus cabezas repasan todas y cada una de las obligaciones del día:
  • Horarios que cumplir.
  • Tareas profesionales y domésticas.
  • Viajes de los hijos de aquí para allá.
  • Encargos que le pidieron sus parejas o sus padres.
  • Llamadas de rigor a algunos familiares y las felicitaciones de cumpleaños de los amigos (sin pasarse ninguna fecha)…
Sus vida se convierten cada día en una prueba de obstáculos a superar. Al acostarse, resoplan un poco como el que por fin llega a la meta, aunque les invade la duda de si lo hicieron todo bien. Quisieran ser de otra manera, pero sus mentes rígidas no se lo permite.
Muchas de estas personas han crecido con un sentido obediente de la existencia. Al contrario de los rebeldes, han aprendido a ACARREAR con las expectativas de los demás que tan buenos dividendos afectivos les dieron en la infancia. Ahora, de mayores, todas estas personas no saben cómo salir de esa condenada visión de la existencia en la que no pueden, o no se atreven, a transgredir sus propias obligaciones.  
Nacidas en el crisol de una cultura judeocristiana, muy dada a la exhortación del sacrificio, se convierten en cumplidores y, para colmo, perfeccionistas. Nada les sabe tan mal como defraudar a los demás, tenerles que decir que no pueden, desobedecer a la autoridad, equivocarse en un examen o ser pilladas en un renuncio cuando son el ejemplo perfecto de la virtud y el control.

ESFUERZO Y OBEDIENCIA
Convertirse en un buen niño o una niña buena tiene su precio al cabo del tiempo. Sin apenas darse cuenta, esas personas que demostraron en su infancia disponer de una impecable capacidad de adaptarse a todo se encuentran atrapadas en una curiosa paradoja: convierten la virtud en defecto, es decir, su mayor esfuerzo diario consiste en seguir obedeciendo a las expectativas de los demás, a las normas sociales, a las obligaciones QUE ELLAS MISMAS SE IMPONEN, aunque no haga falta alguna. Siguen adaptándose, solo que ahora el verbo ha cambiado. Ahora “acarrean” con todo. ¡Menudo esfuerzo!
Donde más acarrean los sufridos “buenistas” es ante los deseos, expectativas y normas de aquellos con los que se encuentran vinculados afectivamente. Por un supuesto amor a la pareja, a los hijos o a los amigos, asumen todos los esfuerzos que a los otros les cuestan o, en según qué casos, no les apetecen. Ese mal entendido amor carga con las pesadeces de los demás por mucho que se quejen de ello. Sienten que su destino no es otro que hacerse cargo del sufrimiento ajeno.
Encerradas en el círculo del deber autoimpuesto, se hacen cargo de sus propios lamentos porque, según dicen, “lo que ellas no hagan no lo harán los demás”. Me temo que también piensan que “nadie lo hará como ellas”. Esa creencia, precisamente, es la que sostiene una falsa manera de entender las relaciones. De los actos generosos y altruistas en los que no se espera nada a cambio, esas personas lo viven al revés: porque se esfuerzan en ser generosas y abnegadas, ESPERAN SER AMADAS. Demasiadas expectativas, demasiados sobreesfuerzos para acabar, al final, agotadas e infelices. ¡Malditos hombres buenos! Que diría Nietzsche.

UNA MORAL INFLEXIBLE
Muchas personas no se permiten ser flexibles con ellas mismas, en cambio lo son mucho más con los demás, aunque les pese. Es decir, les consienten lo que no se permiten a sí mismas, lo que revierte en su propia incapacidad de poner límites. Suelen ser hiperresponsables, obedientes a las órdenes jerárquicas, disciplinadas y de una moral inflexible. Aunque aceptan que cada uno haga lo que quiera hacer, ellas no se lo permiten, NO PUEDEN SER “MALAS” CON LOS DEMÁS y, para colmo, se culpan de ello. Si un día se pasan un pelín de la raya, se avergüenzan tanto que la autoinculpación los corroe por dentro.
Muchas personas “obedientes” suelen sufrir de “rigidez mental”, es decir, les cuestan horrores los cambios, no les gustan demasiado las sorpresas y prefieren una vida ordenada e incluso repetitiva, antes que verse envueltas en la peligrosa ruleta del azar.
Cada vez que llamo a una amiga mía que es de este tipo de personas, para quedar con ella, a sabiendas de que le encanta encontrarse conmigo, es incapaz de renunciar a sus programaciones previstas. La pobre se pasa la llamada recitándome la agenda de actividades que tiene previstas o las limpiezas que todavía le quedan por hacer en la casa. No se da cuenta de que la mayoría de tareas son AUTOIMPUESTAS. que no tiene que hacerlo todo, ni nadie le va a pedir explicación alguna. Pero su mente y su moral son inflexibles, no hay espacio para la improvisación.

NO ES NECESARIO COMPLICARSE
Creamos problemas allí donde no los hay. Construimos estados de duda por tener que tomar decisiones que nadie nos pide. Confundimos la insatisfacción con un problema angustioso que se debe resolver. No obstante, la insatisfacción, las heridas, la impotencia, son situaciones, estados que sentimos y que no necesitan resolverse, sino aceptarse. ¡Qué ganas de vivir con problemas!
Hubo un tiempo en el que no había mayor consagración que la de cumplir con lo debido. Hoy, faltar a nuestra fuerza transformadora, a nuestra creatividad, a vivir en lo que amamos, es renunciar al poder de nuestra voluntad. Conquistar nuestra libertad pasa por librarse también del APEGO A UNA OBEDIENCIA EXCESIVA. Nos pueden ser útiles tres posibles instrucciones: ocuparse sin exigir, amar sin imponer condiciones y avanzar hacia los objetivos sin apego por los resultados.

FUENTE: ElPais.com

Los síntomas de la Ascensión

Los síntomas de la Ascensión.
 Por Karen Bishop
Debes saber que aunque nuestro proceso evolutivo está acelerándose rápidamente, junto con las nuevas energías elevadas, todos estamos experimentando estos cambios a nuestra propia manera y en nuestro propio tiempo, de acuerdo a quien somos y en concordancia con nuestro código y plan que hicimos antes de nacer. 
Además, hablando en general, nuestro proceso de ascensión se relaciona con como dejamos correr nuestra energía individual, y cuales son nuestras creencias y experiencias (en otras palabras, cómo estamos conectados y cómo vibramos). Estas cosas pueden ser cambiadas y cambiarán automáticamente al purificarnos y incorporar más luz dentro de nosotros mismos. 
Para mí, todos mis interesantes y “extraños” síntomas desaparecieron después de que “llegué” completamente a un reino superior…y así será para ti también. Estos síntomas parecen ocurrir mientras atravesamos la transición, o lo que llamamos el “túnel”.
Sabe que hay un final, y una realidad increíblemente hermosa, pacífica y llena de luz, esperándote. ¡Tu proceso evolutivo puede ser alegre, pacífico y lleno de luz y maravillas! 
Sentir como si estuvieras en una olla de presión o en una intensa energía; sentir estrés. Recuerda, te estás ajustando a una vibración más alta y eventualmente te ajustarás. Viejos patrones, comportamientos y creencias están también siendo empujados hacia la superficie. ¡Hay mucho moviéndose dentro de ti! 
Un sentimiento de desorientación; no saber en donde estás; sensación de sentirse fuera de lugar. Tú no estás más en la 3a dimensión, has avanzado o estás en el proceso de ir hacia los reinos superiores. 

Achaques y dolores inusuales a través de diferentes partes de tu cuerpo.
 Estás purificándote y liberando la energía bloqueada de la 3a dimensión, mientras estás vibrando en una dimensión más alta. 

Despertarse en la noche entre las 2:00 y las 4:00 a. m. Muchas cosas están pasando durante tu estado de sueño. Tú no puedes estar ahí por largos períodos de tiempo y necesitas un descanso. 
Pérdida de la memoria. Una gran profusión de pérdida de la memoria a corto plazo y sólo vagas remembranzas de tu pasado. Estás en más de una dimensión a la vez, y regresar y avanzar es parte de la transición (estás experimentando una “desconexión”). También, tu pasado es parte de lo Viejo, y lo Viejo se ha ido para siempre. ¡Estar en el Ahora es el sistema del nuevo Mundo! 
“Ver” y “escuchar” cosas. Tú estás experimentando diferentes dimensiones durante tu transición, todo de acuerdo a que tan sensitivo eres y cómo estás conectado. 
Pérdida de identidad. Tratas de acceder al Viejo tú, pero ya no está más aquí. ¡Puedes no saber quien está mirándote en el espejo! Has aclarado muchos de tus viejos patrones y ahora estamos encarnando mucha más luz y un simple y más purificado Tu Divinidad. Todo está en orden… tú estás BIEN. 

Sentirse “fuera del cuerpo”.
 Puedes sentir como si alguien te hablara, pero no eres tú. Este es un mecanismo natural de supervivencia cuando estamos sobre fuerte estrés o sintiéndonos traumatizados o fuera de control. Tu cuerpo está atravesando por mucho y puedes no querer estar en él. Mi guía en la ascensión me dijo que esta fue una forma de facilitar el proceso de transición, y que no necesitaba experimentar por lo que mi cuerpo estaba atravesando. Esto sólo durará poco tiempo. Pasará. 


Periodos de sueño profundo.
 Estás descansando de todo, aclimatándote e integrándote, también estás cimentándote para la siguiente fase. 
Sensibilidad aumentada a tu entorno. Multitudes, ruido, comidas, Televisión, otras voces humanas y diversos estímulos son apenas tolerables. Tú también te abrumas fácilmente y te sientes fácilmente sobreestimulado. ¡Estás sintonizándote! Sabe que esto pasará eventualmente. 
Sientes como si no estuvieras haciendo nada. Estás en un periodo de descanso, “reconectándote”. Tu cuerpo sabe lo que necesitas. Además, cuando comiences a alcanzar los reinos superiores, “haciendo” y “haciendo que las cosas pasen” se vuelve obsoleto, cuando las Nuevas energías apoyan lo femenino de tomar el sol, recibir, crear, cuidarte a ti mismo y nutrirte. ¡Pide al Universo que te “traiga” lo que quieras mientras disfrutas de ti mismo y diviértete! 

Una intolerancia a las cosas de baja vibración
 (de la 3ª Dimensión) reflejada en conversaciones, actitudes, estructuras sociales, modalidades sanadores, etc. Ellos te hacen sentir “enfermo” interiormente, literalmente. Estás en una vibración más alta y tus energías no están alineadas. Estás siendo “lanzado” a moverte hacia delante… para “ser” y crear lo Nuevo. 


Una pérdida del deseo de comida.
 Tu cuerpo se está ajustando a un nuevo y elevado estado del ser. También, parte de ti no quiere estar más aquí, en lo Viejo. 
Una repentina desaparición de amigos, actividades, hábitos, trabajos y residencies.Estás evolucionando más allá de lo que solías ser, y esta gente o entornos no concuerdan con tu vibración. ¡Lo Nuevo pronto llegará y te sentirás mu-u-u-ucho mejor! 
Tú no puedes hacer más ciertas cosas. Cuando tratas de hacer tu rutina usual y tus actividades, se siente extremadamente espantoso. Igual al punto anterior. 
Días de fatiga extrema. Tu cuerpo está perdiendo densidad y atravesando una intensa reestructuración. 

Una necesidad de comer más a menudo porque sientes ataques de disminución de azúcar.
 Aumento de peso (especialmente en el área abdominal). Antojo de proteínas. Estás requiriendo una enorme cantidad de combustible en este proceso de ascensión. El aumento de peso, con la incapacidad de perderlo, no importa lo que hagas, es una de las experiencias típicas. Confía en que tu cuerpo sabe lo que está haciendo. 


Experimentar bajadas y subidas emocionales; llorar.
 Nuestras emociones están siendo nuestra salida para liberar, y estamos liberando mucho. 


Querer ir a Casa, como si todo hubiera TERMINADO y tú no pertenecieras más a este lugar.
 Estamos regresando a la Fuente. Todo SE terminó. (Pero muchos de nosotros estamos quedándonos para experimentar y crear el Nuevo Mundo). También, nuestros viejos planes para la llegada están siendo concluidos. 
Sentir que te estás volviendo loco, o que debes estar desarrollando una enfermedad mental o algo así. Estás experimentando varias dimensiones y una gran apertura rápidamente. Mucho está ahora disponible para ti. Sólo que no lo has usado. Tu percepción ha sido incrementada y tus barreras se han ido. Esto pasará y eventualmente te sentirás en Casa, como nunca antes lo sentiste, el Hogar ahora está aquí. 
Ansiedad y pánico. Tu ego está perdiendo mucho de si mismo y tiene miedo. También tu sistema está sobrecargado. Te están pasando cosas que no puedes entender. Estás liberando patrones de comportamiento de una vibración baja, los desarrollaste para sobrevivir en 3a dimensión. Esto te puede hacer sentir vulnerable e impotente. Estos patrones y comportamientos que estás perdiendo no son necesarios en los reinos superiores. Esto pasará y eventualmente sentirás mucho amor, seguridad y unidad. ¡Sólo espera! 
Depresión. El mundo exterior puede no estar en alineación con el Nuevo, altamente vibracional tú. No se siente muy bien estar ahí afuera. También estás liberando energías viejas y oscuras y estás “viendo” a través de ellas. ¡Aguanta! 
Sueños vívidos, salvajes y algunas veces violentos. Estás liberando muchas, muchas vidas de energía vibracional baja. Muchos están reportando que están experimentando sueños hermosos. Tus periodos de sueño eventualmente mejorarán y los disfrutarás nuevamente. Algunos experimentan esta liberación cuando están despiertos. ¡Mi madre me comentó un día que ella creía haber tenido pesadillas durante el día! 
Sudores nocturnos y bochornos. Tu cuerpo está “calentándose” mientras quema los residuos. 
Tus planes cambian repentinamente, a medio camino, y van por una dirección completamente diferente. Tu alma está balanceando su energía. ¡Usualmente se siente BIEN ir en esta nueva dirección, porque tu alma sabe más que tú! Está rompiendo tus decisiones de ruta y vibración. 
Tú has creado esta situación que parece tu peor pesadilla, con los “peores” aspectos de ti. Tu alma te está guiando hacia un “estirón” en aspectos de ti mismo donde tenías carencias, o a “suavizar” aspectos donde tenías sobreabundancia. Tu energía se está balanceando a sí misma. Este es TU viaje, y tu alma no tendría que elevarse si no estuvieras listo. Tú eres el que encuentra la manera de salir y lo harás. Mirando hacia atrás, estarás agradecido por la experiencia de ser una persona diferente. 
HERRAMIENTAS PARA UTILIZAR DURANTE LOS SÍNTOMAS DE ASCENSIÓN.

Una nota breve:
 No todas nuestras incomodidades físicas o emocionales pueden ser etiquetadas como un “síntoma de la ascensión”. Hay algunas veces en que no estamos bien, punto. Por ejemplo, fácilmente podemos tener un resfriado o gripe y no estar purificándonos… un cigarro algunas veces sólo es un cigarro. 


Descansa. Descansa. Descansa. 
Tu cuerpo está atravesando por una transformación increíble y está sobrecargado. Para aquellos altamente sensitivos, con sistemas nerviosos frágiles, el descanso puede hacer la diferencia. He encontrado que limitar drásticamente mis actividades y ocuparme hasta el extremo de mi propio cuidado ha hecho una diferencia considerable. Esto también tiene un subproducto natural, que es colocarte en los reinos superiores.
Quédate en tu creatividad, tanto como sea posible. Las energías elevadas ansían creatividad, Y tu serás elevado natural y automáticamente hacia los reinos superiores, además serás un canal abierto para que esa energía fluya más fácilmente.

Trata de no oponer resistencia al proceso.
 He encontrado que el miedo y la resistencia al proceso de ascensión sólo crea una experiencia desagradable. Todo está en el correcto orden divino.
Todos tenemos nuestros propios y especiales seres de luz monitoreando nuestro proceso (¡Yo los he visto!), y no se nos permitirá ir “demasiado lejos” hacia una zona peligrosa. ¡Nunca se nos ha dado nada más de lo que podemos manejar, aún aunque algunas veces parece lo contrario!

Monitorea tus pensamientos. Esta es la llave. 
Pensamientos elevados y positivos te colocarán inmediatamente en los reinos superiores, y también de ayudarán enormemente en lo que estés creando. Encuentra una imagen de “sentirte bien” para ti mismo y úsala a menudo. Frecuentemente vislumbro mi vida de una manera perfecta en todos los sentidos. Sé que llegará. ¡Tienes la visión porque se supone que la estás viviendo!


Deja que tu alma te guíe.
 Tendemos a querer estar en control de lo que está pasando y podemos “exagerar” buscando cualquier tipo de alivio. Si lo dejas fluir y pides, tu alma te traerá los mensajes que necesites (ya sea a través de otra persona, un libro, un correo electrónico, etc.), y es una gran navegadora para una transición más tranquila y placentera. He encontrado que “menos es más”. El proceso en si tiene su propia manera de llevarte a donde necesites ir, y puedes fácilmente sobre estimularte si tratas de guiarlo.
Si eres guiado hacia ayuda suplementaria, tómala. El apoyo suprarrenal me ha ayudado enormemente. Nuestros cuerpos están trabajando horas extras. Las hierbas relajantes también son buenas.
Aunque muchos doctores puedan estar desconcertados por tus síntomas, porque no encajas en sus “nichos”, aún pueden ayudarte.

Nuestros cuerpos se han salido de balance y puede ser que tengas un desequilibrio químico, hormonal, de la tiroides, o algo más que necesite el diagnóstico del doctor.
Los doctores parecen estar captando, y realmente están llegando a hacerlo. Mis doctores y enfermeras en Asheville frecuentemente me hablan acerca de rodearme de energía blanca, siendo cuidadoso de no tomar las energías de otros y fue cuando yo estaba liberando vidas pasadas. ¡Ellos están ahí!
Pasa tanto tiempo en la naturaleza como puedas. El cielo todavía es azul, el sol todavía sale y la naturaleza todavía está floreciendo y creciendo. Se siente bien conectarse.
Haz abundante ejercicio. Si estás muy cansado para hacer ejercicio, intenta caminar. Es importante mantener las cosas moviéndose. 
Toma baños de sol. El sol lleva la vibración de la Nueva energía y realmente ayuda tomarlo diariamiente. 
Si estás experimentando hipersensibilidad, cambia tu estilo de vida, considerando las multitudes, la excitación y el estrés. Yo los evité completamente por un tiempo, ¡y eventualmente vendrás a un lugar donde no existe el estrés mientras estás en el momento y nada importa mucho de todas maneras! Tu vida se volverá SIMPLE.
Encuentra tu pasión. Muchas veces una situación incómoda te aclarará tu misión y tu pasión. ¡Esto es parte del plan!
Pasa tiempo alrededor de nuevos seres pequeños. Yo juego con los niños en la guardería de mi nieta. Muchos de los nuevos pequeños están altamente evolucionados y te harán sentir más “en casa”.
Toma baños con sales de Epsom.
Agua. Sumérgete en ella y bébela en grandes cantidades. Mientras atravesaba un intenso periodo de liberación y transición, mi guía en la ascensión me dijo que me sumergiera en agua… no en una tina, sino en una alberca. Puede ser muy tranquilizador y relajante, y moverte a través del agua realmente ayuda. Y como todos sabemos, ¡Bébela en grandes cantidades! 

Visita a tus amigos y simplemente escúchalos diariamente. 
Recuerda, estás “vaciando” mucho de tu identidad, y esto puede ser porque a veces contribuyes. Ayuda enormemente estar conectado con otros, aún si piensas que no quieres estar alrededor de la gente. Esto alejará de tu mente tu propio proceso. 
Encuentra maneras interminables de hacer que tu mismo te “sientas bien”. ¡Lee un buen libro, camina en el bosque, toma un baño, date un masaje, compra un carro nuevo, consigue nuevo guardarropa, toma las clases de arte que siempre quisiste, hazte un corte de pelo, redecora! Sentirte bien es vital, y el universo se encenderá para apoyarte como te apoyas tu misma. ¡Este es nuestro estado de ser natural y a veces nos coloca en los reinos superiores!
¡Trata de no enfocarte mucho en los extraños síntomas que estás experimentando, porque esto sólo servirá para magnificarlos y HACERLOS tu realidad! El proceso se abrirá por si mismo, así que es mejor enfocarte e involucrarte en cosas que realmente disfrutes o en sugerencias de esta lista.

Sólo ama a todas las personas… especialmente a ti mismo.

Haz una declaración personal sobre cómo te gustaría que se desenvolviera tu proceso de ascensión. Tú eres el maestro, y necesitamos no sentirnos como víctimas. Mientras evolucionas, eventualmente recordarás las herramientas para controlar tus propias experiencias y proceso.
Fuente: http://www.manantialcaduceo.com.ar/karen_bishop/sintomas.htm

10 alimento que cuidan tu memoria

aliementos_para_la_memoria_1-

Patologías  asociadas  a procesos neurodegenerativos como es el caso del Alzheimer siguen siendo estudiadas en la actualidad,  con la finalidad de conocer nuevas alternativas de tratamiento y así mejorar la memoria de las personas.

Existen  algunos nutrimentos  cuya acción  es favorecedora  para el  apropiado  funcionamiento del sistema nervioso, ya que lo pueden proteger del daño oxidativo e inflamatorio. Existe mayor evidencia epidemiológica sobre el efecto preventivo de los ácidos grasos omega 3 (docosahexanoico y eicosapentanoico) en el Alzheimer, así como de  la disminución cognitiva.

Se han estudiado algunos otros antioxidantes como: vitaminas hidrosolubles (complejo B, C), vitaminas liposolubles (vitamina D, E), colina, lecitina, selenio, carotenos, flavonoides, licopeno, coenzima Q10, zinc, magnesio y manganeso.

En el caso del zinc aún no existe certeza sobre los beneficios en  la prevención del Alzheimer, pero se ha encontrado cierta deficiencia de este oligoelemento en sujetos que lo padecen.

Si quieres  proteger  tu sistema nervioso,  te presentamos una lista de  alimentos que contienen dichas propiedades y que son considerados como buena alternativa para gozar de una adecuada función cognitiva:

1. Salmón. Tiene omega 3 y coenzima Q10.
2. Carne roja. Vitamina del complejo B, coenzima Q10 Y Zn.
3. Nueces de Brasil. Selenio.
4. Zanahoria. B carotenos.
5. Huevo. Vitamina D y Lecitina.
6. Jitomate. Licopeno.
7. Aceites vegetales. Vitamina E.
8. Cereales. Manganeso.
9. Ginkgobiloba. Flavonoides.
10. Tofu, miso y soya. Isoflavonas.

Tu salud está en tus manos. ¡Cuídate!
http://bienestar.salud180.com/salud-dia-dia/10-alimento-que-cuidan-tu-memoria
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios