domingo, 13 de diciembre de 2015

El Acebo y la Navidad






El acebo es, junto con la flor de Pascua y el muérdago, una de las plantas más representativas de la Navidad. Hoy en día, debido a su carácter decorativo y lo apreciado de su madera, este arbusto está en peligro de extinción, por lo cual es una especie protegida.

El acebo es otra planta protectora especialmente sagrada durante el Solsticio de Invierno. Lo de utilizar acebo como decoración en estas fechas de celebración es similar a la del muérdago, proteger de todo mal el hogar y las personas que habitan en él.
También tiene un fuerte simbolismo de combate contra las energías que nos amenazan.
Protege de los rayos y con su madera puede hacerse varitas y bastones sagrados, si se colocan ramitas sobre la puerta actúa como defensor mágico e impide el acceso a las personas o situaciones perjudiciales.
El acebo (Llex aquifolium), se utiliza en los tratamientos de esencias florales de Bach para aquellas personas que son extremadamente celosas, rencorosas y desarrollan grandes deseos de venganza.
Los celtas asignaron a esta planta la protección del dios heroico Cúchulainn, debido al cálido simbolismo de heroísmo y fuerza vital del acebo, que con sus bayas rojas como pequeños soles le valió el puesto de honor entre las plantas celtas por su gran valor ritual para los druidas. 


USOS MAGICOS DEL ACEBO: Siendo como es una hierba pro­tectora por excelencia, el acebo pro­tege del rayo, del veneno y de los malos espíritus. Plantado alrededor de la casa, protege ésta y a sus mo­radores de los hechiceros malvados.
 Cuando es arrojado contra animales salvajes, el acebo les hace tumbar­se apaciblemente, dejándole a uno en paz, incluso aunque no hayan sido tocados por la planta.
El agua de acebo:  (en infusión o destilada) se salpica sobre los niños recién naci­dos para protegerlos.
El acebo se lleva también para aumentar la buena suerte, sobre todo en los hombres, ya que el ace­bo es una planta “masculina”. (La hiedra es la planta correspondiente a la mujer.)
También se cuelga al­rededor de la casa para obtener bue­na suerte en Navidad.))  Un viernes, pasada la mediano­che, sin hacer ningún ruido, arran­que nueve hojas de acebo, preferiblemente de una planta sin espi­nas (una que tenga las hojas lisas).
Envuélvalas en un paño blanco, ha­ciendo nueve nudos para unir los extremos. Póngalo debajo de su almohada y tus sueños se harán realidad.

En muchas narraciones mitológicas inglesas y escocesas existe la figura del Rey del Acebo.
Según la sabiduría popular, este árbol se tiene que plantar en los al­rededores de la casa para protegerla de los rayos, los ladrones y la desgracia, por­que sus espinas alejan los factores negativos.
Es una de las plantas más utilizadas en la tradición céltica, ya que es muy común en el norte de Europa y en las zonas montañosas del centro y del sur.

Al tratarse de una sempervirente, es símbolo de inmortalidad, y se usa para reforzar los ri­tuales y hacerlos duraderos en el tiempo. Es muy fácil conseguir una planta de acebo y tenerla en el balcón; en cambio, está prohibido cogerla de los bosques, porque en muchos países es una especie protegida.En el periodo de Navidad se venden coronas de acebo que pueden secarse y conservarse en las puertas como talismán contra los males.Junto al muérdago, preside las fiestas de Navi­dad y su presencia garantiza la felicidad (y la ausencia de broncas) durante esas fechas. Quienes se besan bajo un acebo, deseándose un feliz año nuevo, consiguen sus deseos: que ese año sea realmen­te feliz.
El poder del acebo deriva del color verde de sus hojas, que permanece todo el año y que representa la vida eterna; de sus bayas rojas, que simbolizan la sangre del sacrificio, y de sus espinas, que ahuyentan a los malos espíritus. También es una planta asociada a la fortuna.
Dos ramas cortadas al amanecer permiten descubrir tesoros ocultos y, como amuleto, es la última moda entre los que se dedican a los negocios. Sirve también, como sustitutivo de la margarita, para conocer la suerte. Se le van quitando las espinas mientras se dice: «Soltera, casada, viuda, monja» y lo que coincide en último lugar es lo que el destino nos reserva.

Como pueden apreciar los Celtas tenían un concepto muy avanzado sobre la magia y los rituales que llevaban acabo eran sofisticados y con una sabiduría ancestral… las plantas y arbustos son en la magia blanca muy importantes y aparecen en casi todos los rituales y hechizos , recuerden utilizar la magia con el respeto que se merece
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios