lunes, 21 de diciembre de 2015

Mi amado Espiritu de la Navidad





Mi amado Espíritu de la Navidad, ya estás aquí de nuevo para que el renacer de la Luz de Niño Hombre Dios, ilumine nuestros corazones un año mas y te abro las puertas de mi hogar para que puedas entrar y habitar en mi vida para celebrar la Luz de Dios.

Pero aparece en mi esa pregunta inevitable de: ¿Cuántos seremos el día 24 reunidos alrededor de la mesa en la cena de la noche buena?

Y la respuesta, aparecen inevitablemente, las "sillas vacías" de las personas que este año no están a mi lado.
Pienso en las personas a las que amo y están lejos, trabajando fuera de España porque aquí no podían seguir viviendo; también pienso en aquella persona que me acompañó durante mas de veinticinco años como compañero de vida y el cuál decidió ya no estar a mi lado; y ... pienso en todas aquellas amigas y amigos que me abandonaron en esta nueva etapa de mi vida e incluso llegaron a enemistarme conmigo; y por supuesto en todos mis familiares que se encuentran ahora en ese lugar especial donde me esperan, pues ya terminaron su etapa en este mundo.

Y...aparece la tristeza.

Y...las "sillas vacías" duelen.

Y...necesito ese abrazo largo, cálido, cariñoso y amoroso, que no va a llegar.

Y...extraño tu sonrisa.

Y...mis ojos se llenan de lágrimas.

Y...duele, pero es la realidad.

Y la realidad hay que aceptarla.

Entonces suspiro hondo y giro la cabeza. Y veo las "sillas ocupadas". Son las personas que me aman. Y sonrío. Así es parte de la vida: pérdidas y ganancias.

Así voy a brindar el día 24, con lágrimas contenidas por las "sillas vacías" y sonriendo desde el alma...por las "sillas ocupadas" y por las "nuevas sillas que se ocuparán".

Feliz, sí Feliz, a pesar de la tristeza. Porque ser feliz no es necesariamente estar alegre. La alegría es una emoción pasajera que termina cuando el buen momento finaliza.
La felicidad es otra cosa.
Es un estado del alma.
Ser feliz es estar en paz.

En paz sabiendo que estoy recorriendo el camino correcto, el que coincide con el sentido de mi vida, el de mis errores y triunfos, con mis miedos y mi coraje...

En definitiva, Mi Camino El Que Yo Elegí ¡¡¡

Un camino en el que hice todo lo que pude y mucho más por los que no están, a los que me brinde incondicionalmente y a los que amé...



¡¡¡ FELIZ NAVIDAD !!!

Luisa María Sierra




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios