jueves, 25 de febrero de 2016

Activación de los Pilares de la Conciencia, noveno Pilar: VACÍO-KAI, Codigos de Luz Quantum Holoforms

Canalización de la Conciencia Elohim y El Maestro Sanat Kumara
Desde el espacio unificado en el centro corazón de la Tierra, abrimos este espacio de conexión, reconociendo a cada Alma que se encuentra en este momento en sintonía con nosotros.
Éste es un momento para la reflexión, para entrar en conexión con lo más Sagrado que habita en el interior de cada Ser. Es posible entrar en un espacio de comunión con la Madre Tierra, inspirado en el corazón. Somos la conciencia Elohim, un grupo de Seres que acompaña a la Madre Tierra desde el inicio del experiencia evolutiva de la humanidad. Somos aquellos en cuyos cuerpos se sostiene la conciencia de la vida natural que habita en este Planeta. Aquellos quienes desde del corazón de la Fuente, recibimos la misión de sostener a todos los seres vivos, En su experiencia evolutiva.
Se podría decir que somos la conciencia colectiva de los distintos reinos de la Tierra, en nosotros habita la conciencia de cada raza animal, mineral y vegetal. Somos los guardianes de esta Biblioteca Viviente llamada Tierra. Los vigilantes de este espíritu sagrado llamado GAIA, Que sostiene la conciencia del planeta entero y cuya experiencia de vida está siendo registrada en todo el universo. GAIA al igual que nosotros es una conciencia Elohim.
Los Elohim al igual que todos los Seres, provenimos del corazón de la Fuente, siendo nuestra naturaleza el Amor Incondicional. Somos los primeros fractales que surgieron del corazón de la Fuente en el inicio de todos los tiempos y espacios. Somos aquellos reflejos vivos que surgen del primer momento en el cual, la Fuente unificada y andrógina se convirtió en la polaridad femenina y masculina. El primer impulso de la creación fueron los Elohim y los Ángeles.
En el principio de todo, la Fuente habitaba dentro de un inmenso vacío.
Ese vacío representaba un infinito potencial creador para la Vida. La Fuente es una energía unificada, en donde no existe la separación. Sin embargo en el principio de todo, la Fuente, a través de una expansión de Luz se separó en dos, formando aquello que conocemos como polaridad. De esa forma se gestó el principio de la vida y la energía femenina y masculina surgió de esa primera separación.
Fue tanto el Amor que aquella conciencia la que llamamos la Fuente experimento en ese acto de separación inicial, que desde ese momento, la Vida comenzó a surgir en parejas, femenino y masculino. Por lo tanto el principio de la polaridad se convirtió en el principio de la Vida, es la esencia misma de la existencia. Aquella primera separación de la energía andrógina de la Fuente da origen a los principios que ustedes conocen como Diosa y Dios. Que no son otra cosa más que los aspectos divididos de aquella Fuente unificada. A partir de ese momento aquellas conciencias a las que llamamos Diosa y Dios, comenzaron esa eterna danza la que llamamos Vida.
Como una pareja de enamorados comenzaron a efectuar uniones tantricas, impulsados por el efecto magnético de la energía pura que proviene de la Fuente, aquella energía a la cual llamamos kundalini. Esta es la energía pura, el principio de toda la vida, el impulso que genera todo lo que existe.
Aquellas primeras uniones, que se podría decir “sexuales” efectuadas por el principio creador Femenino y el principio creador masculino, comenzó a dar origen a muchas más proyecciones de sí mismos. Así como la Fuente inicialmente se dividió en dos para crear el Principio Sagrado de la Polaridad, manifestado a través de la conciencia de la Diosa y Dios, así ellos comenzaron a proyectarse por medio de esa misma polaridad, para crear a todas las Almas y Conciencias que existen en este Universo. El Principio Sagrado de la Polaridad nos permite comprender que la energía femenina y masculina sostiene a toda la creación en Unidad. La Polaridad significa complementariedad y es un concepto distinto al de la separación, ya que este se refiere al hecho de percibirse desconectado y separado de la Fuente y de toda la existencia. El concepto de la separación es la vibración más baja del principio de la Dualidad. Veamos de la siguiente manera:
Polaridad
Representa la separación complementaria de los principios femenino y masculino. Separación en la cual son reflejos complementarios con efectos creadores.
Dualidad
Representa la separación de los principios de la Luz y la oscuridad. Principios necesarios para la experiencia creadora de la Fuente en los cuales, ambos son complementarios y en su unión producen la Unificación y el retorno a la Fuente.
Separación
Concepto o estado de consciencia que se experimenta como un estado prolongado de ausencia de conexión con la Fuente y la creación.
Tanto la Polaridad como la Dualidad son aspectos creadores de la Fuente. La Polaridad es un aspecto que se experimenta como parte de la esencia de las Almas. Mientras que la dualidad se experimenta como estados de consciencia y vibraciones manifestadas en las distintas dimensiones. Una Alma puede navegar entre cualquiera de esos conceptos a lo largo de su existencia. Mientras que la separación es un estado de consciencia transitorio.
Es nuestro deseo que comprendas la forma en la cual la Fuente se expande a través de los principios Diosa y Dios. Imagina que te encuentras en una habitación rodeado por cuatro espejos. Tú te encuentras en el centro y los cuatro espejos te reflejan, mientras que se reflejan entre si. Los espejos reflejan el reflejo, el uno del otro, esto crea un efecto de reflexión infinita. Seguramente alguna vez lo has visto, ver como tu reflejo es reflejado por medio de varios espejos creando ese efecto de reflexión infinita. En esa reflexión a medida que se va multiplicando, el objeto que es reflejado se va haciendo más pequeño, mostrando un efecto de mayor lejanía. Con esto queremos darte entender la forma en la cual la vida se fue expandiendo desde el corazón de la Fuente. Aquellos primeros reflejos que fueron la Diosa y Dios, se encuentran inmediatamente cercanos a la Fuente. Los reflejos de la Diosa y Dios, somos nosotros los Elohim. A partir de ahí las dimensiones comenzaron a ser creadas. Posteriormente la Fuente a través de la conciencia de la Diosa y Dios, comenzó a multiplicarse aún más, creando a todos los conjuntos de Almas que habitan en este Universo.
Aquellas Almas creadas fueron destinadas para habitar en cada una de las dimensiones, experimentándolas todas en simultáneo. Esas Almas son ustedes, los Seres Humanos y todos los Seres que habitan en cada uno de los rincones de la galaxia, en cada una de las dimensiones, experimentando la Vida.
Los Elohim tenemos la misión y el compromiso de custodiar a todas las Almas que habitan en cada una de las dimensiones. Somos aquellos que custodian la Vida, en cuya conciencia habita la energía de los Elementos y Elementales que acompañan la experiencia de la creación.
La Conciencia Elohim que acompaña la experiencia evolutiva en el Planeta Tierra, está compuesta por nosotros, los 13 Elohim que habitamos en el corazón de la Tierra. En el momento mismo en el que el Plan Divino de evolución para la humanidad fue gestado en el corazón de la Madre Tierra, nuestra presencia se manifestó, anclando en ella los Principios Sagrados denominados como Pilares de la Conciencia. Principios que representan distintos aspectos de las Leyes de la Luz. Principios cuyo propósito es inspirar en el ser humano la Luz, el Amor y el Respeto. Principios que al ser integrados en la conciencia del ser humano, producirán entendimiento en relación a las Leyes de la Luz y la Vida.
Los Pilares de la Conciencia, fundamentan la existencia en esta Tierra. Y representan un camino de reconocimiento e integración de la Sabiduría y el Amor de la Fuente.
En la era de Mu, la energía de los Pilares de la Conciencia fue otorgada en custodia a la Raza galáctica de las Tortugas para ser sostenidos en el corazón de la Tortuga Abuela. Los Pilares de la Conciencia se convirtieron en la fuerza del Rayo Azul Zafiro, un canal mediante el cual las Leyes de la Luz se pueden transformar en comportamientos y actos experimentados por el ser humano. Una vez que el ser humano integra cada uno de estos Pilares de la Conciencia como una parte fundamental de su vida, su relación con todos los seres se transforma en armonía, compasión Y amor.
Desde el corazón de la Tierra observamos el caminar de la humanidad. Y sabemos que en este tiempo la humanidad está preparada para recordar el propósito más elevado de la vida. La era de la separación deberá llegar a su fin, a medida que la humanidad recuerde que se es uno, con toda la existencia. Que aquello a lo que llaman Dios, no es otra cosa más que un principio más elevado de sí mismos. Que nada se encuentra fuera, que aquello en lo que llaman Divinidad se encuentra dentro del corazón. No existe castigo, ni penitencia que temer, la Fuente a través de su conciencia polarizada expresada mediante la existencia de la Diosa y Dios ama infinitamente a toda la creación. Es tanto el amor que se manifiesta en el corazón de cada ser. Tú eres la Diosa Y tú eres el Dios, su Conciencia Divina se encuentra dentro de ti y fuera de ti, manifestada través de todo lo que te rodea.
Plantas, árboles, animales, elementos, todos y cada uno de ellos son expresiones vivas, diversas, de la Divinidad. Nada se encuentra separado, todo forma parte de aquellos reflejos infinitos que se expanden a través de toda la creación.
Es momento de recordar, de tener presente en tu corazón que todo cuanto observas a tu alrededor es un reflejo de ti mismo y al mismo tiempo un reflejo de la Divinidad. Deja de dividir todo lo que ves, deja de juzgarlo como bueno o malo. Comprende que todo simplemente es. Y todo forma parte de ti, porque tú formas parte de toda la creación. La vida es una danza eterna. Una danza de reflejos. Fractales vivos que provienen directamente del corazón de la Fuente y que se expanden creando la diversidad a través de cada dimensión.
En el corazón de la Tierra habita Cada ser humano en unidad con cada elemento y cada ser vivo. Todo cuanto habita en este planeta es uno dentro del corazón de la Tierra, ahí no existe separación, en ese espacio el amor incondicional sostiene cada experiencia de vida. Por ello es importante honrar a la Madre Tierra, sentirla en el corazón, reconocer su amor en todo lo que te rodea. Pues la Tierra permanece irradiando oleadas de amor incondicional, para guiar el camino de retorno a la conexión con la Fuente.
Envolvemos a cada Ser con el más grande e infinito amor, honramos la presencia de cada uno de ustedes en esta Tierra y reconocemos la belleza y la Luz que habita dentro de su corazón. Desde este espacio, con infinito amor
La Conciencia Elohim.
Noveno pilar de la conciencia: VACIO
Canalización del maestro Sanat Kumara
De nuevo nos encontramos a través de este espacio de sintonía y conexión. Damos la bienvenida a una conexión más con los Pilares de la Conciencia.
Bajo la Luz del sol resplandece el nuevo día, como un momento sagrado, el cual puede ser dedicado a la renovación. Cada día, la Luz del sol ilumina la conciencia. Cada día el Alma de cada ser genera impulsos amorosos, expresados a través de la alegría y el deseo de vivir cosas nuevas.
Realmente, cada día ofrece un espacio muy sagrado para la transformación. Por ello cada noche cuando te vas a dormir, tu mente se libera, tu ego descansa, entrando en un sueño profundo, mediante el cual la energía sobrecogedora, dolorosa o pesada que se acumuló durante el día, es liberada. Al amanecer, a medida que tus ojos se abren y te das la oportunidad de abrazar el nuevo día, tu alma irradia nuevos impulsos de luz, cuyo propósito es reemplazar aquellas energías densas, que las preocupaciones del día anterior habían generado.
En ese momento en el cual tú despiertas y comienzas a conectarte con tu cuerpo, para vivir un nuevo día, podrías generar una profunda transformación de ti mismo. Sin embargo aquello que comúnmente se elige es buscar de nuevo aquellas preocupaciones y miedos con las cuales te fuiste a dormir. De esa forma esto se convierte en hábito y como consecuencia se crean experiencias continuas de vida, basadas en las energías que más atraes hacia ti.
Se podría decir que los seres humanos constantemente eligen el miedo como modo de vida. Eligen sus preocupaciones como sostén de su día a día y no se permiten a sí mismos ser renovados y transformados a través del poder de la Divinidad. Y esto es una constante elección, sustentada por la conciencia de separación en la que viven. Constantemente eligen los sistemas de pensamiento y creencia que ya hay, en lugar de atreverse a crear nuevos caminos. Las costumbres no son cuestionadas, pues en cierta forma le resultan cómodas al ego que no hace otra cosa más que buscar adaptarse a la sociedad. Constantemente se permiten ser alienados por aquellos sistemas de creencias que han sido transmitidos de generación en generación. Cuando en realidad, la Divinidad se expande mediante la creatividad, no a través de la rigidez de un sistema de pensamiento inamovible.
Por ello el miedo es el común denominador para el Ser humano y en base a ello crearon sus sistemas de pensamiento, mediante los cuales interpretan la vida. El miedo es el padre de la competencia, de la manipulación y los celos, así como estos son los orígenes de los conflictos de la humanidad.
Realmente el Alma de cada uno de ustedes está buscando manifestarse. Busca entregar todo su Amor y su Sabiduría. Y el recibirle implica simple y sencillamente un acto de dejar ir, permitirse ser constantemente renovado. Soltar todo aquello que has aprendido por medio de tus sistemas de creencias.
Cada noche al dormir, una parte de ti entra en el Vacío. Sueltas, dejas ir todo aquello que te condiciona. Entras en el mundo de los sueños ¡donde todo es posible! Esa es la forma en la cual la conciencia recibe un espacio de liberación, para que al día siguiente le energía de la Luz, puedo otorgarte la posibilidad de recibir y sostener toda tu fuerza. El Vacío por lo tanto, no es otra cosa más que el infinito potencial creador.
Sin embargo, los seres humanos le tienen miedo al Vacío, porque de alguna manera piensan que es ausencia, soledad. No obstante, el Vacío es el espacio donde todo habita, como un potencial, por lo tanto es Abundancia. Representa las infinitas posibilidades. Para crear algo nuevo primero tienes que dejar ir.
Si tienes las manos ocupadas, éstas no se encuentran libres para recibir los nuevos regalos que la vida te trae. La vida siempre te va pedir un dejar ir y este siempre traerá consigo algo completamente nuevo.
A veces piensan que se han quedado estancados en su despertar y evolución, que nada nuevo ocurre, que los días son una repetición de rutinas. Sin embargo, si esta esta experiencia actual, si lo que piensas de tu vida en este momento, que todo es siempre igual, significa que tu Alma te está diciendo que, durante mucho tiempo te has mantenido en el apego, hay algo que no has podido dejar ir. Hay algo que temes dejar ir y es momento de entrar en el Vacío para que las cosas se transformen. El sentimiento de estancamiento por lo tanto, es solo una llamada de atención proveniente de tu Alma para que hagas una revisión de aquello que necesitas dejar ir.
El miedo al Vacío es como tener un armario lleno de ropa vieja, que ya no te queda, tienes el anhelo de obtener nuevas prendas y sin embargo, tu energía está enfocada en ese temor a dejar ir lo que alguna vez te sirvió. ¡Necesitas hacer espacio para que lo nuevo pueda llegar! Mientras no liberes, el Universo no te otorgara la apertura para lo nuevo que puede llegar.
Es comprensible que tengas miedo, pues durante mucho tiempo has vivido en la conciencia de la separación, creyendo que la Fuerza, la Luz, la Vida y la Sabiduría, se encuentran fuera de ti. Creyendo que los aspectos creadores Diosa, Dios y la Fuente se encuentran fuera de ti.
Es normal que te apegues, incluso a las cosas, situaciones y personas que te lastiman. Lo conocido se vuelve familiar y lo familiar, por muy doloroso que sea, de alguna manera conforta, te hace sentir cómodo. Ya lo dice la frase: “más vale viejo por conocido, que nuevo por conocer” esa frase es una clara representación del estado más habitual de consciencia para la humanidad.
Pero, la Fuente nos recuerda a cada instante que la vida es evolución y la evolución en cierta forma es un reto, ¡es excitante! Por ello el Vacío representa esa anticipación amorosa y alegre que se manifiesta cada vez que algo está por suceder. No hay nada que temer, la vida va traerte siempre justo aquello que necesitas para el cumplimiento de tu Plan Divino. Apegarte es una forma cobarde de condicionar tu propia evolución.
Comienza dejando ir aquellas prendas que ya no utilizas, ese es un simple ejercicio que a medida que lo realizas te mostrara que tanto tienes que liberarte de los apegos. Después, continúa dejando ir aquellos pensamientos que te impiden ser feliz. Comienza por simple y sencillamente no buscar en cada amanecer las preocupaciones y conflictos que tuviste ayer. El ayer quedó ahí, hoy es un nuevo día. Y si, ¡la Fuente desea que seas feliz! Por eso es que en lo profundo de tu corazón anhelas serlo, es tu naturaleza.
Hoy puedes transformarte, perdonarte y tomar a la ligera el conflicto o el dolor que tuviste ayer. No lo busques más, simple y sencillamente dale la espalda. Al hacerlo su energía se disolverá.
Te mantienes envuelto en los mismos conflictos una y otra vez porque constantemente convocas su energía. Si tuviste un problema el día de ayer, al día siguiente amaneces pensando de nuevo en él. Pero hay un instante muy especial, es ese momento en el cual abres tus ojos al despertar por la mañana. En ese instante, te encuentras completamente en blanco, no estás pensando en nada, eres neutro. Si no te has percatado de ello, presta atención mañana al despertarte. Hay un momento en el cual tu mente está en blanco y ese es el instante en el que puedes elegir transformarte y ser renovado por la transformación de tu consciencia. Sin embargo, ahí, justo ahí, tú cada día eliges buscar de nuevo las preocupaciones, las dolencias, los miedos.
Los conflictos de tu vida no están ahí para ser permanentes. Se manifiestan para enseñarte algo, o son una consecuencia de alguna causa que generaste en algún momento, mas no son eternos y no pretenden serlo. Aprende la lección y déjalos ir, no te condenes a ti mismo a ese infierno de permanente castigo cuya existencia habita únicamente en el pensamiento humano.
El castigo eterno no existe, esa es una creación humana, consecuencia de la conciencia de separación. La Fuente constantemente habita en un espacio de dicha, de gozo en amor y eso desea para ti, porque tú eres ella.
El vacío involucra dejar ir, soltar para vivir lo nuevo y eso, es ser creativo, es ser Divino.
En esta ocasión el Pilar de la Conciencia llamado Vacío, actuará en las articulaciones de los hombros ingresando desde el impulso del Rayo Rosa, el guardián del Amor Incondicional y la aceptación. Este Rayo facilita, desde el Amor Incondicional la manifestación del desapego y te acompaña en el proceso de dejar ir.
Estas articulaciones son las que resguarden todo el peso de la historia, el autocastigo y la carga emocional. Es momento de dejar ir, es momento de renovarse, de ser la Luz y el Amor que verdaderamente eres. Todo aquello contrario a la Luz y al Amor es una ilusión transitoria, que se basa en las experiencias de vida cuyo propósito es aprender.
Desde el más infinito Amor, inspirado en la energía de un nuevo día, abrazo a cada uno de ustedes en amor incondicional.
Sanat Kumara

Descarguen la meditación aquí:  DESCARGAR MEDITACION

Ver video de la meditación aqui

Para descargar la meditación, sigue estos pasos:
1. situar el cursor del mouse sobre el enlace
2. dar un click derecho
3. seleccionar la opción “guardar enlace como” o “save link as”

 

 Infinita Gratitud a Ivan Vilches “Holocosmic” por crear la música especialmente para estas meditaciones!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios