jueves, 10 de marzo de 2016

Días, semanas, meses…años (con fibromialgia)



Así es, así empieza todo, primero un día, luego otro y otro y otro, sumando segundos, minutos y horas, hasta que te das la vuelta y ves el paso de los años.
Cuando todo empieza no crees que serás capaz de aguantar tantos años, incluso piensas que “no será para siempre”, pero si lo es, y no sabes ni como pero van pasando los años y sigues adelante. A pesar de los dolores de los días de fatiga extrema, porque no es cansancio, es algo más, es no poder ni con el peso de tus brazos, es tu cuerpo el que se pone en contra , es tu propio cuerpo el que te limita, no la actividad que tengas que realizar o la tarea que estés desarrollando en ese momento, es tu cuerpo el que te aprieta, el que pesa, el que te abraza tan fuerte que te ahoga, es el abrazo de tu enemigo particular, hasta respirar te supone un esfuerzo tal, que produce hasta vergüenza de transmitir al resto de gente , es normal que piensen “¡¡¿¿como te va a cansar respirar?!!”….esa incredulidad es normal, es que es para no creerlo, hasta a mi me cuesta creerlo, y eso que lo estoy padeciendo.
Miro hacia mi pasado, miro mi presente y miro hacia mi futuro y me pregunto si podré con mi cuerpo cuando me haga más mayor, si el paso de los años hará que mi cuerpo me duela aún más y me pregunto si cada vez más, la fatiga se adueñara de mi vida por completo.
Ya hemos pasado 19 años juntas, mi compañera “la fibro” y yo, y parece ser que pasaremos muchos más, juntas hasta el final…solo desaparecerá cuando mi cuerpo no sea mío, cuando mi alma vuele libre.
A mi alma le tocó un vestido demasiado pequeño, un vestido lleno de costuras que le aprietan por distintos sitios según el día, que en función de distintos factores o sin explicación alguna, varía en intensidad y duración. Es un vestido elástico, hay días que estrangula y otros que te deja respirar libremente.
¿Qué hacer con todo esto?seguir, como hacer planes sin tener que anularlos llegado el momento de llevarlos a cabo?. Simplemente vivir un día de campo se puede tornar en un esfuerzo sobrehumano. ¿Cómo hacer para no sentirte culpable frente a quien tienes al lado?. Frente aquellas personas a las que tú “vestido” también les oprime sin que puedan entender nada.
¿Cómo hacer para poder seguir con los planes previstos?, ¿como hacer para no decepcionar al resto de gente y no sentirte mal? .Estamos atadas de pies y manos, nunca mejor  dicho. Cualquier decisión tomada cuando sientes que no puedes tirar de ti, te hace sentir peor, si te sacrificas por no decepcionar al resto, sufres lo indecible y te lamentas de no haber tenido el valor de anular los planes, y si los anulas te sientes aún peor por el sentimiento de decepción que has podido producir a aquellos que están cerca de ti.
A veces pienso que es más fácil vivir aislada, así evitas decepcionar a nadie. A ese alguien que está a tu lado y que te comprende, que te ayuda y que te quiere, pero que en realidad no llega a entender la realidad de una situación invisible. Ellos no se dan cuenta, pero nosotras si, sin querer buscan explicación cuando tienes un mal día, y no hay explicación, yo hace mucho tiempo que deje de buscar una explicación, simplemente me resigno dentro del cuerpo en que me ha tocado vivir, sin más.
Así van pasando los días, los meses, los años…y suma y sigue. Y en esas estamos, sumando días buenos y días malos, pero lo importante es sumar y sumar acompañados de nuestros seres queridos, sumar días de actividades que nos reporten placer, es el mejor analgésico que existe, no rendirse, no dejar que este vestido que nos ha tocado, 4 tallas más pequeño, nos anule la vida, nos limite más de lo que ya lo hace, habrá días insoportables pero más insoportable es que llegue a controlar nuestra mente, nuestras ganas de vivir, nuestros proyectos, nuestros sueños, en definitiva de eso se trata la vida, de ir sumando experiencias, todas ellas conforman nuestra vida y son parte de nuestra historia…una historia que tenemos que vivir porque no solo tenemos derecho a vivirla sino también tenemos la obligación de vivirla lo mejor que podamos.
Tenemos que querernos mucho y aprender a perdonarnos, no ser tan duras con nosotras mismas, no tenemos culpa de lo que nos pasa, pero si tenemos la responsabilidad de vivir lo mejor posible, no nos dejemos llevar por la autocompasión, eso es perder la batalla, y si perdemos la batalla dejaremos de vivir.
Tenemos que aprender a perdonar a los demás, no ser tan duras con ellos, con los que no entienden exactamente lo que nos pasa. Yo no quiero que mi pareja me entienda totalmente, eso solo lo podría hacer si estuviera en mi situación, si él llevara mi traje apretado, y no quiero que pase por esto. Eso me mataría…
El mundo no está en nuestra contra, no nos pongamos nosotras contra el mundo. Hay que remar a contracorriente, es la única manera de avanzar, pero los días en que la corriente es demasiado fuerte, es mejor dejarse llevar, flotar y esperar a que pase. Siempre pasa, y llegan días de calma y de sol. Aprovechemos esos días soleados, en los que por un rato podemos salir y bailar desnudas, disfrutemos de esa desnudez de la que disfrutan el resto de mortales, no pensemos en el vestido que nos espera al volver a casa, baila, muévete, ríe sin medida… disfruta del rato en el que no sientes tu cuerpo apretado y deja que la vida te envuelva y te vista con su suave caricia.

http://fibromialgiablog.com/dias-semanas-mesesanos-fibromialgia
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios