viernes, 4 de marzo de 2016

EL DÍA QUE PASASTE A LA 5ª DIMENSIÓN



Recuerdo que conocí la historia de 2012 y los mayas en un viaje a México en 2009. Visité Chichén Itza, conocí todo el tinglado, y al volver a casa me quedé reflexionando sobre lo que estaba a punto de ocurrir.
MI mentalidad cambió a lo largo de esos años. Mi primer proyecto,enfocado a las relaciones de pareja y que había arrancado en 2006, dejaba de tener interés para mí. Algo estaba ocurriendo, algo mucho más poderoso que superaba a lo intrínseco de las cuatro dimensiones, a los problemas en las relaciones personales, al dolor de la pérdida, a nuestra relación con el dinero y el tiempo…
Sentía algo mucho más importante que todo eso: mi Ser estaba entrando en la quinta dimensión.
¿Qué es la quinta dimensión? Lo habrás escuchado millones de veces, habrás oído hablar de que entramos en la Era de Acuario, que se está elevando nuestra consciencia, que se expande nuestra sabiduría. Pero, ¿cómo es posible esto? ¿Realmente estamos evolucionando, pasando de una dimensión a otra?
No hemos notado nada, ¿no será un bulo del New Age?


Elevando nuestra frecuencia

Lo cierto es que, sinceramente y por experiencia propia, estoy plenamente convencido de que ya hemos entrado en la quinta dimensión. No ha sido de golpe, el viaje es paulatino como todo cambio en el Universo. Estamos adentrándonos en una nueva dimensión que eleva nuestra frecuencia o, dándole la vuelta, estamos aumentando nuestra frecuencia y eso nos hace entrar en una nueva dimensión.
El cambio de una dimensión a otra es un cambio permanente e imperceptible, y su vigor expansivo, la vibración que deja en nuestros corazones, es cada vez mayor. Es una frecuencia  que engloba el crecimiento del cuerpo anterior y tiene conocimiento de éste. Es decir, al aumentar la frecuencia crecemos, como matrioskas unas dentro de otras, acumulando información en nuestro ADN por efecto dela resonancia de Schumann.
Matrioskas, el símbolo del Universo fractalizándose a sí mismo
Las frecuencias superiores, englobando a las inferiores, surgen con nuestra imaginación. Nos acercamos a esas nuevas vibraciones porque nosotros mismos somos esos Seres Superiores con los que contactamos, tal y como ocurre en la película Interstellar. El futuro que crea nuestra mente nos acerca a una nueva frecuencia a través de sueños y anhelos, tal y como expliqué en el salto cuántico de la hormiga.
Cada uno de esos saltos cuánticos, cada nueva expansión de nuestra vibración, nos sumerge en una nueva dimensión que engloba la información de la anterior. Un ejemplo en la lectura que enlazaba anteriormente: la mente de todo un hormiguero pasó a formar parte del intelecto de un pájaro.
Cada uno de esos saltos componen el viaje de conocimiento a través del Universo, y para ello es necesaria una Visión Holística. Llegar a expandirnos a través de nuevas capacidades humanas, como la telepatía. Sentir que existe ese poder creador nos abre la puerta a otros mundos. Mundos que no están distantes sino aquí, cerca de nosotros, listos para descubrir y explorar.

De cuarta a quinta, y ni te has enterado

En esta década hemos comenzado a cambiar de dimensión. Empezamos a percibir esas conexiones, innumerables, inabarcables en una sola vida. Estamos entrando en una quinta dimensión que, por supuesto, contiene la información de las anteriores. ¿Tú te has enterado del cambio?

Poco a poco hemos ido dejando atrás la noche, experimentando nuevos días llenos de Luz. Y, así, nuestra Vida se está llenando de Luz. Somos más conscientes, manejamos más energía, conectamos con más materia, personas, situaciones y cosas.
Nuestro cerebro interconecta cada día más y más patrones neurales, y esa conexión se proyecta y resuena ahí fuera. Los cien mil millones de estrellas de nuestra Vía Láctea resuenan con su proyección biológica de nuestro cerebro, en sus cien mil millones de neuronas. Y, así, el Universo que prosigue su expansión nos expande a su vez con él.
Quizás entiendes todo esto, pero no lo comprendes de forma visual, así que a lo mejor te puede ayudar una lectura de Pijamasurf donde su autor divagaba sobre cómo podrían estar representadas las dimensiones según la Teoría de Cuerdas. Sobre la construcción del Universo.
Esas imágenes pueden hacer que comprendas cuál es la construcción del Universo que nos espera:


Cómo son las primeras siete dimensiones
(y estamos evolucionando desde la cuarta)

La primera dimensión: la longitud

La primera dimensión es el  eje X, una dimensión, plana.
Se puede representar con una línea. 


La segunda dimensión: longitud y altitud

La segunda dimensión es el eje Y.
Dos dimensiones, que forman un plano.

La tercera dimensión: la profundidad

Cuando se juntan el eje X, Y y el Z, se crea la profundidad.
Las partículas, al vibrar, crean la sensación humanade tridimensionalidad, de densificación y solidez.

La cuarta dimensión: el tiempo

El flujo electromagnético que surge de dos partículas resonantes, es decir,lo que equivale a ir de aquí a allí, produce el tiempo.
El tiempo es lo que permite y provoca que se muevan las cosas. 

La quinta dimensión: mundos posibles

El ser humano siempre ha explorado el mundo en busca de rarezas. De diferencias. Eso es lo que estamos haciendo ahora con las telecomunicaciones, conocer posibles mundos, paralelos al nuestro. Antes se creía que la vida estaba localizada en un plano. Cuando los viajantes dieron vueltas alrededor de la Tierra conocieron otros mundos, inaccesibles para la otra mitad. La tecnología, los transportes y la comunicación, por ejemplo todos esos documentales de viajeros por el mundo han conseguido que descubramos otras realidades humanas que desconocíamos.

La sexta dimensión: plano de mundos posibles


La sexta dimensión es un plano con todos los mundos, igual que el nuestro, posibles. Esto lo alcanzaremos cuando viajemos hacia la existencia de dicotomías entre las cuales elegir, pudiendo elegir múltiples posibilidades en nuestro planeta. Por ejemplo, asistir a un concierto o congregar a una multitud para bailar con ella a través de realidad virtual. Mundos con las mismas condiciones iniciales, en nuestro caso sería tener como origen el mismo comienzo: el Big Bang. La sexta dimensión la exploraremos a medida que conozcamos nuevos planetas, nuevos mundos de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

La séptima dimensión:
plano de Universos posibles


Un plano de existencia donde existen Tierras absolutamente diferentes porque las condiciones, el Big Bang que nos creó, no provienen de un único Big Bang sino de diferentes Big Bangs. Puesto que los inicios son diferentes, hablamos de galaxias diferentes. La séptima dimensión y última que somos capaces de representar, será la que experimentemos cuando seamos conscientes de todos los supercúmulos de galaxias que hay en nuestro Universo local, siendo conscientes de su globalidad, sintiéndonos un Todo con ellas.

¿Qué viene después?

Después están la octava dimensión, que son planos de mundos posibles con diferentes inicios desarrollándose hasta el infinito; la novena dimensión, planos de todos los mundos posibles, comenzando con todas las posibles condiciones y leyes físicas iniciales; y, para terminar, la décima dimensión, que son las posibilidades infinitas en todos los planos. Y, como comprenderás, estas tres últimas dimensiones son imposibles de representar gráficamente.

Tu trabajo en la quinta dimensión

El trabajo en la quinta dimensión, por tanto, es el conocimiento de todas las posibilidades de este mundo, sin rechazos ni apegos por ninguno de ellos ya que eso nos encierra en un único mundo.
Aferrarnos a las formas nos encarcela y nos ciega a las infinitas posibilidades que, por supuesto, están en nuestra mente, en nuestra capacidad de crear la Visión Holística que imparto en mis talleres, y que están relacionados con la experiencia infinita de sentirnos vivos, a cada instante.
Deseo que tu trabajo sea igual de apasionante y sigas navegando a través de todas las dimensiones del Omniverso infinito 😄🙏💜
http://centropuntocero.com/el-dia-que-pasaste-la-5a-dimension/

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios