jueves, 17 de marzo de 2016

LA CAPACIDAD DE COMUNICARSE CON LA GLÁNDULA PINEAL DESDE LA MENTE SUPERIOR



El hombre posee un órgano de comunicación extrasensorial que tiene atrofiado desde que se desconectó de su Espíritu hace miles de años. La glándula pineal está situada en el interior de la cabeza dentro de lo que se conoce como cuerpo calloso y cerca de la llamada pituitaria.
La pineal desconoce cual es su misión espiritual dentro del cuerpo humano porque dejó de utilizarse con ese fin desde el momento de pérdida de conciencia en que las comunicaciones se cortaron. Los velos que cubrieron con oscuridad la cara de la Madre Tierra apagaron el sentido de percepción desde el centro coronario cerrando el ojo interno a la visión espiritual. El ojo único cedió su lugar a los dos ojos a través de los cuales la realidad empezó a verse desenfocada y distorsionada por haberse dividido en dos y haber perdido su cualidad de poder contemplar el Universo desde una única perspectiva.
La visión única significa que lo que se ve no permite ser interpretado de múltiples maneras sino exclusivamente de la que se corresponde con lo que realmente es. El ojo derecho interpreta la vida desde la mente lógica al haber sido cegado por el dolor de no poder sentir el Amor del corazón. El ojo izquierdo descubre la existencia con la intención desviada de su camino por ceder su poder de intuición a la mente racional.
El ojo del médium es el ojo desviado del sendero porque su visión se realiza desde el plexo solar y no desde la glándula pineal. Para abrir la pineal es necesario hacer un trabajo espiritual de Amor a uno mismo y de purificación y liberación de la energía contaminada de los centros inferiores, porque hasta que esa labor no haya sido realizada, resulta peligrosa esta actividad por el hecho de abrirse a la comunicación desde el plano astral donde residen las almas desencarnadas que buscan alimento energético a través del canal del médium.
El canal adecuado para recibir información de otros planos dimensionales es el de la persona que ha conseguido sobreponerse a su naturaleza animal mediante la transmutación íntegra de los cuerpos sutiles que encadenan al hombre al mundo material impidiéndole ascender más allá del nivel astral-emocional que tiene su sede en el plexo solar.
El dolor por la falta de visión, hace que el médium desconecte su pineal definitivamente al conocimiento superior que proporciona la entrada de luz a un canal desde el centro coronario. La falta de conciencia del médium impide la liberación de la Tierra de la carga de las almas que viven atrapadas en el astral y en el dolor de no encontrar la salida.
La forma de poner fin a la oscuridad en el planeta y acabar con la esclavitud es empezar a despertar el deseo de conectar con el corazón para que abra el canal de luz y alumbre la sombra desde el plano etérico donde está el Ángel de Luz que puede poner fin a la ilusión de separación y a la falta de visión.
Asunción Chavarri
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios