miércoles, 30 de marzo de 2016

Leccion 3, Un Curso de Milagros

Leccion 3, Un Curso de Milagros

LECCIÓN 3


No entiendo nada de lo que veo en esta habitación [en esta calle, desde esta ventana, en este lugar].

1. Aplica esta idea de la misma manera que las anteriores, sin hacer distinciones de ninguna clase. 2Cualquier cosa que veas se convierte en el objeto adecuado para la aplicación de la idea. 3Ase­gúrate de no cuestionar si es adecuado o no aplicarle la idea a algo. 4En estos ejercicios no se trata de juzgar. 5Cualquier cosa es adecuada si la: ves. 6Tal vez algunas de las cosas que veas tengan una carga emocional para ti. 7Trata de dejar un lado esos senti­mientos, y simplemente aplícales la idea tal como se la aplicarías a cualquier otra cosa.
2. El objetivo de los ejercicios es ayudarte a despejar la mente de todas las asociaciones del pasado, para que puedas ver las cosas exactamente tal como se presentan ante ti ahora y también para que te des cuenta de lo poco que realmente entiendes acerca de ellas. 2Es esencial, por lo tanto, que tu mente se mantenga perfec­tamente receptiva y libre de juicios al seleccionar las cosas a las cuales vas a aplicar la idea del día. 3A tal efecto, una cosa es como cualquier otra: igualmente adecuada y, por lo tanto, igualmente útil.

Propósito: Retirar la espesa película de asociaciones pasadas que has proyectado sobre todo, para que puedas volver a  ver las cosas limpias y darte cuenta de que verdaderamente no las entiendes en absoluto.

Ejercicio: Dos veces, lo ideal sería por la mañana y por la noche, de un minuto de duración.
   Las mismas instrucciones básicas que en los dos días anteriores, pero la idea es diferente.

Observaciones: No hacer ninguna diferencia al seleccionar objetos es un reflejo directo del propósito de la lección, que es retirar de tu mente la película de interpretaciones que pones sobre todas las cosas y que pretende decirte lo que esas cosas son. Es esa misma película que pretende  decirte que hay algunas cosas a las que no se aplica la lección. Por lo tanto, el acto mismo de aplicar la lección a cualquier cosa es también un acto de dejar a un lado esa película interpretativa.   

Comentario

Si nada de lo que veo significa nada, y le he dado a todo lo que veo todo el significado que tiene para mí, entonces está claro que no entiendo nada de lo que veo. El Libro de Ejercicios está sentando las bases de nuestro aprendizaje. Para aprender una nueva comprensión de todo, tenemos que abandonar  nuestra creencia de que ya entendemos.

Encuentro esta lección muy útil en muchas situaciones. Cuando sucede algo que yo interpreto como desagradable o molesto, puedo darme cuenta de que mi juicio de “desagradable” o mi molestia  procede, no de la cosa o persona o situación,  sino de mi imaginada comprensión de ella. Al repetir: “No entiendo nada de lo que veo…”, abro mi mente a una nueva comprensión: la del Espíritu Santo. A veces utilizo variaciones de esta idea, tales como: “No sé lo que esto significa” o “No sé de qué va todo esto”.

En el Curso, el comienzo de la comprensión es darse cuenta de que no entiendo nada.

Recuerda que éste es un ejercicio. ¡No intentes hacerlo a la perfección a la primera! Estás practicando darte cuenta de que no entiendes,  lo que significa que estás en un estado mental que cree que entiende. Y eso es normal, está bien.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios