miércoles, 2 de marzo de 2016

Objetivo: mejor calidad de vida. Tratamiento de la fibromialgia

Objetivo: mejor calidad de vida. Tratamiento de la fibromialgia



Desde DOLOR Fibromialgia y Fatiga Crónica queremos hablar sobre el tratamiento de la fibromialgia. Una enfermedad que millones de personas la sufren, la mayoría mujeres. 

La fibromialgia, una de las enfermedades reumatológicas más frecuentes y una de las causas más comunes de dolor; de causa desconocida y difícil de diagnosticar. 

Los tratamientos de la fibromialgia no son curativos, van dirigidos a aliviar los síntomas de los pacientes. No existe una "pastilla mágica" que "cure" la enfermedad. En el tratamiento de la fibromialgia se utilizan fármacos y medidas no farmacológicas.

El objetivo del tratamiento es conseguir una mejor calidad de vida y mantener una vida activa en todos los aspectos.

Tratamiento de la fibromialgia

No se conoce un tratamiento que cure la fibromialgia. De hecho, se cree que cuantos más medicamentos tome el paciente con esta patología, peor será el pronóstico. Esto es debido a que muchos fármacos contienen compuestos químicos que empeoran la salud de un alto porcentaje de pacientes con fibromialgia, debido a que presentan cierta sensibilidad química, siendo más susceptibles a reacciones adversas. Intentar ingerir el menor número de medicamentos, en la medida de lo posible. Intentar tomar sólo en crisis agudas la mayor cantidad y cada vez menos diariamente. El cuerpo se habitúa muy rápido y puede no reconocerlos cuando más se les necesite. La unión de fármacos y medidas naturales, tales como: nutrición, terapia, ejercicio e información. Son el mejor tratamiento.  Para proporcionar la mejor calidad de vida de los pacientes. 

a) tratamiento farmacológico

Su objetivo es:
  • Aliviar el dolor.
  • Mejorar la calidad del sueño.
  • Eliminar la astenia y los problemas asociados.
  • Mantener y restablecer el equilibrio emocional.

Medicamentos para la fibromialgia

Por el momento no existe en Europa ningún fármaco autorizado por la Agencia Europea del Medicamento indicado en el tratamiento de la fibromialgia. A continuación se relacionan los fármacos más comúnmente utilizados para el alivio de los síntomas de la fibromialgia:
  • Analgésicos: tramadol, paracetamol, o la combinación de ambos fármacos.
  • Antiinflamatorios: en los estudios de investigación de resultados de tratamiento con estos fármacos, no se ha evidenciado efectividad en el tratamiento de los síntomas de fibromialgia. No se recomienda, por tanto, su utilización de manera sistemática.
  • Benzodiazepinas (relajantes musculares, ansiolíticos): se deben usar con precaución por el riesgo de dependencia, y tampoco han demostrado efectividad.
  • Otros relajantes musculares, como la ciclobenzaprina, han obtenido un buen resultado para el manejo sintomático, por efecto real similar a los antidepresivos.
  • Anticonvulsionantes: gabapentina y pregabalina. En ensayos clínicos realizados han demostrado disminución del dolor y el cansancio, y mejoría del sueño y la calidad de vida.
  • Antidepresivos: la amitriptilina podría considerarse como fármaco de primera línea para el tratamiento de la fibromialgia, sobre todo si el paciente presenta dificultad para dormir o trastornos del estado anímico. Otros antidepresivos:  fluoxetina, paroxetina, duloxetina y venlafaxina.
  • Otros fármacos como: esteroides, opioides (analgésicos mayores), melatonina, no han demostrado eficacia, y presentan, además, numerosos efectos secundarios


b) tratamiento no farmacológico

Pretende mejorar la habilidad funcional y la calidad de vida de las personas con fibromialgia.  Sus pilares son:
  • Educación del paciente (información)
  • Realización de un programa de ejercicios y estiramientos adecuados.
  • Alimentación.
  • Terapia cognitivo conductual.
En la mayoría de los casos será recomendable utilizar una estrategia múltiple, combinando diferentes posibilidades terapéuticas, enfatizando el consejo de mantener la actividad, pues los pacientes siempre han de mantenerse activos.
Hay que insistir en la necesidad de proporcionar una información básica a los pacientes sobre esta afección y la mejor manera de manejar las opciones terapéuticas. En los casos en que se considere necesario, hay que motivar a los pacientes a que realicen programas de autoayuda.
  • Actividad física (ejercicio físico): la realización de un programa de ejercicios supervisado, puede tener efectos beneficiosos sobre la capacidad física del paciente y los síntomas de la fibromialgia a corto plazo. Debe ser personalizado, con una actividad física realizada 2-3 veces por semana, de inicio gradual, y evitando los ejercicios que provoquen dolor por forzar una zona determinada. La actividad física más adecuada es la aeróbica, como la gimnasia, la danza, la natación y la hidrogimnasia. El ejercicio aeróbico ayuda a mejorar el rendimiento y, en ocasiones, ayuda a disminuir el umbral del dolor.
  • Alimentación. Hacer de tu nutrición tu medicación. La fibromialgia produce dolor en músculos y tejido fibroso. Debido a su cronicidad es importante seguir un tratamiento específico que ayude a convivir con la fibromialgia y a la vez a prevenir o mejorar los brotes. La dieta es una buena forma de aliviar algunos síntomas o prevenir su aparición. 

  • Alimentos PROHIBIDOS. Perjudiciales.

Son el grupo de alimentos que comprometen a largo plazo la salud del paciente con fibromialgia o el factor desencadenante de algunos síntomas. Como la inflamación, estreñimiento, etc. Son alimentos prohibidos:
  • Ricos en oxalatos: espinacas, acelga y remolacha.
  • Gluten.
  • Ricos en purinas: vísceras, carnes rojas y mariscos.
  • Ricos en grasas saturadas: carnes rojas grasas, embutidos, mantequilla, lácteos enteros...
  • Vegetales solanáceos: tomate, patata, pimiento y berenjena.
  • El alcohol, la cafeína, el azúcar refinado y las sales.

  • Consejos para la dieta de pacientes de fibromialgia


  • Usar productos frescos en las dietas para la fibromialgia. Estan prohibidos los productos precocinados.
  • Hay que evitar el consumo de alcohol. Como excepción se puede probar con un sorbo de mosto con las comidas, ya que aumenta el apetito.
  • La sal debe estar medida en las comidas. Es la principal causa de edema e hinchazón, cosa que influye directamente con el reumatismo crónico.
  • Seguir de forma estricta el tratamiento para la fibromialgia que haya recomendado el médico especialista.
    • Terapia psicológica. Terapia cognitivo conductual: se basa en la idea de que las percepciones que tiene el individuo sobre sí mismo y sobre su entorno afectan a sus emociones y a su comportamiento. Hay que evaluar los aspectos que caracterizan a la enfermedad: conocimiento de la misma, afectación en la vida cotidiana y la capacidad para afrontarla.
    El objetivo de la terapia es modificar la idea que tiene la persona sobre su dolor para que adopte una actitud más positiva frente a la enfermedad. Hay evidencias muy coherentes sobre los resultados de los tratamientos, tanto psicológicos como conductuales, en la fibromialgia. Disminuye la intensidad del dolor y el cansancio, y mejora el estado anímico y la capacidad funcional.
    La terapia cognitiva conductual se realiza en sesiones semanales de aproximadamente unas dos horas de duración, en grupo, y planteando una serie de estrategias útiles para abordar diversos aspectos de la enfermedad, con un enfoque práctico en el medio habitual.

    c) otros tratamientos alternativos

    • Hipnoterapia y meditación basada en la relajación: no ha podido demostrarse que mejoren el dolor y la capacidad funcional.
    • La inyección en puntos sensibles, la estimulación nerviosa transcutánea y el tratamiento con láser, no han demostrado eficacia.
    • Acupuntura: tampoco ha demostrado resultados favorables.


    Conclusiones acerca del tratamiento de la fibromialgia

    Con relación al tratamiento de la fibromialgia habrá que tener en cuenta varios puntos:
    • El tratamiento de la fibromialgia precisa un enfoque multidisciplinar, es decir, precisa la colaboración de varios especialistas: médicos de familia, reumatólogos, psicólogos y fisioterapeutas.
    • En algunas Comunidades españolas existen unidades específicas para el tratamiento de la fibromialgia, como es el caso de Cataluña y el País Vasco.
    • El objetivo final del tratamiento consiste en mejorar la asistencia del paciente con fibromialgia: realizar un diagnóstico precoz, con un inicio terapéutico temprano y evitando prueba diagnósticas innecesarias, así como fomentar el acceso desde el sistema sanitario a los tratamientos de Psicoterapia y actividades físicas.
    • En general, la combinación del tratamiento farmacológico con un programa de ejercicios, se asocia a mejores resultados que el ejercicio de forma  aislada.


    Esperamos que os haya gustado este artículo y aportado más información. Nos podéis seguir, mandarnos preguntas, consultas, ideas, información, etc. a través de nuestra página de Facebook. 
    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

    Anuncios