En la fibromialgia existen dieciocho puntos del dolor y estos se encuentran haciendo presión en 9 zonas específicas (que tenemos a ambos lados del cuerpo). Los puntos del dolor se encuentran localizados en la trayectoria de los diferentes nervios.
Las 9 zonas en los que se encuentran los 18 puntos del dolor son:
  1. Bajo el músculo esternocleidomastoideo inferior.
  2. Cerca de la segunda unión costocondral.
  3. A 2 cm distalmente al epicóndilo externo.
  4. En la prominencia del trocánter mayor.
  5. En la almohadilla adiposa interna de la rodilla.
  6. En el origen del músculo supraespinoso.
  7. En la intersección del músculo suboccipital.
  8. En la mitad superior del músculo trapecio.
  9. Cuadrante superexterno de las nalgas.
Este dolor a la presión en la zona muscoesquelética da a la fibromialgia una entidad bastante definida, estos nueve puntos del dolor son importantes ya que ayudan en el diagnóstico, además son bilaterales, por lo que en realidad estaríamos hablando de un total de 18 puntos de dolor distribuidos por todo el cuerpo.
Para diagnosticar la fibromialgia lo que se suele hacer es comprobar que existe dolor en estas nueve zonas, además de llevar un registro de dolores muscoesqueléticos de al menos tres meses.
Gracias a la palpación de las zonas dolorosas un médico puede diagnosticar de forma fiable que el paciente puede padecer fibromialgia, esto es un avance en el tratamiento de la persona que ya podrá empezar a medicarse y a seguir el procedimiento adecuado para que los dolores musculares y articulares desaparezcan poco a poco.
Así que si tienes dolores musculares, prueba a hacer presión sobre las zonas indicadas en los puntos anteriores, si se cumplen los nueve puntos del dolor, seguramente sufras fibromialgia, por lo deberías ir al médico a que te hiciera un diagnóstico mucho más profundo y pueda ayudarte a mejorar por fin, algo que toda persona que sufra esta enfermedad, tiene ganas de conseguir.