jueves, 14 de abril de 2016

EL AMOR TIENE UN LÍMITE… SE LLAMA DIGNIDAD




El amor debería ser primero un acto unilateral, regido por el valor de la honestidad, de poder ser uno mismo sin tener que fingir, amar debería significar poder entregar lo mejor para el otro, pero sin dejar de lado los propios deseos, los propios sueños, pero sobre todo, sin olvidarse que para poder amar enserio, es necesario primero entender que no es factible permitir que nadie amedrente nuestra felicidad.
Compartir la vida con alguien, debería ser una elección tomada con la conciencia plena de que somos diferentes, personalidades diferentes, con ideas diferentes, pero aún con todas esas diferencias, entender que el sentimiento vale tanto como para dejar en segundo plano todo aquello que nos hace tan distintos y optar por querernos con total honestidad, aceptándonos tal como somos, amándonos sin miedo ni caretas, con total libertad.
Cuando el amor deja de ser consciente de que para poder amar en serio, no es factible cortar las alas, ni intentar cambiar al ser amado, ni mucho menos limitar sus sueños, o sus ganas triunfar, entonces sin poder evitarlo algo pasa, pues cuando uno se siente preso, el alma se debilita, y el sentimiento mucho más.
Y es que el amor tiene un límite… se llama dignidad.
Cuando hablo de dignidad, me refiero a poder ser plenamente conscientes de lo que valemos, de lo que queremos, de lo que queremos lograr, con la palabra dignidad me refiero a poder ser nosotros mismo sin tener que cambiar para complacer a otro, o tener que dejar de lado nuestros planes por miedo a no ser justo como el ser amado espera, o en el peor de los casos… atentar contra nuestra esencia por miedo a que nos dejen de amar.
No, el amor no debería nunca tener miedo, el amor debería ser siempre un acto de libertad.
Amar significa poder crecer juntos, tomado de la mano, amar debería significar ser impulso y apoyo, ser anhelo, ser amigo, ser la fe que se necesita cuando las cosas salen mal.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios