sábado, 30 de abril de 2016

Leccion 7, Un Curso de Milagros

Leccion 7, Un Curso de Milagros

LECCIÓN 7

Sólo veo el pasado.

1. Esta idea resulta muy difícil de creer al principio. 2Sin embargo, es la razón fundamental de todas las anteriores.
3Es la razón por la que nada de lo que ves significa nada.
4Es la razón por la que le has dado a todo lo que ves todo el significado que tiene para ti.
5Es la razón por la que no entiendes nada de lo que ves.
6Es la razón por la que tus pensamientos no significan nada y por lo que son como las cosas que ves.
7Es la razón por la que nunca estás disgustado por la razón que crees.
8Es la razón por la que estás disgustado porque ves algo que no está ahí.
2. Cambiar las viejas ideas que se tienen acerca del tiempo es muy difícil porque todo lo que crees está arraigado en el tiempo, y depende de que no aprendas estas nuevas ideas acerca de él. 2Sin embargo, ésa es precisamente la razón por la que necesitas nuevas ideas acerca del tiempo. 3Esta primera idea acerca del tiempo no es realmente tan extraña como pueda parecer en un principio.
3. Observa una taza, por ejemplo. 2¿Estás realmente viendo la taza, o simplemente revisando tus experiencias previas de haber levantado una taza, de haber tenido sed, de haber bebido de ella, de haber sentido su borde rozar tus labios, de haber desayunado, y así sucesivamente? 3¿Y no están acaso tus reacciones estéticas con respecto a la taza basadas asimismo en experiencias pasadas? 4¿De qué otra manera sino sabrías que esa clase de taza se rompe si la dejas caer? 5¿Qué sabes acerca de esa taza sino lo que apren­diste en el pasado? 6No tendrías idea de lo que es si no fuera por ese aprendizaje previo. 7¿Estás, entonces, viéndola realmente?
4. Mira a tu alrededor. 2Esto se aplica igualmente a cualquier cosa que veas. 3Reconoce esto al aplicar la idea de hoy indistintamente a cualquier cosa que te llame la atención. 4Por ejemplo:
5Sólo ve el pasado en este lápiz. 6Sólo veo el pasado en este zapato. 7Sólo veo el pasado en esta mano.
8Sólo veo el pasado en ese cuerpo. 9Sólo veo el pasado en esa cara.

5. No te detengas en ninguna cosa en particular, pero recuerda no omitir nada específicamente. 2Mira brevemente cada objeto, y luego pasa al siguiente. 3Tres o cuatro sesiones de práctica, cada una de un minuto más o menos de duración, bastarán.

Instrucciones para la práctica

Propósito: Empezar a cambiar tus ideas sobre el tiempo, que son la base de todo lo que ves y crees. Tu mente se resistirá a este cambio para mantener la estabilidad de tu mundo; sin embargo, es ese mundo el que te mantiene aprisionado.

Ejercicio: Tres o cuatro veces, de un minuto aproximadamente.
   Mira a tu alrededor y aplica la idea concretamente y sin hacer distinciones a cualquier cosa que llame tu atención, diciendo: “Sólo veo el pasado en (este zapato, ése cuerpo, etc.)”. “No te detengas en ninguna cosa en particular, pero recuerda no omitir nada específicamente” (5:1).

Comentario

Como la lección dice, ésta “es la razón fundamental de todas las anteriores” (1:2). “Es la razón por la que nada de lo que ves significa nada” (1:3), y lo mismo con los seis pensamientos anteriores. Puesto que sólo vemos el pasado, cada una de esas ideas anteriores es cierta. Hace que esta lección sea extremadamente importante, lección que tenemos que interiorizar y plantearnos muy en serio.

Date cuenta de lo rotundo que es el pensamiento de hoy: “Sólo veo el pasado”. Puede que nos resulte “muy difícil de creer al principio” (1:1). Y esto es quedarse corto. Si encuentras difícil aceptar el pensamiento de hoy, el Maestro ya conoce de antemano tu dificultad y acepta que la tienes.

El Curso le da una enorme importancia a esta idea, no sólo aquí, sino también en el Texto. Por ejemplo, tres secciones del Capítulo 13 desde “La Función del Tiempo” (T.13.IV) a “Cómo Encontrar el Presente” (T.13.VI), se refieren a lo que pensamos del tiempo y al hecho de que “Para el ego el pasado es importantísimo y, en última instancia, cree que es el único aspecto del tiempo que tiene significado” (T.13.IV.4:2). Habla de las sombrías figuras del pasado, basadas en ilusiones, que impiden por completo nuestra visión de la realidad presente. Dice:

Renacer es abandonar el pasado, y contemplar el presente sin condenación.  (T.13.VI.3:5)

“Todo lo que crees está arraigado en el tiempo, y depende de que no aprendas estas nuevas ideas acerca de él” (2:1). Todo lo que hemos aprendido, lo aprendimos del pasado, eso no puede discutirse.

Por tanto, todo lo que pensamos que sabemos está basado en el pasado. Miramos al presente a través del filtro de nuestro aprendizaje anterior. El Curso insiste en que no dejemos que nuestro aprendizaje del pasado sea la luz que nos guíe en el presente (T.14.XI.6:9). En lugar de ello, necesitamos en cada momento dirigirnos al Espíritu Santo y pedirle que nos enseñe Su visión del presente.

En la lección, el ejemplo de la taza nos hace comprender que nuestra identificación de las cosas depende del pasado, y que nuestras relaciones con todo proceden de nuestras experiencias en el pasado. “No tendrías idea de lo que es si no fuera por ese aprendizaje previo” (3:6). Y,  “Esto se aplica igualmente a cualquier cosa que veas” (4:2).

Todo lo que estamos “viendo” es el pasado, puro y simple. En este momento puede parecer que no hay alternativa a esto, podemos preguntarnos qué otro modo de ver es posible. Pero hay otra manera, el Curso nos llevará finalmente a ella. Por ahora, deja que esta lección penetre muy dentro: “Sólo veo el pasado”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios