lunes, 30 de mayo de 2016

Decir adiós y dejar ir




¿Cuántas veces en tu vida te has visto obligado/a a tener que decir adiós? En realidad, no importa las ocasiones en que lo hayas hecho, lo esencial es que a lo largo de nuestro ciclo vital es necesario romper más de un vínculo, aunque ello nos ocasione sufrimiento.
Decir adiós es crecer, es permitir encontrarnos de nuevo con nosotros mismos porque por determinadas circunstancias, algo o alguien nos estaba alejando de esas esencias inquebrantables que son la felicidad y el equilibrio con nuestro ser.
Te digo adiós porque sé que ya no me necesitas, porque no soy tu prioridad, por que tus vacíos me llenan de carencias y porque a pesar de no que no lo digamos en voz alta, hace tiempo que nos despedimos.

 En realidad, podríamos decir que la propia despedida en sí no duele tanto como el contener las ganas por volver. Por qué es ahí donde se halla no solo nuestra propia fortaleza, sino nuestra dignidad.
No te permitas nunca ser débil y correr detrás de quien no te necesita o yasabe dónde estás. De hacerlo, te estarás haciendo un daño profundo a ti mismo, a tu autoestima y su vez, le estarás ofreciendo poder a una persona que tiene en su mano la llave de la cerradura de tu infelicidad.
Eres tú quien debe tener esa llave, tú quien debe mantener las riendas de su vida sabiendo en todo momento por quién vale la pena invertir tiempo, sueños y esperanzas. Decir adiós es un acto de valentía y la mejor expresión de amor propio.

Romper el vínculo de quien no nos necesita requiere coraje desamor, para cerrar las puertas del corazón a quien ya no nos quiere, y practicar el arte del olvido como quien deja caer una piedra a un río y ve cómo desaparece en las profundidades.

Decir adiós requiere coraje, es un acto de voluntad personal por una necesidad vital. Es cerrar un círculo donde nos decimos a nosotros mismos que ya no vamos a permitirnos sufrir más, porque quien solo te regala ausencias no merece tu presencia.
No existe pues el olvido inmaculado que no deja huellas o cicatricesPorque decir adiós implica en ocasiones tener que sanar muchos espacios, muchos agravios y dolores del alma que el tiempo no siempre alivia con el simple pasar de las hojas del calendario. El tiempo no cura si nosotros no ponemos de nuestra parte, de ahí que valga la pena tener en cuenta estos aspectos.

Decir adiós implica un duelo que afrontar

Es necesario asumir que el acto de decir adiós, de dejar ir, implica pasar por el proceso de un duelo. Son muchas las personas que lejos de entenderlo de esta forma, deciden aferrarse al día a día sin haber gestionado pensamientos yemociones.
  • Decir adiós a una persona que era significativa para nosotros requiere en primer lugar entender qué ha ocurrido, qué ha generado esa separación.
  • Es necesario aceptar que o bien ya no somos queridos, o bien, que es necesario dar por terminada una relación que ocasiona más sufrimiento que felicidad.
  • Las rupturas de vínculos requieren algún tipo de desahogo emocional, ya sea con lágrimas o con palabras.
  • La aceptación llega día a día, con lentitud pero sabiéndonos seguros, sintiéndonos bien con nosotros mismos porque hemos tomado la opción adecuada.

Decir adiós sin odios

Decir adiós sin rencor, odio o desprecio no siempre es fácil. En el momento en que somos conscientes de que no nos necesitan, de que han dejado de querernos o de que nos ofrecen un amor envenenado o doloroso, lo que sentimos es indefensión y rabia.
  • Ten en cuenta que toda emoción negativa va a impedirte cerrar ese cículo. Es una carga que vas almacenar y que de alguna manera, implica que sigas “unido/a a esa persona”.
  • La rabia, el odio y el rencor dejan huella en nuestro carácter y nuestras emociones. Hace que seamos desconfiados, y de que esa rabia genera aún más negatividad contra nosotros mismos.
Libérate de todo, despréndete de quien no te necesita y de toda emoción negativa que implique seguir anclado a quien te hizo daño de algún modo. Todo ello te permitirá avanzar con más ligereza. Si acumulas cada piedra del camino, al final no podrás caminar en tu sendero de la vida. Quedarás encallado. Libérate.

Decir adiós para volver a ser quien eras y crecer

Cuando mantenemos una relación disfuncional, es decir, ahí donde experimentamos sufrimiento, desengaño y donde lejos de crecer se quiebra nuestro equilibrio personal, lo que hacemos en realidad es alejarnos de nosotros mismos.
Decir adiós implica hacer un delicado viaje de retorno. Necesitas curar heridas, atenderte y tirar de ese hilo dorado de tu esencia, para recuperar no solo a la persona que eras antes, sino también para crear a quien deseas ser ahora.

 Deseo ser esa persona que es capaz de decir adiós y dejar ir, para que vengan cosas nuevas. Cosas mejores. Deseo ser quien era, y aunque soy consciente de que ya he perdido parte de mi inocencia, y ese destino ligado a quien dejé atrás, sé que soy artífice de mi futuro. Sé que voy a andar conilusiones renovadas, que no voy a ser víctima, sino alguien capaz de aprender de lo vivido ya convertirme en quien deseo ser.
Escrito por Valeria Sabater

domingo, 29 de mayo de 2016

5 señales de agresividad encubierta



5 señales de agresividad encubierta

En materia de agresiones, se destacan dos clases básicamente: la abierta y la encubierta.En el primer caso (agresividad abierta), el comportamiento agresor se da de manera directa y palpable: es evidente a todas luces.
En el segundo caso (agresividad encubierta), el comportamiento agresor se da de una manera más sutil, oculta o, en otras palabras, camuflada y engañosa; es decir, conlleva un importante grado de manipulación.
“Hay tres venenos primordiales: la pasión, la agresión y la ignorancia.”
Pema Chödron-
La diferencia esencial entre una y otra, radica en la forma como se manifiestan las verdaderas intenciones de la persona causante del acto agresor. Enseguida te mostramos cinco de las señales que te permiten identificar la agresividad encubierta

1. La mentira: cuando la verdad “nos queda grande”

mujer mirando jaula con pajaro
Es quizás la modalidad más evidente de agresión encubierta, la manera más común de violentar a otra persona, por el hecho de falsear, en mayor o menor grado, alguna verdad que atañe a ella.
Si se oculta algo a alguien, bien sea diciéndolo o callándolo, es quizás por el temor o el deseo de no querer enfrentar una realidad. Esto, se presume, sin el permiso o el consentimiento dela otra persona, con lo cual se le está agrediendo, de manera grave o leve, según sea la dimensión de la mentira.
De ahí que cuando se conoce la verdad, normalmente lleva a un conflicto, con lo cual se descubre que efectivamente existía una agresión. De otro modo, no habría lugar a malentendidos.
En este se refleja que hay ocasiones en las que la verdad es más grande que nosotros mismos y termina por doblegarnos. Esto es un círculo vicioso que regula un sinnúmerode relaciones sociales y poco a poco las deteriora, incluso, hasta consumarlas.

2. La culpabilidad: ser “víctima” de sí mismo

Es cuando nos ponemos en el papel de“víctima”, en cualquier situación de conflicto. Sentimos o queremos sentir que, verdaderamente, somos objeto de una “injusticia”, la cual se origina en la otra persona o en el grupo de personas involucradas en la disputa.
Es un modo típico de evadir nuestra responsabilidad, puesto que, al colocarnos en un contexto de indefensión y desamparo, la única vía que vemos posible para “ganar” la contienda, es introducir el sentimiento de culpabilidad;una culpabilidad que termina siendo más contundente que los mismos hechos.
El lema o el guión es: al mostrarme, consciente o inconscientemente, como un “sacrificado” de las circunstancias, las demás personas sentirán compasión de mí y me complacerán hasta los más tontos caprichos.
Paradójicamente, el más débil pasa a ser el más fuerte: se hace más fuerte en su debilidad, que el fuerte en su fortaleza. Hacer sentir culpa, evidentemente “funciona”; y es una forma encubierta de agredir a otros, ya que se les manipula.

3. Avergonzar: utilizar el poder para minimizar a otros

hombre con chaqueta negra
Es cuando minimizamos la esfera o la condición humana de alguien, quizás con el fin de sentirnos más que los demás o de ridiculizar a otra persona, ocultando el posible rechazo o rencor que se siente por ella. Es un poder soberbio ejercido sobre una debilidad, error o deficiencia.
Porque siempre que avergonzamos a otra persona pasamos por encima de ese alguien, de manera agresiva y hasta aplastante. Lo anterior, bien por motivos de una necesidad de sentirnos mejores que los demás, o bien por razones de un rechazo hacia esa persona. Inclusive, en varias ocasiones, por ambos motivos.
Por ejemplo, cuando se ridiculiza a alguien en público, burlándose de esa persona, se puede hacer parecer como una simple broma, pero quizás el verdadero trasfondo de las cosas puede ser mucho mayor: la real intención puede ser pasar por encima de ese alguien para agredirlo sustancialmente.

4. Seducir: la falsedad de “jugar” con el ego propio y el ego ajeno

mujer en barco representando la tristeza de la agresividad
Es cuando adulamos o impresionamos a otras personas para conseguir nuestros objetivos: nos valemos de cualquier debilidad, por lo general relativa al ego de un individuo, para conseguir cualquier tipo de propósito.
La agresión está, no en los eventuales detalles “bonitos” que podamos tener con alguien, sino en“jugar” con los sentimientos de otra persona para disfrazar una determinada situación, con el objeto de lograr un fin oscuro o egoísta.
Es entrar en la “ambivalencia” del ego propio y del ego ajeno, puesto que muy probablemente parto de una mentira, que la otra persona se cree de algún modo; o incluso, parto de una supuesta verdad, que el otro sobredimensiona.
Sin duda, un “juego” absurdo que no prosperará y en el cual ambas personas perderán. Obviamente, la agresión encubierta viene dada, de nuevo, por la intención, la manipulación y, en consecuencia, por el hecho de utilizar a las personas como si fueran objetos o medios para lograr cualquier finalidad.

5. La ausencia: cuando estando, no estoy

En este último caso, aunque la persona está presente físicamente, mental, cognoscitiva o emocionalmente, parece estar lejos de la situación objeto de conflicto, en un evidente comportamiento de “todo me importa nada”; es decir, “puedes irte con tus opiniones o reclamos a otra parte”.
Esta conducta se ve reflejada, entre otras actitudes, en el silencio, en mirar a otras partes y no a la persona directamente, en el fastidio de escuchar y atender a lo que me están diciendo, o simplemente en responder con frases muy cortas, poco dicientes y sin argumentos, al asunto objeto de controversia.
Finalmente, en este escenario de las agresiones encubiertas, vale decir que la conducta de un “buen manipulador” jamás será obvia. Y que quien manipula, algo esconde; y algo necesita, que no puede o no quiere lograr por sus propios medios.
mujer con vestido blanco
Imágenes cortesía de Jennifer Healy
https://lamenteesmaravillosa.com/5-senales-de-agresividad-encubierta/

¿Hay comportamientos agresivos-pasivos en tu pareja?



¿Hay comportamientos agresivos-pasivos en tu pareja?

El comportamiento agresivo-pasivo no es exclusivo únicamente de las relaciones de pareja. Este tipo de perfil está ampliamente descrito en los manuales de psiquiatría como el DSM IV; aunque no llega a ser un trastorno de personalidad tal cual.
Pero eso sí, encierra un problemático patrón de comportamiento que dificulta mucho su convivencia diaria. Y más aún, ocasiona graves consecuencias en quienes están a su alrededor. Estamos seguros de que conoces a alguna persona con este tipo de perfil.
Son esas personalidades que pueden ilusionarse por muchas cosas, sin embargo, nunca llegan a nada. Entorpecen cualquier proyecto o los boicotean de modo que pocas veces, se alcanza algo con ellos.
Evitan completamente su responsabilidad, a la vez que manipulan al resto, para que se sientan culpables de sus fracasos. Son personas resentidas que gustan de criticar a los demás, a la vez que ellos/as mismas caen en una pasividad absoluta, casi enfermiza. Son impacientes, a veces hostiles, y por lo general, poco útiles para ayudar o apoyarnos emocionalmente.

Un tipo de personalidad muy tóxica que puede volverse muy dañina a nivel de pareja. Te enseñamos a reconocerlas.

Las personas agresivas-pasivas en la pareja

En el momento en que exista uno de los miembros en la pareja que presente un perfil agresivo-pasivo, surgirán los problemas. Uno de los pilares donde más conflictos ocasionan, es a nivel comunicativo. No expresan. Y lo que es peor, suelen acumular sentimientos de ira o rabia por su baja autoestima, y que no declaran.
Al no evocar en voz alta sus preocupaciones, simplemente, las acumulan. Y esta sensación negativa acaba traduciéndose en un profundo resentimiento que les hace manipular y castigar pasivamente a su pareja del modo más sutil. Más doloroso.
Pero veámoslo a continuación.
  • “La ley del hielo”. Tal vez hayas oído hablar en alguna ocasión de esta expresión. ¿En qué consiste? Es muy sencillo a la vez que ilustrativo. El perfil agresivo pasivo se esconde en su silencio como arma arrojadiza. Como filo de coacción. Son esos momentos en que le preguntamos a la otra persona qué le ocurre. Y él o ella nos responde aquello de “nada”, con una expresión en su rostro que demuestra rabia y desprecio.
  • Falta absoluta de cooperación. Suele ser muy habitual, el hecho de no responsabilizarse de muchas cosas deja a estas personas en una situación de falso poder. Su inmovilidad le da pie para juzgar a los demás. Evitan no involucrarse en muchas cosas, como queriéndose aislar en su propia esfera de perfección. Desde donde criticar al resto. Existe de hecho una expresión popular muy acorde para esta característica: “Es como el perro del hortelano, ni come ni deja comer”.
  • Fingir que siempre está distraído/a. Es posible que más de una vez, ya sea a nivel de pareja o con otra persona, hayas percibido a esas personas que dicen “no escucharte bien” cuando les hablas. Que cuando te diriges a ellos/as están mirando a otro lado, como atendiendo otros aspectos, sin percibir que les estás hablando. Es, un modo de manipulación muy sutil.
  • Disimulan sus enfados. Es otra estrategia muy común. Sabemos que están molestos o molestas por algo, sin embargo nos reafirman que no es así. Levantan un muro donde evitan cualquier conversación repitiéndonos que están bien, mientras intuimos su incomodidad.
  • Son hábiles artistas del sarcasmo: puede que no nos digan qué les ocurre, qué les molesta. Pero sin embargo, desplegarán unas dotes implacables para el sarcasmo. Ahí donde atacarnos, donde lanzar pequeñas flechas a nuestra autoestima, a nuestro equilibrio e integridad. Es algo muy recurrente en el perfil pasivo-agresivo.
  • La victimización. Otra técnica indispensable en toda relación tóxica. Al ser personas que no saben expresar sus emociones, decir en voz alta qué les molesta o qué quieren, caen queriendo o sin querer en una clara victimización. Según ellos, son los menos atendidos y respetados, ellos el centro de ese universo incomprendido donde nosotros, sus parejas, ejercemos las peores artes posibles para hacerles infelices.
Hay que ir con mucho cuidado. Vivir con una pareja con un perfil agresivo-pasivo suele ocasionar muchas desavenencias, y un claro desgaste emocional donde finalmente, caemos en el distanciamiento.
Hazle saber todo aquello que te hace daño. Ponle ejemplos de cómo se comporta y de las consecuencias que algo así puede tener para la relación a largo plazo. Si no hay voluntad de cambio, si no hay mejora, y te sientes herido/a,  deberemos tomar una decisión. Recuerda que tu felicidad es siempre lo más importante.
Imagen: Beastysakura, Nicoletta Ceccoli

27 DE MAYO – 2 DE AGOSTO 2016: MARTE EN ESCORPIO Por Sarah Varcas




27 DE MAYO – 2 DE AGOSTO 2016: MARTE EN ESCORPIO
Por Sarah Varcas
 HYPERLINK "http://astro-awakenings.co.uk/" http://astro-awakenings.co.uk/ 
26 Mayo 2016

Fortaleza Sagrada y Gracia Divina
El 27 de mayo ve a Marte retrogradar de vuelta a Escorpio donde quedará hasta el 2 de agosto, fortificando nuestra determinación de remover todo lo necesario cuando se trata del conocimiento de uno mismo y la permanente evolución de la conciencia. Este Marte es una fuerza que se debe reconocer. Cualquier asunto espinoso que tratamos de esconder durante los primeros dos meses de este año puede sabotearnos ahora a menos que nos mantengamos firmes y lo enfrentemos, hagamos lo necesario, digamos lo que deba decirse y abracemos las consecuencias con coraje y fortitud. Marte en Escorpio puede ser un maestro difícil, incesante en sus esfuerzos de eliminar todo lo que obstruya la verdad. Así que es mejor que saquen a la luz cualquier secreto comprometedor antes que este lo haga por nosotros con su entusiasmo característico sin compromiso.   
Para quienes necesiten resistencia a toda costa para avanzar a lo largo de circunstancias desafiantes, Marte en Escorpio puede ser un aliado maravilloso. Su resolución y determinación nos ayuda a enfrentar cualquier desafío, surgiendo triunfantes de lo que pudieron parecer cenizas a primera vista. Este es el poder del renacimiento de nuestra parte, emergiendo de la destrucción contra todo pronóstico, asegurando que ascendemos victoriosos. Pero hay condiciones a nuestra victoria. Si la usamos meramente para ejercer poder sobre los demás pronto nos veremos expuestos y depuestos, detenidos por un universo que simplemente no tolera el auto interés cuando está en riesgo un bien mayor. Nunca antes fue tan importante la restauración de la armonía, la reconexión de lo que ha estado desconectado, el arreglo de lo que se ha roto y la sanación de nuestras heridas. Los que continúan imponiendo su propia voluntad sobre una vida que sirve a agendas mayores pueden encontrar en Marte un adversario formidable, que exige su expresión más elevada de todos nosotros.   
La actividad física es siempre importante durante el tránsito de Marte a través de Escorpio.  Su energía puede canalizarse a través de lo físico para liberarla. Bailar, correr, tener sexo, una caminata, pueden ayudarnos a manejar positivamente el poder de este planeta. Si nos permitimos quedar absortos en la emocionalidad arriesgamos perder la conexión con la influencia de anclaje en lo físico. Manténganse cerca de la Madre Tierra durante este tiempo. Caminen descalzos sobre ella, sientan el viento en el cabello, la lluvia en su cara, el sol en su piel. Recuerden que hay mucho apoyo a nuestro alrededor para ayudarnos a conducir las fuerzas cósmicas que animan nuestro ser. No estamos solos en esto y mientras más abiertos seamos a la posibilidad de los poderosos aliados en el reino energético, mas podremos recibir las bendiciones de apoyo de la fortaleza sagrada y la gracia divina.  
Profundamente a lo interno, lejos de todo y rodeándonos, la fuerza de Marte en Escorpio se siente inequívocamente. Al penetrar nuestra psiquis sus llamas de transformación revelan la verdad de quienes somos. Lo mal utilizamos a riesgo, pero nos aporta bendiciones notables cuando se tiene un profundo respeto y una admiración sin límites.
Sarah Varcas
© Sarah Varcas 2016. Todos los derechos reservados. Se permite compartir libremente este artículo en su totalidad siempre que se acredite a la autora y se distribuya gratuitamente y se incluya la URL  HYPERLINK "http://www.astro-awakenings.co.uk" www.astro-awakenings.co.uk 
Traducción: Fara González
Difusión: El Manantial del Caduceo en la Era del Ahora
 HYPERLINK "http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm" \t "_blank"http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
 HYPERLINK "https://www.facebook.com/ManantialCaduceo"
https://www.facebook.com/ManantialCaduceo

Me alegro con Ella y sufro con Ellas




Cuando pasa el tiempo te das cuenta de que todo tiene un sentido, de que nada es tan negativo como lo percibimos, de que todo tiene una dirección...
-Que las palabras tienen un gran valor, pero los gestos son más importantes.
-Que los abrazos transforman a los seres humanos en seres humanos, y que "estar" es mas importante que "decir".
-Que,por muy hundido que estes, la vida se abre camino ante cualquier situación.
-Que el amor está en todos y cada uno, pero de nada sirve sino se presta.
-Que todos necesitamos de todos. Que todos necesitamos a alguien que nos espere y nos regale una flor.
-Que no hay una noche sin un nuevo amanecer. Que para renacer, hay que morir, pero que para vivir es necesario dejar de morir.
-Y...Que la palabra Vida no cobra sentido hasta que no la sientes y no la transmites.

Perfil de un violento



Perfil de un violento
* Degrada verbalmente. Puede iniciarlo de manera sutil o directa, por algo intranscendente como una vestimenta o un horario que no le gusta, o por temas de mayor relevancia donde elige que la opinión del otro no cuente y la derriba.
* Ataca los puntos de vulnerabilidad. Por lo general detecta y potencia los signos de inseguridad, debilitando la figura femenina en la pareja.
* Cuestiona las decisiones anulándolas, juzgándolas de poco inteligentes, de poco criterio o inútiles. Utiliza alegatos donde él tiene la razón. Envuelve con sus palabras desde la seducción o la tiranía. Se posiciona desde la superioridad moral o intelectual.
* Controla económicamente y manipula el ingreso del dinero, horarios, lugares y actividades. Es una manera de marcar dominancia, atentar contra la libertad, autonomía y poner al otro bajo su pedido de autorización.
* Se obsesiona absolutamente por el control de los vínculos y las situaciones que lo rodean. Los celos pueden ser una expresión con la que apabulla y daña a la pareja, haciéndola sentir culpable y poco digna de afecto. Pueden emplear el espionaje para utilizar esa información y seguir sosteniendo la idea de control omnipotente.
* Pueden presentar un perfil seductor desde el discurso y la estética, no necesariamente agresivo. A veces la capacidad de oratoria que tanto llama la atención es la misma que emplea para ganar seguridad y luego establecer desde allí la dominación.
* Manipula y miente. Evita responder a reclamos, redireccionando la culpabilidad a la pareja a través de la indiferencia, los discursos sin sentido y muchas veces ofensivo.
* Suele tener humor inestable. Puede estar tranquilo y ciclar a un exabrupto violento de un momento a otro. Se vuelve impredecible y esto atemoriza ya que una nunca sabe cuándo puede reaccionar.
* Promueve el aislamiento del entorno para poder sostener la captura psicológica y evitar que otros detecten lo que está pasando en el vínculo.
* Puede amenazar con matarse o matar a su pareja o emplear el sexo como señal de poder. Suele pedir perdón tras un acto violento con el fin de conservar su objeto de dominancia.
* Puede agredir físicamente, en lugares del cuerpo visible o no. De esta manera también borra rastros visibles para los demás.
Estas características de comportamiento pueden ser variables pero todas tienen un denominador en común: la persona afectada empieza a sentir pérdida de la autoestima, de seguridad en la toma de decisiones y que su salud empieza a jaquear.
Para salir de ello, la peor autocritica que hay que superar es la propia. “¿Por qué a mí?” Muchas mujeres piensan que no les puede pasar a ellas, hasta que sucede y les da vergüenza pedir ayuda cuando no encuentran una salida al problema. Se sienten culpables y temerosas de la visión social.

- LIBERANDO EL PARADIGMA DE VÍCTIMA - ( Por Jennifer Hoffman )

 

 Todos tienen una historia de víctima, un recuerdo de una situación en la que se sintieron impotentes, fuera de control o indefensos. Los detalles de la historia de víctima son muy reales y sirven como un recordatorio que a pesar de nuestros mejores esfuerzos, podemos ser superados por personas o eventos y nuestra vida puede cambiar en un instante. Sin importar cuándo comenzó por primera vez la historia de víctima, cada detalle está grabado en nuestra mente como un recordatorio que estamos a un paso del desastre. Pero esta no es la intención de nuestras experiencias de víctima. Todos nosotros pasamos por diferentes aspectos de ser una víctima en nuestra vida, comenzando con la niñez cuando somos vulnerables y dependientes, hasta la adultez en donde tratamos de lograr nuestros sueños ante lo que pueden parecer retos insuperables. Somos enfrentados con elecciones de ser una víctima o elevarnos sobre nuestras limitaciones percibidas para volvernos victoriosos y pararnos en nuestro poder. El paradigma de víctima es una que toda la humanidad debe – y puede – superar y liberarlo es parte de nuestro viaje espiritual individual y colectivo.

Nuestra historia de víctima puede comenzar en la niñez cuando recordamos incidentes de ser intimidados por otros, donde nuestros padres no estaban disponibles emocional o físicamente o donde nuestras necesidades no fueron satisfechas de alguna manera. O quizá algo sucedió, como una enfermedad, abuso, o una vida hogareña difícil, la muerte de nuestros padres o hermanos que crearon trauma y comenzaron a crear el paradigma de víctima en nuestra vida.Sin darnos cuenta de ello, ese paradigma se convierte nuestro diseño de vida y determina el curso que nuestro camino tomará. Entonces atraemos personas y situaciones que se relacionan e incluso realzan nuestro diseño de víctima porque esa es la energía con la que vibramos. Cuando nos preguntamos por qué las personas no son respetuosas, no nos honran o parecen salirse de su camino para bloquearnos en cada esquina, o por qué la vida es difícil, no somos felices, no tenemos suerte o estamos insatisfechos, la respuesta yace en nuestro paradigma de víctima. Mientras que podemos sentirnos muy solos con nuestra historia de víctima, cada persona tiene uno. Incluso la persona más consumada alberga un miedo secreto para el que se convertirán en víctima por algún incidente pasado olvidado, un recién llegado que los ensombrecerá o se enfrentará con una lucha que revelará una debilidad.

Mientras que quizá no nos llamemos víctimas, nuestros pensamientos, creencias y acciones dicen otra historia. Una víctima tiene muchos problemas, decepciones, expectativas no logradas y sueños no cumplidos. Con frecuencia ellos piensan que otros parecen ser más suertudos, más dotados, bendecidos o conectados de lo que ellos están. Una víctima comparte sus historias de víctima con todos porque quieren compasión y saber que no están solos en su infelicidad. Ellos pueden haber recibido "entrenamiento para víctima" de su familia, lo cual pueden tener patrones generacionales de creencias de víctima. Y ellos se convierten en víctima de su propia historia de víctima. Entonces ellos atraen víctimas y a aquellos que se aprovechan de ellos porque cuando somos una víctima atraemos tiranos, personas que necesitan controlar, manipular o dominar a los demás para sentirse poderosos.

Cuando estamos operando desde el paradigma de víctima enviamos un mensaje en silencio a los demás de que no somos poderosos y que ellos son más poderosos que nosotros. Cuando necesitamos ayuda podemos encontrar a alguien que responda al llamado pero si le entregamos nuestro poder a cambio de su ayuda, estamos empujándonos más hacia el paradigma de víctima.Entonces nuestro salvador y rescatador puede convertirse en la persona que nos controle, entonces el salvador se vuelve un tirano y nos paramos de un papel de víctima a otro. ¿Cómo podemos liberar el paradigma de víctima, algo que muchos Trabajadores de la Luz han venido a hacer? Primero debemos entender la razón del paradigma de víctima y después tomar una decisión aunque podamos estar en un ciclo de víctima cuando estamos eligiendo.

Nuestro viaje espiritual puede ser comparado con la ceremonia Nativa Americana de recuperación del alma, en donde un shaman lleva al buscador en un viaje para recapturar las piezas del alma que han sido perdidas en traumas de vidas pasadas. En cada vida se nos proporcionan oportunidades para sanar traumas antiguos que están enterrados dentro de nuestra memoria del alma y ADN emocional y para regresarnos a nosotros mismos a lo espiritual y la totalidad emocional. Estas situaciones se nos revelan en formas diferentes en que nos sentimos como víctimas, en los varios entrenamientos de "victimismo" que se nos ofrecen, por aquellos que están de acuerdo en crear oportunidades de víctima para nosotros. El viaje a la totalidad comienza con nuestra habilidad para encontrar nuestro centro espiritual, en donde podemos comenzar a reconectarnos con nuestro poder y comenzar el viaje a la re-conexión con el mismo.

Esta también es la historia del viaje de la humanidad desde su inicio hasta ahora, el tiempo en el que estamos cambiando hacia nuevas vibraciones de ser. Como una familia humana tenemos la oportunidad de salirnos del paradigma de víctimas y recordad nuestra conexión con la Fuente, la divinidad y nuestro poder.Nuestras historias de víctima están basadas, de hecho, en esta vida y en anteriores. Existen situaciones en donde las personas abusaron de nosotros, se aprovecharon de nosotros o no hicieron lo que creímos que deberían haber hecho. Pero dentro de cada una de estas historias de víctima hay una lección kármica, un contrato del alma, y un punto de inicio para nuestro viaje al perdón, transformación y cierre.

Tenemos una elección para permanecer como víctima y continuar sufriendo en impotencia o unir las piezas heridas de nuestra alma y volvernos victoriosos maestros espirituales que entienden la imagen más grande y pueden elegir la sanación sobre el dolor, el momento presente sobre el pasado y una vida de abundancia y satisfacción sobre carencia y pena. A todos se nos da una oportunidad para reconocer nuestro estado de víctima y elegir otra opción, crear un paradigma de nuevo mundo en donde no haya víctimas y liberemos este paradigma de la energía de la tierra para siempre.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios