jueves, 26 de mayo de 2016

De las personas falsas quiero distancia



Conocemos cientos de personas, vemos en la calle a otro millón de personas y aún continúan naciendo niños en los hospitales. Vivimos en un mundo que no sólo es nuestro, sino también de otro billón de personas.
Y en este mar de gente, aun cuando podríamos conocer hombres y mujeres ejemplares, se encuentran las personas falsas de las que tanto nos repudiamos. Es común conocer a este tipo de individuos y lo único que yo pido para ellos es: distancia, sí, eso mismo.
Aquellos que me sonrían falsamente, que hablen mal de mí y que sólo me deseen el mal, pues les informo que no los quiero en mi vida. Las personas falsas son un mal que generalmente viene de raíz, que se hacen pasar por tus amigos pero lo único que quieren es darte más dolores de cabeza.
Su técnica es actuar con una sonrisa falsa y calladamente apuñalarte en la espalda. Son falsos porque no te quieren ver triunfar pero aparentan que sí. Son falsos porque te aconsejan y hablan mal de los demás a pesar de que finjan ser muy sociables. Incluso te envidian, quieren lo que tienes y lo miran con recelo.
Las personas así quieren verte caer y si caes, no te recogerán, por el contrario, estarán ahí solamente para saborear el momento.
Por eso es que de las personas falsas lo único que quiero es distancia. No las quiero en mi vida ni merodeando mis pasos. No necesito gente que espera con ansias verme tropezar o cometer errores. No necesito gente que me desea el mal o que no estará en las malas para darme una mano.
Necesito gente que me quiera, que me apoye, que no sea egoísta ni envidiosa. Necesito gente real, no falsa.
Quiero en mi vida a personas reales, verdaderas, sinceras más no falsas. A los falsos los desecho de una vez por todas.
Autor: Katy Meza
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios