jueves, 26 de mayo de 2016

Deseo la felicidad en aquellos que me han hecho daño



Deseamos la felicidad de aquellos que nos han hecho daño, pese a estar hundidos en un pozo.
Es irónico. Bastante diría yo.
No sé si muchas personas son buenas por naturaleza o que las situaciones de esta vida nos han hecho entrar en un estado de sumisión en el cual sólo nos queda el hecho de agachar la cabeza.
Hemos tenido tanto miedo a perder personas que por el simple miedo de no ser lo que buscaban, nos hemos adaptado a su forma de ser, sin ser nosotros mismos.
El ser humano por amor es capaz de sacrificar su yo interior, perder su centro y adaptarse al de la otra persona. Pero a veces… No sirve de nada, porque nos hemos perdido. Y cuando esto sucede es muy difícil recuperarnos.
Nos dejan, somos inseguros, la autoestima por los suelos, sin saber que hacer.
Un laberinto oscuro sin linterna por el que no queda más remedio que deambular. Y ahí estas, viendo como la persona que te partió en dos va con un foco que alumbra medio laberinto, pero ya no alumbra tu parte oscura.
Pero piensas, y lo único que le puedes desear es que esa luz siga alumbrando su camino lleno de felicidad mientras el tuyo está sumido en oscuridad.
Desearle lo mejor, es lo que hay que hacer. Un día puede que su foco se apague y llegue la hora de que tengas que alumbrar su camino con el tuyo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios