domingo, 22 de mayo de 2016

El duro camino a la ascensión



Cuando uno comienza comienza un trabajo interior serio debe pasar por grandes renuncias y profundos arrepentimientos.
A mayor ascenso mayor dicha y menos leyes reinantes en su interior y por ende gran libertad.
Cuando el adepto cae o se deja caer perdiéndose y entregándose a las tentaciones de la vida, este sufre terriblemente y todo se le quita.
Siente perderse dolorosamente y nada puede hacer mas que padecer tristemente quedando a merced del ego.
El materialismo reinante en su interior alcanza niveles profundos, el ser parece retirarse y el humano ya no puede escuchar su corazón.
Se sufre por haber sido y ya no ser, y este empieza desde abajo nuevamente, desde muy abajo.
Suceden cosas tristes, adviene el lamento por lo valioso que se perdió, el ser, todo en nosotros.
Se desciende al infierno en vida, se sufre por dentro y las limitaciones son terribles a causa de mayores leyes reinantes.
Todo iniciado serio sabe que el camino a la luz implica castidad, que no es lo mismo que celibato. El iniciado puede y debe practicar magia sexual, el Sexo Yoga o tantrismo blanco (que consiste en conexión sexual con la pareja sin derramar el semen cristónico jamás), de esta manera la energía sexual del kundalini asciende despertando sus mágicos poderes que lo acercan a la luz, la chispa divina vuelve a la llama de donde salió, así comienza su ascensión triunfal para convertirse en verdadero hombre y ella en verdadera santa.
Para un mago blanco derramar el semen es muerte.
El caminante ingenuo que desconoce estos grandes misterios cae por la puerta del sexo y rueda al abismo.
Para recuperar lo perdido el adepto tiene que luchar mucho, demasiado…
Costará sudor y lagrimas encaminarse un poco solamente pero corre con la ventaja de recordar ciertas partes del camino.Éste sabe que errores no deberá cometer, que no significa que no pueda volver a caer en ellos.
Este es el camino sin camino, el sendero sin sendero, este es el duro camino del filo de la navaja.
El valiente que decide transitar por él deberá saber que éste es un camino de renuncias, de renuncia a todo lo que tenga sabor a ego y huela a terrenal. El camino sin camino tiene puertas sin puertas ya que es invisible y se abre paso el adepto que tiene sinceros méritos del corazón y profundos arrepentimientos.
éste debe dedicar su vida, al sacrificio por la  humanidad.
Debe quitarse para que a otro no le falte, debe curar enfermos, debe ayudar a quien esté a su lado sea quien sea.
debe dejar todo por amor a la humanidad, debe dejar de vivir para si mismo para comenzar a vivir para dios.
Cuando la luz lo inunde porque ha dejado su personalidad de lado para servir a dios, éste se convierte en un pequeño dios en la tierra. Llegará el día en que él dejará de ser lo que fue y el velo mundano desaparecerá para entrar así en el paraíso en vida.
Vivirá en el éxtasis puro de los santos.
Cuando la luz de cristo descienda sobre su coronilla será un verdadero dios en la tierra, dueño de si mismo y con poder sobre la naturaleza.
“Porque ya sabéis qué instrucciones os dimos por el Señor Jesús; pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; no en pasión de concupisencia, como los gentiles que no conocen a Dios.” (I Tesalonicenses 4: 1-5)

Autor: Germán Cáceres, redactor de la familia de la hermandadblanca.org
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios