jueves, 2 de junio de 2016

Cómo Distinguir Entre Las Edades de las Almas



Cómo Distinguir Entre Las Edades de las Almas
Por José L. Stevens
www.thepowerpath.com
17 de Mayo, 2016

Este artículo trata sobre la edad del alma, un tópico al que he regresado una y otra vez a lo largo de los años. Aunque el mismo se ha cubierto extensamente en el manual llamado “Siete Estados de Percepción”, que pueden descargar de mi sitio web en la página Personessence, estoy escribiendo esto debido a las muchas solicitudes que recibo para explicar, para un mayor entendimiento, las edades del alma. Al parecer según transcurre el tiempo las personas se interesan cada vez más en este tópico, y eso me alegra. Nunca me canso de este asunto fascinante porque ayuda a explicar los muchos misterios del por qué las personas se comportan de la forma que lo hacen en nuestro planeta. En nuestros tiempos históricos no hay nada más importante que el entendimiento de las motivaciones de las personas y por qué eligen ciertas creencias y cursos de acción.
El mundo atraviesa una iniciación caótica y peligrosa, un tiempo de pubertad, transitando de la niñez a la adolescencia. Durante estos tiempos muchas personas se comportan mal. ¿Por qué? Porque tienen temor y cuando tienen miedo regresan a su posición por defecto (default) y esa posición la determina la edad de su alma. Juzgarlos y molestarse con ellos no ayuda en nada. Ahora muchas personas que debían saberlo se involucran en una resistencia inútil en este caos porque no recuerdan las reglas del involucramiento en este planeta. Lo que sigue es una simple revelación de los entendimientos, perspectivas y reglas de involucramiento para cada edad del alma. Aunque totalmente distintas están todas mezcladas en cada familia biológica. Entiendan esto y entenderán el mundo y lo más importante, a ustedes mismos. Paciencia, tolerancia, aceptación y presión sobre los iguales es lo que se necesita para conducirse hoy en este planeta. Si una persona no puede entender esto, no tiene la madurez suficiente en esta vida para actuar a un nivel por encima del que están.  Esto no es su culpa. ¡Todos experimentan todas las etapas y niveles hasta que se gradúan, todos!   
Este artículo abarca solamente las etapas, no los niveles, porque es mucha información para este breve artículo.
Cuando se trata de entender a las personas en diversas etapas de desarrollo biológico es muy fácil distinguir esa etapa por su apariencia. Los recién nacidos son obviamente muy pequeños y están envueltos en cobertores, los bebés son también pequeños y caminan sin equilibrio protestando a gritos. Los niños corren jugando a cualquier variación del rey de la montaña, también ruidosos y los adolescentes se comportan un poco torpes aunque pueden tener momentos de una extraordinaria percepción. Los adultos totalmente desarrollados en un sentido físico, actúan en una forma más sofisticada, trabajando, siendo padres y madres, etc. Esto es lo que facilita que las tiendas por departamentos puedan servir a diferentes etapas de crecimiento. Sin embargo cuando se trata de la edad del alma, la situación es más difícil. ¿A qué se parece un alma joven cuando la persona tiene setenta años o un alma infantil cuando tiene veinte años? ¿Qué si un alma infantil a la edad de treinta o cómo se ve un alma madura cuando tiene biológicamente diez años de edad? ¿Cómo se comporta un alma vieja a los tres años? De manera interesante muchos de los criterios mencionados para la edad biológica se aplican también a la edad del alma como verán a continuación. El problema es que la madurez del cuerpo no importa para nada, así que nos podemos confundir.
Antes de comenzar esta breve explicación respecto a la edad del alma, quiero aclarar una cosa en general porque hasta entre almas viejas hay alguna confusión y existen opiniones respecto a si realmente existe la edad del alma.
Como la mayoría de las cosas en la vida, si las edades del alma existen esto tiene que ver con su perspectiva. Obviamente si usted es un ser evolucionado no está limitado por el tiempo y el espacio, todo es uno, a la vez, así que lo que parezca separación no es cierto. Por tanto no existe la edad del alma. Sin embargo la mayoría de las personas en la tierra no manifiestan iluminación, por tanto esta perspectiva no se aplica a mayoría de la gente. Así, para la mayoría la edad del alma existe al igual que la gravedad para quienes todavía no la han trascendido.
La mayor parte de nosotros está ocupada jugando el juego humano y el juego humano tiene ciertas reglas que cumplimos. Una de las condiciones básicas del juego humano es que los cuerpos que usamos se desgastan con mayor rapidez que aquella con la que podemos aprender y experimentar lo que vinimos a hacer y a aprender aquí. El remedio para esto es tener numerosos cuerpos físicos a lo largo de una secuencia de lo que parecer ser el tiempo y esto nos da la ilusión de una variedad que necesitamos para jugar este juego. En este juego de la vida vamos de ser inexpertos a ser muy experimentados al progresar de la infancia a la madurez durante lo que parecen ser muchas vidas. 

Aquí tenemos las siete etapas
Recuerden que todas las etapas tienen siete niveles y que cada uno requiere un número de vidas.
Etapa                                                              Orientación                              Dicho
  1. Alma del bebé                          orientada a la supervivencia     yo y no yo
  2. Alma del niño pequeño orientada a las reglas               yo y los otros yo
  3. Alma joven                              orientada al éxito                      tú  y yo y yo gano
  4. Alma madura o adolescente     orientada a la relación  tú y yo y yo sé cómo te sientes   
  5. Alma vieja                               orientada filosóficamente          tú y yo y ambos somos parte de                                                                                             algo mayor
  6. Alma trascendental                  orientada a nosotros                 solamente hay nosotros
  7.             Alma infinita                             orientada al Yo Soy                  yo soy quien yo soy
Tener múltiples cuerpos nos permite experimentar múltiples culturas, razas, géneros, esquemas familiares, marcos de tiempo y orientaciones. Justo al igual que tenemos múltiples cuerpos no significa que no seamos alma coherentes que somos finalmente uno con el espíritu. Recuerden, este es solamente un juego que jugamos con la ilusión de multiplicidad de edades del alma y variedad de experiencias.
Después de responder esta cuestión, podemos continuar nuestra discusión de cómo determinar las edades del alma en el planeta tierra. Aunque hay mucho prejuicio no podemos utilizar la talla física, la inteligencia, la raza, la edad biológica o el género para determinar la edad o madurez del alma. Un enano negro de diez años pudiese ser un alma muy vieja y un hombre blanco de cincuenta años pudiese ser un alma infantil o viceversa. Así que, ¿cuáles son las pistas que podemos seguir para determinar la edad del alma? Son las siguientes: 
  1. Valores que se mantienen
  2. Perspectiva que se demuestra
  3. Patrones de comportamiento que se manifiestan
  4. Nivel de temor que se demuestra
  5. Nivel de violencia que se demuestra
  6. Nivel de compasión que se revela
  7. Contacto visual y algunas características de apariencia mostradas
Estas son las categorías primarias para determinar la edad del alma. Comencemos con la última categoría primero, contacto visual. Generalmente el contacto visual mejora con cada etapa
Contacto Visual
Las almas bebés no hacen contacto visual, demasiado temor.
Las almas infantiles hacen breve contacto visual debido a la sospecha y el temor.
Las almas jóvenes hacen contacto visual para dominar, no para permitir o comunicar.
Las almas maduras disfrutan el contacto visual a menos que estén perturbadas o molestas y entonces lo evitarán.
Las almas viejas hacen un fuerte y estable contacto visual para conectarse y permitir la entrada de los demás.
Las almas trascendentales ni siquiera pestañean. Hay amor y compasión en sus ojos siempre.
Las almas infinitas son iguales en este sentido. No pestañean. El cosmos se refleja en sus ojos.   
Compasión
Las almas más jóvenes son incapaces de sentir compasión. Ellas no saben cómo porque están muy identificadas con sus cuerpos simiescos y su sentido del temor al ocuparlo. Comenzando con el alma madura, la compasión está presente y se vuelve más fuerte con cada edad.
Nivel de violencia
A menos que las almas bebés se les enseñe estrictamente no reaccionar con violencia, pueden ser muy violentas porque no entiendan que los otros estén vivos y sean independientes. Los otros son meramente objetos con los cuales contender y sacar del medio. Como niños y hasta como adultos a menudo torturan y hieren a los animales.
Las almas infantiles de buena gana quemarán, descabezarán o ejecutar a quienes hayan violado sus creencias religiosas y principios. Pueden ser capaces de horribles torturas y sin embargo pueden parecer infantiles e inocentes. Pueden desplegar una extraña obediencia y lealtad a los líderes dominantes, corruptos o fascistas como Hitler, Lenin y otros tiranos como se puede apreciar en nuestra selección reciente de candidatos presidenciales en los Estados Unidos. Estas almas no piensan por sí mismas sino que siguen la línea del partido. Cuando se les desafía son beligerantes.  
Las almas jóvenes despacharán a sus enemigos por miles para ganar. Para ellas, todo se trata de dominio y éxito en la lucha sea en el campo de batalla o en los negocios.  Asesinatos, amenazas, corrupción todas son aceptables si piensan que pueden lograr su objetivo. Esta es la pregunta clave ¿puedo lograrlo? A menudo lo hacen. Piensen en Putin en Rusia y su manejo de Ucrania y Crimea o Donald Trump y sus eslóganes contra los musulmanes.
Para ellos las apariencias lo son todo y ostentosamente despliegan su riqueza con la delicia que un niño de diez años que ha atrapado un gran pez.
Las almas maduras se identifican con los sentimientos de los demás. Esto los hace incapaces de la violencia a menos que sean atrapados en un arrebato de pasión.
Un alma vieja puede ser violenta como auto defensa o en defensa de los demás ocasionalmente.
Cualquier alma transcendental o infinita ni lo pensaría.
Nivel de temor demostrado
Básicamente las almas bebés son irracionalmente temerosas de todo a menos que se sientan seguros o protegidos.
Las almas infantiles se aterrorizan ante un Dios punitivo. Están seguras que van de cabeza a los fuegos del infierno de una forma u otra. Están seguras que ustedes también y tratarán de enviarlos allá si sienten que ustedes lo merecen. Usualmente se preparan para ser atrapadas por sus crímenes.
Las almas jóvenes temen ser sorprendidas, de lo contrario no les interesa. Para ellas ser sorprendidas es para los perdedores. Tienen temor de perder. Muchos de los comentarios de Donald Trump reflejan esta actitud.  
Las almas maduras temen ser mal entendidas. También temen la injusticia y la falta de equidad en el mundo.
Las almas Viejas temen crear más karma. Aprenden a través del terror de que su ego se destruya una y otra vez hasta que no quede nada.
Las almas trascendentales e infinitas no experimentan temor.
Patrones de conducta manifestados y perspectivas mostradas
Esta categoría tiene que ver con la sofisticación
Las almas bebés son a menudo muy inapropiadas en la situación social. Pueden ser extremadamente torpes y simplemente no saben cómo comportarse. Si son rechazadas en el amor o matrimonio pueden atacar a su oponente tirándole ácido a la cara o apedreándolo. Adulan las cosas de valor.
Las almas infantiles son muy aniñadas y poco sofisticadas especialmente cuando son vistas por almas mayores. Ellas siempre parecen sentirse culpables pero tratan de decirle a los demás cómo vivir y que hacer o no basadas en sus creencias fundamentalistas. No tienen sentido lógico y sus argumentos dan vueltas en círculo porque no pueden ver el panorama más amplio. Pueden ser justicieras y querer que todo el mundo se conforme a sus creencias, por estrechas que éstas sean. No saben cómo relajarse. A veces representan posiciones políticas conservadoras extremas pero luego son los mayores transgresores. Les gusta orar por quienes han sido asesinados por los rifles de asalto que ellos han suministrado. 
Las almas infantiles a menudo son de mucho peso porque se les dificulta regular su insumo de dulce y chucherías y tienden a comer demasiado para sentirse más seguras. Tienden a tener caras de bebé como se muestra en los candidatos presidenciales actuales. 
Las almas jóvenes siempre están practicando estrategias, maniobrando para lograr su voluntad. Pueden ser engañosas para hacerlo. Se convierten en expertas en darle la vuelta a las reglas – en otras palabras pueden cometer crímenes de cuello blanco. Cuando lo logran son desafiantes. Algunas corporaciones aplican esta filosofía. Por ejemplo Samsung deliberadamente robó las tecnologías de los teléfonos inteligentes de Apple y las reprodujo. Sacaron a muchas compañías del juego con esta estrategia. Cuando se les llevó a juicio simplemente lo negaron y lo complicaron tanto en la corte que simplemente la contraparte se dio por vencida. (Por ello nunca compraré un producto Samsung)
Las almas maduras se caracterizan por agenciarse grandes problemas con sus relaciones. Tienden a ser dramáticas y como almas bebés se abstienen de situaciones en las que son incomprendidas. La diferencia es que pueden ver  sombras grises y parecer que están en sus cuerpos. Tienen más profundidad y compasión en sus ojos. Pueden conectarse con ustedes y mostrar comprensión, tolerancia y buena voluntad. A veces hay una desconexión entre los valores espirituales en los que creen y su comportamiento actual. Por ejemplo pueden meditar y valorar la neutralidad pero sentirse mal cuando piensan que se les hace daño.
Tienen una manera de falta de neutralidad aunque debían saber mejor. Por otra parte las almas maduras pueden ser brillantemente conscientes y discernidas. Son sofisticadas en su vestir y gracia social. Pueden ser muy románticas.
Las almas Viejas son relajadas, algo excéntricas en sus creencias y comportamiento pero nunca tontas. Son famosamente neutrales, “Oh, no me digas”. Son compasivamente directas y fuertes como la roca. Las almas viejas están muy presentes y ocupan sus cuerpos, siendo sensuales y hedonistas. No les interesa la culpa ni la vergüenza y son bondadosas y amorosas. 
Las almas trascendentales e infinitas siempre son maestras espirituales y no se les puede confundir debido a su sabiduría, estatura, poder y amor.
Valores
Esta categoría es muy simple de entender. Las almas bebés no tienen otro valor que la supervivencia a toda costa.
Las almas infantiles valoran la estructura y las reglas. Creen en la autoridad, la ley el orden, y la interpretación estricta de las leyes. No son flexibles y creen en el castigo corporal. Se comportan como ovejas, no piensan por sí mismas.
Las almas jóvenes son como niños de ojos muy abiertos que descubren nuevas habilidades y poderes que no pueden esperar para probarlos. Pueden ser muy agradables pero para ellos lo importante es la apariencia. Si los hace verse bien, entonces no importa la sustancia. Manejar el auto bonito, codearse con la gente agradable, llegar al dinero y al poder, ser vistos en los lugares correctos. Que importa el tema, busquen el beneficio y la ganancia. Vístanse de visón aunque haya que asesinar al animal, que importa.
Las almas maduras valoran las relaciones, la relación con  el yo, con los demás, con el espíritu, con los alimentos, el trabajo, el planeta, etc. Les gusta la comunicación, el entendimiento, el estudio, la psicología, la profundidad, el sentido, el amor y el propósito. Quieren crecer, desarrollarse, ayudar, servir, evolucionar y abrir puertas. 
Las almas Viejas valoran la naturaleza, el espíritu, la libertad, las artes, el placer y les gusta divertirse. Pueden crear grandes conmociones como diversión. Piensen en Leonard Cohen y Whoopi Goldberg, lucharán por la conservación de la naturaleza. Piensen en Jane Goodall, Robert Redford y John Muir.  
A las almas trascendentales no les preocupan lo que pueda ocurrirles. Solamente enseñan con el ejemplo, piensen en Mohandas Gandhi.
Las almas infinitas son imposibles de confundir. Cuando están vivas todo el mundo lo sabe y su legado es indestructible. Piensen en Krishna, Jesús, Buda y Lao Tsé. Uno está en el camino pero todavía no ha llegado allí. Seremos nosotros.


Las traducciones de los artículos de José L. Stevens pueden ser descargados en archivo Word desde el sitio creado para el en http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm  https://www.facebook.com/ManantialCaduceo

Traducción: Fara González
Difusión: El Manantial del Caduceo en la Era del Ahora
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios