sábado, 9 de julio de 2016

El miedo y los riñones…Lenguaje emocional a través del cuerpo



El miedo forma parte del hombre desde siempre. Ha estado presente en todo su desarrollo sobre la tierra.
Y el miedo tiene algunas bases sobre las que se sustenta, todas importantes y a veces bastante difíciles de diferenciar unas de otras al sobreponerse en el actuar de las personas.
El miedo por ejemplo es anticipatorio, es decir nos anticipamos a los hechos y nos invade el miedo al futuro, a la incertidumbre del mañana.

El órgano del miedo en el hombre es el riñón, incluidas las suprarrenales.

Los riñones nos dan otros mensajes también, pero nos centraremos en uno de ellos, como dije, el miedo. En la medicina china el par de los riñones es la vejiga.

Como pueden darse cuenta los riñones y la vejiga tienen relación con los líquidos. El cuerpo humano está constituido en un 70 % de agua.

Los riñones tienen como misión eliminar los residuos del metabolismo, las sustancias extrañas ingeridas con los alimentos, por ejemplo, regular lo que dice relación con los líquidos, producir algunas hormonas, entre otras principales.

El agua es fundamental en la vida, sin ella cada célula sería como una pasa, de esas bien añejas, y los riñones regulan contenidos y presiones. Es un gran mundo el de los riñones, y se hacen cargo del gran mundo, aunque ficticio, de los miedos.

El mejor ejemplo de ello son las suprarrenales que segregan inmediatamente ante la sensación de miedo la adrenalina que nos hace ponernos en guardia, para pelear o correr. El agua es el equivalente a las emociones, entonces los riñones, en su función limpiadora nos liberan de las emociones negativas.

Los cálculos renales –litiasis- son la cristalización de los miedos más profundos del ser humano, aquellos inconscientes, o los que no se expresan.

Y cuando se descubren lo hacen de improviso, causando grandes dolores.

Es curioso que los cálculos renales sean preeminentemente masculinos y los biliares femeninos. Hay también una interpretación adicional para los cálculos y que dice relación con las emociones antiguas, que han producido una pena no llorada, no expresada, y que cuando no se puede contener más sale al exterior con el consiguiente dolor. Es que el síntoma nos hace sinceros, siempre.

 Los problemas en la parte media de la espalda cerca de los riñones guardan relación con el miedo también. Uno de ellos es el lumbago. Este achaque he observado le da a la gente ante el inminente término de los trabajos. Cuando la persona siente que se va a terminar el trabajo súbitamente es atacado por el lumbago, que le impide moverse. El mensaje es evidente, el miedo lo paraliza.

La vejiga por su parte cumple la función de almacenar la orina antes de su evacuación por la uretra. Cumple la función análoga al colon que lo hace con los desechos materiales, pero de los líquidos. Los problemas en este órgano implican que no podemos evacuar entonces el contenido emocional que llevamos, y su mensaje preliminar es que tenemos miedo a abandonar las creencias antiguas, a cambiar de hábitos, formas de pensar, esquemas mentales o maneras de actuar.

El miedo tiene otra componente, y es la resistencia al cambio. El cambio es percibido siempre como una amenaza, y nos cuesta mucho a los seres humanos, más aún en un mundo que busca cada vez más la comodidad, aceptar que vivimos en continuo cambio y prepararnos para él. El cambio entonces se percibe internamente como una fuente de sufrimiento, y se le teme por ende. Tememos perder las posesiones económicas, las emocionales, las relaciones, el trabajo, la salud, y la vida.

Se trata literalmente de llevar la luz en profundidad, para aclarar e iluminar lo interno, para restituir la trasparencia al agua.
... en el fondo, el miedo de la oscuridad pasa encendiendo la luz.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios