lunes, 11 de julio de 2016

Los 17 Sabios del Continente de Lemuria

Hoy decido escribirles estas líneas, por una solicitud que me han hecho mis hermanos lemurianos a través de una canalización, donde se refieren específicamente a este texto que voy a transcribirles a continuación, no he cambiado el contenido ni el título y su autor es Raúl Yepez. Dicen mis hermanos lemurianos que hay mucha gente despertando que necesita saber y que esto les ayudará. Los saludo en la luz, con afecto siempre. Solange.
Hace muchos miles de años, hubo en el cielo una gran batalla que se llamó en el sistema de Pléyades “La Gran Guerra Cósmica” o la guerra de los mundos.
Participaron en ella los rectores planetarios de las estrellas Sirio, Vega, y Mira. Su reto era el de apoderarse de vastos campos gravitacionales que abarcaban las tres estrellas con todos sus planetas. Cada uno defendió su parte y ninguno ganó esta guerra.
Mientras la batalla sucedía, millones de seres salieron en búsqueda de refugio a planetas de otros sistemas. Muchos se establecieron fácilmente y otros tuvieron que divagar por más tiempo en la consecución de su nueva morada.
Por aquellos tiempos la tierra poseía en su corteza a sus habitantes, habitantes que en algunas regiones eran más desarrollados física e intelectualmente que en otras y de variados matices y estaturas.
Fue entonces cuando llegaron los que buscaban refugio y provenían de los contornos de la estrella de Vega, pero igualmente seres que procedían de varios de los planetas del sistema estelar Sirio.
Había dos lugares en la tierra que eran muy prósperos, en ellos tenían su aposento seres de tez morena y con algunos buenos dotes de inteligencia. El primero estaba situado en el océano atlántico, era como una gran isla que iba desde lo que hoy es la Florida hasta Brasil y hasta la península Ibérica. Ese lugar luego fue marcado con el nombre de Atlántida.
El segundo lugar se iniciaba al oeste de California y se componía de una gran multitud de islas que terminaban en lo que hoy es la China, Japón y sus adyacentes. Sus habitantes eran de baja estatura de ojos rasgados y de tez muy oscura. Este lugar luego fue llamado el continente de Lemuria.
Al continente de Atlántida llegaron los seres provenientes de los planetas Sirios y se establecieron en dos poblados que luego fueron muy desarrollados, el primero fue llamado Poseidón que era su capital y el segundo Edoma. En el primero se asentaron los más sabios y en el segundo los descendientes de estos en unión a los seres de origen terrenal.
Con la llegada de los Sirios se despertaron en la tierra las matemáticas. Así fue como los Atlantes se transformaron en científicos, constructores y de grandes dotes en el utilizar las fuerzas de la razón matemática.
No me detendré más en la historia de los Atlantes porque será un artículo que más adelante desarrollaré y por qué me centraré en el tema actual que tiene que ver con los seres del continente de Lemuria.
El continente de Lemuria se situaba al oeste de California, se extendía hacia el sur hasta cerca de las costas peruanas y hacia el oeste en una serie de islas hasta lo que hoy es la China. Lemuria se distinguía por tener una gran capital llamada “La ciudad de Mu”. En ella principalmente se alojaron los seres que habían llegado provenientes de la estrella de Vega en la constelación de Lyra. Eran seres muy parecidos a los hombres de la tierra, poseían tez amarilla, ojos rasgados y su estatura era de 2.70 a 3.20 metros.
Los Lemures se diferenciaban de los Atlantes porque eran más mentales mientras los Atlantes eran manejadores de las fuerzas físicas. Tenían una gran capacidad de conciencia, eran nobles y poseían la virtud de guardar la información estelar en cristales que en aquella región eran abundantes.
De la cultura Lemur quedaron varias civilizaciones importantes. En conjunto con los Atlantes, los Mayas recibieron influencia Lemur a través de un gran ser llamado Mai, del que más tarde les hablaré. Los Incas fueron descendientes Lemures. Procedían de una de sus colonias en el continente americano cuya sede era la ciudad de Tiahuanaco a orillas de lago Titicaca.
La filosofía más antigua de la China y su cultura proceden de la vieja Lemuria. Ejemplo de ello es el I Ching o I King. Lo mismo la cultura coreana y la mongol.
Más aún, cuando Lemuria se hundió se presentó un fenómeno genético sorprendente y fue que los herederos de la civilización Lemur, se achicaron y de ser la raza más alta del planeta pasaron a ser los de menor estatura.
En la sierra nevada de California septentrional se halla un volcán apagado llamado el monte Shasta. En lo profundo de él existe una morada donde habita una colonia de descendientes de Lemuria.
Las islas del Japón son reminiscencias Lemures que superaron el hundimiento, lo mismo las islas de Hawai, la polinesia, la micronesia y la isla de Pascua. En lo alto de una colina que se erigía cerca de la ciudad de Mu, se alzaba un gran templo llamado “El templo del conocimiento”. En su cúspide se distinguía un gran Disco Solar de Oro traslúcido que poseía 40 metros de diámetro, por 8 centímetros de espesor. Su peso era de 144 toneladas. Ellos lo llamaban el Disco Solar de Oro.
Los habitantes de Lemuria vivían muchos cientos de años y su gran rector era un ser de nombre Aramu Muru a quien todos llamaban Mer. Durante todo el tiempo en que duró la gran luz Lemuriana y además de que todos sus habitantes gozaban de gran inteligencia, amor y verdad, se distinguieron allí 17 hombres que por sus grandes dotes universales fueron llamados “los 17 sabios de Lemuria”. Cada uno de ellos tenía una gran capacidad de manejar los elementos y de moldear, a través de maravillosas magias, las leyes de nuestro planeta, así como los gránulos de luz pránica y los éteres por donde ellos se movían. Poseían también la luz maxim con la que aún cortaban metales y rocas.
Mi gran interés de hablarte de este tema es que estos 17 grandes sabios con la llegada de la Era de Acuario a nuestro planeta se están encarnando de nuevo y harán una gran misión ahora que la luz de nuestro propio universo y de muchos cuerpos ha estado cambiando al color azul en muchos, color azul profundo o índigo en otros y al color cristal en aquellos que han nacido luego del 5 de mayo de este año 2005.
Te voy a nombrar a cada uno de ellos con la labor que hacían durante su estadía en el territorio Lemuriano. Igual te voy a decir cuáles ya encarnaron y los que aún faltan por llegar, para que si tienes una gran unión de pareja, comprendes y amas de verdad a ese ser que te acompaña y deseas tener un hijo o hija, pidas a las leyes universales porque uno de los sabios Lemures que desea encarnar en nuestro planeta llegue y haga en estos nuevos tiempos grandes labores a la humanidad sedienta de reformas sabias.
Ellos son:
Abu: Fue el gran constructor del Disco Solar de Oro, hace 10 años encarnó de nuevo en la Tierra.
Anat: Fue el gran arquitecto de las construcciones Lemures que tenían como virtud atraer grandes caudales de energías celestiales, fue además un gran filósofo y era costumbre que los niños le buscaran por ello. Además fue literato de altas esferas.
Zeu: Forjaba los cristales para imprimirles información que luego era sacada por los habitantes más avanzados de Mu a poblaciones cercanas para enseñarla a sus descendientes y a los seres de origen terrestre. En esos cristales se alojaban medicina, filosofía, ciencia, cálculos mágicos y otros muchos más.
Ipo: Le decían “El grande”. Hubo un tiempo en que los Lemures empezaron a decaer mentalmente por la unión que hicieron con los hombres de la Tierra y fue necesario esconder el Disco Solar de Oro. Ipo en compañía de Aramu Muru y de la Señora Arama Mara fue el encargado de llevar el disco al sur del Perú y sumergirlo en el recién formado lago Titicaca. Ipo además creó fórmulas muy especiales que le proporcionaban a los que las utilizaban la capacidad de vivir en las profundidades de los mares hasta por 100 días. Ipo también ya llegó.
Amaeta: Fue una gran reina que enseñó a todos los Lemures humanos que le escucharon que había un camino lleno de moradas fabulosas en la travesía universal hacia Dios y entregó las fórmulas para que cuando fueran a morir en su vejez, no tuvieran miedo sino la alegría y el amor necesario para que su partida fuera grande y su próxima estación planetaria universal de grandes vibraciones. Todos los seres que le escucharon cuando murieron uno a uno lo hicieron sin dolor o sufrimiento alguno. Ser actualmente encarnado.
Kafira: Medía 3 metros y 27 centímetros, era rubio y de gran fortaleza. Manejaba con su mente el elemento tierra y a través de él construía templos y hogares subterráneos. Dejó fundados varios reinos en los mundos intraterrenos que muy pronto se volverán a iluminar. Fue Kafira muy importante en la construcción de las abadías monasteriales que existen en las profundidades del Valle de la Luna Azul en el Perú.
Elu: Fue rey Lemur por 270 años. Enseñó a muchos humanos cómo vivir hasta por 700 años. Aún ayuda a aquel que le llama y que sienta que su muerte se aproxima para alargarle un poco más su vida.
Londra: Movía atmósferas, nubes y lluvias y con ello hacía que los sembradíos produjeran sus frutos. En tiempos muy cálidos refrescaba las regiones con suaves brisas y cálidas temperaturas cuando se daban los tiempos fríos. En el tiempo de la decadencia de Lemuria creaba tormentas hacia los guerreros para que ellos retrocedieran y no hicieran daño alguno. Este ser actualmente está encarnado en un ser que tiene 10 años de edad.
Zota: Manejaba las fuerzas que habitaban en las profundidades de Lemuria, las utilizaba a través de campos magnéticos y con ello alumbraba muchos poblados que al igual calentaba cuando habían épocas friolentas. Acompañó en viarias ocasiones al señor Aramu Muru (Mer) en sus viajes al Valle de la Luna Azul.
Zendra: Producía semillas de gran vibración que sembradas daban frutos grandes, sanos y con sabores esplendorosos. Fue el padre de los cereales y los granos de Lemuria. Zendra está próximo a cumplir sus 6 años en un hermoso niño.
Imai: Manejaba los estados dimensionales. El poblado donde este gran sabio habitaba poseía grandes riquezas en diamantes, oros, esmeraldas y otras piedras preciosas que allí existían. Cuando el continente de Lemuria entró en los estados egoístas, se formaron muchos guerreros. Cuando estos guerreros se acercaban al poblado de Imai para saquearle sus riquezas, hacia desaparecer el pueblo con sus habitantes y sus piedras preciosas, pasándolo a una dimensión intermedia entre la tercera y cuarta. Los guerreros se confundían al ver esto y se alejaban. A veces Imai cuando los veía alejarse volvía a colocarles su pueblo a su vista y así “jugaba” con ellos por muchas ocasiones. El señor Imai ha vuelto y está encarnado en un gran ser desde el 11 de mayo de 1998.
Ziruk: Tenia un lugar donde fabricaba casas y otras edificaciones. Ese lugar era interdimensional. Cuando un nuevo poblado emergía porque así lo requerían los que lo iban a morar, Ziruk, trasladaba sus construcciones del lugar donde las fabricaba al nuevo poblado, quedando así fundada una nueva aldea hasta de 700 casas. Ziruk, ya se encuentra entre nosotros.
Zimoe: Acompañó por mil años a Mer (Aramu Muru), aprendiendo de él sus sabidurías. Es protector de todos los templos de las abadías del gran monasterio. Ayudará con su nueva estadía en la tierra a que el ser humano encuentre nuevos elementos que ante el ojo están escondidos, para así darle a la tecnología de la medicina, la nueva educación que se avecina y a los viajes interestelares muchos avances. A través de él se encontrarán combustibles sólidos que encerrados en pequeñísimas celdas darán energía por muchos años. Zimoe es un ser de grandes honores. Es el hermano de Londra en esta vida.
Iris, Gimas y Zefa: Fueron los 3 grandes inseparables del señor Aramu Muru y de los sabios que he mencionado anteriormente. Visitaban cotidianamente a Venus, Marte y Saturno, se encontraban con grandes Maestros de esos planetas y hacían conjuntamente muchas labores. Iris luego de ser sabio Lemur, fue Toth el Atlante y más adelante Hermes Trimegisto. El con Gimas y Zefa serán muy importantes para el manejo de las nuevas energías de forma y el electromagnetismo en la era de Acuario de nuestra Tierra.
Naela: La grande. Todo lo que enseñó se propagó por el continente de Lemuria por 2700 años, tuvo grandes hermandades con el señor Aramu Muru, se encargaba de irrigar con bellos manantiales las agriculturas. Navegaba por todo el mundo en un gran antílope que le obsequiaron unos seres de Sirio que alguna vez la visitaron. Manejó las magias de la salud y del amor. Hacía desaparecer la necedad, la histeria, el rencor y las angustias de los humanos que las padecían. Era la gran sembradora de las armonías en el templo interior de cada hombre. Era la grande.
El continente de Lemuria fue de gran iluminación durante el tiempo en que los 17 sabios lo habitaron. Hace un poco más de 24.000 años se inició un hundimiento, hundimiento que terminó 7.000 años después, llevándose para el fondo del océano Pacifico todo el conocimiento que allí floreció.
Durante el periodo de la era del Acuario que empezó el 27 de julio del año 1999 y terminará 2000 años después, se presentarán algunos eventos donde ocurrirán nuevos hundimientos de lo que hoy vemos por encima de los mares, creándose con todo ello unas contrafuerzas que harán que muchas porciones de ese hermoso continente vuelvan a emerger.
Cambios, muchos cambios ocurrirán, pero ellos serán necesarios para que una nueva raza humana se levante y ello ya está ocurriendo con la quinta raza llamada la raza azul fundada en el año 1983, la séptima raza o la raza de los índigos el color de la nueva inteligencia en 1999 y la raza de los seres del color cristal el 5 de mayo del año 2005. Una bandada de sabios que han habitado por muchas eras en muchos sitios están llegando a los nuevos niños que nacen día a día.
Todos ellos cambiarán las viejas estructuras de nuestro mundo que están amparadas por la codicia y la guerra a doquier, eliminarán las armas, el dinero, construirán una sociedad basada en el humanismo, borrarán las líneas que dividen nuestro mundo, crearán un estado religioso basado en la verdad interior y traerán nuevas tecnologías. Una nueva educación cultural y de cientificidad se empieza a levantar y dará sus primeros grandes frutos luego de que suceda el año 2012, estableciéndose el primero de 9 grandes órdenes en el año 2023.
Ya son varios de los 17 sabios Lemures los que han llegado faltan nueve; así que si tienes un gran amor por ser el padre o la madre de uno de aquellos que deseas que llegue, por favor háznoslo saber, que yo le preguntaré al Maestro Mer para que él te de las instrucciones, así como las fechas de cuando podrás hacerlo. Sólo se necesita que tengas mucho amor por el ser amado, que seas verdadero, de alegría bondadosa, comprensión y de gran propiedad por el si mismo.
En conclusión:
Los Sabios Lemures encarnados son: Abu – Ipo – Amaeta – Londra – Zendra – Imai – Ziruk y Zimoe.
Los que aún faltan por llegar: Anat – Zeu – Kafira – Elu – Zota – Iris – Gimas – Zefa y Naela.
El nuevo germinar de nuestro planeta se acerca y por eso este mensaje.
Saludos y amores.
Raúl Yepes.
https://compartiendoluzconsol.wordpress.com/2013/07/10/los-17-sabios-del-continente-de-lemuria/

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios