domingo, 4 de septiembre de 2016

¿Cómo vivir el amor en la pareja?



“Prepararos juntos a los momentos de crecimiento inundándoos cada vez más de Amor, porque cuando los corazones estarán colmados de Amor, la mente ya no temerá a aquellas situaciones de no amor que pudieran crearse, juntos estaréis listos para vivir momentos de incomprensión y situaciones difíciles.

En los momentos de incomprensión, de tensión, la mente podría decir: “Esto no es Amor”, pero si los corazones están ya colmados de Amor, no se dejarán confundir, porque sentirán que en aquella situación de crecimiento existe igualmente el Amor y lo experimentarán.

Expresaros siempre más la ternura, la dulzura, la ternura, hasta que sean incesantes entre vosotros, ya que éstos alientan a vuestros Niños interiores que son amados, que serán siempre amados, cualquier cosa pueda ocurrir.

Cuando se crea una situación de incomprensión, ésta será momentánea, porque ambos estáis seguros que entre vosotros el Amor es grande, porque vuestros corazones están tan colmados de Amor que no se pueden enfriar por ese momento de hielo que se siente en los momentos de incomprensión.

Es solo así que inmediatamente reconoceréis aquellos momentos como oportunidad de crecimiento, de superación de las dificultades personales como posibilidad de evolución.

Si comprendéis esto, no os pueden ser ni reproches, ni críticas, ni juicios, ni acusaciones, ni afrentas, sino sólo ayudas para entender qué es lo que hay que modificar en vuestra personalidad, qué lección debierais aprender, cuál herida debierais sanar juntos, con Amor.

El objetivo de las uniones sin embargo no es sólo aquella de llenar los propios corazones, sino aquella de hacerlos desbordar de Amor, porque desbordando inundará otros corazones.

Si colmáis sólo vuestros corazones, aquel Amor estancaría, pero dejando desbordar lo que os consagráis, se creará espacio para un Amor cada vez más grande.

Y es éste fluir, y está en este dejar entrar y dejar salir que os acercaréis juntos al Amor puro, al Amor nuevo.

Cuando sientes el corazón colmado, busca todavía Amor, cuando ves el corazón de tu compañero colmado, dónale aún más Amor, para que su corazón pueda desbordar.

Y luego mira alrededor y verás muchos corazones para amar, ‘Corazones’ que tienen espacio para recibir vuestro Amor, ‘Corazones’ que os estaban buscando para recibir vuestro Amor.

Cuando el sol está alto en el cielo no ilumina una parte sola, no calienta un corazón solo, sino todo.

Permanece en alto en el cielo como un sol, para iluminar todo y calentar todo.

Donando aquello que se tiene, se crea espacio para aquello que Nosotros tenemos preparado para vosotros.

He aquí porque en el corazón no tiene que permanecer jamás aquello que al Amor ofusca, que el Amor aleja, ni entre vosotros, ni con otros corazones, porque todo el espacio que existe en el ‘Corazón’ tiene que quedar libre para el Amor, para la alegría, para la Luz.

Y recordaos que sois ante todo Almas que han unido los corazones, pero que permanecéis en todo caso Almas libres, cada uno con vuestra historia, entonces vuestras Almas podréis fundir, otras Almas iluminar, otros corazones llenar.

No teméis de fundir vuestros corazones, de fundir vuestras Almas, porque más os fundiréis, más crearéis un sólo corazón y una sola Alma que palpita con el latido del Universo, más permaneceréis Almas libres, más respetaréis la libertad del otro, más comprenderéis la necesidad del otro de tener sus propios espacios, sus propios tiempos.

La mente no puede comprender cómo aquello que se ha fundido puede permanecer separado, pero ésta es la realidad del Amor verdadero.

Es justamente fundiéndoos, fundiendo vuestros corazones, fundiendo vuestras Almas, que vuestra individualidad tendrá la posibilidad y el espacio necesario para manifestarse totalmente.

Vivid mucho tiempo entre la Naturaleza para aprender de esta ‘Grande Escuela’, para gozar de esta maravillosa ‘Casa’, para sentir junto al Amor del Cielo, de la Tierra, del sol, de las estrellas, de los árboles, de las flores, para hacer sentir a vuestros corazones las melodías del viento, el canto de los pájaros, que canturrean para expresar la alegría y la gratitud.

Hacéis juntos largos silencios en estos lugares que facilitan el contacto con todas las Criaturas, la unión con el Cielo y con la Tierra, con el mundo invisible, con Nosotros.

Y vuestros corazones se llenarán de dulzura, de ternura, que podréis compartir, viviendo así momentos de alegría, de entusiasmo, de éxtasis.

Y hecho esto, cada uno viva luego a solas momentos de silencio, para un contacto más íntimo con Nosotros, con la Creación, para un diálogo más profundo, más intenso, para un rezo personal, con las propias capacidades, con la propia preparación, con la propia historia, con la propia evolución.

Y he aquí que luego, cuando os reencontréis, tendréis nuevas perlas nuevas que regalaros, que pueden traer nuevas comprensiones, nuevas conciencias, nuevas intuiciones.

Será un intercambio de emociones, de sensaciones, de sentimientos, será un intercambio de Amor.

Así os sentiréis enseñantes uno para el otro, alumnos el uno del otro.

Y he aquí que habréis vivido el objetivo de las uniones: evolucionar juntos, ayudarse en la evolución, hacer cada vez más luminosa el Alma del propio compañero, ayudarlo en su Camino, ayudarlo a vivir el propio diseño, ayudar otras Almas a evolucionar, llenar de Amor y de Luz otros corazones, vivir juntos en el Amor, en la Luz, para donar a los otros Amor, para llevar la Luz.

Seáis como sol, altos en el cielo, para iluminar y calentar todo y a todos.”



Extraído del libro: Tu mano en la Mía
Autora: Satya
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios