martes, 18 de octubre de 2016

Nací mujer



Nací mujer y en ese intento de amor infinito de mis padres de protegerme de una violencia que vive en el inconsciente colectivo, cedí, y crecí tapando mi cuerpo, llenándome de capas de ropa suelta y holgada, masculinizandome, para que mi forma de mujer pasará desapercibida, incluso intentando de adolescente no verme atractiva, porque lo que había impregnado en mi el discurso familiar y social era que ser guapa era peligroso y si te pasaba algo por andar bonita en la calle era tu culpa. Recuerdo también una vez que fui sola a un país extranjero, un hombre joven me dijo; para cuidarte debes ser lo menos atractiva posible, en ese momento pensé; pero eso es como tapar la herida y no quiero parches en mi vida, quiero consciencia y defiendo nuestro derecho de vestirnos y maquillarnos cuanto se nos antoje.
Así tantas mujeres en ese miedo profundo de ser acosadas, desarrollan ovarios poliquisticos, engordan pasando los cien kilos, o adelgazan hasta la anorexia, o tantas otras formas que no es más que ese intento endocrino y biológico de negar la feminidad y la sensualidad natural.
Así de grande entendí o cree mi perspectiva, no puedo pasar toda mi vida afeándome y llenándome de capas para no ser violentada, violada o piropeada, porque a ese nivel llegamos muchas mujeres con tal de protegernos, no puedo pasar toda mi vida sin disfrutar de mi, sin disfrutar la danza natural de la vida. Hay una herida que no es de genero, es a nivel de humanidad, y es que cuando decimos basta de violencia machista es como si ese basta fuese sólo un suspiro en un BASTA mayor que se está construyendo a través de las generaciones. Y a veces me pregunto ¿Cuántas generaciones más de mi árbol faltan para que este BASTA se termine de escribir y acabe?
Nací mujer y hoy de adulta acepté vivir sin ser esclava de mis creencias, acepté verme, sentirme y caminar hermosa sin miedo a que me acosen en la calle ¿Por qué? porque soy libre, y esta vida es mi única oportunidad de volar tan amplio como pueda, acepté también que mujeres y hombres SI podemos cambiar el mundo y reconstruirnos. Acepté que a diario creamos la realidad y el fin de la violencia machista nace por regar a diario el amor infinito que crece dentro de mi.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios