sábado, 19 de marzo de 2016

Afirmaciones para la Semana del 21 al 27 de Marzo de 2016

Con la energía esplendorosa de la Luna, el eclipse, el Equinoccio de Primavera en el Norte, el Equinoccio de Otoño en el Sur y los días santos, la semana invita a revisar la claridad interior y fuerza exterior que consigue la paz en la unión entre la gente. Es esta una  unión que habla de libertad, es decir, unión llena de amor pero exenta de posesión. Participación cósmica sucede en el planeta y sus pobladores. No es el Yo particular sino la meta de la humanidad. La alianza aquí es para el bien de todos. Hacen falta estructuras  para que la comunidad en lugar de mezcla de gente sea sociedad.
La afirmación que corresponde al día que te indico, la repetirás en voz alta o baja o mentalmente 99 veces, viéndote al espejo para tomar conciencia de quien eres, es posible que tengas alguna visión mientras realizas el ejercicio. Lo harás con suavidad, sin imponer. No importa si al principio sientes resistencia y crees que estás perdiendo el tiempo o que estás diciendo algo sin sentido, la repetirás y te obligarás a sentir las palabras que estás pronunciando. También te preguntaras por que 99 veces, ese es el tiempo que le toma a tu ser en admitir que la frases que dices es real y se abre un portal de luz que permite que la afirmación sea cumplida en toda su extensión.
Siente que la afirmación que repites es real, está sucediendo. Luego ya no pensarás más en ello y retomarás tus actividades. Todas las semanas, te estaré dando un juego de 7 afirmaciones. Comprométete a realizar el ejercicio. Es por tu bien. Cuando hagas estas afirmaciones observa tu cara y entra en tu espacio, algo distinto sentirás.
LUNES: “Estoy relajado y llevo mi calma y tranquilidad a los demás.”
MARTES: “Mi propia energía se expande en mi vida y en el Universo.”
MIERCOLES: “Escojo ahora energías sin ningún conflicto.”
JUEVES: “Con cada pensamiento de paz que tengo, se expande el poder de esa misma paz.”
VIERNES: “Yo soy la alegría que puedo traer a los demás.”
SABADO: “Veo el valor en cada uno de los que me rodean.”
DOMINGO: “Me siento mas y mas confortable con dejar ir.”
http://wiccareencarnada.net/

Mensaje de Semana Santa: Sábado Santo

Hoy reflexionamos acerca de la palabra vigente de Jesús de Nazaret, transcrita en textos existentes que ha estado ocultos por múltiples razones.
“Y al entrar Jesús en un pueblo, se encontró con un hombre que era sordo de nacimiento. Y no  creía en el murmullo del viento, o en el trueno, o en los gritos de los animales o en el piar  de los pájaros cuando se quejan hambrientos o porque están heridos, o en que otros oyeran esto.  Y Jesús sopló en sus oídos, y se abrieron y oyó. Y se regocijó con infinita alegría en los sonidos que antes negaba. Y dijo: “¡ahora lo oigo todo!”.  Pero Jesús le dijo: “¿por qué dices que lo oyes todo? ¿Puedes acaso oír el suspiro del prisionero o el lenguaje de los pájaros o de los animales cuando hablan unos con otros, o las voces  de los ángeles y de los espíritus? Piensa cuánto no puedes oír y sé humilde en tu falta de saber”.
La Paz debe venir al mundo a través de ti y como tú. Esta ha sido la base de todo lo que se ha   aprendido hasta ahora y permanecerá así. No estás separado de la Paz que das y es por eso que  no se la puedes ofrecer a otro sin recibirla tú mismo.  Permite, entonces, que éste sea el día en el que eliges tener todo lo que mereces.
Tú mereces tanto. ¿Por qué piensas que he sido tan paciente contigo? Ahora debes ser paciente  contigo mismo y con cada uno de los que te entrego. Te ofreceré más y más almas para que tú las  ames y transformes, pues ese es el rol que debes cumplir ahora. Es el próximo paso en tu maestría y en tu iluminación. No te doy una carga estática, sino una que debe ser dada y compartida. Así es como permanecerás despierto, que es todo lo que te pido. Si estás despierto entonces  percibirás todo lo que ocurre a tu alrededor como Dios lo percibe. Si estás dormido entonces  será imposible para ti saber lo que algo realmente es. Para amar algo debes ser capaz de identificarlo claramente. Si sólo ves la sombra, identificarás lo que es en forma equivocada.
Estoy parado justo frente de Tí en este momento. Veme claramente, en Perfecta Luz y sabe que te  VEO. Este es el regalo que recibirás y darás. Es lo único que queda ahora.”
(Alfa y Omega)
http://wiccareencarnada.net

Terminaciones y Comienzos de Ciclos



Terminaciones y Comienzos de Ciclos
Por Jennifer Hoffman
http://enlighteninglife.com

16 de Marzo 2016



Estamos tentados a buscar el final de cada experiencia, especialmente si ésta ha sido desafiante, como lo ha sido para muchos. Pero también pensamos que “al final” habrá un fin a la lucha y al caos y puede haberlo, solamente si convertimos el “final” de un ciclo en un nuevo comienzo y elevamos la energía que utilizamos para crear nuestra realidad. Es un poco como terminar una carrera para comenzar otra pero con cada nueva carrera obtenemos un modo de transportación nuevo. Así que si su primera carrera es a pie, para la segunda tenemos una bicicleta y la tercera es en auto.  Eventualmente, llegamos al auto de sport súper rápido en el cual podemos avanzar mucho más pero todavía seguimos dando vueltas a la pista de finales y comienzos, lecciones y aprendizajes al avanzar de la sanación a la totalidad a la congruencia.   
Si miramos nuestras vidas en el espectro total de todo lo vivido, podemos ver todo el progreso que hemos hecho en nuestro viaje de experiencia espiritual. Entonces toda la sanación que hemos logrado está clara y nuestra experiencia tiene sentido, propósito y entendemos su significado. Pero si miramos solamente esta vida entonces todo lo que vemos es lucha y pensamos que estamos avanzando a gatas cuando realmente estamos dando vueltas a la pista con mayor rapidez. La razón por la cual nos sentimos así es que pensamos que al final del viaje de experiencia es el momento en el que vamos a parar y entonces nos desalentamos, frustramos y desilusionamos cuando vemos que no hay final. Lo hay, pero diferente a lo que pensamos. 
Cada experiencia de sanación termina con un evento iluminado – cuando entendemos la lección y elegimos un sendero diferente. Eso termina un ciclo y nos lleva exactamente al próximo donde nos graduamos hacia nuestra bicicleta para darle de nuevo vueltas a la pista. O podemos ir directamente a un auto de carreras, pero todavía tenemos que continuar en la espiral evolutiva con esa lección. Y podemos dar vueltas en una pista diferente, disfrutando del entorno, encontrando nuevas bendiciones por el camino, es todo parte de nuestros ciclos diferentes. Para disfrutar de la experiencia tenemos que ser perceptivos, que no se trata de llegar rápidamente al destino, es lo que hacemos durante ese viaje de experiencia lo que es importante y lo que determina nuestro nivel de sanación y de eventual culminación de ese ciclo. 
Como dice el dicho “todos los caminos llevan a Roma”, y todas las experiencias llevan primero a la sanación, entonces a la totalidad, y luego a la congruencia pero todavía estamos completando terminaciones y comienzos porque ese es el propósito de nuestra experiencia aquí. Y podemos ir con rapidez o lentamente, elegir el sendero duro, rocoso o la hermosa ruta escénica. 
Una vez que entendemos que la vida es el viaje de experiencia y por tanto dejamos de buscar su final, podemos encontrar la belleza en cada aspecto del viaje y comenzamos a disfrutarlo (que es el sentido del mismo). Entonces vemos que las terminaciones y comienzos de todos nuestros ciclos son meramente puntos de graduación al avanzar de la sanación a la totalidad a la congruencia y comenzamos a colocar señales de parada y de bendición a lo largo del recorrido para poder verdaderamente relajarnos, disfrutar y dejar de preocuparnos por cuando llegaremos “allí”. Escojan la ruta mejor para que puedan disfrutar del viaje y verán que anticiparán los nuevos comienzos porque entonces sabrán que han llegado al final de un ciclo, podrán apreciar lo aprendido y estarán listos para disfrutar una nueva fase de su sendero de vida.
Reúnanse conmigo en la Nueva Llamada de la Tierra en el Equinoccio el 20 de marzo del 2016, pinchar aquí para más información y para acceder gratuitamente al tele seminario 5 Leyes del Amor.   Click here (es ingles)

Traducción: Fara GonzálezDifusión: El Manantial del Caduceo en la Era del Ahorahttp://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
https://www.facebook.com/ManantialCaduceo

"¿Qué te hemos enseñado acerca del destino, hija?




"¿Qué te hemos enseñado acerca del destino, hija?

-Que las estrellas nos guían, pero no nos imponen su tiranía. Es nuestro libre albedrío lo que determina el resultado de todas las cosas. Dios no nos impone su voluntad, sino que nos informa sobre ella y nos permite elegir si deseamos obedecerla."



El Principe Poeta
-Linaje de la Magdalena-
Kathleen McGowan

Quiero una espiritualidad digna

espiri
Quiero una espiritualidad que no me estorbe.
Quiero una espiritualidad que me dé alegría y no tristeza.
Quiero una espiritualidad que me cure y no me enferme. Que me dé el remedio y no me condene por la enfermedad. Quiero un
doctor que me ayude a recuperar la salud y no uno que me haga sentir culpable por padecer una enfermedad.
Quiero una espiritualidad que me haga brincar de alegría y no llorar de desesperación.
Quiero una espiritualidad que me de la fuerza de un guerrero y no la debilidad de una víctima.
Quiero una espiritualidad que reconozca mi derecho a crear mi propia vida. Que se ocupe de convertirse en un aliado mientras creo mi vida, y no se convierta en una carga que me impide usar las herramientas para crear mi arte.
Quiero una espiritualidad que dibuje una sonrisa de satisfacción en mis hijos, mi esposa, mis hermanos, hermanas, primos, tíos, abuelos, nietos, madre, padre, amigos y desconocidos.
Quiero una espiritualidad que redima y santifique todo lo que toca, no quiero una espiritualidad que enferme y condene todo lo existente.
Quiero una espiritualidad que alegre mi corazón, que sane mi mente y se convierta en un bálsamo para mi cuerpo.
Quiero una espiritualidad que sea sinónimo de gozo.
Quiero una espiritualidad que reconozca que lo Sagrado está dentro de mi corazón.
Quiero una espiritualidad que me enseñe que lo que siento es lo más importante en el mundo. Que reconozca que es lo único que tengo en realidad.
Quiero una espiritualidad que me enseñe que el Espíritu se siente. Quiero una espiritualidad que reconozca que lo que siento son los verdaderos regalos que le ofrezco al Espíritu y que, por lo tanto, los regalos de gozo, de amor y de alegría que elevo como perfumes y plegarias al cielo son más dignos de Él que los perfumes de tristeza, castigo y negación con los que alguna vez apesté mi cuerpo y mi ambiente.
Quiero un Dios que no se asuste ante la naturaleza de mi naturaleza.
Quiero una espiritualidad que incluya nuestros cuerpos en el acto sexual. Quiero que incluya excitación y la comunión de una respiración. Quiero que santifique la unión y la manifestación de la vida de la que surge toda la vida. Quiero que incluya el amor y sus expresiones. Quiero que incluya besos y caricias. Quiero que las convierta en una manifestación del cielo y no del infierno. Quiero que convierta a los demonios en amigos, y después, en ángeles.
Quiero una espiritualidad que me enseñe con todo lo que pasa en mi cuerpo. Quiero aprender de mis órganos sexuales creando poder, de mi estómago digiriendo los alimentos, de mis intestinos procesándolos y mi colón y recto eliminando los desperdicios. Quiero que me enseñe del dar y recibir que se manifiesta cuando tomo vida del aire que respiro y al que devuelvo lo que es veneno para mí y medicina para él. Quiero reconocer que absorbo aire y amor con todo el cuerpo y no sólo con los pulmones.
Quiero una espiritualidad que abrace y no irrite a todo lo existente.
Quiero una espiritualidad que, siendo buena, purifique todo lo existente, en lugar de contaminarlo.
Quiero una espiritualidad que dibuje una sonrisa de alegría en los rostros de la humanidad.
Quiero una espiritualidad que llegue a lo más visceral de mi naturaleza y lo redima de paz inefable. Porque si alguna vez lo más mundano de mí tomo posesión de mis reacciones más honestas, viscerales y poderosas mientras mi espiritualidad se encontraba temerosa y pusilánime mirando desde la cabeza sin saber qué hacer, ahora quiero que el Espíritu salga desde lo más profundo de mi Ser bañando de paz, gozo y armonía todas mis vísceras y mis reacciones naturales mientras la conciencia perciba con satisfacción la bendición de su vida.
Quiero una espiritualidad digna de mi cuerpo.
Quiero una espiritualidad digna de Dios.
Quiero una espiritualidad digna de mi mente.
Quiero una espiritualidad digna de mi corazón.
Quiero una espiritualidad digna del Espíritu.
Quiero una espiritualidad digna de Ti.
Quiero una espiritualidad digna de Mí.

¡Deja de quejarte! Esta bebida reduce la inflamación y cura dolores



Este remedio casero es rico en antioxidantes y combate los radicales libres, su acción terapéutica la ha convertido en una de las favoritas por muchos seguidores de la medicina natural.

Posee un excelente poder anti-inflamatorio y sana todos los dolores a nivel muscular y de articulación.

¿En qué me puede ayudar esta receta curativa?

  • Reduce la inflamación causada por la artritis.
  • Alivia la rigidez.
  • Previene el cáncer de ovario, colon, próstata y mama.
  • Aporta energía natural.

Ingredientes:

  •      1 cucharada de cúrcuma.
  •      1 trozo de jengibre pelado cortado en trocitos.
  •      5 zanahorias peladas y cortada.
  •      2 limones cortados con cáscara.
  •      1 naranja pelada y cortada.
  •      1 pepino pelado y cortado.

Procedimiento:

Colocar todos los ingredientes en una licuadora y colar.

Indicaciones:

Tomar una taza dos veces al día en el momento que usted prefiera.


Deja de quejarte



Deja de quejarte


Quejarse, es un hábito que tienen muchas personas y que les impide contar con paz interior, diálogo interno y éxito subconsciente.

Quejarse nos entona en una frecuencia negativa, nos hace ver el mundo de manera pesimista y lo peor de todo, al quejarnos descargamos la culpa en algo o alguien más, creyendo que con esto nos libraremos de la responsabilidad.

Muchos podrían quejarse de cosas como su empleo, su jefe, su casa, su ciudad, su país, sus oportunidades, su edad (algunos se quejan de sí mismos), sus amigos, sus familiares… etc. Muchos incluso han llegado a crear del quejarse un hábito, tanto así, que lo han transmitido de generación en generación a través del ejemplo y la enseñanza.

Harv Eker propone en su libro "Los Secretos De Una Mente Millonaria", un gran ejercicio para limpiar mente y alma, que consiste en dejar de quejarse por 7 días.

Justo al detectarnos quejándonos, debemos detenernos, corregir el error y reescribir nuestros pensamientos en forma de frases para adaptarlos a una no-queja.

Harv Eker dice que este ejercicio puede cambiar tu vida, que puede ayudarte a estar en armonía con tu entorno, con quienes te rodean y lo mejor de todo, que puede permitirte lograr la claridad necesaria para aceptar la responsabilidad por tu vida y empezar el camino del crecimiento personal.

Nada de esto es posible sin una actitud positiva hacia la vida y una buena predisposición a aceptar las situaciones e incluso a aceptarse a sí mismo. Si quieres mejorar tu vida significativamente, debes dejar de quejarte y empezar a crear las situaciones propicias para el éxito.

Quizás el paso más importante para dejar de quejarse, es el de desconectar el indeseable hábito de tu identidad como tal. Muchas personas cometen el error de auto-identificarse como "quejumbrosas". Una persona de éstas podría decir algo como: "Sé que soy responsable por mis pensamientos, pero no sé cómo dejar la negatividad”.

¿Cómo dejar de quejarse?

Es tiempo de tomar responsabilidad por tus pensamientos y tus acciones, pero no quieras identificarte con una personalidad negativa, pesimista y quejumbrosa. Esto sólo podría lograr que te sintieras mal y que cayeras en la auto-flagelación. Una manera de afrontar esta situación, podría ser: “reconozco estos pensamientos negativos que cruzan por mi mente, pero este no soy yo, verdaderamente este negativismo no forma parte de mi ser”.

Conforme obtengas claridad y conciencia sobre tu propio ser, te darás cuenta de que eres una gran persona con valores y principios, y que el negativismo es algo que puedes cambiar. No caigas en el conformismo de decir: Así soy yo.

Condicionamiento mental

La repetición y fijación de tus pensamientos en tu mente, logran cambios en tu ser, incluso cambios fisiológicos. Considera tus pensamientos como la comida que consumes. No vas a engordar por una hamburguesa que hayas consumido el día de hoy, pero si te comes una o más diariamente, sin duda alguna esto producirá cambios en tu ser, cambios incluso fisiológicos.

Asumiendo la responsabilidad

La verdadera solución al mal hábito de quejarse, es la responsabilidad. Debes decirte a ti mismo algo como: “quiero aceptar más responsabilidad por todo lo que me ocurre a diario”.

Algunos ejemplos de asumir la responsabilidad, pueden ser:

Si no soy feliz, es porque yo mismo estoy creando infelicidad.

Si en el mundo existe un problema que me molesta, es mi responsabilidad corregirlo.

Si quiero lograr u obtener algo, depende completamente de mí lograrlo.

Si quiero cierto tipo de personas junto a mí, debo atraerlos y aceptarlos.

Si no me gustan mis condiciones actuales, yo las creé, yo las puedo cambiar.

También es bueno creer que todo lo bueno que pasa en tu vida, todas aquellas cosas buenas, incluidos éxitos, logros, triunfos, etc., son cuestiones que tú mismo has atraído y son hechos destacables que puedes sumar a tu lista.

Quejarse, es negar la responsabilidad, y culpar a otros, no es más que crear excusas para dejar de sentirse responsable.

¡Deja de quejarte por 7 días!

Quejarte, es lo peor que puedes hacer por tu salud, tu riqueza y por tu integridad como persona, porque es en aquello que te enfocas, lo que se manifiesta en tu vida. Así, si mantienes quejándote de tu pobreza todo el tiempo, ¿qué será lo que vas a atraer a tu vida? ¡Pues más pobreza!

Piensa por un momento, ¿qué es aquello en lo que estás centrándote hoy? ¿Alguna vez has analizado tus pensamientos? ¿Son predominantes aquellos positivos o negativos? Cuando te quejas de tu situación (sea esta cual sea) lo único que estás logrando, es atraer a tu vida, la desgracia.

¿Te has fijado alguna vez en que los que se quejan todo el tiempo por lo regular tienen una vida dura? Parece que todo lo podrían hacer mal, y efectivamente les sale mal. Algunos dicen: "por supuesto que me quejo", ¡mira la porquería de vida que tengo! Pero como ya sabes, el verdadero motivo de vivir una vida así, es el enfocarse en la desgracia. Y que mejor manera que enfocarse en la desgracia que mantener quejándose de todo.

Lo cierto, es que uno sin saberlo, se queja varias veces al día, de diferentes cosas, personas, situaciones, resultados, hechos, ideas, etc... Y para lograr controlar (evitar) las quejas diarias, deberás analizarte en todo momento. No es una tarea fácil, pero realmente vale la pena hacerlo.

Otra cosa que debes hacer es la de alejarte de personas quejumbrosas, incluso si esto es bien difícil, al menos vale la pena que los ignores cuando los escuches quejarse.

Al principio te encontrarás quejándote en diferentes instantes, para lo cual es importante que lleves la cuenta de las veces que te quejas al día. Te sorprenderás. Idealmente, este número tendrá que ir disminuyendo a medida que transcurren estos 7 días. Al transcurrir los días, podrás detectar una queja antes de lanzarla, ya sea en voz alta, o en tus pensamientos.

Finalmente el resultado será grandioso, pues nuestras quejas son uno de los factores principales del fracaso, y eliminando uno de los factores que no nos permiten lograr el éxito, llegaremos mucho más fácil y rápido a él.

Lo que se requiere aquí para verdaderamente cambiar el hábito es disciplina. Muchas personas leen artículos como éste, aplican lo que dice algunos días y luego lo olvidan. Podrían leerlo meses después sin recordar una sola palabra e incluso creer que es un artículo nuevo.



T. Harv Eker

¿Qué es la vanidad y cuáles son sus manifestaciones?



¿Qué es la vanidad y cuáles son sus manifestaciones?


La vanidad es la forma más primitiva de egoísmo. Es propia de los espíritus más jóvenes, de los espíritus que a pesar de haber avanzado bastante en inteligencia, todavía son principiantes en el conocimiento de los sentimientos.

La principal característica del vanidoso es que está muy pendiente de sí mismo, sobre todo de satisfacer sus necesidades y deseos más primitivos, y escasa o nulamente preocupado de las necesidades de los demás seres, con lo cual se excede en la práctica de su libre albedrío, sin ser consciente de que en muchas ocasiones invade el libre albedrío de los demás. La persona vanidosa pretende ser el centro, que los demás se fijen en ella. Al conocer escasamente el amor, no distingue bien entre el amor verdadero y la complacencia. Necesita y desea más que ama. Por ello, en sus relaciones, se inclina más a buscar la fama, la admiración, la alabanza, el ser complacida y satisfecha en sus deseos, que a ser querida y querer.

El vanidoso establece comparaciones continuas entre sí mismo y los demás, intentando siempre aparecer por encima de ellos. Frecuentemente se burla y difama a los que cree por debajo de él en aptitudes o en condiciones materiales, y alaba excesivamente a los que cree puede utilizar para obtener algo para sí mismo. Suele actuar injustamente, siempre favoreciendo sus intereses. Por ello frecuentemente falsea la realidad para disfrazar sus actos egoístas. A menudo se siente insatisfecho consigo mismo debido al poco sentimiento que desprende, y por ello huye pavorosamente de la soledad. Necesita mucho de otras personas, a las cuales suele intentar manipular y absorber para satisfacer, no sólo sus necesidades, sino sus gustos y sus caprichos, hasta el punto de esclavizar física o psicológicamente a las personas que están a su alrededor.

Pero también se cansa rápidamente de las relaciones si éstas no le reportan la satisfacción esperada. Por ello, son personas que absorben y manipulan frecuentemente a los miembros de su familia más indefensos, como la pareja o los hijos, y en las relaciones laborales, a sus subordinados, por considerar que son personas de su propiedad o que no pueden escapar a su influencia. Cuando no reciben la atención que creen merecer, buscan llamar la atención de los demás de cualquier forma y a cualquier precio, utilizando el victimismo, la agresividad, el chantaje, el engaño o cualquier otra forma de manipulación que encuentren.

Debido a la vibración tan negativa y asfixiante que pueden generar cuando su defecto se manifiesta en toda su plenitud, acaban por extenuar a las personas de su entorno, por lo que, si no conocen la vanidad y saben como manejarla, pocas son las personas capaces de aguantarlo durante mucho tiempo. Esta es la razón por la cual tienen muchos conocidos y pocos amigos. Se cansan fácilmente de lo que cuesta esfuerzo y buscan que otras personas asuman sus responsabilidades, a pesar de alardear constantemente de lo mucho que ellos hacen y lo poco que hacen los demás. Cuando hacen algo por alguien, raramente es de forma desinteresada y discreta, sino que siempre lo hacen con alarde, buscado una compensación a cambio que, generalmente, suele ser mayor que el gesto que ellos han tenido con los demás. Un vanidoso no pretende ser buena persona, sino sólo aparentarlo.


¡Buf, pues espero que no haya mucha gente así!

Pues las tres cuartas partes de la humanidad todavía se encuentran en esta fase inicial de evolución y la vanidad es el defecto predominante en la clase política de vuestro mundo. Aunque seguramente no haya nadie que se identifique con lo que he dicho, porque admitirlo sería ya signo de que la persona se encuentra en una etapa más avanzada. Es por ello que vuestro planeta está como está.


¡Pues vivir con personas así de egoístas tiene que ser un suplicio!

¿Acaso crees tú que estás libre del egoísmo, se manifieste de esta forma o de otra más sutil? Es una afirmación la que haces en la que sacas a relucir tu propio egoísmo, manifestado en forma de incomprensión hacia tus hermanos, que te sirve para justificar el querer apartarte de ellos por no ser más avanzados. Esta etapa de la vanidad, al igual que las siguientes del orgullo y la soberbia, son etapas por las cuales todos, absolutamente todos los espíritus, han de pasar en su camino de perfeccionamiento. Y el que las ha superado es porque en algún momento ha tomado conciencia de su defecto y ha trabajado por superarlo, y lo ha conseguido con la ayuda de los ejemplos de personas más avanzadas de las cuales aprender. Si los espíritus más avanzados, cuando consiguen su avance se desentendieran de sus hermanos menos avanzados, ¿qué clase de amor estarían cultivando?

El hecho de que lo haya descrito así tan directamente puede parecer muy crudo. Pero no lo hago con la intención de que se utilice para discriminar o marginar a nadie, sino sólo para que toméis conciencia de esta manifestación del egoísmo, y que empleéis este conocimiento para vuestra mejora.


¿Y cómo aprende el espíritu a tomar conciencia de su propio egoísmo, en este caso manifestado en forma de vanidad, y a vencerlo?

Generalmente, sufriendo en carne propia las actitudes egoístas de otros, semejantes en egoísmo a él mismo. La ley de la justicia espiritual enfrenta a cada uno con sus propios actos, aunque sea a través de los actos de los demás, para que de ahí el espíritu saque el mayor provecho para su evolución. El sufrimiento propio sensibiliza al espíritu, le hace adquirir mayor sensibilidad para percibir el sufrimiento de los demás, sobre todo el de aquellos que han pasado por circunstancias semejantes a las de uno mismo. Le hace despertar un sentimiento de solidaridad hacia ellos, que es el germen del amor.


¿Y siempre ha de ocurrir que el espíritu haya de experimentar en carne propia el sufrimiento de los propios actos para aprender que estos actos son perniciosos para los demás?

No. Puede hacerlo por comprensión, porque se haya dado cuenta del daño que producen en los demás sus propias actuaciones, o porque ha aprendido de los errores y experiencias de los demás. Pero para ello debe haber crecido lo suficiente en sensibilidad, en amor, porque como digo, sólo cuando hay amor se está receptivo a sentir a los demás, incluido su sufrimiento, como a uno mismo. De ahí que, en las primeras etapas, el espíritu avance más por sufrimiento, por experimentación en sí mismo de las actitudes egoístas que él mismo generó, mientras que cuando ya ha desarrollado el amor, avanza más por comprensión, comprensión de las experiencias propias pasadas o de las experiencias de los demás.


¿Y qué se puede hacer para vencer la vanidad desde la comprensión?

El primer paso es tomar conciencia del defecto y el segundo paso es la modificación de la actitud. Por el hecho de adquirir conciencia de nuestro defecto no vamos a conseguir que deje de manifestarse. Si somos capaces de reconocerlo y admitirlo, pero al mismo tiempo evitamos actuar conforme él quiere, es decir, no nos dejamos arrastrar por él a la hora de tomar decisiones en nuestra vida, sino que vamos actuando más conforme nos dictan los sentimientos, el defecto irá perdiendo fuerza, hasta que finalmente será vencido. La toma de conciencia pasa por conocer en profundidad en qué consiste la vanidad, cómo se manifiesta en uno mismo y qué es lo que la alimenta. La vanidad se alimenta de la creencia de que para ser feliz lo importante es ser el centro de atención, que a uno lo admiren, lo halaguen y estén pendientes de él y le colmen de placeres, regalos y atenciones.

La vanidad se manifiesta como una tendencia a transformar la realidad para hacer creer a los demás y a uno mismo que necesita poseer todo lo que ve a su alrededor, tanto cosas como personas, para ser feliz. La vanidad es como una aspiradora que atrapa todo lo que encuentra a su paso, reteniéndolo para sí misma, pero sin llegar a apreciar nada de lo que tiene. Es como el niño que patalea y protesta para que sus padres le compren un juguete, aparentemente el más maravilloso del mundo y sin el cual no va a poder ser feliz. Y cuando lo consigue, apenas juega con él unos minutos, y luego se cansa y lo deshecha.

Por lo tanto, mientras el vanidoso continúe pendiente de querer llamar la atención para satisfacer sus propios caprichos, si no trabaja por despertar en sí mismo los sentimientos, siempre se sentirá insatisfecho, vacío, infeliz, aunque pueda ser querido por los demás, porque no sabrá reconocerlo, no sabrá apreciarlo. Aquello que no se consigue por el propio esfuerzo, por la propia voluntad, ni se sabe comprender, ni se sabe apreciar, ni se sabe disfrutar, y el vanidoso apenas lucha por nada, sino que intenta que sean los demás los que lo consigan por él. Cuando tiene objetivos suelen ser siempre objetivos exteriores, materialistas, de apariencia, casi nunca objetivos del interior espiritual.

El vanidoso se parece a aquel que siempre se calienta al fuego en la hoguera de los vecinos por no querer esforzarse por encender su propio fuego. Será siempre dependiente de los demás y no podrá hacer nada por sí mismo. Enciende tu propio fuego en ti mismo y no dependerás de nadie para calentarte. Ese fuego a nivel espiritual es la llama del amor, que reconforta y calienta al espíritu, le da fuerza para avanzar y ser auténticamente feliz.


Pero hay mucha gente que busca el éxito como forma de alcanzar la felicidad. ¿Que les dirías?

Que se engañan a sí mismos. El éxito es un halago para la vanidad, pero es una trampa para el sentimiento. La única manera de conseguir la felicidad es llenarse con amor.


¿Podrías dar un consejo breve que resuma todo lo que has dicho para vencer la vanidad desde la comprensión?

Sí. El paso que debe dar el vanidoso para superar su defecto es comprender que la felicidad no depende del exterior sino del interior. Esta es la gran lección que todos hemos de aprender: la felicidad verdadera no depende de que los demás te amen, sino de que tú ames. Por lo tanto, si quieres ser feliz, deja de buscar desesperadamente que los demás te amen y busca despertar tu propio sentimiento.


¿Qué le dirías a un vanidoso que le pudiera ayudar en su evolución?

Jamás conseguirás ser feliz a través de lograr la admiración, el cariño, el éxito, el reconocimiento de los demás. Si estás insatisfecho con tu vida, si te sientes solo y vacío, no busques fuera a los culpables de tu infelicidad, porque no están fuera, sino dentro de ti. No busques calentarte en el fuego de los demás porque nunca tendrás bastante. Enciende tu propia llama para que así no dependa tu estado de lo que hagan o dejen de hacer los demás por ti. Deja a un lado el egoísmo y ama, porque la única manera de llenar el vacío interior es amar incondicionalmente.


Parece una contradicción lo que dices ahora con lo que has dicho anteriormente. Si uno renuncia a que lo amen, ¿cómo va a poder amar?

Tal vez me haya explicado mal. No hay que renunciar a ser amado. Lo que quiero decir es que buscamos de forma incorrecta la felicidad. Ponemos todo el peso en un plato de la balanza y exigimos que la balanza esté equilibrada.


No sé lo que quieres decir exactamente. ¿Tienes algún ejemplo que me pueda servir para entenderlo?

Sí. Imaginaos que reunimos a toda la humanidad en una plaza gigantesca para repartir todo el amor que existe en el mundo. Primero preguntamos: “¿Quién quiere recibir amor?”. Veremos que el cien por cien de la gente levanta la mano insistentemente diciendo: “Yo, yo. A mí primero. Yo soy el que más lo necesita”. Pero si ahora preguntamos: “¿Quién esta dispuesto a dar su amor?” Veremos como rápidamente la plaza se queda vacía y sólo unos pocos de los que había se quedan para levantar la mano. ¿Qué es lo que quedará para repartir? Sólo el amor que dan unos pocos. Pues esto es lo que ocurre en vuestra humanidad, que sólo el amor de unos pocos sostiene al mundo, porque la mayoría está sólo dispuesto para recibir, pero no para recibir amor, sino principalmente para satisfacer su egoísmo.

Esperamos, como sujetos pasivos, a que el amor venga de fuera. A que, por arte de magia, ese amor del exterior nos alcance y nos haga ser felices, sin que nosotros tengamos que hacer nada, como si de una droga se tratara. Pero, como digo, aun recibiendo todo lo que necesitamos, si permanecemos pasivos, si no hemos luchado por vencer nuestro egoísmo, llegará ese ser que nos ama para darnos todo lo que lleva dentro y diremos: “No es suficiente, todavía no soy feliz. Todavía necesito que me des más”. Y exigiremos más y más porque nunca será suficiente para llenar nuestro vacío interior. Y nunca apreciaremos lo que se nos ha dado, sino que sólo veremos aquello que todavía no hemos recibido. Cualquier pequeño obstáculo de la vida, será un motivo de queja. Si amanece nublado nos quejaremos porque hace frío, si amanece soleado nos quejaremos porque hace calor. Y todo ello porque buscamos incorrectamente.

Ese vacío que uno siente sólo se puede llenar con el amor que uno mismo es capaz de generar, de forma activa, para sí mismo y para los demás. Por lo tanto, para ser feliz es tan necesario dar amor como recibirlo.

Volviendo al tema de la vanidad, digo yo que no todo el mundo que se encuentre en la etapa de la vanidad tendrá las mismas características.

No. Dentro de la vanidad existen diferentes grados. En una primera etapa de vanidad inicial se dan las manifestaciones más primitivas y materiales del egoísmo, como la avaricia (no querer compartir con los demás lo que uno tiene), la codicia (querer poseer cada vez más, aun perjudicando a otros), la envidia (rechazo por los que tienen algo material que uno codicia). En una segunda etapa, cuando el espíritu avanza en el conocimiento de los sentimientos, este egoísmo materialista comienza a transformarse en egoísmo espiritual. En esta etapa el espíritu continúa aferrándose al egoísmo, pero al mismo tiempo ya ha comenzado a desarrollar el sentimiento. Aunque todavía es reacio a dar, es capaz de reconocer la presencia de amor y el bienestar que produce, y busca recibirlo.

Es entonces cuando la avaricia se va transformando en apego (no querer compartir con los demás el cariño y el amor que uno recibe de determinadas personas) y la codicia, en absorbencia (querer que todo el mundo esté pendiente de uno para darle cariño), mientras que la envidia toma un cariz más sutil y se transforma en aversión por los que tienen alguna virtud espiritual que uno no tiene pero que le gustaría tener. Al ser más sensibles, tienen un concepto de justicia más desarrollado, pero cuando el asunto les concierne a ellos, con frecuencia actúan injustamente favoreciéndose a sí mismos a sabiendas, por seguir aferrándose a su egoísmo, con lo cual son más culpables por ser más conscientes.


¿Qué avance fundamental ha logrado el espíritu para poder decir de él que ha superado la etapa de la vanidad?

El principal logro que marca la frontera entre la vanidad y el orgullo, es el despertar del propio amor espiritual. Mientras que el vanidoso es eminentemente un espíritu receptor de amor, el orgulloso ya es un espíritu dador de amor. Significa que ha adquirido la capaz de amar verdaderamente por iniciativa propia de forma bastante afianzada.


¿Quiere decir esto que el vanidoso no es capaz de amar o no ha experimentado el amor?

No, por supuesto. Todos los espíritus son capaces de amar. De hecho todo espíritu que ha llegado a la fase del orgullo ha pasado antes por la fase de la vanidad y, por supuesto, el pasar a ser un emisor de amor no sucede de un día para otro, sino que existirá un prolongado tiempo en el que habrá una lucha entre el despertar del sentimiento y el egoísmo, entre lo que enciende y lo que apaga la llama del amor. En el vanidoso esa llama es débil, se enciende y apaga continuamente. Todavía no hay una voluntad firme de trabajar por los sentimientos y no pone énfasis en alimentar esa llama, ya que todavía está muy pendiente de satisfacer sus caprichos egoístas.

Dicho de otro modo, mientras que el vanidoso todavía no ha sido capaz de encender o avivar su propia llama y todavía busca calentarse con el fuego que emana de los demás, el orgulloso ya ha descubierto la forma de encender su propio fuego interior y su voluntad trabaja con mayor firmeza para mantenerlo encendido, porque ha reconocido y experimentado algo de la felicidad verdadera que emana cuando esa llama arde con fuerza, y quiere experimentarlo con mayor intensidad.


¿Y cómo aprende el espíritu a encender su propia llama?

Con la experiencia propia y el ejemplo de otros espíritus más avanzados.

Generalmente un espíritu vanidoso es iniciado en el amor por un espíritu más avanzado, dador de amor, encarnado como alguien cercano: su propia pareja, un familiar, como el padre, la madre, un hijo o hija, un hermano o hermana. Muchas veces el espíritu menos avanzado, acostumbrado a que los demás trabajen por él, no toma conciencia en ese momento de lo que se le está dando, y pide cada vez más y más... Hasta que lo pierde. Se despierta entonces una nostalgia por el amor perdido y un deseo de volver a experimentar lo que un día se tuvo, una toma de conciencia y un reconocimiento de que fue amado y no fue capaz de apreciarlo. Esta necesidad despierta los primeros sentimientos por la persona o personas que tanto le dieron, que perdurará para otras vidas. Es decir, que para que uno pueda ser capaz de dar amor, primero ha de ser capaz de recibirlo.

En vidas subsiguientes, el espíritu afrontará la experiencia de convivir cercanamente con otros espíritus menos avanzados que él, que requerirán de él lo mismo que él requirió de los demás y así se verá confrontado con su propio yo, para que reconozca en las actitudes egoístas de los demás la suya propia. Este aprendizaje se puede prolongar durante multitud de vidas, alternado las vidas en las que se hace el papel principal de receptor o de dador. Cuanto más se da como dador, más se recibe como receptor. Ya depende de la voluntad del espíritu el seguir el camino del amor o el de continuar por el del egoísmo.




LAS LEYES ESPIRITUALES
Vicent Guillem
http://lasleyesespirituales.blogspot.com

Actualización de Energías – Inspírense para su Próximo Gran Salto -




Actualización de Energías – Inspírense para su Próximo Gran Salto -

www.Selacia.com
15 de Marzo 2016



red heart small
Todavía no es el Retrógrado de Mercurio, hasta el 28 de abril, pero no se sorprendan si sienten algunos baches en el tiempo ahora. Las reuniones y planes pueden necesitar anclaje extra. Está sucediendo mucho en su mundo cada vez más caótico. Para una perspectiva, hemos tenido otros ciclos de actuación psicótica y de demostraciones violentas – como ejemplo los años de la década de 1960 en los Estados Unidos. El despertar de la humanidad, aunque natural, a veces es explosivo e incómodo. Estas energías se amplifican en marzo debido a los eclipses, que remueven todo y traen conflictos a la escena pública para que todos los vean.  Aquí tienen las buenas noticias.  
Las Buenas Noticias

Por muy revuelto que esté todo pueden conectarse con una inspiración renovada de su vida. Las energías cósmicas ahora apoyan a que hagan justo eso. Los próximos días a lo largo del fin de semana del equinoccio traerán un sinnúmero de alineaciones planetarias beneficiosas para estimular sus jugos regenerativos e ideas creativas para sus próximos pasos.
Sean conscientes de estas energías ahora. Aun si no tienen grandes planes específicos para cambiar su vida, inviten estas energías para que los estimulen. Recuerden: el espíritu siempre tiene una visión más amplia de sus potenciales que ustedes. A veces una inspiración respecto a un proyecto aparentemente pequeño está conectada a una visión mayor de algo que pueden manifestar.

La conexión constante con un sentido de inspiración los ayuda a avanzar en todo momento. También los ayuda a mantenerse equilibrados y felices cuando el mundo está en caos. Mantenerse inspirados en la vida los ayuda a volar por sobre el caos. Esto no significa que estén libres del caos – significa que su conciencia más inspira les puede aportar una perspectiva más elevada. La perspectiva lo es todo.  
Conectándose con lo que los inspira

Lo que los inspira no tiene que ser complejo o atado a reglas. Puede ser una tarea simple o algo que ven diariamente como la salida del sol. Sus inspiraciones son propias, vienen de un lugar interno profundo que les provoca sentimientos de asombro o alegría. No necesitan una razón. 


Sugerencias para Esta Semana

En esta semana siéntanse más inspirados y esperanzados respecto al futuro prestando atención a lo siguiente.
Nos sentamos entre dos eclipses. Hagan lo mejor que puedan para mantenerse calmados y presentes. Posiblemente mucho del contenido emocional del eclipse de la semana pasada está presente, quizás no expresado o temporalmente escondido. Tengan conciencia de ello ahora, manejando esos sentimientos para que no exploten como un volcán durante el eclipse de la próxima semana. Mientras más puedan lidiar con sus emociones, más fácil será conectarse con la inspiración y las aperturas espirituales disponibles en esta semana.
Con toda la locura actual, recuerden vigilar su razonamiento intuitivo. Mantenerse equilibrados y evitar la decepción, aplicar sus filtros de sentido común e intuición.
Mientras más apliquen esta sabiduría, más fuerte y confiables serán sus filtros. Resultado: menos drama, más alegría. 

Entre ahora y el equinoccio busquen el optimismo y rodéense de ideas y personas que les recuerden la bondad que existen en el interior y en su mundo exterior también. Hacerlo eleva su frecuencia y los ayuda a conectarse con una increíble alineación cósmica de energías beneficiosas.

Visualícense a diario recibiendo estas bendiciones. Inviten a que su inspiración participe de su percepción, permitiendo que esto sea un elemento propulsor de su próximo gran salto. Sepan que son amados y apoyados a cado paso del camino.

Derechos de autor 2016 por Selacia – autora de Earth’s Pivotal Years, sanadora y maestra. *Todos los derechos reservados* www.Selacia.com* Pueden compartir estos artículos con sus amigos y colocarlos en su blog o sitio Web siempre que incluyan esta línea de derechos de autor y el texto completo del artículo.


red heart small

Traducción: Fara GonzálezDifusión: El Manantial del Caduceo en la Era del Ahorahttp://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
https://www.facebook.com/ManantialCaduceo

Un gran Tsunami amenaza el sur de España


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios