sábado, 30 de abril de 2016

Leccion 7, Un Curso de Milagros

Leccion 7, Un Curso de Milagros

LECCIÓN 7

Sólo veo el pasado.

1. Esta idea resulta muy difícil de creer al principio. 2Sin embargo, es la razón fundamental de todas las anteriores.
3Es la razón por la que nada de lo que ves significa nada.
4Es la razón por la que le has dado a todo lo que ves todo el significado que tiene para ti.
5Es la razón por la que no entiendes nada de lo que ves.
6Es la razón por la que tus pensamientos no significan nada y por lo que son como las cosas que ves.
7Es la razón por la que nunca estás disgustado por la razón que crees.
8Es la razón por la que estás disgustado porque ves algo que no está ahí.
2. Cambiar las viejas ideas que se tienen acerca del tiempo es muy difícil porque todo lo que crees está arraigado en el tiempo, y depende de que no aprendas estas nuevas ideas acerca de él. 2Sin embargo, ésa es precisamente la razón por la que necesitas nuevas ideas acerca del tiempo. 3Esta primera idea acerca del tiempo no es realmente tan extraña como pueda parecer en un principio.
3. Observa una taza, por ejemplo. 2¿Estás realmente viendo la taza, o simplemente revisando tus experiencias previas de haber levantado una taza, de haber tenido sed, de haber bebido de ella, de haber sentido su borde rozar tus labios, de haber desayunado, y así sucesivamente? 3¿Y no están acaso tus reacciones estéticas con respecto a la taza basadas asimismo en experiencias pasadas? 4¿De qué otra manera sino sabrías que esa clase de taza se rompe si la dejas caer? 5¿Qué sabes acerca de esa taza sino lo que apren­diste en el pasado? 6No tendrías idea de lo que es si no fuera por ese aprendizaje previo. 7¿Estás, entonces, viéndola realmente?
4. Mira a tu alrededor. 2Esto se aplica igualmente a cualquier cosa que veas. 3Reconoce esto al aplicar la idea de hoy indistintamente a cualquier cosa que te llame la atención. 4Por ejemplo:
5Sólo ve el pasado en este lápiz. 6Sólo veo el pasado en este zapato. 7Sólo veo el pasado en esta mano.
8Sólo veo el pasado en ese cuerpo. 9Sólo veo el pasado en esa cara.

5. No te detengas en ninguna cosa en particular, pero recuerda no omitir nada específicamente. 2Mira brevemente cada objeto, y luego pasa al siguiente. 3Tres o cuatro sesiones de práctica, cada una de un minuto más o menos de duración, bastarán.

Instrucciones para la práctica

Propósito: Empezar a cambiar tus ideas sobre el tiempo, que son la base de todo lo que ves y crees. Tu mente se resistirá a este cambio para mantener la estabilidad de tu mundo; sin embargo, es ese mundo el que te mantiene aprisionado.

Ejercicio: Tres o cuatro veces, de un minuto aproximadamente.
   Mira a tu alrededor y aplica la idea concretamente y sin hacer distinciones a cualquier cosa que llame tu atención, diciendo: “Sólo veo el pasado en (este zapato, ése cuerpo, etc.)”. “No te detengas en ninguna cosa en particular, pero recuerda no omitir nada específicamente” (5:1).

Comentario

Como la lección dice, ésta “es la razón fundamental de todas las anteriores” (1:2). “Es la razón por la que nada de lo que ves significa nada” (1:3), y lo mismo con los seis pensamientos anteriores. Puesto que sólo vemos el pasado, cada una de esas ideas anteriores es cierta. Hace que esta lección sea extremadamente importante, lección que tenemos que interiorizar y plantearnos muy en serio.

Date cuenta de lo rotundo que es el pensamiento de hoy: “Sólo veo el pasado”. Puede que nos resulte “muy difícil de creer al principio” (1:1). Y esto es quedarse corto. Si encuentras difícil aceptar el pensamiento de hoy, el Maestro ya conoce de antemano tu dificultad y acepta que la tienes.

El Curso le da una enorme importancia a esta idea, no sólo aquí, sino también en el Texto. Por ejemplo, tres secciones del Capítulo 13 desde “La Función del Tiempo” (T.13.IV) a “Cómo Encontrar el Presente” (T.13.VI), se refieren a lo que pensamos del tiempo y al hecho de que “Para el ego el pasado es importantísimo y, en última instancia, cree que es el único aspecto del tiempo que tiene significado” (T.13.IV.4:2). Habla de las sombrías figuras del pasado, basadas en ilusiones, que impiden por completo nuestra visión de la realidad presente. Dice:

Renacer es abandonar el pasado, y contemplar el presente sin condenación.  (T.13.VI.3:5)

“Todo lo que crees está arraigado en el tiempo, y depende de que no aprendas estas nuevas ideas acerca de él” (2:1). Todo lo que hemos aprendido, lo aprendimos del pasado, eso no puede discutirse.

Por tanto, todo lo que pensamos que sabemos está basado en el pasado. Miramos al presente a través del filtro de nuestro aprendizaje anterior. El Curso insiste en que no dejemos que nuestro aprendizaje del pasado sea la luz que nos guíe en el presente (T.14.XI.6:9). En lugar de ello, necesitamos en cada momento dirigirnos al Espíritu Santo y pedirle que nos enseñe Su visión del presente.

En la lección, el ejemplo de la taza nos hace comprender que nuestra identificación de las cosas depende del pasado, y que nuestras relaciones con todo proceden de nuestras experiencias en el pasado. “No tendrías idea de lo que es si no fuera por ese aprendizaje previo” (3:6). Y,  “Esto se aplica igualmente a cualquier cosa que veas” (4:2).

Todo lo que estamos “viendo” es el pasado, puro y simple. En este momento puede parecer que no hay alternativa a esto, podemos preguntarnos qué otro modo de ver es posible. Pero hay otra manera, el Curso nos llevará finalmente a ella. Por ahora, deja que esta lección penetre muy dentro: “Sólo veo el pasado”.

Me estoy despidiendo a conciencia, sabiendo lo que hago



En mi opinión, el acto de despedirse –que es un acto continuo y cotidiano del que no siempre somos conscientes- requiere de una atención y una dedicación plena para ser conscientes de lo que la despedida implica.
Hoy me despido de la vivienda donde he pasado los últimos 30 años de mi vida.
Termino de recoger las últimas pocas cosas que ya quedan con una consciencia amplia, del acto y del momento, que supongo que en otro momento de mi vida no hubiera sabido ni hubiera podido hacerlo.
Estoy grabándome a fuego en la memoria cada uno de los rincones –porque sé que no los volveré a ver- y, sorprendentemente, descubro cosas que en los 30 años de estancia no vi. Con mi vida me pasa exactamente lo mismo.
Me estoy despidiendo a conciencia, sabiendo lo que hago.
Lógicamente, esta atención permite que afloren todos los recuerdos que tengo de tan larga estancia en este sitio, y todas las cosas que ha pasado -¡y mira que han pasado cosas!-, y todas las emociones que he vivido aquí, y toda la gente que ha ido desfilando por aquí, y todas las noches alegres o serias, y mi soledad interior en esta cárcel voluntaria, y la compañía impagable de mis seres queridos.
El repaso a mi estancia en esta casa es, por supuesto, un repaso a mi vida. Cuando llegué aquí tenía pocos años y mucho futuro por delante, muchas ilusiones sin desenvolver aún, muchos sueños y esperanzas, y la promesa de un porvenir que el propio Dios con su mejor voluntad había diseñado para mí.

Dejo la vivienda pero me llevo los recuerdos. Recojo todos los que aún quedan por el aire. Aún sigue vivo el eco de todas las risas que nacieron aquí. Aún resuenan, en un tono íntimo casi secreto, las palabras de amor que se pronunciaron. Aún quedan destellos vivos en el aire que son la luz de los ojos que se iluminaron y brillarán hasta el infinito. Si no me distraigo, escucho las ya lejanas risas de mis hijas jugando. Si prestara aún más atención estoy seguro de que podría escuchar conversaciones enteras que se quedaron enganchadas en las cortinas, músicas que habrá debajo de las alfombras, sorpresas escondidas en los cajones, nostalgias jugando a esconderse.
Soy consciente de todo ello, y como soy consciente sé que me tengo que despedir porque esto, como todo, también cumplió su ciclo. Ahora comenzará otra etapa. Ni mejor ni peor: distinta.
El Yo que saldrá hoy de aquí no tiene nada que ver con el que vino. Las experiencias de la vida me han ido desarrollando y llevándome al origen, a la esencia, a quien realmente soy.
Tengo 61 años, una VIDA por delante –porque hasta hace poco lo que tenía era simplemente una vida- y soy muy consciente de que la vista ya casi me alcanza para poder leer el letrero donde pone FIN, pero también sé que el tramo que me lleva hasta ese anunciado destino será mucho más lúcido, más atento -más lleno por tanto-, más Humano –algo he aprendido…-, más hermoso –he experimentado el placer de ver y gozar la hermosura de las cosas pequeñas que casi siempre pasan desapercibidas-, de reconciliación conmigo y con lo que me rodea, de despedidas continuas –cada vez habrá más ocasiones que sean la última vez de algo-, y potenciaré con ahínco lo que he visto que son los pilares básicos y el sentido de estar aquí y ahora, en este Mundo: Ser Uno Mismo, el Amor, los Amigos, la Familia, la Paz, El Agradecimiento, la VIDA plena, y Dios. Y que cada uno lo ponga en el orden que le parezca conveniente, y que añada o quite lo que quiera.
Me despido de la vivienda –como me iré despidiendo de otras cosas- y en esta despedida pongo el alma, el agradecimiento, y mi reverencia.
Y te invito a que tú hagas lo mismo con las cosas de tu vida que sabes que tienes que dejar.
Te dejo con tus reflexiones…
(Y si te ha gustado, ayúdame a difundirlo compartiéndolo con tus conocidos. Gracias.)
Foto por Ksenia Hovalt 

El miedo es una emoción humana que podemos controlar



Al miedo se le trata bien en silencio y mirándolo a los ojos, aceptándolo.


Para los que viven en el odio y en la furia el silencio puede ser un abismo infernal, pero para los que viven en la esperanza sólo es un espacio tranquilo por el que circula la armonía y se vislumbran las oportunidades.



Aunque el miedo es poderoso, la amistad lo es mas; la paz es mas poderosa que la violencia; y una mirada de amor tiene el poder de rescatar a quien se encuentra preso de la muerte y la soledad. 



Estos pasos iniciáticos, que nos transforman, son tan íntimos que no los podemos explicar a nadie, pues necesitamos el calor y el caparazón de seda que un día se abre para mostrar nuestra transformación en auténticos "guerreros espirituales".


Encarnación del AMOR: Fase de Revelación


Encarnación del AMOR: Fase de Revelación
por Lauren C. Gorgo
25 de Abril 2016
ThinkWithYourHEART.com

Aquí estamos del otro lado de esa robusta experiencia de eclipses, castigados pero más sabios….y por Dios, qué experiencia ha sido esta. 

Por primera vez quise regresar a ella realmente…porque de alguna forma se sentiría mejor¿? estando dentro del portal del nacimiento que arrojados a la intensidad que me esperaba del otro lado.  Tumultuoso o no, cada uno de nosotros ha sido alterado en formas fundamentales….al punto que todavía no comprendemos totalmente lo que significa.
Abril es siempre un mes de transición obvia, tanto interna como del mundo que nos rodea. Es tiempo de quedar suspendido entre realidades, de despojarnos de nuestra vieja piel y de historias a la vez avanzamos hacia la intuición de una nueva verdad a un nivel más profundo. Muchas almas también utilizan esta poderosa ventana energética de transición (literalmente) para su salida física, así que todos estamos soltando profundamente de una manera o de otra. 
No podemos ser maestros del mundo físico verdaderamente hasta/a menos que encarnemos nuestra forma física.
Con tanta transformación intensa en tan poco tiempo ha sido muy difícil determinar dónde estamos parados, pero por lo que he escuchado ese sentimiento familiar de sentirnos tontos está por convertise en algo muy productivo.
Si están leyendo esto entonces estoy seguro que están conscientes de que en unos días estaremos en un extraordinario y raro paso celeste con CINCO planetas retrógrados….a la vez. (Júpiter, Saturno, Marte, Plutón y Mercurio). Sin saber cómo procesar esto pedí claridad de lo que esto significaría para quienes estamos involucrados en la encarnación.
Lo que se me dio fue una imagen de una excavadora limpiando montañas de desechos de una carretera con el entendimiento de que los próximos meses van a brindarnos un conjunto de energías de apoyo para despejar GRANDES cosas para que podamos limpiar el sendero hacia nuestra nueva vida y propósito…en forma permanente.  Forma que servirá para revelar finalmente nuestra verdadera naturaleza. 
Se siente como si se nos diese una oportunidad extraordinaria para liberar, remover, reiniciar, restructurar, resurgir tanto de nuestro pasado antes de avanzar hacia la segunda mitad del 2016. Esto se parece a una limpieza doméstica…aunque mientras a más profundidad que descendamos en nuestros cuerpos, mas habitaremos en espacio que siempre nos instan a liberar más, eliminando el exceso y simplificando. 
Durante muchos años no nos sentimos ‘en casa’ con nosotros mismos o con el planeta y ese sentimiento transitorio de ser entre mundos se ha reflejado en nuestras situaciones físicas y nuestras vidas. Pero ahora, después de lograr tanto espacio interior….detonando, desmantelando nuestra existencia humana…estamos listos para crear un serio espacio externo, para que nuestro Yo lo ocupe. 
Así que al igual que el Fénix que se eleva, nosotros……barremos nuestras cenizas, quién lo diría.
En el panorama más amplio debido a que el sistema de la nueva realidad –rejilla- está anclado ahora, también podemos finalmente anclarnos en nuestros cuerpos y en nuestras vidas verdaderas.  Nos dedicamos diligentemente a construir las bases y marcos para nuestra plantilla de la nueva vida y ahora la habitaremos.
Y como hemos soltado tanto peso interior, podemos ahora sin esfuerzo…y con gran apoyo universal…alinear el mundo que habitamos para que refleje apropiadamente nuestra luz de ser esforzadamente adquirida.
Avanzamos hacia momentos de catarsis muy esperados…una liberación monumental de años y de vidas de prisión espiritual.
ThinkWithYourHEART.com  ©As LOVE, Inc. 2016 All rights reserved. 
Se permite copiar y redistribuir solamente la versión gratuita del Informe 5D siempre que se mantenga intacto el contenido y se acredite la autora y se distribuya gratuitamente.
 Con la debida autorización de Lauren C. Gorgo, El Manantial del Caduceo, cuenta con todo su material traducido en archivo Word, el cual podrán descargar desde su sitio Piensa con tu Corazón enwww.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
Traducción:  Fara González

Difusión: El Manantial del Caduceo en la Era del Ahora
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
https://www.facebook.com/ManantialCaduceo

Una de las mejores sensaciones es saber que te quieren...



Saber que te quieren es una de las mejores sensaciones que se pueden tener. Es reconfortante. Energizante, diría. Que quieren verte y hablar contigo, que se interesan por cómo estás, que tienen un interés sincero basado en el aprecio verdadero. Eso es maravilloso.
Unas veces, cuando parece que ya nada puede ir peor, llega esa PERSONA y te rescata con una llamada, una caricia o una mirada. En otras ocasiones basta para mantenerte a flote un mensaje rápido o un saludo afectivo que recuerda que eres querido.
Saber que estamos presentes en la mente de alguien, que se preocupan por nosotros y que somos capaces de despertar emociones y sentimientos en alguien es nuestro mejor flotador, un salvavidas que nos saca, sin duda, nuestra mejor sonrisa.

El amor de los demás es un salvavidas

Hay un pasaje de una novela de Paul Auster“El palacio de la luna”, que define perfectamente lo que sentimos cuando el amor de los demás nos rescata del pozo en el que nos hemos caído y del que no podemos salir:
“En aquel momento yo lo ignoraba, claro está, pero sabiendo lo que sé ahora, me es imposible ignorar aquellos días sin sentir una oleada de nostalgia por mis amigos. En cierto sentido, eso altera la realidad de lo que experimenté.
Yo había saltado desde el borde del acantilado y justo cuando estaba a punto de dar contra el fondo, ocurrió un hecho extraordinario: me enteré de que había gente que me quería. Que le quieran a uno de ese modo lo cambia todo.
No disminuye el terror de la caída, pero te da una nueva perspectiva de lo que significa ese terror. yo había saltado desde el borde y entonces, en el último instante, algo me cogió en el aire. Ese algo es lo que defino como amor.
Es la única cosa que puede detener la caída de un hombre, la única cosa poderosa como para invalidar las leyes de la gravedad.”
Como vemos en esta maravillosa definición el amor de quienes nos rodean es nuestro flotador, el salvavidas que nos mantiene a salvo aún cuando estamos ahogándonos y parece que ya nada tiene remedio.

El amor sincero no conoce egoísmos y se mantiene lejos de los intereses

El interés sincero de quien nos quiere no conoce egoísmos. Eso es algo que se palpa en los pequeños detalles, que nos hechiza y que nos mantiene conectados con nuestro mundo emocional y relacional.
Un mundo en el que a veces vivimos tan ajenos que nos olvidamos de que, como ya postuló Maslow, no podemos cumplir unas necesidades o expectativas si no poseemos como parte de la base el amor, la afiliación y el vínculo con quienes nos rodean.
Sean cuales las premisas que nos mantienen en pie, estamos cojos cuando no sentimos que alguien se preocupa por nosotros. Así, cuando no tenemos la presencia de alguien que contribuya a hacernos sentir, nos sentimos tristes y abandonados.

Nuestros referentes, las personas a las que les importamos

Necesitamos relacionarnos y alimentar nuestras raíces para seguir creciendo y que de nuestras ramas broten lindas hojas que simbolizan el amor, la salud y la prosperidad. Para nuestra autoestima y nuestro equilibrio anímico es fundamental tener referencias, pilares en los que podamos apoyarnos en un mal momento o ponernos el traje de gala para bailar sin paraguas bajo la lluvia de la alegría.
Que nos quieran incluso cuando hemos cometido un error, que nos parezca increíble que se dejen a un lado las tinieblas, que conozcan nuestra versión más imperfecta y nos mantengan a su lado, que nos guarden, que nos cuiden, que nos den un suspiro.
Porque la construcción de una relación enriquecedora y cálida depende en gran parte de que las alas de los demás quieran volar a nuestro lado y mimar la complicidad de un amor puro y sincero que no conoce los egoísmos.
via:lamenteesmaravillosa

Los gestos de cariño tienen el poder de cambiarlo todo...



Los gestos de cariño tienen el poder de cambiarlo todo cuando llegan en el momento adecuado. Por eso es bueno traer un mensaje hasta aquí: no dejes para mañana los besos, abrazos y caricias que puedas dar hoy. Porque ellos se traducen en sonrisas y complicidad y eso.., es maravilloso.
No son solo gestos físicos que se traducen en humedad, calidez y contacto, sino que son complicidad, amor, respeto y amistad. Momentos indescriptibles, mágicos y repletos de una ternura que contagia a través de la sensibilidad y de la validación emocional.
“El beso que te guardo por ahora amenaza con volarse, con salirse de mis labios y buscarte o perderse en el intento de encontrarte.”
-Ligia García y García-                                                                     

El contacto emocional, la base de nuestro bienestar

El contacto emocional nos ayuda a amarnos a nosotros mismos. Es una afirmación tan rotunda como real. Cuando los demás muestran que nos quieren estamos captando un mensaje maravilloso: somos merecedores de amor.
Por eso en mis artículos siempre hablo de que el cariño nunca es excesivo, ni cuando hablamos de laeducación que debemos transmitir a nuestros niños ni cuando tratamos el tema de las relaciones entre adultos. Dar amor significa maravillar un alma, compartir eternidad e intimidad, ser profundos, transmitir comprensión, rodear los dolores y coleccionar los motivos por los que merece recompensar al mundo con nuestra sonrisa.
“Millones y millones de años y todavía no tengo suficiente tiempo para describir ese pequeño instante de eternidad en que colocas tus brazos alrededor mío y yo coloco mis brazos alrededor tuyo.”
-Jacques Prévert-

Saber que nos quieren es una de las sensaciones más maravillosas que existen

Saber que nos quieren es la sensación que nos mantiene en pie en los malos momentos. Como hemos dicho en multitud de ocasiones, a veces lo que nos salva es algo tan simple como un gesto de cariño.
Así, nos reafirmamos una vez más en que un poco de cariño puede llenar un corazón de felicidad. Es incomparable el sentimiento que se deriva de ser conscientes de que alguien nos tiene presentes y en cuenta, que se preocupan por nosotros y que somos tan importantes como para que “gasten” un segundo en pensar en nosotros.
Sin ninguna duda, saber que ocupamos la mente de alguien es reconfortante en lo social, en lo emocional y en lo cognitivo.

No dejes para mañana el cariño que puedas ofrecer hoy

Dar cariño se trata de buscar un destino y de quedarse, aunque sea por unos segundos. Porque la calidez recorre el mundo buscando alguien a quien acompañar en el tránsito de la vida, de un mal momento o de un golpe de suerte lleno de alegría.
Los abrazos, los besos, las palabras de consuelo y cada pequeño gesto de cariño guarda en sí infinitas explicaciones que convierten la relación en una fuente de energía, de confianza máxima, de acercamiento, de contacto y deseo.
Revoluciona nuestros cuerpos y hace de nuestro cerebro un verdadero trampolín a la felicidad, al equilibrio y a la relajación. Lo cierto es que esto es así porque hacemos de la entrega absoluta compartida en un instante, un lugar de reclamo interior y de conexión íntima.
 via:lamenteeresmaravillosa
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios