jueves, 15 de diciembre de 2016

EL ARBOL DE NAVIDAD

EL
ARBOL
DE NAVIDAD

 
"Piramide de Luz"
Sulamith Wulfing

Quisiera Señor, en esta Navidad armar un  árbol dentro de mi corazón
Y colgar en el,  en vez de regalos, los nombres de todos mis amigos y familiares.

Los amigos lejanos y cercanos.

Los antiguos y los recientes, los que veo cada  día y los que raramente encuentro.

Los siempre recordados y los que a veces quedan olvidados.

Los constantes y los inestables, los de las horas difíciles y los de las horas felices.

Los que sin querer herí o sin querer me hirieron.

Aquellos a quienes conozco profundamente y aquellos de quienes me son conocidas sus apariencias.

Los que poco me deben y aquellos a quienes mucho les debo.

Mis amigos jóvenes y mis amigos viejos, mis amigos hombres  y mis amigos niños.

Mis amigos humildes y mis amigos importantes.

Los nombres de todos los que pasaron por mi vida.

Los que me admiran y estiman sin saberlo y los que amo y estimo sin darles a entender.

Quisiera Señor, en esta Navidad armar un árbol de raíces profundas, para que sus nombres no sean arrancados nunca mas de mi vida.

Un  árbol de ramas muy extensas para que nuevos nombres venidos de todas partes vengan a juntarse a los ya existentes.

Un  árbol de sombra muy agradable para que nuestra amistad sea un momento de reposo en medio de las luchas de la vida.

"Vive una verdadera Navidad."




Ríe
Relájate
Perdona
Pide ayuda
Haz un favor
Delega tareas
Expresa lo tuyo
Rompe un hábito
Haz una caminata
Sal a correr
Pinta un cuadro. Sonríe a tu hijo
Permítete brillar. Mira fotos viejas
Lee un buen libro. Canta en la ducha
Escucha a un amigo. Acepta un cumplido
Ayuda a un anciano. Cumple con tus promesas
Termina un proyecto deseado
Sé niño otra vez. Escucha la naturaleza
Muestra tu felicidad. Escribe en tu diario
Trátate como un amigo. Permítete equivocarte
Haz un álbum familiar. Daté un baño prolongado
Por hoy no te preocupes. Deja que alguien te ayude
Mira una flor con atención. Pierde un poco de tiempo
Apaga el televisor y habla. Escucha tu música preferida
Aprende algo que siempre deseaste
Llama a tus amigos por teléfono. Haz un pequeño cambio en tu vida
Haz una lista de las cosas que haces bien. Ve a la biblioteca y escucha el silencio
Cierra los ojos e imagina las olas de la playa. Haz sentir bienvenido a alguien
Dile a las personas amadas cuánto las quieres
Dale un nombre a una estrella
Sabes que no estás solo
Piensa en lo que tienes
Hazte un regalo
Planifica un viaje
Respira profundo
Cultiva el amor






ORIGENES DEL ARBOL DE NAVIDAD
El árbol de Navidad se inserta en el ancestral culto a los arboles.El árbol representaba un poder y ese poder se debe al árbol en cuanto tal y a sus implicaciones cosmológicas, como escribe Mircea. Los bosques sagrados servían de templo a los germanos, Para los galos la encina era un arból sagrado sobre el que los Druidas, sacerdotes celtas guardianes de las tradiciones, recogían el muérgano. La recolección sagrada del muérgano era un rito galo, como lo describe Plinio. En el mundo clásico griego, la encina estaba consagrada a Júpiter; el laurel y la palmera, y el pino a Cibeles. En numerosos mitos, los árboles aparecen como residencia de los dioses, especialmente de las dríadas, ninfas protectoras de los árboles y de los bosques. En ocasiones se creía que los árboles estaban dotados de alma, El árbol de Navidad es un vestigio de aquel culto.
El árbol de Navidad en la actualidad es un abeto, un pino o un acebo que se adorna y se ilumina por esas fechas .la iluminación del árbol viene a significar la claridad frente al mortecino sol invernal. Dicen que la tradición del árbol tuvo su origen en los pueblos germánicos y que fue San Bonifacio, el apóstol de Alemanía, inglés de nacimiento y de nombre Winfrido quién taló la encina sagrada de los paganos para plantar en su lugar el abeto de los cristianos.
Una leyenda cuenta que un abeto recorrió muchos kilometros para llegar la noche de Navidad a Belén, donde habían sido convocadas todas las criaturas, incluidos los árboles. El abeto llegó exhausto porque tuvo que atravesar muchos países y muchas dificultades. Además, era pequeño y apenas podía asomarse entre las frondas más esbeltas. Pero de repente comenzó una lluvia de estrellas desde el cielo sobre sus marchitas ramas que culminó con la estrella de navidad. Entonces el niño del pesebre le miró y le dedicó una sonrisa eterna. Y le bendijo El bosque es siempre misterioso,dice Carlos Mendoza en la leyenda de las plantas.Y asegura que la leyenda registra muchos ejemplos de bosques protectores que cierran el paso a los perseguidores de la inocencia.
Y cuenta una historia de Toscana sobre la huida de José y de María y el niño a Egipto para escapar a la matanza de herodes Huía la Madonna con el niño Jesús, perseguida por los soldados del rey Herodes. Mientras andaba, las retamas y los garbanzos crujían, y con aquel ruido iba a delatarles. El lino se erizó, la Madonna llegó cerca de un enebro. Entonces la hospitalaria planta abrió sus ramas y se cerró sobre ella, ocultando así a la virgen con el Niño.
Adaptación por Francisco Ramon Paya
Publicado en TIEMPO Diciembre 97



Bendición del árbol navideño

Además del "belén" o "el pesebre de navidad" es costumbre utilizar en el tiempo navideño el "Árbol de Navidad". Veamos algunos de sus elementos que nos pueden ayudar a profundizar en el misterio de la Navidad - Encarnación.

EL ÁRBOL mismo nos trae a la memoria el árbol del Paraíso (cf. Gn 2, 9 - 17) de cuyo fruto comieron Adán y Eva desobedeciendo a Dios. El árbol entonces nos recuerda el origen de nuestra desgracia: el pecado. Y nos recuerda que el niño va a nacer de Santa María es el Mesías prometido que viene a traernos el don de la reconciliación.

LAS LUCES nos recuerdan que el Señor Jesús es la luz del mundo que ilumina nuestras vidas, sacándonos de las tinieblas del pecado y guiándonos en nuestro peregrinar hacia la Casa del Padre.

LA ESTRELLA. Al igual que en Belén hace dos mil un años una estrella se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño Jesús, con María su Madre, causando este acontecimiento una gran alegría en los Reyes Magos (ver Mt 2, 9 - 10). Hoy una estrella corona nuestro árbol recordándonos que el acontecimiento del nacimiento de Jesús ha traído la verdadera alegría a nuestras vidas.
LOS REGALOS colocados a los pies del árbol simbolizan aquellos dones con los que los reyes magos adoraron al Niño Dios. Además nos recuerdan que tanto amó Dios Padre al mundo que le entregó (le regaló) a su único hijo para que todo el que crea en Él tenga vida eterna.


RITO DE BENDICIÓN DEL ÁRBOL NAVIDEÑO

Todos los presentes, santiguándose, dicen:
En el nombre del padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

El padre de familia dice:

Bendito sea Dios,
Padre de nuestro Señor Jesucristo,
Que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales.
En los cielos, en Cristo.

Todos responden:

Bendito sea el Señor por los siglos.

LECTURA

Uno de los presentes, lee el siguiente texto de la Sagrada Escritura:

Escuchemos con atención la lectura del profeta Isaías:

"Vendrá a ti, Jerusalén, el orgullo del Líbano, con el ciprés y el abeto y el pino, para adornar el lugar de mi santuario y ennoblecer mi estado".

ORACIÓN DE BENDICIÓN
Luego el padre de familia, con las manos juntas, dice la oración de bendición:

Oremos.

Bendito seas, Señor y Padre nuestro,
Que nos concedes recordar con fe
En estos días de Navidad
Los misterios del nacimiento del Señor Jesús.
Concédenos, a quienes hemos adornado este árbol
Y lo hemos embellecido con luces,
Con la ilusión de celebrar
La navidad del nuevo milenio
Que podemos vivir también a la luz de los ejemplos
De la vida plena de tu Hijo
Y ser enriquecidos con las virtudes
Que resplandecen en su santa infancia.
Gloria a Él por los siglos de los siglos.
Todos responden:

Amén.
Al final, todos los presentes, santiguándose, dicen:
En el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo. Amén.


Musica Navideña instrumental
 Cancion: "Decoremos con Acebo"
"Deck the Halls"

SI TE GUSTO ESTA PAGINA
PUEDES ENVIARLA A UN AMIGO

EL ÁRBOL DE NAVIDAD



EL ÁRBOL DE NAVIDAD
El Árbol de Navidad nos representa a nosotros, y todas las lucecitas que le ponemos son nuestros pensamientos, ideas y sentimientos iluminados, cada uno con el color del Aspecto de Dios que representa. Cuando el Árbol está hecho con amor y devoción, suele atraer la Presencia de un Ser de Luz o un Santo, que permanece a su lado durante todas las festividades Navideñas; así que de antemano se lo podemos dedicar a un Ser de Luz.
Los Árboles de Navidad deben ser adornados con figuras Angélicas, luces, globos, lazos y demás elementos, con los colores del arco iris. No importa que el Árbol sea natural o artificial.
Los símbolos navideños representan la Luz, brillo y color de nuestro estado divino. Estos símbolos que se usan en la Navidad, cuando se ponen en algún lugar, atraen la energía buena y bella de lo que representan, y rechazan las cosas feas que la gente emana
El Simbolismo Metafísico y Religioso del Árbol de Navidad
El origen de la tradición del árbol navideño lo encontramos en una antigua costumbre pagana del norte de Europa que consistía en celebrar el nacimiento de Frey -Dios del sol y de la fertilidad- en el solsticio de invierno (la noche más larga del año) decorando un árbol.
San Bonifacio, en el s. VIII, al llegar a los países nórdicos, se percató de parte del simbolismo que encerraba ese ritual y lo adaptó al cristianismo. Para diferenciarse de los paganos, cortó el árbol que ellos tenían y lo substituyó por un pino que decoró con velas y con las manzanas del Edén. Sin embargo, esta costumbre no llegó a España hasta el siglo XIX, de la mano de una noble de origen ruso.
¿Cuál era la relación que descubrió San Bonifacio entre la celebración del solsticio de invierno y la Navidad cristiana? Que los nórdicos celebraban el 24 de diciembre que ya había pasado la noche más larga del año y comenzaba a dominar la luz del sol sobre la oscuridad… Y los cristianos celebramos el 25 de diciembre que, en medio de la oscuridad de la ignorancia y el pecado, ha nacido Cristo para traer una nueva luz y salvación al mundo.
Y, ¿por qué celebrarlo decorando un árbol? Porque el árbol es un símbolo universal y antiquísimo del ser humano como beneficiario de la religión, un ser humano que hunde sus raíces en la tierra pero se eleva hacia el Cielo… Siendo el intermediario entre la materia y el espíritu.
El hombre, como el árbol, necesita unas firmes raíces que se hundan en la tierra para así soportar el tronco que le eleva hacia las alturas. Cuanto más desarrolla uno su humanidad, más se acerca a Dios. Para crecer, para desarrollarse, el árbol necesita de la lluvia, y el hombre de las gracias que le llueven del Cielo. Estas similitudes –y otras muchas que darían para un libro entero- hacen del árbol un interesante símbolo para enseñarnos cosas sobre nosotros mismos.
El árbol que decoramos los cristianos es un pino o un abeto, y esto es tanto por su forma triangular (que es un símbolo de la Santísima Trinidad) como por su hoja perenne (que nos recuerda que el Amor de Dios por nosotros es eterno y no se acabará jamás, hagamos lo que hagamos).
Pero también la decoración del árbol tiene un importante simbolismo:
 La estrella que corona el árbol es una referencia a la estrella de Belén que llevó a los Reyes Magos hasta el pesebre. Es un símbolo de la Fe que guía nuestras vidas para llevarnos al encuentro con Jesús.
 Las manzanas con que decoró San Bonifacio el árbol nos recuerdan que, a pesar del pecado original, Dios sigue queriéndonos y por eso nos envía a su hijo Jesús, cuyo nacimiento celebramos en Navidad.
 Las velas traen luz y calor, y simbolizan la Verdad y el Amor que nos ofrece Jesús
 Las bolas de navidad representan las oraciones que elevamos a Dios durante las fechas navideñas, así como los frutos y buenas obras que son consecuencia de nuestro crecimiento espiritual. Su forma esférica hace referencia al punto central que se expande, que se manifiesta. El color de las bolas también tiene su importancia:
 Las bolas doradas –color oro- simbolizan la alabanza
 Las bolas plateadas –como la luna, que recibe su luz del sol- el agradecimiento
 Las bolas azules –como las aguas que purifican- el perdón
 Las bolas rojas –como el ardor del necesitado- la petición
Ahora que ya hemos sido iniciados en el significado profundo del árbol de Navidad y de sus principales objetos decorativos, os propongo que lo vivamos como lo que es: un símbolo de nosotros mismos.
Así que, más allá de lo que hagamos con el árbol navideño, intentemos decorarnos a nosotros mismos con oraciones y buenas obras para elevarnos hacia lo alto, encontrar a la estrella de Belén y seguirla hasta ese pesebre donde está a punto de nacer Jesús y que se encuentra en lo más profundo de nuestros corazones. Así –recuperando el valor simbólico del árbol navideño-seguro que todos tendremos una muy feliz y santa Navidad… Seamos o no cristianos.

BENDICIÓN DEL ÁRBOL DE NAVIDAD
Padre Eterno y misericordioso, te alabamos con la creación entera por las obras maravillosas que realizas. Todo el universo entona en tu honor un himno de gloria y nosotros tus criaturas, también nos unimos para adorarte y glorificarte.
Nos reunimos en torno a este bello árbol para pedir tu bendición sobre nuestra familia. Que cada uno de nosotros podamos abrirte el corazón y seguir humildemente tus caminos. Bendice este árbol, que su permanencia en este hogar nos recuerde tu presencia en nuestro corazón. Bendice sus ramas, que ellas nos recuerden nuestra unión con tu divino hijo Jesús y con su amada madre María, para tener la paz que tanto deseamos en nuestra familia y en nuestro mundo.
Quédate siempre con nosotros Señor! Amén.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Anuncios